Skip to content

Si han conseguido miles de millones, ¿por qué los sindicatos de Enseñanza siguen en huelga?

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Mark Lehain. Artículo publicado anteriormente en CapX.

Imagina que eres director de escuela en verano.

Estás absolutamente destrozado. Todo ha sido un no parar para ti y tus colegas desde que llegó Covid. Te has arrastrado a ti mismo y a tu colegio durante uno de los años más duros de la historia: el caos causado por la variante ómicron, las enormes ausencias de personal y alumnos, etcétera. También conseguiste que tus hijos pasaran los exámenes SAT o GCSE, etc.

Incluso conseguiste elaborar un presupuesto para el siguiente curso académico que casi cuadraba. Parte de ello se debió al aumento de 4.000 millones de libras en efectivo procedentes del Gobierno, pero también a algunas vacantes que quedaron sin cubrir para septiembre a pesar de los repetidos intentos de encontrar gente.

Y justo cuando crees que todo está bajo control, el Gobierno recomienda una subida salarial para los profesores muy superior a la prevista (pero por debajo de la inflación) y los precios de la energía se disparan. Ahora tienes que hacer frente a un déficit y recortar personal o ayudas a los estudiantes.

No es de extrañar que quienes trabajan en las escuelas se sientan tan angustiados. Como todo el mundo, han sido unos años difíciles debido a Covid, y ahora la crisis del coste de la vida también se está cebando con ellos.

Por eso no es de extrañar que los sindicatos escolares hayan convocado una huelga. No estoy de acuerdo con ellos, pero comprendo su frustración. Fui profesor y director de escuela durante 15 años, y la mayoría de mis compañeros están en la profesión. Entiendo por qué empezaron por este camino.

Pero no entiendo por qué siguen presionando para ir a la huelga ahora que la Declaración de Otoño les ha dado el dinero extra por el que estaban haciendo campaña.

El Gobierno se había comprometido en 2019 a devolver la financiación por alumno en términos reales a los niveles de 2010 -recordados como una época de abundancia por aquellos de nosotros que estábamos en las escuelas entonces-. En la revisión del gasto del año pasado se prometió un gran aumento de la financiación, que en aquel momento era suficiente para cumplir esta promesa. Entonces la inflación se disparó -y ha sido incluso más alta para las escuelas que en otros lugares- y parecía que las cosas se torcían.

Sin embargo, las hábiles maniobras públicas y la reactivación de la campaña de recortes en las escuelas ejercieron suficiente presión para que Rishi Sunak diera una última sacudida al árbol mágico del dinero y encontrara 2.300 millones de libras más para cada uno de los dos próximos años. De un plumazo, el nivel mágico de financiación de 2010 volvía a estar en marcha para 2024. Y no hay que fiarse de la palabra del Gobierno: hasta el siempre escéptico IFS está de acuerdo.

Ayer, el Ministerio de Educación esbozó cómo se repartiría este dinero, y parece que aterrizará en los presupuestos a partir del próximo mes de septiembre con un mínimo de alboroto o retoques, lo cual es estupendo de ver.

Sin embargo, los sindicatos siguen amenazando con la huelga. Exigen aumentos salariales acordes con la inflación, sin pensar de dónde saldrá el dinero. Al escuchar la retórica de los líderes sindicales, uno pensaría que sus miembros se enfrentan a un desafío único del coste de la vida, en lugar de a un azote que afecta a todo el país.

El salario medio de los profesores en 2021 fue de 42.358 libras: 39.000 libras para un profesor de aula, 57.100 libras para los altos cargos y 74.100 libras para los directores. Puede que esto no sea tan bueno como antes o como les gustaría a los profesores, pero siguen siendo realmente buenos en comparación con la media del Reino Unido de 32.000 libras. Y, por supuesto, eso es antes de añadir la contribución a la pensión de casi el 24%, lo que supone unas 10.000 libras más de media.

Teniendo esto en cuenta, exigir ahora aumentos salariales que se salten la inflación es una insensatez, y se corre el riesgo de dañar la merecida confianza que el público ha ganado con tanto esfuerzo en la profesión. Sólo nos queda esperar que alguien en la dirección del NEU sepa leer el ambiente y recapacite sobre la acción sindical.

Tampoco podrán contar necesariamente con el apoyo incondicional del público. Por supuesto, puede que ahora los encuestadores digan que apoyan la huelga de los profesores, pero ¿sentirán lo mismo cuando pierdan su sueldo, la escuela de su hijo cierre y no puedan trabajar? ¿Qué credibilidad tendrá el personal que persigue a los niños con baja asistencia para que vayan a la escuela, cuando hace poco han cerrado esa misma escuela por una huelga?

¿De verdad creen que «estamos en huelga por el bien de los niños» es creíble, cuando los dos últimos años han dejado tan claro lo terrible que puede ser el impacto del cierre de escuelas para los niños? Ahora más que nunca, los niños necesitan pasar todo el tiempo posible en la escuela.

Si las huelgas siguen adelante, será una situación en la que todos saldrán perdiendo: el país, los niños y la profesión.

No discuto que las cosas estén realmente difíciles en estos momentos, pero esa es una razón más para que ahora no sea el momento de hacer huelga. Los niños necesitan sus escuelas más que nunca. También necesitan que sus profesores utilicen su capital político para poner de relieve dónde están los peores puntos de presión, y eso no es el sueldo de los profesores. Son los problemas del sistema de asistencia social, las listas de espera para recibir ayuda en salud mental, la insuficiencia de plazas en centros alternativos y especializados, etcétera.

Espero que los directores de escuela y otros se lo piensen mucho antes de votar a favor de la huelga estas Navidades. Ocupan un lugar muy valioso en las comunidades a las que sirven. En estos tiempos difíciles, las familias acudirán a ellos en busca de apoyo y soluciones, no de huelgas.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

Sionismo y libertarismo: ¿contradicción o afinidad?

La crítica de Rothbarda la existencia del Estado Judío de Israel desde su perspectiva libertaria ha conducido a algunos de sus seguidores a cometer la arrogancia de categorizar a los libertarios sionistas como falsos libertarios.