Skip to content

Que viene el lobo

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Habrá un cambio drástico en la mayor parte de las industrias y sectores que existen en la actualidad

Cada vez son más numerosas las noticias que indican que las nuevas tecnologías están cambiando el mundo en que vivimos, y que lo que va a ocurrir en los próximos 10 o 15 años va a suponer una revolución completa en nuestra forma de vivir, lo queramos ver o no. Hasta los poderes públicos se están dando cuenta de ello y están incorporando estas ideas a sus propios programas y proyectos, y destinando ingentes cantidades de recursos a conseguirlo, al considerar que se trata de inversiones que harán mucho más fácil y agradable la vida del hombre sobre la tierra y, a la larga, ahorrarán grandes cantidades de dinero.

Los ejemplos son numerosísimos, y no hace falta irse a China o Estados Unidos para verlo. Un ejemplo que llama la atención es el de Emiratos Árabes Unidos, que se ha fijado como meta, en su estrategia 2021-2030, ser un referente futuro en varios sectores: smart cities, energías limpias, transporte autónomo, infraestructuras sostenibles, etc.

Así, por ejemplo, Dubai estableció ya en 2016 una estrategia en la que su intención es que el 25 % del transporte total dentro del Emirato, para 2030, se haga mediante vehículos autónomos, lo que, según sus estudios, supondrá un ahorro anual de costes de 22.000 dírhams (a día de hoy, 18 de marzo, 1 euro cotiza a 4,16 dírhams). Ello irá unido con estudios y proyectos de desarrollo de inteligencia artificial que afectarán no sólo al tráfico, sino también al control de las personas. La tecnología está ya allí, y salvo que los políticos de unos y otros países lo eviten, es cuestión de tiempo (no mucho) que se convierta en una realidad. Una realidad muy distinta a la que tenemos hoy.

Incluso los políticos europeos son conscientes de dicha situación. Así, en una  noticia aparecida en la propia web del Parlamento Europeo hace apenas dos meses, se reconoce que en el mercado europeo ya existen y están disponibles vehículos con conducción asistida (atención a la vía, control por el vehículo de dirección, aceleración y frenado). Lo interesante es que nuestros políticos prevén que entre 2020 y 2030 estén disponibles vehículos -ahora mismo en pruebas- con automatización media-alta que permitan conducir teniendo las manos temporalmente libres, para que, a partir 2030, se llegue a una situación en la que la automatización sea plena y se pueda circular sin que la atención del ocupante esté concentrada en el hecho de conducir. De hecho, en la información se señala que para 2022 todos los vehículos nuevos estarán conectados (recordemos que el desarrollo de la tecnología 5G permitirá un aumento tanto de la velocidad de conexión, con reducción de la latencia, como del número de “elementos” conectados por kilómetro cuadrado).

Pero los cambios no se van a producir sólo en el transporte y la distribución. Las impresoras de 3D, por ejemplo, van a suponer un importantísimo cambio en la forma también de vivir dentro de 10 o 15 años y, sobre todo, en la estructura económica y empresarial. El desarrollo de la inteligencia artificial y el descubrimiento de nuevos materiales va a suponer una revolución tremenda en muchos de los sectores productivos. En el caso que citábamos de Emiratos, por ejemplo, encontramos que dentro de los objetivos que se ha fijado Dubai, en su “Dubai 3D Printing Strategy”, está conseguir un importante desarrollo de las impresoras de 3D en sectores como el de la construcción, los productos médicos (dientes, huesos, órganos artificiales y aparatos médicos y para intervenciones quirúrgicas) o los de consumo, hasta conseguir, por ejemplo, que para el 2030 el 25 % de sus edificios estén basados en la tecnología de este tipo de impresoras. Para fijar dichos objetivos se basan en informes que indican que las tecnologías de impresión en 3D podrán reducir los costes de construcción entre un 50 % y un 70 %, y los costes laborales entre un 50 % y un 80 %. El desarrollo de nuevos materiales, como el grafeno o el bio-hormigón, capaz de “curarse” por sí sólo de la degradación normal generada por el paso del tiempo, supondrán ahorros de costes, no sólo en la fabricación, sino también en la conservación y el mantenimiento de las infraestructuras que se desarrollen.

