Skip to content

Tim Robbins carga contra los medios por ocultar la censura del Gobierno

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

John Miltimore. Este artículo fue publicado originalmente en FEE.

Tim Robbins ganó un Oscar en 2004 por encarnar a una víctima de dos terribles crímenes en el drama policíaco neo-noir Mystic River. El lunes, Robbins dejó claro que no se conforma con ser una víctima silenciosa.

En un tuit que llegó a casi tres millones de personas en 24 horas, el veterano demócrata y partidario de Bernie Sanders arremetió contra los demócratas que amenazaron con encarcelar al periodista Matt Taibbi tras su testimonio en el Congreso sobre los archivos de Twitter.

«Un momento vergonzoso»

«Es un momento vergonzoso para los demócratas y la prensa ‘libre'», escribió Robbins. «Están perdiendo cualquier atisbo de credibilidad que tuvieran, malditos idiotas».

Los comentarios de Robbins tienen su origen en una carta publicada la semana pasada por el periodista de investigación Lee Fang, que mostraba a la representante Stacey Plaskett, demócrata de Virginia, amenazando con un proceso penal contra Taibbi, de quien afirmó falsamente que había mentido bajo juramento durante un reciente testimonio en una audiencia del Congreso titulada «Arma del Gobierno Federal en los archivos de Twitter.»

Taibbi es uno de los periodistas a los que se dio acceso a los archivos de Twitter, que mostraban un amplio esfuerzo del gobierno federal por controlar y censurar la información a gran escala (incluso cuando era cierta).

Una masiva operación de censura

Robbins elogió ese reportaje, destacando a Taibbi, así como a los periodistas Bari Weiss y Michael Shellenberger (a quienes Robbins citó en Twitter).

«Recientemente, periodistas independientes (…) han estado sacando a la luz una operación de censura masiva por parte del gobierno estadounidense para controlar el contenido en las redes sociales y eliminar cualquier voz disidente», escribió Robbins. «Podría ser la historia más importante relacionada con nuestras libertades personales en EE.UU. y está siendo enterrada. Los principales medios de comunicación no sólo han ignorado la historia, sino que ahora atacan a los periodistas…»

Los medios se convierten en fontaneros

Los comentarios de Robbins se producen pocos días después de la detención de Jack Teixeira, un guardia nacional de Massachusetts de 21 años acusado de filtrar documentos secretos del gobierno.

Teixeira, que permanece detenido y se espera que comparezca ante un tribunal de Boston el miércoles, fue puesto entre rejas con la ayuda de The New York Times y The Washington Post, que ayudaron al Pentágono en su búsqueda.

Las acciones son un marcado contraste con los Papeles del Pentágono, que fueron publicados por el Times en 1971 y le valieron un Premio Pulitzer por exponer los secretos y mentiras del gobierno sobre la guerra de Vietnam.

Muchos han señalado la ironía de que el Times trabaje de repente con el gobierno para tapar las filtraciones, como los fontaneros de Richard Nixon en la época del Watergate.

Thomas Jefferson

«Literalmente todos los días, las grandes corporaciones mediáticas… publican filtraciones de información clasificada de funcionarios anónimos», señaló el periodista Glenn Greenwald, ganador del Premio Pulitzer. «¿Cuál es la diferencia entre ellos y Jack Teixeira? Los medios publican lo que el Gobierno les ordena».

Estas revelaciones son muy preocupantes. En la escuela nos enseñan que el Cuarto Poder es uno de los grandes protectores de la libertad. Thomas Jefferson dijo una vez que «nuestra libertad depende de la libertad de prensa».

Por desgracia, aunque todavía hay algunos periodistas valientes que trabajan en los medios corporativos y que están dedicados a la verdad y a la responsabilidad del gobierno, parece que las instituciones de los medios de comunicación han sido en gran medida cooptadas por el Estado.

Los estudiosos de la historia de la CIA no se sorprenderán por ello. En su exitoso libro The Devil’s Chessboard (El tablero del diablo), David Talbot describía la eficacia de la agencia a la hora de sembrar historias en unos medios dóciles durante los años de Dulles.

Murray Rothbard

Parece que las cosas no han hecho más que empeorar desde entonces. La mayoría de los medios parecen ser poco más que lo que el economista Murray Rothbard describió como Intelectuales de la Corte, sirvientes obedientes del gobierno «cuya tarea es embaucar al público para que acepte y celebre el gobierno de su Estado particular». (Y son recompensados con acceso, primicias y contratos de libros por ello).

El hecho de que los medios de comunicación no salieran en defensa de Taibbi después de recibir amenazas manifiestas de encarcelamiento por su trabajo en la exposición de los esfuerzos del gobierno para subvertir la Primera Enmienda, junto con la ayuda del Times y el Post al Pentágono en la búsqueda de Teixeira, no son signos de un florecimiento de los medios de comunicación independientes.

Instrumento para la censura

En palabras de Robbins, en lugar de un control del poder gubernamental, los medios corporativos se han convertido en el «brazo matón de censura del gobierno».

Enderece este barco para recuperar la libertad de prensa y de expresión no será fácil, pero el actor de Cadena perpetua ofrece una pista sobre por dónde podríamos empezar.

«Por cierto, #FreeAssange», escribe Robbins.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

Begoña Gómez: crimen y castigo

Miriam González: «Si yo hubiera hecho lo mismo que Begoña Gómez cuando mi marido era vicepresidente del gobierno británico, me habrían quemado en Trafalgar Square».