Skip to content

¿Tanto miedo nos da la covid?

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Han de cesar las continuas amenazas de cierre de comarcas o pueblos y de prohibiciones de determinadas actividades.

Estamos en pleno agosto de este año 2020, el más surrealista de nuestras vidas para muchos de nosotros, de cuyas imágenes difícilmente podremos desprendernos en el resto de las mismas. La pesadilla llegó a España a mediados de marzo, con los primeros casos de contagio y, sobre todo, con el confinamiento impuesto por el Gobierno asociado a un estado de alarma. Pero el paisaje allende nuestras fronteras era igualmente dantesco, con todos los cielos sin aviones y calles y carreteras desiertas. Los Gobiernos habían conseguido paralizar nuestras vidas reales hasta extremos increíbles, aunque por suerte muchas de sus facetas se podían trasladar al mundo virtual posibilitado por las telecomunicaciones.

Pasaron las semanas y los meses, y pudimos volver a salir de casa. Algunos optimistas pensaban que todo volvería a ser como antes, pero la realidad nos está demostrando que no, o, al menos, que aún no. Donde más se puede apreciar la catástrofe es en el sector de entretenimiento, restauración, turismo… Quien pasee por nuestras ciudades y pueblos podrá contemplar terrazas vacías cuya dimensión invita a pensar en grandes multitudes tomando el aperitivo; verá también hoteles de lujo cerrados a cal y canto, o tímidamente abiertos con un par de huéspedes; las calles y carreteras no recuerdan atascos ni en operación salida, y si te acercas a un aeropuerto, todo funciona sin ningún tipo de retraso ni problema, pese a las incómodas medidas exigidas a pasajeros y compañía, pero no por mejora en los procedimientos, sino porque hay muy poca gente. A cines o teatros no me he acercado, pero algún amigo me cuenta que la situación es similar o peor.

Ese es el panorama que observo este julio y este agosto. La gente sigue en casa, atenazada por el miedo. Pero, ¿el miedo a qué? No me voy a poner a dar datos sobre la pandemia, que seguro que el lector estará aburrido de recibir. Sí, ya sabemos todos que el virus se contagia con mucha facilidad, es fácil cogerlo si te expones. Pero también sabemos que en una gran mayoría de los casos, afecta muy poco o nada. Sí, sabemos que hay grupos de riesgo muy elevado en nuestros mayores, y en gente con determinados síndromes. No obstante, para la mayor parte de las personas, la probabilidad de que les afecte gravemente es muy, muy baja. Quizá menor que la de tener un accidente en coche, por comparar con una actividad de riesgo a la que nos exponemos diariamente sin pestañear.

Así que me cuesta creer que la gente, en general, tenga miedo al virus, y que eso sea lo que nos tenga escondidos. No, yo no creo que sea eso. Yo le tengo al virus el miedo justito, que me hace tomar precauciones, pero no me detiene en mis planes. Ahora bien, sí hay otra cosa que me da bastante miedo, y que sí me hace pensármelos dos veces. Me refiero a la respuesta que puedan dar los Gobiernos a algún rebrote. Eso sí es paralizante y terrorífico. Lo último que quiero es irme de vacaciones a A Mariña y que, de un día para otro, el Gobierno gallego decida que no se puede salir de allí en dos semanas. O que me quede tirado porque se cancelan los vuelos a y de Barcelona, ya que la Generalitat ha recomendado a los barceloneses no moverse de sus casas. O que prepare mis vacaciones en la Toscana, y el Gobierno italiano cancele la mitad de las plazas de tren el día antes y me coma alquiler y vacaciones con patatas. O que quiera ir de compras a Londres y el Gobierno inglés decida imponer cuarentena a los viajeros procedentes de España.

En estas condiciones no se puede viajar, no se puede vivir, pero más grave aún, no se puede hacer nada, porque no se puede planificar a medio plazo ni mucho menos llevar a cabo inversiones que puedan hacer rebotar (¿rebrotar?) la economía. Y de eso tienen que cobrar consciencia los políticos, cuanto antes.

El confinamiento ya pasó. Hay un antes y un después de esa medida sin precedentes, que se traduce en un incremento general de riesgo e incertidumbre en la toma de decisiones. No quiero entrar a discutir la efectividad de la medida desde el punto de vista sanitario, pero no cabe duda de que ha sido un desastre absoluto desde el punto de vista económico. Ya decía en mi artículo anterior que se han podido salvar vidas, pero que de poco valdrán esas vidas si se destruye la sociedad para salvarlas.

Ahora lo que tienen que hacer Gobiernos y políticos es arrojar certidumbre al futuro, para que todos podamos ir rehaciendo nuestros planes y así se vuelva a la normalidad, no diré “nueva” porque la normalidad está en constante cambio con nuestras preferencias. Parte de esa certidumbre es, sin duda, comprometerse a no volver a tomar medidas como el confinamiento forzoso, sean cuales sean las circunstancias. Sin esta certeza, será difícil que nadie pueda reanudar su actividad.

Pensemos, por ejemplo, en las compañías aéreas (sí, ya sé que me voy a ejemplos extremos, los más afectados por esta crisis) que están poco a poco retomando su actividad, con gran prudencia y tanteando mucho el terreno. ¿Qué pasaría con ellas si, de repente, se vuelven a cerrar los aeropuertos? Mucho me temo que sería su final y su desaparición, ya que nunca más podrían volver a relanzar sus planes con el beneplácito de los accionistas, por el evidente riesgo de todo el sacrificio asumido se pierda una y otra vez.

