Skip to content

Sacar la sede de Cataluña

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

¿Creen las empresas que el gobierno español defenderá sus propiedades en una Cataluña independiente?

El sainete que se está viviendo con el tema de la autonomía de Cataluña es un enfrentamiento entre Estados. Sí, posiblemente sea el enfrentamiento más divertido de la historia, si nos atenemos al número de memes que circulan por la red, pero no deja de ser una “guerra” entre políticos. Y la historia demuestra que de las “guerras” puede o no que salgan malparados los políticos, pero los que salen malparados seguro son los ciudadanos de a pie. Y no creo que lo que ocurre en Cataluña vaya a ser una excepción.

Uno de los fenómenos que estamos viendo en estas últimas semanas es la salida de empresas de Cataluña. Bueno, más que salida, cambio de sede a efectos fiscales. Tal virulencia ha cobrado el fenómeno, que el Gobierno (de España) reaccionó por vía urgente emitiendo un Real Decreto para facilitar la realización de tales traslados a las empresas que lo desearan[1]. Dichos traslados, además, suelen ser saludados con subidas de valor en las Bolsas correspondientes cuando la empresa cotiza.

¿Por qué esta reacción? Supongo que la justificación debe ir tal que así: al sacar la sede fiscal de Cataluña, dejan de estar obligados a pagar impuestos en dicha región y, por tanto, se protegen de la incertidumbre de lo que allí suceda, como posibles subidas de impuestos o lo que sea.

El mero hecho de que las empresas se trasladen revela nula confianza en el Gobierno de España, que afirma que no se va a producir la independencia. Si esto va a ser así, ¿por qué mover la sede fiscal? ¿y por qué moverla a España de cuyo Gobierno no te fías? ¿Y por qué el Gobierno facilita este cambio, si él va a cobrar los impuestos sea donde sea, ya que Cataluña no se va a independizar y va a seguir siendo España? Difícil dar respuesta que pueda tranquilizar a los inversores, no ya en Cataluña, sino también en el resto de España.

Pero vayamos un poco más allá. Imaginemos que el escenario que tratan de prevenir estas empresas se consuma y tenemos una Cataluña independiente. ¿De verdad piensan esas empresas que se van a escaquear de pagar impuestos allí? Una cosa es mover la sede y otra muy distinta mover los activos desde Cataluña a otras regiones. Mientras existan activos de esa empresa en Cataluña, el gobierno independiente catalán podrá cobrarles impuestos, pues esos activos garantizan tal cobro, por ejemplo, mediante un embargo.

Esto no es algo que hagan solo independentistas y revolucionarios. Todos los Estados del mundo tratan de cobrar impuestos a las empresas que operan en sus territorios, y les obligan a determinados compromisos antes de dejarles operar. Una prueba evidente de lo que digo son las “movidas” fiscales que existen desde que podemos mercadear mediante Internet, lo que hace que determinadas empresas puedan prestar servicios a todo el mundo fijando su sede fiscal en el país que les convenga, y sin poder hacer demasiado los otros Estados, por la sencilla razón de que no hay activos físicos en las áreas geográficas de sus respectivas jurisdicciones.

Todo esto para decir que la capacidad de un Estado de cobrar impuestos a sus súbditos, en este caso, las empresas, depende principalmente de los activos físicos que tengan éstos en los territorios de su jurisdicción, y no de dónde pongan su sede fiscal. Y, por tanto, si un posible Estado catalán decide cobrar impuestos a estas empresas que han movido su sede social pero no sus activos físicos, podrá hacerlo sin mayor problema que el ejercicio de la violencia fiscal, tan presente en nuestras vidas que ni siquiera la notamos.

La única solución sería que el Estado español defendiera dichos activos físicos del posible embargo por parte del Estado catalán. Y esto es algo que, por lo que vamos viendo, es casi inimaginable. Si en las condiciones actuales, con Cataluña bajo su jurisdicción, el Estado español se ha mostrado incapaz de defender a sus súbditos fiscales (sí, a los que han tenido que quitar sus rótulos en castellano, o escolarizar a sus hijos en catalán, pese a pagar impuestos como el resto de los españoles), está fuera de la cuestión que vaya a entrar en el territorio de otro Estado a defender los bienes de los mismos.

