Skip to content

¿Recibieron Turquía y Siria un impulso económico con el terremoto?

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Lawrence W. Reed. Este artículo ha sido publicado originalmente en FEE.

Tras el terrible terremoto que asoló Turquía y Siria en febrero, un mito recurrente reclama la sabiduría de Frédéric Bastiat. ¿Quién puede olvidar las impresionantes escenas de devastación: edificios reducidos a montones de escombros, carreteras levantadas y retorcidas, casas arrasadas por el fuego, decenas de miles de muertos y heridos?

¿La destrucción es la creación?

Siempre que ocurren cosas tan malas, alguien afirma que, desde el punto de vista económico, las cosas malas pueden ser realmente buenas. La destrucción, argumentan, requerirá reparaciones y eso significa la creación de nuevos puestos de trabajo. Las catástrofes estimulan la actividad económica, convirtiendo al menos parte del dolor de las pérdidas iniciales en una bendición nacional. O eso nos dicen.

Tras el terrible terremoto que sacudió Kobe (Japón) en enero de 1995, Nicholas D. Kristof publicó lo siguiente en el New York Times: «A pesar de la devastación, algunos expertos dijeron que en cierto modo el terremoto podría dar un impulso a una economía que lucha por recuperarse de una larga recesión». El gasto necesario para reconstruir el puerto de Kobe, escribió, «puede dar un estímulo a la economía de Japón». Espero que el Sr. Kristof haya leído algo de Bastiat en los años transcurridos desde entonces.

Una mala idea antigua

Esta noción de que la destrucción es un estímulo económico no es nueva. Después de la Segunda Guerra Mundial, algunos de los que examinaron los restos de Europa Occidental argumentaron que el esfuerzo de reconstrucción levantaría la economía continental. Reflexionando sobre aquellos años, el Primer Ministro británico Harold Wilson explicó una vez el rápido ascenso de Alemania y el estancamiento de Gran Bretaña en estos términos: Alemania tuvo la suerte de que su capacidad manufacturera quedara totalmente aniquilada, mientras que Gran Bretaña seguía utilizando plantas que habían sobrevivido a la guerra. La implicación era que Gran Bretaña estaría mejor hoy si tan sólo Alemania hubiera lanzado muchas más bombas sobre ella en la década de 1940.

Cuando las inundaciones del Medio Oeste de Estados Unidos dejaron tras de sí miles de millones de dólares en pérdidas materiales en 1993, el entonces Secretario del Tesoro de Estados Unidos, Lloyd Bentsen, declaró abiertamente que la economía del país recibiría un saludable estímulo como consecuencia de ello. Pero es difícil imaginar que los supervivientes de estos terribles sucesos se consuelen con tales garantías. «Me alegro mucho de que mi casa fuera arrasada porque ahora tengo la oportunidad de reconstruirla y estimular la economía», no es una opinión muy extendida, estoy seguro.

Frédéric Bastiat

Hace casi dos siglos, el economista y estadista francés Frédéric Bastiat enterró este error al contar la historia de una ventana rota. Un joven lanza un ladrillo a través del escaparate de una panadería. Una multitud se reúne alrededor del cristal roto, enfadada por el crimen del delincuente y apenada por la pérdida del panadero, hasta que un extraño pasa por allí y declara: «¡Esto es una bendición! Ahora el panadero comprará una ventana nueva, lo que significará más negocio para el cristalero, que a su vez extenderá la prosperidad en todos los círculos». Si la multitud creyera realmente al forastero, iría a romper otras ventanas de la ciudad para crear aún más prosperidad.

En palabras del propio gran francés,

Lo que no se ve es que si él [el panadero] no hubiera tenido una ventana que sustituir, podría haber reemplazado sus zapatos gastados o añadido un libro a su biblioteca. En resumen, habría utilizado sus seis francos para un fin que ya no podrá.

Frédéric Bastiat

Bastiat enterró el error pero, como Drácula, siempre hay alguien que lo vuelve a desenterrar.

Lo que es perjudicial o desastroso para un individuo, demostró Bastiat, también lo es para el conjunto de individuos que forman una nación. Nadie podría pensar que una catástrofe natural es una ventaja económica si piensa en primer lugar en las personas cuyos bienes han sido arrasados. El problema de todo esto es que algunas personas no utilizan la cabeza para pensar. Se fijan en un árbol o dos e ignoran el bosque.

Usos alternativos

Pensemos en un ladrón que va casa por casa robando todo el botín que encuentra y luego se lo gasta en el centro comercial local. El hecho de que los propietarios de las tiendas aprecien su negocio no significa que haya ayudado a toda la economía. Cada dólar que el ladrón gasta en el centro comercial es un dólar que no pueden gastar las personas a las que realmente pertenece el dinero.

Si a los ciudadanos de Turquía y Siria les cuesta cien mil millones de dólares reconstruir, son cien mil millones que no tendrán para otras cosas. Mucho se perdió para siempre porque era sencillamente insustituible a cualquier precio. Cualquiera que se limite a observar el aumento de la actividad en el sector de la construcción a medida que la gente gasta para reconstruir y concluya que un terremoto es una especie de bendición económica, no está viendo el panorama completo.

El hecho de que algunas personas que deberían saberlo mejor sigan viendo bendiciones en la destrucción es un indicio de que tenemos mucho que aprender sobre economía. Si Bastiat pudiera hablarnos hoy, probablemente suspiraría, frunciría el ceño y declararía: «¡Ya os lo expliqué hace mucho tiempo!».

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

H.L.A. Hart y la separación entre Derecho y Moral

En nuestras entregas anteriores, nos referimos a las críticas de H.L.A. Hart sobre la Teoría Imperativa del Derecho (mejor sintetizada por John Austin), y quedaba pendiente exponer cómo Hart, por