No hay alternativa. Los Gobiernos tienen que comprometerse ya con la sociedad a dejarla hacer su vida normal. Han de cesar las continuas amenazas de cierre de comarcas o pueblos (hoy le toca el turno a Aranda del Duero) y de prohibiciones de determinadas actividades. Es más, hay una evidente oportunidad estratégica para los Gobiernos que primero adquieran estos compromisos, pues será allí donde acuda primero la riqueza, sea en forma de inversiones o de visitas. Austria ya está en tan envidiable posición, gracias a su Tribunal Constitucional, que ha decretado ilegal el confinamiento generalizado. Pero no es el único país que  ha visto la oportunidad.

Y es que la pandemia de la covid nos muestra, una vez más, cuál es el verdadero enemigo y amenaza para la supervivencia de personas y sociedades. Y no es ningún virus, como no lo eran los tanques o los portaaviones, o la bomba atómica. No, el enemigo no ha variado en los últimos 200 años y hacemos bien en seguir teniéndole miedo.

22 Comentarios

  1. Uno de los mayores probelmas
    Uno de los mayores probelmas tácticos es que os empeñáis en comprar el lenguaje de los tiranos. La crisis es totalmente política y no sanitaria. Es el mayor bulo de la historia en términos cunatitativos (recemos para que este genocidio que vivimos no acabe resultando cualitativamente peor que los democidios del siglo pasado [1][2]). Pero salís a intentar empatar y os estáis llevando un saco de goles.

    Es imposible empezar a debatir nada, mucho menos ganar un debate sobre algo tan importante como la salud pública y la prevención de enfermedades contagiosas cuando desde el primer minuto renunciasteis a los principios liberales.

    Hasta el infame gremio de los psiquiatras, los cuales son furiosamente antiliberales en su mayor parte, os están dando un repaso en la defensa de la la libertad y la vida de la gente. Han descubierto que si se quedan sin clientes se quedan sin trabajo, es decir, lo mismo que ocurre en cualquier otra profesión y negocio. ¡Y solamente han tardado cien años en darse cuenta!

    Hay que volver urgentemente a los principios y dar la batalla de las ideas desde la honorable trinchera de los principios, y no intentando escapar del campo de concentración procurando que los guardias no se enteren.

    Decía un Rodrigo: Muchos males han venido por los reyes que se ausentan.
    Apostillaba un Alfonso: ¡Cosas veredes, o Cid, que harán hablar a las piedras!

    Y sí, debéis entrar a discutir, con la Ciencia como arma, «la efectividad de la medida desde el punto de vista sanitario». Hay varias razones para que los que no tienen formación médica hablen de salud pública, siendo la más evidente que un puñado de miserables políticos fascistoides han decidido asaltar todo el saber económico y los derechos humanos y civiles empleando el caballo de Troya de la salud pública, el cual venía cargadito de falacias pseudocientíficas, las cuales habéis engullido como gansos y aún habéis pedido segunda ración y postre. Y si no reaccionáis pronto vais a acabar tiesos como Príamo, como Hécuba, como Héctor y como Casandra.

    [1] https://www.hawaii.edu/powerkills/DBG.CHAP2.HTM
    [2] https://www.hawaii.edu/powerkills/NOTE1.HTM

  2. Si los periodistas no dejan
    Si los Medios de Comunicación NO DEJAN HABLAR ni tan siquiera a los médicos (a los médicos que se atreven a hablar, que se atreven a dejar de ser «la voz de su amo»): https://www.abc.es/play/television/noticias/abci-polemica-entrevista-medico-negacionista-202008141426_noticia.html https://www.dolcacatalunya.com/2020/08/vea-como-un-medico-de-madrid-enloquece-a-tve-explicando-lo-que-sabe-del-coronavirus/

    ¿Alguna vez los Medios de Comunicación o la Academia o los Tribunales cuestionan que ALGUNA medida tomada por un Gobierno (por ejemplo el confinamiento) no alcanza los fines postulados? Así no es de extrañar que la gente crea que los Gobiernos son Omniscientes y Omnipotentes (que ser elegido y ser ungido de sabiduría , es todo uno): la SUPERSTICIÓN ESTATISTA en que el Gobierno es convertido en la única divinidad, el «Demiurgo».

    • El Día Segovia: Dr. Luis
      Dr. Luis Miguel Benito: «En breve volveremos a tener otra pandemia»: Cuando el sistema sanitario estaba desbordado no hicieron ni caso y ahora, en cambio, se han dado cuenta de que el coronavirus es una herramienta genial para controlarnos: https://www.eldiasegovia.es/Noticia/Z9BACBEB4-FD47-9442-8B4EDFAC10EAAFFF/202008/%22En-breve-volveremos-a-tener-otra-pandemia%22

      Es curiosos, que solo se oyen «opiniones» que se salen del guión (guión preestablecido) por parte de personas que no están totalmente inmersas en las estructuras burocráticas y asimiladas dependientes del poder. Y luego además a estas personas más o menos independientes que se atreven a dar su opinión les llueven palos por todos lados…

    • ¿sabes por que? Porque hay
      ¿sabes por que? Porque hay mucho memo vinculado a este medio, econometristas bien pagaos del PP, ciudadanos, incluso de vox, que no tienen ni puta idea de estadistisca; ahora a eso, le llaman analisis de politicas publicas; un chollo para los licenciados en «Ciencia Politica» y » Economia Aplicada»; , en suma , la filfa historicista de siempre, revestida con «estadistica».

