Skip to content

Una breve guía sobre la inteligencia artificial

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

La inteligencia artificial es la habilidad de una máquina para realizar actividades cognitivas que normalmente asociamos a los humanos.

Entender los cambios que nos acechan para reconocerlos, asimilarlos y aprovecharnos de ellos es algo necesario si queremos garantizar nuestra supervivencia profesional y personal. Ya hemos hablado acerca de la robotización y automatización de muchas de las tareas que hoy hacemos de forma manual y dimos las razones por que no debemos estar atemorizados. En este artículo hablaremos del concepto más general de la inteligencia artificial.

¿Qué es la IA?

Se define la IA como la habilidad de una máquina para realizar actividades cognitivas que normalmente asociamos a los humanos. Algunas de estas actividades son, por ejemplo, razonar, aprender, resolver problemas o interactuar con el entorno. Ejemplos de tecnologías utilizadas en la vida real incluyen la automatización y robotización de procesos incluyendo los vehículos autónomos, los agentes virtuales, la traducción simultánea o el aprendizaje automático.

Orígenes de la IA

La IA no es algo nuevo ni mucho menos, en 1943 Warren McCullogh y Walter Pitts publican “A logical calculus of the ideas immanent in nervous activity”, donde se propone el primer modelo matemático de una red neuronal artificial aunque sin demasiada repercusión.

En 1950 empieza a crecer la repercusión con la publicación del artículo “Computing Machinery and Intelligence” de Alan Turing considerado uno de los padres de la IA. Aquí se profundiza sobre la posibilidad de que una máquina pueda imitar el comportamiento de la mente humana. Además se establece el famoso test de Turing con el objetivo de determinar si una máquina puede ser considerada inteligente o no, es decir, permite testear los sistemas de IA.

El nombre y concepto de inteligencia artificial lo adopta el profesor de matemáticas de la Universidad de Dartmouth John McCarthy en el año 1956 en un trabajo y posterior conferencia realizada en Darmouth junto con Marvin Minsky, Nathan Rochester y Claude Shannon. A la misma asistieron también otros grandes investigadores que años más tarde realizarían contribuciones fundamentales a la materia.

A finales de los años 50, Josehp Engelberger y George Devol fabrican el primer robot industrial de la historia, el Unimate, que se instaló en una cadena de montaje de General Motors en 1961.

En 1996 Deep Blue, un súper ordenador creado por IBM fue la primera máquina en lograr ganar a un campeón vigente de ajedrez. Años más tarde, en 2011, de nuevo IBM a través de Watson, captó la atención del público al ganar el concurso de preguntas estadounidense Jeopardy! ante dos de los mejores concursantes de la historia del programa.

Desde entonces, Watson de IBM es una de las referencias de los sistemas cognitivos, aprendizaje automático, comprensión de lenguajes naturales y razonamiento.

Más recientemente, en 2015, AlphaGo de Google se convirtió en la primera máquina en ganar a un jugador profesional del juego de mesa Go en un tablero de 19×19.

Los dos paradigmas de la IA

El objetivo de la IA es hacer computacional el conocimiento humano mediante uno de los dos paradigmas que compiten entre sí: el paradigma simbólico y el conexionista. Ninguno de los dos puede, de forma aislada, responder completamente a los principales problemas que presenta la IA ya que cada uno tiene sus fortalezas y debilidades.

  • El paradigma simbólico (clásico): desarrollo de modelos utilizando modelación simbólica. El cálculo se basa en representaciones explícitas y a través de la lógica matemática.
  • El paradigma conexionista: surge como respuesta a la insatisfacción con el paradigma clásico, especialmente su incapacidad de manejar procesos flexibles y robustos de forma eficiente. El modelo conexionista es auto programable por aprendizaje y se basa en una gran cantidad de modelos funcionando en paralelo, pero a su vez interconectados con una especie de red neuronal artificial.

Tipos de IA

Los avances en estos campos, así como la mayor potencia computacional, permiten la evolución de la inteligencia artificial desde máquinas muy simples a otras auto-conscientes. A continuación, un breve repaso sobre dónde se encuentra la IA actualmente y hacia donde podría dirigirse en el futuro basándonos en cuatro tipos de IA:

  • IA reactiva: es la forma más básica de IA, percibe lo que le rodea basándose en lo que puede observar y no tiene consciencia de un mundo más amplio. No conserva memoria por lo que no se puede basar en experiencias pasadas para tomar decisiones. Principalmente se especializa en un área específica. Ejemplos: Deep Blue o AlphaGo.
  • De memoria limitada: en este caso sí que se toman las experiencias pasadas y se añaden a una mayor representación y consciencia del universo. Tiene la memoria suficiente para tomar las decisiones más acertadas en cada momento y para ejecutarlas. Ejemplos: vehículos autónomos o los chatbots.
  • La teoría de la mente: tiene la capacidad de entender los sentimientos, pensamientos, intenciones y expectativas que afectan al comportamiento humano y les permite interactuar socialmente. Este tipo de IA aún está en fase de experimentación y necesita madurar, pero podría ser el siguiente tipo de máquinas inteligentes. Ejemplos: C-3PO y R2-D2 o Sonny de la película Yo, Robot.
  • De consciencia propia: sería un paso más allá del tipo anterior. En este caso las máquinas son conscientes de su propio ser y de su estado interior, pueden predecir los sentimientos de otros, realizar abstracciones e inferencias. Son la futura generación de computadoras: súper inteligentes, sensibles y conscientes.

2 Comentarios

  1. Del parecer al ser sigue
    Del parecer al ser sigue habiendo un insoslayable largo trecho

  2. Ya que menciona a C-3PO, R2
    Ya que menciona a C-3PO, R2-D2 y Sonny, ¿en que tipo de IA cabría clasificar a HAL 9000 y SkyNet?

    COO Adam Selene & CSO Simon Jester


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

H.L.A. Hart y la separación entre Derecho y Moral

En nuestras entregas anteriores, nos referimos a las críticas de H.L.A. Hart sobre la Teoría Imperativa del Derecho (mejor sintetizada por John Austin), y quedaba pendiente exponer cómo Hart, por