Skip to content

Prostitución y trata de personas: no es lo mismo

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Solemos escuchar y leer en los medios de comunicación noticias acerca de la prostitución y la trata de personas. Noticias en las que chicas son obligadas a prostituirse en contra de su voluntad. Estos sucesos nos conmueven fuertemente, como no puede ser de otra forma. Pero en la mayoría de las ocasiones se aprovechan este tipo de noticias para llegar a la conclusión de que la prostitución supone la esclavitud de las mujeres que la practican y, por tanto, debe ser condenada.

Considero que aquí se comete un grave error: confundir e identificar la trata de personas con la prostitución como actividad profesional.

Me explico. La prostitución, como tal, es simplemente el intercambio voluntario de servicios sexuales a cambio de dinero. La relación entre prostituta y cliente se establece porque ambos creen subjetivamente que saldrán beneficiados con el intercambio.

Sin embargo, la trata de blancas es la trata de seres humanos con fines de explotación. Y esta explotación puede ser sexual, laboral, a base de trabajos forzados, mediante la retirada de órganos o de otro tipo de esclavitud. Por tanto, lo condenable debe ser la trata y esclavitud de personas (que puede derivar en esclavitud sexual aunque no siempre), pero no la prostitución como profesión laboral.

De hecho, es un error tremendo llamar prostitución (actividad voluntaria) a lo que debería denominarse esclavitud sexual (actividad forzada y coactiva). Sería igual de absurdo condenar la fabricación textil simplemente porque un día descubrimos que una serie de inmigrantes chinos estaban siendo explotados en un taller textil clandestino. ¿Por qué en el caso de la prostitución no utilizamos la misma lógica?

La prostitución, que por definición es libre y voluntaria, no es condenable. Forma parte de la libertad individual de las personas el decidir practicar sexo a cambio de dinero. No viola los derechos de nadie, por lo que nadie tiene el derecho de inmiscuirse y prohibir un acuerdo voluntario y libre entre dos personas. Ninguna opción moral concreta justifica la prohibición y la ilegalización de la prostitución. En este sentido, la posibilidad de prostituirse es un derecho humano. La prostituta tiene todo el derecho de explotar su cuerpo como quiera.

Lo que sí es condenable y debe ser perseguido es la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación.

Es fácil ver, por tanto, que la diferencia entre prostitución y trata de personas es total, y la relación entre ellas es nula.

5 Comentarios

  1. Me parece muy interesante tu
    Me parece muy interesante tu artículo y estoy de acuerdo en casi todo, excepto en «Sin embargo, la trata de blancas es la trata de seres humanos con fines de explotación.» Trata de Blancas es un termino rebasado y anquilosado que no refleja la naturaleza de este delito, ademas que descontextualiza e invisibiliza a muchas víctimas.
    Gracias pro compartir el artículo.
    Saludos

  2. «La prostitución, que por definición es libre y voluntaria, no es condenable. Forma parte de la libertad individual de las personas el decidir practicar sexo a cambio de dinero. No viola los derechos de nadie, por lo que nadie tiene el derecho de inmiscuirse y prohibir un acuerdo voluntario y libre entre dos personas. Ninguna opción moral concreta justifica la prohibición y la ilegalización de la prostitución. En este sentido, la posibilidad de prostituirse es un derecho humano. La prostituta tiene todo el derecho de explotar su cuerpo como quiera»

    La prostitución, si la vemos como un fenómeno aislado puede responder a eso, sin embargo, no es un hecho aislado y obedece a un sistema patriarcal y a la respuesta de los deseos y sometimientos de los hombres, por lo que sí me parece condenable. Además, decir que es libre y voluntaria, creo que es faltar al respeto a todas esas mujeres que no tienen muchas más alternativas

    • pues es una falta de respeto para las mujeres que se dedican a esto el escuchar que estan siendo violadas bajo su consentimiento en su propio trabajo y sin saberlo, usted habla de alternativas pero todos tienen otras alternativas, no me venga con payasadas.

  3. Trata de blancas es un término anacrónico y si hay una diferencia pero de acuerdo con datos emitidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS)
    y otras organizaciones internacionales defensoras de los Derechos Humanos,
    95% de las mujeres en situación de prostitución indican que se dedican a dicha
    actividad por necesidad.
    La trata de personas no de blancas se alimenta de la prostitución y la voluntad siempre es viciada. http://www.alasabiertas.org


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

El caso Tornado Cash

El pasado martes 14 de mayo la justicia holandesa condenó a 64 meses de cárcel a Alexey Perstev, por blanqueo de capitales, concluyendo que es responsable de dicho delito. Perstev