Se podrá discutir si los plazos fijados o previstos son o no ambiciosos, o si es adecuado que sean o no los poderes públicos quienes lideren los cambios. Pero lo que es evidente es que las tecnologías ya están aquí, están en fases avanzadas de pruebas y sólo es cuestión de tiempo que se conviertan en una realidad. Y esa realidad va a suponer un cambio drástico en la mayor parte de las industrias y sectores que existen en la actualidad, un cambio que se acerca a nosotros a toda velocidad. Otra cosa es que haya gente que no lo quiera ver.

11 Comentarios

  1. Pregunta: ¿Porque el
    Pregunta: ¿Porque el epígrafe apocalíptico «Que viene el lobo» en lugar de «que viene el mundo feliz»

    Sera un lapsus inconsciente de incertidumbre ? Porque una cosa es que …»la ciencia hará mas fácil la vida en la tierra » y otra muy distinta que la hará …»agradable al hombre en su vida sobre la tierra»
    Bien dice el autor, «no hace falta ir a China para verlo» pero afirmar que, «si es adecuado o no que sean los poderes públicos quienes lideren el cambio» … ¿sera un rapto de plenitud de inocencia ?

    Ya somos localizados y rastreados a cada instante y en todo lugar por el estado mediante la telefonía celular 4G y ahora 5G .
    Todas las empresas automotrices lideres han » acordado» instalar GPS y cámaras de video en sus futuros vehículos y si alguien lo desconecta de su vehículo, por considerarlo violatorio de su privacidad se lo tomara como indicio probatorio de eventual culpabilidad criminal en su contra.
    Se están instalando cámaras(IA) con reconocimiento facial y registro en los organismos del estado, no solo en los aeropuertos e ingresos a un pais, sino hasta en las entradas a los auditorios de conciertos populares
    Hará esto «mas agradable la vida del hombre»? … Quizás Orwell o Aldous Huxley pudieran aclarárnoslo.

    • Urge entonces acabar con el
      Urge entonces acabar con el gobierno, no con la inexorable tecnología. Misión esta última para la que necesitaríamos del … ¡gobierno tecnológico más totalitario imaginable!

    • Es un non sequitur, que para
      Es un non sequitur, que para sacarse de encima un gobierno dictatorial se necesite de uno mas totalitario aun . Ahh! Ese eterno , nostálgico y obnubilado embelesamiento por el Leviatán .
      Asi estamos.

    • ¿Dónde he dicho eso? Dije que
      ¿Dónde he dicho eso? Dije que solo un gobierno muy totalitario que desarrollase las tecnologías más avanzadas podría impedir el desarrollo tecnológico. O sea, que la tecnología resulta imparable, no el gobierno.
      Cité dos misiones: primera, acabar con el gobierno; segunda, acabar con la tecnología. Y luego me referí a la ULTIMA. Si todo lo que lee lo interpreta así, mejor dedíquese a pasear

    • Si, mejor me dedicare a
      Si, mejor me dedicare a pasear. La hermenéutica de sus jeroglíficos sintácticos no me deja opción: I´ll get a ticket to ride.

      She’s got a ticket to ride
      She’s got a ticket to ride
      She’s got a ticket to ride
      But she don’t care…
      The Beatles

  2. Entre Tertium y Filemón no
    Entre Tertium y Filemón no se quien aporta mas a lo que es un verdadero muladar de hermenéuticos deconstructivistas al mejor estilo de Martin Heidegger .
    Cada uno en su estilo, prosa arrojada y violenta el uno y sub -realismo musical retro el otro, son estilos horrendos e
    incomparablemente rebuscados , arcanos y abstrusos. Estalactitas y estalagmitas de términos de jerga se acumulan en un verdadero yermo de prosa ininteligible, insólita y carente de sentido.
    Ambos deberían de aprender de mi prosa simple , objetiva y diáfana y reconocerla como cabeza apostólica y ejemplo de la franca linealidad del necio frente a la oscuridad expositiva de un Heidegger

    He dicho.