    • Siempre tenemos «pandemia».
      Siempre tenemos «pandemia». Varias. Se renuevan cada año porque los virus respitarios mutan cada año (evolutionary pressure). Este coronvairus nunca fue nuevo. Esa es una de las razones por las que, según los inmunólogos y sus manuales, es muy difícil acabar con epidemias de adenovirus, coronavirus, rinovirus, gripe, etcétera, que atacan tanto al ganado de menor importancia económica (cerdos, pollos, vacas, ovejas) como al ganado de mayor importancia económica, que somos los humanos, así como a nuestros amos, los gatos domésticos.

      Recordemos lo que nos enseñaron en nuestra maravillosa educación pública del bachillerato científico español, envidia del mundo entero: tras las epidemias flojas (baja virulencia) suelen venir epidemias fuertes. En los inviernos del 18 y del 19 hubo baja virulencia. Además, la humedad absoluta fue un poco mayor que otros años, coincidiendo, o casualidad, con la baja virulencia. Pero este último comentario se parece a lo que argumentaría un asqueroso negacionista del calentamiento global ¿n’est-ce pas?

      Olvidadlo. La humedad absoluta no tiene nada que ver con los contagios de enfermedades respiratorias en animales que viven lejitos del Ecuador. Que a nadie se le ocurra pensar o investigar en esa dirección, si no quiere que le tilden de fascista.

      Existe un argumento famoso que dice que si pudimos acabar con la viruela fue porque era un virus estable (relativamente más estable que los coronavirus) y porque era un virus exclusivamente humano que solo enfermaba a humanos, a diferencia de las neumonías víricas y de estas endotelitis microtrombóticas (terriblemente parecidas al clásico escorbuto, pero ¿qué sé yo?) que están catalogando ahora mismo y empezarán a salir en los gigantescos libracos de medicina interna este mismo año, que todo el mundo debería comprar y leer con atención.

      Esta neumonía vírica parece ser que es más bien un problema angiológico. Esto explicaría por qué la mayoría de la gente ha pasado la infección sin enterarse de que «han estado enfermos»: solo los que ya tenían problemas vasculares (genéticos, comórbidos o causados por medicamentos o agentes contaminantes) han sufrido y sufren, lamentablemente, la peor parte.

      Según tengo entendido, las honorables vacas lecheras tenían (y tienen) un virus parecido al de la viruela humana (primo lejano) que inmunizaba un poco (lo suficiente) contra la viruela. Jenner, quien siempre andaba pensando en mozas, observó que las jóvenes lecheras no padecían nunca la viruela y tenían una piel preciosa. Levantándose de la cama, formuló una hipótesis y, mal que bien, la demostró, sin microscopios electrónicos ni modelos de computador ni pseudociencias modernas o posmodernas. Todo un tío. Y fue una investigación bastante barata financiada por el sector privado.

      Existe una vacuna contra adenovirus que se aplica como un espray o aerosol a los jóvenes reclutas del ejército americano. Sin aguja, menos invasiva y más «barata» y estable. No parece que funcione muy bien, pero tampoco muy mal. ¿Por qué no se ofrece esa vacuna al público en general?

      ¿Realmente es inevitable la vacunación intramuscular e hipodérmica e intradérmica, o es un simple fetiche y atavismo de los galenos, uno de tantos que da más problemas de los que resuelve, como ocurre con el manguito para medir la tensión sanguínea, o con la idiotez siniestra de las mamografías (ahora con más radiación ionizante, para estar seguros de que el año que viene encontraremos ese tumor que llevamos diez años buscando como idiotas)?

      En fin. Es mejor no enterarse de cómo se fabrican las salchichas de Frankfurt si uno no quiere ser vegano.

    • Andrés: No está claro que la
      Andrés: Desde el punto de vista de la Sanidad Ambiental, no está claro que la erradicación de una enfermedad vírica sea la mejor solución a largo plazo, visto de modo “agregado” (que es como les gusta mirarlo a los políticos de la OMS , al matrimonio Gates en sus ratos de ocio y a los economistas de enfoque macro o del equilibrio, que precisamente dejan fuera ese equilibrio ecológico del que en teoría presumen):
      https://elpais.com/diario/1999/03/16/sociedad/921538820_850215.html
      Si volviera a reaparecer el virus de la viruela (de modo natural o inducido, como arma biológica) nos quedaríamos con el culo al aire, que se dice.

      Cambiando de tercio, me permito recomendarles que “vivan” alguna vez una de las tradiciones más auténticas (que también es un equilibrio ecológico y económico natural): La «Rapa das Bestas», en Galicia.
      Adjunto dos vídeos:
      https://www.youtube.com/watch?v=fhm7DEXdF-o (más general)
      https://www.youtube.com/watch?v=gVsDMXl_zWk (con imágenes de la acción de los ‘aloitadores’ para hacerse con los animales, para cortarles las crines y desparasitarlos)

      Y no solo está Sabucedo: “Ocho lugares para asistir a la Rapa das Bestas”: https://viajes.lavozdegalicia.es/noticia/2019/05/27/ocho-lugares-asistir-rapa-das-bestas-galicia/00031558965522405986128.htm

    • Don ‘Danzad, danzad, malditos
      Don ‘Danzad, danzad, malditos’:

      Me confunde usted. ¿Qué tienen que ver las salchichas de Frankfurt con haber nacido en algún planeta del sistema Vega? ¿O es que las salchichas son la moneda de cambio para sobornar a los funcionarios de aduanas de Vega o, quizás, para obtener la naturalización de forma legal? En cualquier caso, admito que todavía estoy enfrascado en la tarea de construir una «patera» antigravitatoria para llegar hasta allí, por lo que el problema de las salchichas, si es el que conjeturo, no sería apremiante, de momento. Con todo, lo apremiante, sin duda, es salir de este planeta Tierra que una «autoselecta» oligarquía se ha empeñado en convertir el planeta matadero. A Vega, Alfa Centauri o al sistema estelar que sea.

