Skip to content

¿Puede ser buena una población decreciente?

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Por James Forder. Este artículo fue publicado originalmente en el IEA.

David Miles, del Imperial College y -horror- de la Oficina de Responsabilidad Presupuestaria, ha recibido cierta atención por un artículo académico bastante áspero en el que sugiere que el descenso de la población podría ser beneficioso. Todo lo contrario de la opinión más común de que necesitamos desesperadamente más gente o, en cualquier caso, de que necesitamos que el número de personas crezca siempre.

Este tipo de argumentos se suele esgrimir en términos de los beneficios de maximizar el número de «ideas»: cuanta más gente haya, más Einsteins. Eso, sin duda, debe ser un beneficio, se nos dice. Bueno, un puñado más de Mozart no vendría mal, pero no estoy tan seguro de que queramos que demasiada inteligencia trabaje para que la IA sea aún más inteligente.

Otro problema es que estas historias no parecen dar mucha importancia a la obviedad de que también acabaríamos teniendo más gente mala. Para mí, un Calígula en toda la historia de la humanidad es suficiente, y ¿realmente quieren estas personas maximizar el número de Lucy Letby? ¿Y qué hay de los genios malvados que inventan los esquemas ULEZ (zonas de emisiones ultrabajas), y lo que venga después?

Cortoplacismo a muy largo plazo

Pero las partes clave del documento de Miles tratan de algo diferente. Se refieren a los efectos del cambio demográfico. En efecto, se nos alimenta constantemente con la terrible historia de que simplemente debemos mantener la tasa de natalidad (o la tasa de inmigración) alta, para que los impuestos de la futura mano de obra sean suficientes para pagar la deuda pública que estamos acumulando.

Es un extraño tipo de cortoplacismo a muy largo plazo. Por supuesto, si llenamos el país de inmigrantes (que a menudo son muy trabajadores y emprendedores) durante las próximas décadas, podremos mantener el gobierno a flote. Pero, ¿quién va a pagar la deuda que sin duda se acumulará a un ritmo igual de rápido, o tal vez más rápido, en esos años? Necesitaríamos una población aún mayor, y en algún punto de ese camino el lugar se va a llenar demasiado.

El estancamiento secular de Alvin Hansen

La idea de Miles también es diferente, y tiene una relación interesante con la idea de Alvin Hansen del «estancamiento secular» de los años treinta y cuarenta. Hace unos años, Larry Summers y otros revivieron esta idea de forma bastarda. En el original, la opinión de Hansen de que el crecimiento de la población iba a ralentizarse era esencial. Significaba que en el futuro habría menos trabajadores y, por tanto, menos necesidad de bienes de equipo y similares.

Esto era una mala noticia porque, supuestamente, la necesidad de reponer y ampliar las existencias de capital era lo que proporcionaba un uso para todo el ahorro que él esperaba que los hogares estadounidenses quisieran realizar. Sin esta inversión, pensaba, el consumo de los hogares sería demasiado bajo para que todos los trabajadores dispuestos encontraran trabajo para abastecerlo.

En otras palabras, necesitábamos una población creciente para que las necesidades futuras de los trabajadores del futuro mantuvieran empleados a los trabajadores actuales en la fabricación de bienes de equipo para ellos. Pero el descenso de la población, junto con el fin del gran auge inversor de épocas algo anteriores -la construcción de los ferrocarriles, por ejemplo- y luego el fin de la Guerra, iba a privar a los trabajadores de esta oportunidad, y amenazaba un estado perpetuo de desempleo.

Miles: La conclusión contraria

Pocos pronósticos económicos de este tipo salen realmente bien a sus profetas, pero el de Hansen salió peor parado que la mayoría. El crecimiento demográfico no se ralentizó; resultó que había muchas oportunidades de inversión para sustituir a los ferrocarriles y, por supuesto, el apetito de los hogares estadounidenses por el consumo demostró ser muy fuerte. Lo que siguió fue la era del consumo conspicuo, no la del estancamiento secular.

Miles no se preocupa por la desaparición de las oportunidades de inversión, pero por lo demás sigue prácticamente la misma línea. Sin embargo, llega a la conclusión opuesta. Para él, la disminución de la población tiene la misma implicación de que necesitamos realizar menos inversiones. Podemos, si se quiere, mantener la relación capital/trabajo actual reduciendo al mismo tiempo el stock global de capital. Esto significa que se puede permitir que parte del capital existente se deprecie sin ser sustituido. Por consiguiente, como dice Miles, hay margen para el consumo adicional, y bastante. Sus estimaciones sugieren, dependiendo de los supuestos exactos, que todos podríamos estar en mejor situación en miles de libras al año, en términos de consumo, como resultado.

El problema no es la demanda, sino la oferta

Resulta extraño que Hansen y Miles partan de una posición aparentemente idéntica y lleguen a conclusiones opuestas. La diferencia no radica en su comprensión de la dinámica de la población o de las conexiones entre la inversión actual, el stock de capital, el empleo y la producción. Tampoco tiene nada que ver con la relación entre renta, consumo e inversión. Más bien está en sus presunciones sobre la determinación del empleo. Hansen argumentaba completamente al modo de Keynes, y suponía que sólo se podía entender el empleo entendiendo la demanda. Consideraba que los determinantes del consumo y la inversión fijaban el empleo. Miles, unos ochenta años y, al menos, una contrarrevolución antikeynesiana después, lo ve de otra manera.

El empleo viene determinado por la oferta de mano de obra. Aquellos que deseen trabajar por el salario vigente encontrarán un empleo. Lo que significa el «salario vigente» es el salario que permite encontrar un empleo a las personas que desean trabajar por él. Por lo tanto, no se plantea la preocupación de Hansen de que «no haya suficientes puestos de trabajo». Seguramente, pero para el tipo de ciclo económico más severo, aunque todavía temporal, Miles está en lo cierto. En consecuencia, la cuestión de si nosotros y las próximas generaciones estaríamos mejor si la población disminuyera es real, y el análisis de Miles es para reflexionar detenidamente.

Ver más

El gran salto de Julian Simon. (José Carlos Rodríguez).

El gran nivelador: los cuatro jinetes del igualitarismo. (Ignacio Moncada).

Malthusianos. (Juan José Mora Villalón).

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

El valor del intercambio

Si el intercambio nos hace más prósperos, cuando el territorio político se incorpore al mercado viviremos el mayor periodo de prosperidad de la historia, al introducir la competencia entre jurisdicciones y restaurar la libertad política.

Bolivia: no fue un golpe, fue un fraude

No es una novedad que la democracia boliviana viva episodios como el del miércoles 26 de junio con la intentona burda de golpe de Estado protagonizada por el exgeneral de