Por tanto, las empresas que han movido sus sedes, si de verdad creen que una Cataluña independiente perjudicará sus operaciones fiscalmente, lo que tienen que hacer es mover sus activos físicos fuera de ese territorio. Y aquí es evidentemente donde está el verdadero problema, ya que eso no se puede hacer de forma inmediata ni sin costes, que además serán considerables. Este problema es directamente extrapolable a todos los ciudadanos que anticipen una situación similar, salvo que estos no pueden trasladar su sede fiscal sin trasladarse ellos físicamente, con el evidente impacto que ello tendría en sus vidas.

De todas formas, y esta es mi amarga conclusión: ¿por qué moverse? Es cierto que todos los indicios son pesimistas al respecto de los gobernantes de una posible Cataluña independiente (solo hay que verlos en los memes a que antes me he referido). Pero la pregunta es: ¿qué ha hecho el Gobierno de España para que prefieran ponerse en sus manos? Porque lo que se ha visto hasta ahora y desde hace muchos años es únicamente una traición tras otra: les ha cobrado impuestos, pero no les ha defendido cuando ha llegado la hora de la verdad.

¿Qué les hace pensar que la situación mejorará si se van a Zaragoza o a Valencia, o lo hará lo suficiente como para compensarles los costes de su traslado? ¿Creen, por ejemplo, las empresas que el gobierno español defenderá sus propiedades en una Cataluña independiente?

Da la impresión de que lo único que van a poder hacer los habitantes de Cataluña es lo que siempre han tenido que hacer las gentes que se han visto en medio de un enfrentamiento entre Estados: tratar de sobrevivir y minimizar las pérdidas. Y esperar que al menos salgan Estados debilitados que luego les y nos permitan vivir con más libertad. Alguna vez ha pasado.

 



[1] Lo cual, de por sí, da ya bastante que pensar y que sospechar. Dejemos el tema si acaso para un futuro artículo.

 

14 Comentarios

  1. La coacción estatal puede y
    La coacción estatal puede y debe salir debilitada de este conflicto. Así como el comunismo colapsó, el estatismo terminará por derrumbarse él solito incapaz de superar sus contradicciones inherentes; y se presenta una ocasión pintiparada de avanzar en ello siempre que el amenazante estatismo catalán, crisol de los peores vicios, no logre una victoria.

    El estatismo español –que no España, por Dios- ya ha fracasado, pues en la práctica absolutamente nadie lo defiende –empezando por Rajao-, pero renacerá de nuevo si se convierte en remedio al inevitable caos y desorden que acarrearía cualquier mínimo triunfo del totalitarismo nacionalista. Si el péndulo alcanzase el extremo de algo parecido a una victoria del desafuero sedicioso, caería con fuerza hacia el centralismo y nunca dejará de moverse; en cambio, una vez frenada, como es debido, la alocada deriva liberticida de los políticos separatistas, la injusticia de la redistribución y el intervencionismo, origen en definitiva de todo el enfrentamiento, no desaparecerá por arte de magia, sino que seguirá ahí pendiente de una solución para poder convivir en España. Y esta solución, como parece obvio, ya no podrá ser el apaño político a que nos tenían acostumbrados.

    Percatémonos de que no existe otra salida que elevar la apuesta. ¿Que quieren autodeterminación y libertad?, pues se la vamos a dar pero de la buena: individual. Nada más delicioso que ver entonces a esos revolucionarios de pacotilla y coleta reaccionar exclamando como la carcunda que son: ¡alto el carro!

    • Filosofo diletante del
      Filosofo diletante del absurdo. Berdonius. ¿Como es que hablas del remedio al inevitable caos y desorden ¡Oh sacrilego y vulgar plagio al gran Hobbes el vuestro!

    • Oh, desquiciado que ignoras
      Oh, desquiciado que ignoras lo que podías o debías saber, no atribuyas a Hobbes la sesuda conclusión de que la delincuencia provoca dolor, caos y desorden; fue Perogrullo a la edad de tres añitos el autor del hallazgo.

      Que el Estado remedia la delincuencia común –aunque muy mejorablemente- tampoco fue ningún descubrimiento del inglés. Él sólo sostenía que el orden social resulta imposible sin coacción preventiva, que no te enteras, Contreras.

