Skip to content

¿Quién imprime los euros?

Compartir

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email

Como ya sabrán, gran parte del dinero emitido por los bancos centrales y bancos comerciales son apuntes contables, esto es, no tienen una representación física en billetes de euro. En esta ocasión, sin embargo, no voy a tratar temas abstractos de política monetaria sino otro tema a mi parecer también interesante y más tangible como es la fabricación de billetes de euro.

Logística

Los diferentes Bancos Centrales Nacionales (BCN) comparten las tareas de impresión que el Banco Central Europeo (BCE) les asigna. Estos, a continuación, suministran una determinada proporción de la producción anual total de una o más denominaciones (no todos los bancos centrales nacionales se encargan de la fabricación de todas las denominaciones) y se hacen cargo de sus costes de producción. La producción se distribuye entre varias fábricas de alta seguridad repartidas por Europa. Los billetes son distribuidos a continuación entre los distintos bancos centrales nacionales.

Existen dos tipos de reservas de billetes en el Eurosistema: la reserva logística y la reserva estratégica. La reserva logística suministra el efectivo de la demanda de billetes en condiciones normales: sustituyen los billetes no aptos para la circulación por su deterioro, atiende los aumentos de circulación, hace frente a las fluctuaciones de la demanda y optimiza el transporte de los billetes entre las diferentes sucursales de los bancos centrales nacionales. La reserva estratégica, en cambio, está destinada a ser utilizada en circunstancias excepcionales, es decir, cuando las reservas logísticas sean insuficientes para atender a un aumento imprevisto de la demanda de billetes o en caso de una interrupción repentina del suministro. Ambas reservas garantizan que los bancos centrales nacionales sean capaces de atender en todo momento la demanda de billetes.

Emisión

En las monedas de euro se puede identificar claramente al emisor dado que tienen una cara nacional que lo indica. Sin embargo, los billetes son todos homogéneos, no hay diferencias estéticas faciales que lo determine. Además, el país que los emitió no es necesariamente el mismo que los imprimió. La información sobre el país emisor se codifica en los caracteres del número de serie de cada billete. El número de serie es ese conjunto de once caracteres azules que se encuentran en el lado derecho del reverso del billete.

El primer carácter del número de serie es una letra que identifica de forma exclusiva al país que emite el billete: B: Lituania, C: Letonia, D: Estonia, E: Eslovaquia, F: Malta, G: Chipre, H: Eslovenia, L: Finlandia, M: Portugal, N: Austria, P: Países Bajos, S: Italia, T: Irlanda, U: Francia, V: España, X: Alemania, Y: Grecia, Z: Bélgica; A, I, O, Q: sin asignar.

Como curiosidad, cabe mencionar que algunos economistas creen que en una posible quiebra de las deudas nacionales de los países de la zona euro, los billetes de euro serán valorados en función de su país emisor, es decir, los billetes de euro que hayan sido emitidos por España (V) circularán con un descuento respecto a los emitidos por Alemania (X) en caso de un impago de la deuda pública española.

Impresión

Los billetes de euro deben imprimirse dentro del territorio de la UE. Esto quiere decir que, un país perteneciente a la UE, pero no a la zona euro (que no tengan el euro como moneda), puede fabricar billetes de euro.

Los bancos centrales nacionales tienen tres maneras distintas de producir los billetes de euro que el BCE les asigna. Algunos utilizan sus propias imprentas para producir billetes de euros (principalmente Austria, Italia, Irlanda, Francia, España, Grecia, Bélgica y Portugal). Otros, subcontratan el proceso de fabricación a imprentas comerciales (como De La Rue en el Reino Unido), y ocasionalmente pueden también fabricarlos en alguna de las imprentas oficiales.

Cada billete de euro tiene un código de impresión que identifica dónde se imprimió un billete. Este es un código muy pequeño de seis caracteres que se encuentra en el anverso del billete (no confundir con el número de serie), a la izquierda de la banda holográfica u holograma de este. El primer carácter, que siempre es una letra, indica la imprenta que lo fabricó: D: Polska Wytwórnia Papierów Wartościowych, E: Oberthur Fiduciaire, H: De La Rue Currency (Loughton), J: De La Rue Currency (Gateshead), M: Valora, N: Oesterreichische Banknoten und Sicherheitsdruck GmbH, P: Joh. Enschede Security Printing BV, R: Bundesdruckerei GmbH, S: Banca d’Italia, T: Central Bank of Ireland, U: Banque de France, V: IMBISA, W: Giesecke & Devrient GmbH (Leipzig), X: Giesecke & Devrient GmbH (Munich), Y: Bank of Greece, Z: Nationale Bank van België/Banque Nationale de Belgique; A, B, C, F, G, K, I: sin asignar.

¿Y en España?

Como se ha dicho con anterioridad, los bancos centrales nacionales tienen varias maneras distintas de producir los billetes de euro. En el caso de España, una parte es fabricada por Imprenta de Billetes S.A. (IMBISA) y el resto se recibe de los otros bancos centrales nacionales de acuerdo con el sistema de producción descentralizada establecida por el BCE. El Banco de España es el responsable de poner en circulación los billetes de euro.

El 2 de noviembre de 2015 se constituyó la Imprenta de Billetes, S.A. (IMBISA), cuyo objeto social es la producción de billetes en euros. Estaba participada en un 80% por el Banco de España y en un 20% por la FNMT-RCM (Fábrica Nacional de Moneda y Timbre – Real Casa de la Moneda), que pudo mantener esta participación hasta el 31 de diciembre de 2017.

La empresa se creó como respuesta a la necesidad de adaptarse al marco legal de la producción de billetes en euros debido a la aprobación por el Banco Central Europeo, el 13 de noviembre de 2014, de una nueva directriz para producir el cupo nacional de billetes en euros. España optó por la opción de crear la sociedad IMBISA para la fabricación de sus billetes.

La Ley 36/2014, de 26 de diciembre de 2014, de Presupuestos Generales del Estado para 2015, modificó la Ley de Autonomía del Banco de España para que el Banco Central pudiera confiar su cuota de producción de billetes en euros a una sociedad mercantil en el que tuviera una participación mayoritaria.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

China, John Stuart Mill y las tierras raras

Si me preguntaran qué ejemplo actual representa mejor la teoría de la demanda recíproca del comercio internacional enunciada por el inglés John Stuart Mill, el del comercio de los elementos químico

Las inmatriculaciones

Dada la dependencia económica que mantiene la Iglesia Católica con el Estado, algo que plantea otro género de debate, no deben descartarse nuevas actuaciones del gobierno para intervenir su rico patrimonio inmobiliario.

Los robots no cotizan

El grueso de los analistas pasa púdicamente por encima del asunto, asegurándonos que la fiscalidad es solo una cuestión técnica, cuantitativa, que pasa por investigar cómo expandir los ingresos públicos; y que todo lo que sea cuestionar la naturaleza y dinámica del Estado y sus finanzas nos aparta del marco científico,