Skip to content

Una singladura apasionante: leer a D. José Barea Tejeiro

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

A raíz del reciente fallecimiento de Don José Barea Tejeiro, mi hijo Javier Pérez Bódalo me propuso dejar en negro sobre blanco mis impresiones sobre este insigne estudioso de lo público que tuve la suerte de conocer. No me considero digno de presentar a D. Jose (Málaga, 1923-Madrid, 2014), ni de intentar acometer su rica y vasta biografía. Ha pertenecido y pertenece a la aristocracia de la inteligencia, y solo me atreveré con un aspecto muy concreto de su ingente labor intelectual (Hacienda Pública, Economía y Seguridad Social -pensiones, asistencia sanitaria y servicios sociales-). Estamos ante una de las grandes mentes de la economía española del s. XX, un pensador que demostró a lo largo de toda su vida profesional un abnegado servicio a España, ayudando a todos los Gobiernos que se lo pidieron, fuese cual fuese el partido gobernante.

En el curso de las IV Jornadas Técnicas de Seguridad Social, que organizó en 2007 la Asociación Profesional del Cuerpo Superior de Técnicos de la Seguridad Social en el Hotel BALI de Benidorm (Alicante), Don José Barea Tejeiro dictó una interesante ponencia sobre «LOS ASPECTOS ORGANIZATIVOS Y FINANCIEROS DE LA SEGURIDAD SOCIAL DEL FUTURO«, precisamente. Como presidente que fui de dicha Asociación durante unos diez años y organizador de las cinco Jornadas Técnicas celebradas (Castellón, Madrid, La Manga del Mar Menor, Benidorm y Toledo), tuve la suerte y el honor de conocer y charlar con dicho sabio en varias ocasiones. Esa calificación como sabio es el principio del comienzo.

Empieza su ponencia –presentada como un artículo, que es de «los que hay que leer«-, aludiendo a los dos informes que, tanto el Ministro de Trabajo de UCD (Alberto Oliart) como Enrique Fuentes Quintana, le pidieron sobre la Reforma de la Seguridad Social. En ambos casos, el Gobierno no los aceptó, por «falta de capital político» –del mismo Gobierno-, según arguyeron.

No es el primer sabio español dotado con una mente superior que ha sido víctima de varias gélidas Kristallnacht («noche de los cristales rotos») intelectuales y morales que precedieron a otra realidad, como es el falsario Club de los Poetas Muertos (para no pocos, una película insustancial). Cuando ya no puedan hablar, ni siquiera sonreír, una vez fallecidas dichas personas, que son mentes que destacan donde sea y en lo que sea, y con muchas más razones si son mentes superiores, suele tributárseles homenajes sin cuento (algunos auspiciados por quienes los torturaron en vida, o sus descendientes ideológicos, que además no han leído ni entendido nada de sus magníficas aportaciones). Supongo que resulta evidente que es otra de las costumbres que irritan a muchos, entre los que me encuentro.

Volvamos al genio. Me impresionaron muchas circunstancias, como su bonhomía, sencillez y una extraordinaria claridad de ideas, pero me fijé particularmente en uno de los pilares o muros maestros de su extraordinario y sólido mobiliario mental. Era algo tan aparentemente ajeno como es la Contabilidad Nacional. Su profunda visión contable, conocida y dominada por el prof. Barea de una manera ciertamente inimaginable, no dejaba indiferente a nadie. Más concretamente, era tal su conocimiento pormenorizado del Plan Nacional Contable que siempre me pareció que había sido su verdadero creador. Lo conocía como un padre, mejor, una madre, a sus hijos. Así, consideraba con total naturalidad las finanzas y los principios inspiradores del Sistema español de Seguridad Social a la luz de algo tan aséptico como es la Contabilidad Nacional. Como consecuencia, recorría caminos, inexplorados por casi todos, para deducir sin ambages muchas circunstancias, postulados y contradicciones, perpetuadas todas ellas en el tiempo. No son pocos los que pretenden sin éxito lo mismo y recurren irreflexivamente a diversos atajos tramposos.

De particular interés son sus reflexiones, tras multitud de ideas brillantes contenidas en las páginas anteriores, recogidas en el último tercio de su Ponencia, donde aborda diferentes propuestas para hacer viable la Seguridad Social del futuro. Examina, en primer lugar, el paso directo desde el actual sistema de reparto al sistema de capitalización y, a continuación, el paso a un sistema mixto reparto-capitalización, gestionado el de capitalización por el sector privado. En cada caso, expone pormenorizadamente las razones por las que las anteriores propuestas, que parecen las panaceas tal como están planteadas, son a su juicio inviables. Pero a continuación aporta la solución para pasar del sistema de reparto al de capitalización sin incidir en el déficit, en la deuda y en la presión fiscal. Una razón de peso más para leerlo.

Se trata de una singladura apasionante, que ha de arrostrarse sin miedo, dispuestos, eso sí, a reconocer en secreto nuestras carencias frente a una mente tan superior e inalcanzable y también dispuestos a leerlo las veces que cada uno necesite sin necesidad de decirlo ni de reconocérselo a nadie.

En esta ponencia dejó claro a todos los que tuvimos la suerte de escucharle que el futuro de nuestro sistema de pensiones pasa por un cambio muy importante de mentalidad y de expectativas. Algo que hoy, siete años después, vemos cada vez más claro, pero nada se mueve a causa de la insoportable levedad del ser de unos, del imperturbable dolce far nientede otros y de la pesada opresión de los intervencionistas. España ha perdido a uno de sus grandes economistas. Quizás sea hora de que tomemos su ejemplo. No solo su ejemplo, sino dar a conocer su ingente obra.



José Eduardo Pérez Madrid es Doctor en Ciencias de la Información (Universidad de Navarra, 1990); Licenciado en Derecho (UCLM, 2007); Cuerpo Superior de Técnicos de Seguridad Social (1983, en activo)

Para disfrutar con «LOS ASPECTOS ORGANIZATIVOS Y FINANCIEROS DE LA SEGURIDAD SOCIAL DEL FUTURO«, PULSE AQUÍ (http://www.foross.org/author/barea-tejeiro/). Esta Ponencia se publicó en el número 18/19 de FORO DE LA SEGURIDAD SOCIAL (2007)

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

Sobre la libertad económica en Europa

Según el último Índice de Libertad Económica publicado por la Heritage Foundation, algunos países europeos se encuentran entre los primeros lugares a nivel mundial.

Viviendo en Ancapia

En esta sociedad, los servicios actualmente provistos por el Estado, como seguridad, defensa nacional, sanidad, justicia e infraestructuras, serían proporcionados por entidades privadas de manera voluntaria y competitiva en el libre mercado.

H.L.A. Hart y la separación entre Derecho y Moral

En nuestras entregas anteriores, nos referimos a las críticas de H.L.A. Hart sobre la Teoría Imperativa del Derecho (mejor sintetizada por John Austin), y quedaba pendiente exponer cómo Hart, por