      Lo ideal sería que todos los humanos cuerdos tuvieran sitio en la nave, mas, por si fuera el caso que seamos algo más de cuatro gatos, una buena idea para ganar méritos para formar parte de dicha expedición sería cosechar puntos por recibir «epítetos» proferidos por los integrantes del culto covidiano contra el candidato expedicionario. «Fascista», «negacionista» e incluso «incívico» serían válidos para mejorar la puntuación del candidato. Para facilitar la tarea de quienes deseen seguir su sugerencia de investigar el papel de la humedad absoluta en el carácter estacional de la transmisión de enfermedades respiratorias víricas, he aquí algunas pistas:

      «The breakthrough achieved by Shaman et al. is not merely some academic point. Rather, it has profound health-policy implications, which have been entirely ignored or overlooked in the current coronavirus pandemic.

      In particular, Shaman’s work necessarily implies that, rather than being a fixed number (dependent solely on the spatial-temporal structure of social interactions in a completely susceptible population, and on the viral strain), the epidemic’s basic reproduction number (R0) is highly or predominantly dependent on ambient absolute humidity.

      For a definition of R0, see HealthKnowlege-UK (2020): R0 is «the average number of secondary infections produced by a typical case of an infection in a population where everyone is susceptible.» The average R0 for influenza is said to be 1.28 (1.19-1.37); see the comprehensive review by Biggerstaff et al. (2014).

      In fact, Shaman et al. showed that R0 must be understood to seasonally vary between humid-summer values of just larger than «1» and dry-winter values typically as large as «4» (for example, see their Table 2). In other words, the seasonal infectious viral respiratory diseases that plague temperate latitudes every year go from being intrinsically mildly contagious to virulently contagious, due simply to the bio-physical mode of transmission controlled by atmospheric humidity, irrespective of any other consideration

      The Science is Conclusive: Masks and Respirators do NOT Prevent Transmission of Viruses

      Absolute Humidity and the Seasonal Onset of Influenza in the Continental United States

      En resumen (parcial), llevar burka mascarilla al aire libre y en pleno verano es inútil para detener la transmisión del controlavirus. Más bien es como si para encontrar la utilidad de obligar a toda cabeza de ganado humano a llevar burka mascarilla tuviésemos que adentrarnos en el dominio de la guerra psicológica y el control mental de las masas por medio del trauma. También es útil para debilitar físicamente a las víctimas de esta «intervención médica» forzosa (y, por tanto, contraria a la libertad más fundamental de todas –como se recoge, por ejemplo, en el Código de Nuremberg– y a la salud): hipoxia, hipercapnia, aumento de probabilidades de infecciones respiratorias (infección de las fosas nasales con bacterias de la boca, aumento de la humedad de pulmones y vías respiratorias, etc.), etc. Aunque, seguramente mis cavilaciones son exageradas. Solo es un pedazo de tela y, al fin y al cabo, corresponde a la autoridad covidiana competente decidir si uno es esencial o no.

      Probablemente no sea nada, pero, dado que ha sacado usted a colación la palabra «democidio», que casualmente llevo en mente a lo largo de lo que va de año mucho más que en otros tiempos previos no tan oscuros, mencionaré una compañía de «inteligencia» privada que conozco también hace tiempo y cuyos pronósticos de población para 2025 hace ya años que llamaron la atención de algunos avispados internautas. Se trata de Deagel.com, cuyo «modelo» hace tiempo que predice en 2025 unas cifras de población «ligeramente» más bajas de las actuales para los países de Occidente:

      USA: actual, 327 millones; 2025, 100 millones
      Alemania: actual, 81 millones; 2025, 28 millones
      Francia: actual, 67 millones; 2025, 39 millones
      Reino Unido: actual, 66 millones; 2025, 15 millones
      Italia: actual, 62 millones; 2025, 44 millones
      Australia: actual, 23 millones; 2025, 15 millones
      España: actual, 49 millones; 2025, 28 millones
      etc.

      La «explicación» de Daegel habla, en primer lugar, del potencial aniquilador de una pandemia, para a continuación decir que la predicción no incluye pandemias ni guerras nucleares. Perplejo ante tal giro de 360 grados, uno sigue leyendo acerda de un colapso del sistema financiero que llevará a una inversión de los flujos migratorios (pero que apenas se refleja en aumentos de población de los países supuestamente serían el destino de dicha emigración) y la nota «explicativa» sugiere también, sin decirlo explícitamente, suicidios masivos de la población mayor de 40 años de edad. Muchas decenas de millones de suicidios, me parecen a mí.

      Otra explicación, más sucinta y verosímil a la vista de la tortura psicológica y los atropellos a los que nos están sometiendo este año: democidio, como usted bien sugiere (suicidio colectivo en el caso de las masas covidianas, carentes de inmunidad intelectual y espiritual ante la propaganda de la secta destructiva).

      Opciones:
      1) Seguir tocando la lira, mientras arde Roma, hasta que a cada uno le llegue su turno para alimentar las fieras en el circo (la opción preferida por los «liberales»);
      2) parar el democidio;
      3) dar a la «Humanidad» por caso perdido, construir una nave espacial y emigrar a Vega u otro sistema estelar.