      Estamos sufriendo el ataque de delincuentes que alardean de catalanes, a los que sin duda se debe poner coto cuanto antes y lamentablemente aún no disponemos de agencias privadas de seguridad, así que habrá que recurrir a lo que hay.

      Algunos os empeñáis en oponer al Estado tradicional una banda de criminales sin comprender que así lo estáis engrandeciendo. Necios.

    • Anonimo Hobbes incurrió en
      SR. ANONIMO : Hobbes incurrió en una autocontradicción ; el vino a decir que puesto que los hombres, en el estado de naturaleza son incapaces de vivir en orden , armonia y ponerse de acuerdo se habia creado el Leviatán (Estado); ¿como es eso posible? ¿quien lo acordó?; lo que no dice, es que fue el propio Leviatan el que lo creo, es decir el «demonio» de bandas de delicuentes y ladrones organizadas; lo crearon aquellos, que según el sociologo Openheimer vivian de la «politica» y no de sus actividades economicas .
      Disculpad que no ponga acentos, pero es un coñazo.

    • Anonimo Hobbes incurrió en
      SR. ANONIMO : Hobbes incurrió en una autocontradicción ; el vino a decir que puesto que los hombres, en el estado de naturaleza son incapaces de vivir en orden , armonia y ponerse de acuerdo se habia creado el Leviatán (Estado); ¿como es eso posible? ¿quien lo acordó?; lo que no dice, es que fue el propio Leviatan el que lo creo, es decir el «demonio» de bandas de delicuentes y ladrones organizadas; lo crearon aquellos, que según el sociologo Openheimer vivian de la «politica» y no de sus actividades economicas .
      Disculpad que no ponga acentos, pero es un coñazo.

    • Anonimo Hobbes incurrió en
      SR. ANONIMO : Hobbes incurrió en una autocontradicción ; el vino a decir que puesto que los hombres, en el estado de naturaleza son incapaces de vivir en orden , armonia y ponerse de acuerdo se habia creado el Leviatán (Estado); ¿como es eso posible? ¿quien lo acordó?; lo que no dice, es que fue el propio Leviatan el que lo creo, es decir el «demonio» de bandas de delicuentes y ladrones organizadas; lo crearon aquellos, que según el sociologo Openheimer vivian de la «politica» y no de sus actividades economicas .
      Disculpad que no ponga acentos, pero es un coñazo.

    • Claro que si Turgot! Eso
      Claro que si Turgot! Eso del gran Hobbes fue simple ironia . Realmente fue un pequeño pusilanime que intentó justificar la existencia del poder omnimodo del Leviatan ante su miedo a las facciones religiosas en pugna de la epoca.
      Es que el filosofoBerdonius pretende justificar al Estado oponiendolo a los grupos malos como si sus gobernantes fueran mejores. Imbecilidad neonata cronica.

    • No soy yo, cretino, quien
      No soy yo, cretino, quien cree que una democracia occidental es preferible a un régimen fascista, sino la opinión pública generalizada, y cuando los retrasados como tú jaleáis en nombre de la libertad a los fascistas nacionalistas el Estado se fortalece, en detrimento de una anarquía que acaba repudiada cual quimera de orates y malvados.

      Jamás he tratado yo, bellaco mentiroso, de justificar al Estado -y ni tú ni nadie puede señalar ni una sola afirmación mía susceptible de interpretarse en tal sentido- como remedio a otras bandas criminales; esa es una opinión muy común y extendida que tú consolidas justificando a otras bandas como remedio al Estado.

      Pero gracias por tu colaboración. Pareces el bobo prototípico ideal para resultar más convincente jugando al poli bueno, poli malo -se diría que yo mismo me autorrespondo-. Sigue, sigue, no pares.

      Saludos

  2. «Y esperar que al menos
    «Y esperar que al menos salgan Estados debilitados que luego les y nos permitan vivir con más libertad. Alguna vez ha pasado.»
    Hmmm, interesante frase. ¿El antídoto al efecto ratchet? El Estado se devora a sí mismo, dando una oportunidad de escapar. ¿El que aguanta gana?