  3. El verdadero lobo ya lo
    El verdadero lobo ya lo tenemos aquí (y no es la tecnología). Por ejemplo, cuando el Gobierno OBLIGA a tener una cuenta en un Banco (un MONOPOLIO que el propio gobierno crea, estimula y al final «rescata»). Lo digo por la noticia: «El Gobierno prohíbe a los bancos cobrar más de tres euros por las cuentas y las tarjetas básicas» ( https://www.libremercado.com/2019-03-22/el-gobierno-impone-cuentas-o-tarjetas-de-credito-a-3-euros-o-gratis-para-las-rentas-bajas-1276635263/?_ga=2.69934416.15514092.1553270590-894090803.1541442993 ).
    En vez de FORZAR y obligar a empresas y particulares (por ejemplo fijando precios máximos) con la excusa de que existen personas vulnerables (vulnerables lo somos todos, excepto Gobierno y asociados), no estaría mal que RESPETARAN a CADA PERSONA, con la IGUALDAD real de TODOS ante la Ley, y no debilitarlas haciéndolas vulnerables (por ejemplo, creando privilegios, como el de reserva fraccionaria de la Banca, y demás monopolios).

    • «Pretender que las normas
      «Pretender que las normas beneficien a los débiles a costa de los fuertes es muy ingenuo: ya resulta difícil conseguir que los poderosos acepten normas iguales para todos, y a menudo ocultan su depredación tras normas que presuntamente son por el bien común o en ayuda de los más necesitados.» Francisco Capella «La universalidad de las normas éticas».

  4. Jorge B. :
    Jorge B. :
    Un excelso e iluminado economista institucional, Alejandro Sala, en su reciente brillante articulo en IJM :
    » La contradicción lógica del Anarcocapitalismo» afirma : «Si el funcionamiento del mercado depende de ciertas condiciones previas, no se puede recurrir al mercado para que cree esas condiciones. Esta limitación no tiene solución dentro de los lineamientos de la lógica formal.
    Debemos entender bajo este » lógico e iluminado » criterio del referido autor, que no seria lógico recurrir a la prístina disciplina del propio mercado para corregir normativas aberrantes y sobre todo lesivas del gobierno al «interés general o bien común»
    Moraleja: Estaríamos entonces «limitados» a sumisa y pacientemente esperar que sea el propio gobierno, mediante sus «instituciones preexistes»quien se auto corrija, en un rapto de ejemplar moralidad y desinterés.
    Mas lo leo y creo que este articulo de Sala lograría el Pulitzer en una selecta antología del absurdo.

    • César: Sí. De hecho, yo creo
      César: Sí, eso pienso yo también.
      De hecho creo que las verdaderas instituciones espontáneas (el trueque, las lenguas, la familia, las instituciones del derecho privado romano…), han ido «emergiendo» precisamente a partir de las acciones de las personas que moralmente asumen el respeto a cada otra persona (sin que haya intervenido ningún monopolistas de la coacción).
      Sin embargo la mayoría de las personas hoy en día entienden la palabra «institución» exactamente en el sentido contrario, como legislación, de arriba a abajo. Hay un libro de Manuel-Jesús García Garrido, «Derecho privado romano; casos, acciones, instituciones», que suplementado con la teoría austriaca, te hace ver (o al menos así lo interpreté yo) como esas instituciones de derecho privado romano (que siguen estando en la base de la parte funcional de nuestras sociedades), también nacieron o emergieron de manera espontánea, sin intervención estatal. De hecho, la posterior codificación es algo superpuesto, e incluso contraproducente, en cuanto forzada u obligatoria (vs referencial).

    • Buena reflexión Jorge, la
      Buena reflexión Jorge, la comparto . Leeré a Garrido, de quien no había escuchado. Un saludo.


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

Sionismo y libertarismo: ¿contradicción o afinidad?

La crítica de Rothbarda la existencia del Estado Judío de Israel desde su perspectiva libertaria ha conducido a algunos de sus seguidores a cometer la arrogancia de categorizar a los libertarios sionistas como falsos libertarios.