      Saludos,
      Jubal

    • Querido don Jubal:
      Don Jubal, siempre requerido:
      Emigrar es mala solución, por tres motivos:
      alfa) Podríamos encontrar xenomorfos inmunes al hilo dental.
      beta) Un susto mayor sería el de encontrar un planeta lleno de liberales sin espina dorsal, completamente convencidos de que el Estado les va a proteger de fantasmas, es decir, de su propio reflejo en el Spiegel.
      gama) ¿Hay alguna prueba de la existencia del jamón de ibérico de bellota en otras galaxias? Yo no salgo de casa sin un buen modelo matemático que me dé esperanzas.

      España es el mejor país del mundo, a pesar de los marianistas, y sería una pena abandonarlo. No hay país más fotogénico, con mejor clima y con mejor gastronomía y música. Cierto que las mujeres están todas locas y nos acusan, siempre sin pruebas, de adulterio e indiferencia. E insisten en que ellas valen más que nosotros y que abandonaron una lucrativa carrera como esteticistas por atendernos a nosostros y nuestra barriga cervecera, noción tronchante y exagerada deformación de la realidad, que no cree ni la psicóloga ni la abogada.

      Por otra parte, tampoco necesitamos tanto a las mujeres españolas: dentro de cada macho ibérico se esconde un Antonio Ozores que planea contratar vedetes para hacer una película comercial y entretenida, a la par que estéticamente placentera. Siempre nos quedarán las holandesas, las suecas, las alemanas y las checas, todas dispuestas a disfrazarse de odaliscas por muy poco dinero. ¡Qué mujeres tan agradables y generosas! Y como no se entiende lo que dicen tenemos un problema menos. Este año, lamentablemente, no las hemos dejado cruzar la frontera, pues las españolas tenían miedo de que los ninios salieran con un poco de tos y moquitos: lo de siempre, vamos. Ha sido una gran pérdida. La cantidad de paellas que se han quedado sin comer este año. Por no hablar de mojitos y sangría. Pasan mucha hambre por el norte, por eso vienen tan flacas.

      Resumo en formato de slogan: ¡España será erótica o no será!

      Resistiremos y aguantaremos, a pesar de todo y de todos. Yo todavía me acuerdo del gol de Señor contra Malta. España es inmortal e invencible, y superará y aplastará a todos estos mierdosos políticos y periodistas que la quieren hundir, en especial a los mamelucos de Vox y a los pazguatos de Okdiario y su órbita. Calos Cuesta podría está tan desinformado que cualquiera diría que trabaja para la CNN. ¡Botarate perdedor!

      Es realmente sorprendente el colapso ideológico de los ex-liberales españoles. Qué pésima estrategia política han ido a escoger. No los va a contratar el PP ni para limpiar las ventanas. Tanta teoría de juegos y resulta que hasta los idiotas de Ciutadans están sobreviviendo a la quema mejor que Godivaciones, Lacalle, Llamas, Rallo, FDV, DRH, Soriano y demás gusanos sionistas (o si se prefeire: rastreros y falsarios) de la muy quemable y olvidable LibertadDigital SA. No va a quedar nadie para aplaudir a Huerta de Soto cuando haga chistes sobre el Opus. Qué asco dan. Ahora ya sabemos por qué España se atrasó tanto en el XIX ¡Qué flojos son los liberalios!

      Y qué mal hizo Malena Constestí en salirse de Vox en el mejor/peor momento. Tendría que haber hecho caso a la infame Aguirre: en política lo más importante son los principios. No va a hacer carrera esta moza en ningún lado. Qué mal está saliendo todo.

      Solo ha habido un escritor de éxito de corte liberal y mínimamente coherente ENESTEPAÍS: el honorable Fernando Vizcaíno Casas(1), a quien Dios tenga en su Gloria. Uno siempre puede saber quién es honorable solo con mirar la cara de espanto de los progres de derechas e izquierdas. Si recuerda, estimado Jubal, la novela (y peliculón) «Las Autonosuyas» sabrá que ahí está perfectamente explicada la historia política y cultural de España previa al establecimiento de la dictadura democrática actual(2), así como un vaticinio extremadamente preciso (3) de los notables «progresos» políticos y jurídicos que hemos padecido en los últimos ocho lustros.

      Y era don Fernado liberal a fuer de ser Vizcaíno y porque abjuró de toda pretensión de planificación científica de la vida, que es notable contradicción en términos. Un liberal español, si quiere tener algún éxito, debe alejarse de la gafadísima etiqueta de liberal, así como de la compañía de otros liberales que todavía tienen dientes de leche y piensan que es posible que las autoridades nos salven de la realidad misma.

      Hay que vivir día a día, como dijo el poeta Jean Rambeux.

      Me he perdido. ¿Por dónde iba?

      Ah, sí, que no nos merecemos tanta porfía, y es mejor que empecemos a preparar la próxima temporada de vacaciones, en la que, Dios mediante, nos desquitaremos y volveremos a repoblar Europa de gente bajita, morena y con gracia.

      ¡Pararemos el democidio!

      ¡La revolución de los normales ha empezado y es imparable!

      ¡Viva España y muerte al liberalismo liberticida irracionalista e inhumano!

      Saludos

      Notas:
      (1) Este nunca fue comunista, lo cual tiene mérito.
      (2) Dictadura muy aplaudida, pero nunca tanto como el régimen autoritario/totalitario, de la que fue sustrato, para vergüenza de muchos amigos de ladronazos.
      (3) Ya quisieran tal precisión los fatuos epidemiólogos como Ferguson y patéticos pseudointelectuales como Taleb, a quien Dios confunda.