    Y una pregunta de la que no se habla. Las empresas pueden sacar sus activos (algunos) de Cataluña. ¿Puede el pueblo soberano español sacar sus activos (bienes públicos) de Cataluña, o va a dejar que se los roben?:
    – ¿El patrimonio arquitectónico?
    – ¿El archivo de la guerra civil?
    – ¿Museos y su contenido?
    – ¿Fondo histórico de bibliotecas?
    – ¿Infraestructura eléctrica (o eso ya se privatizó en su momento)?
    – ¿Ferrocarriles y aeropuertos?
    – ¿Autopistas y autovías?
    – ¿Y los derechos de recoger agua en la desembocadura del Ebro?
    – ¿Sería más fácil comprar agua para Murcia a un Estado Catalán independiente?
    – ¿El instrumental técnico de investigación de las universidades públicas cuenta como patrimonio del pueblo Español?

  3. Fernando, soy catalán y
    Fernando, soy catalán y empresario, y te puedo asegurar que si se declara la independencia de Cataluña, y el gobierno de España claudica, la mayoría de la sociedad civil Catalana dejará de pagar impuestos. Si los independentistas pueden desobedecer las leyes por no reconocer la autoridad del gobierno, los unionistas podemos hacer lo mismo. La expropiación de activos financieros se haría difícil si el gobierno central no reconoce a Cataluña y los unionistas movemos nuestras cuentas a España. En cuanto a la expropiación de activos físicos…que lo intenten! Si quieren una guerra civil.
    El gobierno central solo tiene que esperar a la quiebra del gobierno de Cataluña, que se daría en unos pocos meses. Debido a un déficit fiscal sin precedentes, un fondo de reserva modesto, y unos mercados financieros internacionales que darán la espalda a un deudor completamente insolvente. Después, unas elecciones cambiarían al gobierno catalán y todo volvería a la normalidad.

    • Lo de dejar de pagar
      Lo de dejar de pagar impuestos es una idea que hay que valorar en su justa medida. Hay que tener en cuenta que es harto difícil mantener con vida a cinco millones de prisioneros, reos por evasión fiscal, el pecado imperdonable de la socialdemocracia. Por otra parte, las fosas comunes son muy baratas…

      El dinero es un arma, dijo una vez un izquierdista. Hay que desarmar a la población, sentenció otro.
      La poesía es un arma cargada de futuro, escribió un comunista. Hay que desarmar a la población, dijo Hilary Clinton.
      El lenguaje es un arma, dijo un filósofo antiliberal. Hay que desarmar a la población, decretó Marco Catón; fue desarmada la población, y vino el imperio de Augusto.

      ¿Qué tienen en común los profesores que impiden a los niños estudiar en español, los policías que multan a los tenderos por usar la lengua española en sus anuncios, los jueces que llevan varios lustros negándose a aplicar las leyes españolas, y los políticos catalanes? Que todos perciben salarios o remuneraciones a cargo de los impuestos. «There is no worse tyranny than to force a man to pay for what he does not want merely because you think it would be good for him.» Heinlein

      La cobardía se paga muy duramente, con intereses que desbordan la peor usura. La Naturaleza no tiene piedad con los cobardes.

      Por cierto, JaviAC, no es por fastidiar, pero la independencia ya se declaró. Es una independencia al ralentí, algo nuevo en ciencia política, pero es una independencia tan válida como cualquier otra. No parece que la gente esté por la labor. Twitter es más poderoso de lo que parecía. Habrá que ampliar el concepto de libertad de imprenta para que abarque la «libertad de TCP/IP».

    • A ver, majo por si no me has
      A ver, majo por si no me has entendio, y sin pretender caer en la cursileria, Hobbes incurrió en lo que se llama en filosofia en una CONTRADICCION PERFORMATIVA; no tiene, arreglo alguno. ; lo de HOBBES es una FALACIA que no hay por donde cogerla; está sujeta, a la ley del TERCERO EXCLUIDO DE ARISTOTELES ; o

  4. Galgos y Podencos el viejo
    Galgos y Podencos el viejo cuento,pero dentro de 20 años como sera la estructura de la población en Cataluña?


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

El proyecto intelectual de Carl Menger

Carl Menger no planteó su libro como una crítica frontal a quienes se oponían al mercado libre, sino como una defensa más fundamentada del mismo.