    • ¿cuantas subsectas teneis en
      ¿cuantas subsectas teneis en el Opus Dei? porque en Ok diario hay mucho meapilas del Opus sección PP-VOX, segun convenga; Carlos Cuesta es uno de ellos; periodismo Universidad de Navarra; el Sr. Inda tambien; pijo progre a lo Kenedy; opina de todo y no sabe de nada; el Sr. Cuesta formado en «Expansion » Opus Dei fundacional; ni puta de idea de economia; pero no se de que te quejas, porque el OPUS siempre fue transversal (pillais de todo; tambien feminas «totus tuus ego sum»; es fantastico lo de la «Theotocus»); por supuesto todos Antijudios; lo del Sionismo lo utilizais como eufemismo, porque vuestra esencia es al antijudaismo.; siempre habeis sido Nacional Socialistas en todas sus variantes.

    • Aquí una copla muy sentía a
      Aquí una copla muy sentía a la madre de dios: https://www.youtube.com/watch?v=5yP4tQU2pIs

      Todo en la religión y la antirreligión es política en vena. No hay más. Las personas religiosas de verdad suelen huir de todo lo político, hasta el punto de que son marginadas de las religiones oficiales. Y al ser marginados de tan criminales organizaciones están económicamente perdidos y entonces empiezan a vender escándalos. Lo cual demuestra que los manejan las religiones no son buenos estrategas ni buenos administradores.

      Luego viene la bofetada de la Realidad: el homo europeo solo sabe repetir una y otra vez los mismos crímenes contra la humanidad que fundamentan su civilización, esto es, crímenes contra la inteligencia, contra la lógica, contra la integridad corporal de cada uno. Y así tenemos el desastre que es el mundo académico en en el siglo XXI, del cual las universidades solo son la punta del iceberg. Nada nuevo bajo el sol.

      Cualquiera que aspire a ver un poco de justicia en esta vida debe rechazar el nacionalismo, la auténtica plaga. Y cualquiera que aspire a sobrevivir al castigo de la justicia debe renunciar al socialismo, aunque sea in extremis. Nadie con un poco de cultura puede creer que vendrá alguna prosperidad moral o material con otra dosis de nacionalismo español. Pero la alternativa al socialismo es siempre más socialismo, seguramente porque los liberales se niegan a montar una alternativa viable. Pero todos tranquilos porque cuando lleguemos al gulag seguro que los liberales que nos encontremos ahí habrán tenido tiempo de preparar una excusa para seguir sin reconocer su cobardía.

      Hoy vemos que la sensibilidad es muy anti-antisemita (semita es un referente sin referencia). Esto crea problemas comunicativos, y vitales por lo tanto. Todo puede cambiar rápidamente y los malvados que hoy son violentos contra gente que no existe (los antisemitas) pueden convertirse en cuestión de horas en violentos contra gente que sí existe, como los judíos (seculares o religiosos). Todo depende de quién controle la manguera de la que sale la pasta. La mayoría estamos destinados a sorprendernos con esa crueldad que no se marchita todavía, la única ciencia que progresa.

    • a ti lo que te pasa es que
      a ti lo que te pasa es que eres un meapilas farsante y gnostico.

    • ¿ por que sera que todos los
      ¿ por que sera que todos los antijudios quereis apropiaros de Sion? Y sin embargo, los » Sionistas» os dejan permanecer alli pese a que todos los dias no dejais de tocarle los huevos los meapilas de todos los colores.

    • ¿ por que sera que todos los
      ¿ por que sera que todos los antijudios quereis apropiaros de Sion? Y sin embargo, los » Sionistas» os dejan permanecer alli pese a que todos los dias no dejais de tocarle los huevos los meapilas de todos los colores.

  3. «Fue ultrajado a su muerte
    «Fue ultrajado a su muerte con la misma bajeza con que había sido adorado en vida» –Tácito– (… no los de Ya, sino el romano refiriéndose a Vitelio).
    Cita de entrada al capítulo VI de la novela de historia-ficción:
    Fernando Vizcaíno Casas (1978) «…y al tercer año, resucitó».

    • Tácito (55-120dC: https://es
      Cornelio Tácito (55-120dC: https://es.wikipedia.org/wiki/T%C3%A1cito ): político e historiador romano de época flavia y antonina. Escribió, tras culminar una importante carrera civil, y como manifestación de esa misma ‘virtus’ romana de servicio, varias obras históricas, biográficas y etnográficas, entre las que destacan Germania, los Anales y las Historiae.

    • El historiador y senador
      El historiador y senador romano Tácito se refiere a Cristo, su ejecución por Poncio Pilato, y la existencia de los primeros cristianos en Roma, en una página de su obra final, Anales (escrito c. 116), libro 15, capítulo 44.1​
      El contexto del pasaje es el del gran incendio de Roma que quemó durante seis días gran parte de la ciudad en el año 64, durante el reinado del emperador romano Nerón: https://es.wikipedia.org/wiki/Cristo_seg%C3%BAn_T%C3%A1cito

      Su filosofía política presenta vacilaciones: … sus tendencias estoicas parecen llevarlo a desconfiar de la solidez moral de un modelo político basado en las decisiones (y, por tanto, la arbitrariedad) de un solo hombre. En numerosas ocasiones parece añorar la vieja república y su concepto de libertad, aunque sus pronunciamientos en este sentido estén camuflados lo necesario para no resultar molestos al régimen imperial.

  4. joder; a ver si te aclaras.
    joder; a ver si te aclaras.

  5. Ahora que nuestros neronianos
    Ahora que nuestros mandatarios (parece ser) están encaminando la información en la dirección de organizar un NUEVO CONFINAMIENTO en Septiembre, no sería mal momento para que la población «sometida» decidiéramos informarnos leyendo la opinión de ALGUIEN SERIO e independiente que CRITICÓ en su momento tal medida (lo nunca visto: UNA CUARENTENA «A LOS SANOS»). También argumentó y RECOMENDÓ, como medida de Salud Pública para sobrellevar mejor la epidemia, TENER LOS COLEGIOS ABIERTOS, unido a un especial cuidado y protección para las personas mayores, especialmente en las Residencias de Ancianos:
    «Un científico en EEUU (Knut Wittkowski) cree que la estrategia de la cuarentena en la pandemia de coronavirus es la equivocada» (Infobae, 18-Mayo):
    https://www.infobae.com/america/mundo/2020/05/18/un-cientifico-en-eeuu-cree-que-la-estrategia-de-la-cuarentena-en-la-pandemia-de-coronavirus-es-la-equivocada/

    • Resumen de ese artículo:
      Resumen de ese artículo: “Ahora sabemos que los niños y los adultos jóvenes no terminan en los hospitales. Solo los ancianos y quienes padecen enfermedades. Por lo tanto, se debe proteger a los ancianos.»

      Sobre la polémica inmunidad del rebaño, el académico (Knut Wittkowski) considera que TODOS LOS ESTUDIOS que se han realizado HAN DEMOSTRADO que AL MENOS EL 25 POR CIENTO DE LA POBLACIÓN ES INMUNE. «Por lo tanto, no se propagará tan rápido como podría haberse propagado al principio”.

      «Pero cerrar las escuelas, empujar la economía contra la pared, no hay razón para ello. LA ÚNICA RAZÓN POR LA QUE ESTA TONTERÍA SIGUE Y SIGUE, y la gente está inventando cosas como esta ‘segunda ola’, que nos va a obligar a cambiar la sociedad y nunca vivir de nuevo, es que LOS POLÍTICOS TIENEN MIEDO DE ADMITIR UN ERROR».

  6. DDH:
    DDH:
    Gracias por la respuesta, que, aunque no sé si me ha sacado de mi confusión, sí que me ha hecho reir. ¡Menudo repaso!

    Sir Trivaix:
    Desgraciadamente, la jerarquía covidiana es sorda a la razón de los corderos infieles y seguirá erre que erre, adorando a la muerte en forma de su ídolo, el Raudo Terrible Tanatovirus, RTT-1984. La virtud teologal covidiana del Terror todavía no ha hecho más que empezar a manifestarse en este mundo, tan necesitado de su acción purificadora. Por ejemplo, el alto clero del Califato Covidiano Universal ya anuncia, con reverencial fruición, hambrunas de proporciones bíblicas, gracias a los efectos destructivos de la estricta observancia de las fatuas impuestas por el Califato Universal para salvar vidas. A buen seguro, llegarán más fatuas covidianas para salvarnos de la anunciada catástrofe, imponiéndonos nuevas medidas que causarán a su vez más muertes y más dolor: ningún sacrificio es suficiente para aplacar al Raudo Terrible Tanatovirus, hasta la llegada del Régimen Tecnocrático Mundial que nos salvará de nuestra mísera condición humana, transformándo en pseudohumanos transgénicos y cibernéticos al servicio de nuestros sabios redentores covidianos.

    El pecado capital de la Razón en el que algunos testarudos infieles nos empeñamos en recaer una y otra vez, será purificado también de la faz de la Tierra gracias a la sabia devoción del estudioso de la Ética y acólito covidiano Parker Cruthfield, quien ha propuesto la administración forzosa de píldoras de correción moral para apagar la efervescencia sediciosa de los infieles que se niegan a llevar burka mascarilla y obedecer otros mandamientos covidianos.

    En última instancia, el problema de quienes nos negamos a que nuestra humanidad y la del prójimo nos sea arrebatada, es que tenemos que afrontar el hecho de que la libertad no se defiende pidiendo por favor a nuestros agresores que dejen de atacarnos. Nuestros agresores actúan siguiendo sus propios intereses, por muy antihumanos que sean y, por tanto, difíciles de comprender para nosotros, obstinados en considerarnos seres humanos en lugar de ganado que controlar con microchips, mover de un sitio a otro al antojo del capataz, ordeñar y sangrar hasta la última gota y, eventualmente, sacrificar para adaptar el número de cabezas a la nueva capacidad de la granja rediseñada de acuerdo con nuevos principios y tecnologías de gestión.

    Y cómo nos consumía el lamento, después, en los campos [de concentración], al pensar: ¿Cómo hubieran cambiado las cosas si cada agente de seguridad, al salir de noche a realizar un arresto, tuviera que despedirse de su familia afrontando la incertidumbre de saber si podría regresar vivo o no? O si, durante los periodos de arrestos masivos, por ejemplo en Leningrado, cuando detuvieron a un cuarto de la población total de la ciudad, la gente no se hubiera quedado simplemente agazapada en sus casas, palideciendo de terror con cualquier ruido en el portal y cada pisada en las escaleras, sino que hubiera comprendido que no tenían nada que perder y hubieran tenido la audacia de preparar emboscadas en el portal con media docena de vecinos armados con hachas, martillos, atizadores o cualquier otra arma improvisada que estuviera a mano. La policía comunista habría sufrido muy rápidamente una escasez de agentes y medios de transporte y, a pesar de la sed [de sangre] de Stalin, ¡la detestable maquinaria se habría parado! Si… si… No amamos la libertad lo suficiente. Más aún, no éramos conscientes de la situación real… Simple y llanamente merecimos todo lo que vino después.

    Aleksandr I. Solzhenitsyn
    .

    El método de resistencia preferible es el de Vladimir Bukovsky, puesto que es de bajo coste y no requiere recurrir a la violencia defensiva. Desgraciadamente, me temo que no sea de fácil aplicación para detener el ataque que estamos sufriendo.

    Saludos,
    Jubal

    • Errata. Debería decir: «…
      Errata. Debería decir: «… transformándonos en pseudohumanos transgénicos y cibernéticos al servicio de… «

  7. Noticiario covidiano, número
    Noticiario covidiano, número 666

    Escuchemos las palabras del profeta:

    Gradualmente, mediante crianza selectiva, las diferencias innatas entre gobernantes y gobernados se acrecentarán, hasta que se conviertan en especies prácticamente diferentes. Una sublevación de la plebe será tan inconcebible como una insurrección organizada de las ovejas contra la práctica de comer cordero. –Bertrand Russell, The Impact of Science on Society (1953)

    Tras los preparativos de los últimos lustros, el Califato Covidiano Universal ha decidido que la hora de hacer realidad la visión del profeta Bertrand Russell ha llegado. Dejad atrás vuestra mísera condición humana, abrazad el Nuevo Reino y, los que no os tranforméis en polvo, transformaos en transhumanos transgénicos y cibernéticos. Desoíd a los infieles que tratan de apartaros del camino de la salvación:

    Pharma has over 170 COVID vaccines in development, but Gates and Fauci pushed Moderna’s “Frankenstein jab” to the front of the line. Scientists and ethicists are sounding alarms. The vaccine uses a new, untested, and very controversial experimental RNA technology that Gates has backed for over a decade. Instead of injecting an antigen and adjuvant as with traditional vaccines, Moderna plugs a small piece of coronavirus genetic code into human cells, potentially altering DNA throughout the human body and reprogramming our cells to produce antibodies to fight the virus. It’s possible that Moderna’s genetic alterations could be passed down to future generations. In January, The Geneva Statement, the world’s leading ethicists and scientists, called for an end to this kind of experimentation.–Robert F. Kennedy, Jr.

    Recordad, hermanos, que la Palabra Covidiana os hará libres:

    This brings me to the question of what exactly a vaccine is and what exactly is in the concoctions being injected into people today as well as the witches’ brews currently under development.

    […]

    Whatever the ingredients of vaccines have been to date, nothing is more bizarre and unsettling than the proposals of what might be included in them in the future. Strategies—already well-funded and well on the way—include brain-machine interface nanotechnology, digital identity tracking devices, and technology with an expiration date that can be managed and turned off remotely. One report indicates that the Danish government and U.S. Navy had been paying a tech company in Denmark to make an injectible chip that would be compatible with one of the leading cryptocurrencies.

    I was recently reading Mary Holland’s excellent 2012 review of U.S. vaccine court decisions («Compulsory vaccination, the Constitution, and the hepatitis B mandate for infants and young children,» Yale Journal of Health Policy, Law, and Ethics) and I froze and thought, «Why are we calling the injectibles that Bill Gates and his colleagues are promoting ‘vaccines’? Are they really vaccines?»

    […]

    If you look at what is being created and proposed in the way of injectibles, it looks to me like these technological developments are organized around several potential goals.

    The first and most important goal is the replacement of the existing U.S. dollar currency system used by the general population with a digital transaction system that can be combined with digital identification and tracking. The goal is to end currencies as we know them and replace them with an embedded credit card system that can be integrated with various forms of control, potentially including mind control. […] The managers of the dollar system are under urgent pressure to use new technology to centralize economic flows and preserve their control of the financial system.

    Just as Gates installed an operating system in our computers, now the vision is to install an operating system in our bodies and use «viruses» to mandate an initial installation followed by regular updates.

    Now I appreciate why Gates and his colleagues want to call these technologies «vaccines.» If they can persuade the body politic that injectible credit cards or injectible surveillance trackers or injectable brain-machine interface nanotechnologies are «vaccines,» then they can enjoy the protection of a century or more of legal decisions and laws that support their efforts to mandate what they want to do. As well, they can insist that U.S. taxpayers fund, through the National Vaccine Injury Compensation Program, the damages for which they would otherwise be liable as a result of their experiments—and violations of the Nuremberg Code and numerous civil and criminal laws—on the general population. The scheme is quite clever. Get the general population to go along with defining their new injectible high-tech concoctions as «vaccines,» and they can slip them right into the vaccine pipeline. No need to worry about the disease and death that will result from something this unnatural delivered this quickly. The freedom from liability guaranteed by the PREP Act through the declaration of an emergency—and the ability to keep the emergency going through contact tracing—can protect them from liability for thousands if not millions of deaths and disabilities likely to follow such human experimentation. Ideally, they can just blame the deaths on a virus.

    A colleague once told me how Webster’s Dictionary came about. Webster said that the way the evildoers would change the Constitution was not by amending it but by changing the definitions—a legal sneak attack.

    […]

    The perpetrators of this fraud are trying a very neat trick—one that will help them go much faster and cancel out a lot of risk—at our expense. I understand why they are doing it.

    What I don’t understand is why we are helping them. Why are we acquiescing in calling these bizarre and deeply dangerous concoctions «vaccines»? –Catherin Austin Fitts

    .

    Jubal


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

El lenguaje económico (XXXVII): salario

El salario es un precio (información) y también la cantidad de dinero (y otros beneficios no monetarios) que se percibe por realizar un específico trabajo. El trabajo no es una mercancía, pero su precio «se determina en el mercado del mismo modo que se fijan los precios de las mercancías»