Skip to content

Venezuela. ¡Eso aquí no va a pasar!

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Algo está pasando en la política española que nos recuerda la Venezuela de Chávez en sus inicios.

Todo comenzó cuando el 56% de los votantes venezolanos votó por Chávez en 1998. Confiábamos que en que éramos diferentes al resto de Latinoamérica, que este era un país con instituciones sólidas y que no había forma de alterar la alternabilidad en un país pacífico, democrático y antimilitarista. Pero, a medida que el nuevo presidente fue enseñando los dientes y haciendo pequeños adelantos de lo que ya tenía preparado desde mucho antes de la intentona golpista de 1992, los venezolanos empezamos a escuchar ruidos que alertaban sobre cómo habían empezado las cosas en Cuba. Eso aquí no va a pasar, es imposible. No somos Cuba. Ya estamos acostumbrados a vivir en la abundancia y tenemos 40 años de democracia. No sabemos vivir de otra manera. Pero en 1999, cuando Chávez promulgó su propia constitución, se prendieron las alarmas.

Para muchos, esta nueva carta magna no era más que un engendro. Promovía cinco poderes públicos nacionales: Legislativo, Ejecutivo, Judicial, Ciudadano y Electoral. Creó más poderes que ninguna otra constitución, él, que precisamente odiaba la división de poderes.

A través del voto popular, todavía montado sobre una ola de popularidad y beneficiándose de los crecientes precios petroleros fue concentrando cada vez más poder y erosionando las instituciones que parecían sólidas e indestructibles. Socavó la independencia judicial, y armando un poder electoral, más parecido a un ministerio, fue avanzando en su proyecto personalista, a medida que eliminaba todos los contrapesos de la democracia. Arrasaba con todo lo que le estorbaba, nacionalizaba bancos, cerraba medios de comunicación, expropiaba empresas, apresaba opositores y perseguía periodistas.

Su populismo no tenía precedentes en la historia política del país, el gasto público fue su chequera para comprar votos y conciencias. Gastaba a manos llenas, mientras mayores eran los precios del petróleo también crecía la deuda pública. Para ganar elecciones hacía uso de toda la logística y recursos financieros de Petróleos de Venezuela y demás recursos públicos. El fin justificaba los medios. No sólo quería salvar el país sino que ¨había que salvar el planeta¨, decía en sus alocuciones. Como buen populista, para él no había adversarios políticos, todos eran enemigos: ¨Había que freírles la cabeza en aceite¨.

A pesar de contar con mayoría en el parlamento, este le otorgaba leyes habilitantes para que gobernara por decreto. Hasta someter las leyes a su propio parlamento le fastidiaba. Al final de su mandato en 2012, la Asamblea Nacional había cedido sus atribuciones al Ejecutivo y este había dictado 178 decretos leyes en 11 años. Todas las leyes estaban dirigidas a proponer más controles a la banca, los medios de comunicación, las universidades y restar competencias a los Gobiernos regionales y locales. Ya no cabía ninguna duda, los opositores alertaban que se había consumado un ¨golpe de Estado desde el propio Estado¨.

Pocos venezolanos fueron capaces de prever lo que aconteció con posterioridad. Quién podía suponer que la Venezuela saudita terminaría hambrienta como Cuba, sin gasolina o con 5 millones de venezolanos cruzando las fronteras, mendigando refugio en cualquier país que fuera capaz de acogerlos.

Los comunistas tienen la virtud de esconder sus verdaderas intenciones. El Foro de Sao Paolo, en el caso latinoamericano, giró las instrucciones para que cada quien en su país hiciera los deberes, tomara el poder por las buenas, con los propios mecanismos democráticos, y después lo amarraran con una constitución que hiciera imposible el desmontaje de la trampa. Reelección indefinida para todos los que lograran hacerse con el poder, esa era la intención.

Una vez que Hugo Chávez se declaró marxista e impuso la consigna “patria, socialismo o muerte”, el país se llenó de asesores comunistas. Algunos ya llevaban tiempo cobrando. Entre los más conocidos, que no tenían reparos en presentarse en la televisión pública, que ahora era exclusivamente del partido del Gobierno, podíamos ver al flamante vicepresidente actual del Gobierno de España: Pablo Iglesias.

Al igual que lo hacía su socio Hugo Chávez, el vicepresidente español, aunque ha sido un firme defensor del régimen venezolano, también ocultó sus verdaderas intenciones. En fecha 06-06-2016, el diario ABC publicó un reportaje, firmado por el periodista Roberto Pérez, titulado “Así camufla Podemos su plan comunista”. Hacía mención a que su imagen no refleja sus ideales, dicen no ser de izquierdas ni de derechas, pero ocultan su ideología radical. Su objetivo está planificado de antemano: conquistar el poder, poner en práctica el comunismo y acometer un nuevo proceso constituyente que  derribe el actual régimen constitucional. Todo ello fue declarado por Pablo Iglesias, dice el informe del periodista Pérez, escasos meses antes de que naciera Podemos en una charla que impartió en Zaragoza en unas jornadas de las juventudes comunistas.

Decía Iglesias que había que cuidar mucho el lenguaje. Era mejor presentarse como demócratas porque “mola” más. La palabra dictadura no mola, aunque sea dictadura del proletariado. “Hay que ocupar los espacios de la sociedad civil, el deporte, la cultura, el cine…”.

Muchos españoles no creyeron que Pablo iglesias llegara al poder, aunque fuera con la cuota que ahora tiene con el PSOE de Pedro Sánchez. Mucho menos creyeron que pudiera influir en las instituciones democráticas españolas como lo ha venido haciendo. Su plan es a largo plazo. Busca desmontar los poderes del Estado que tanto le estorban e imponer el abuso autoritario. Dentro de sus objetivos para consolidarse en el poder siempre defendió el pacto con los independentistas. Ahora se pone de manifiesto cuando facilita y promueve el pacto con ellos y con los herederos del brazo político de ETA.

Algo está pasando en la política española que nos recuerda la Venezuela de Chávez en sus inicios. En España también “puede pasar”. No es casual que la nueva fiscal general sea una exministra del Gobierno de Sánchez. Esto se parece a la politización de la justicia en Venezuela, donde Maduro colocó a un delincuente de su partido al frente de esa importante institución. La inspiración bolivariana del Gobierno de coalición es notoria. Han aprovechado la pandemia para imponer esa visión. Ahí tenemos la presión a la justicia, la falta de transparencia en las decisiones, la ausencia de explicaciones al Congreso de las actuaciones del Ejecutivo, la multiplicación de ministerios y comisiones asignadas a dedo, las puertas giratorias en empresas públicas, el uso excesivo de los decretos o la agresión a instituciones como la Guardia Civil y los tribunales. Por otro lado, la insistencia de Iglesias en que él es el padre del “escudo social” nos recuerda al Chávez socorrista de los desvalidos que hizo todo lo posible por crear un Estado asistencialista que garantizara la fidelidad permanente de los votantes y la dependencia absoluta de las dádivas del Estado.

5 Comentarios

  1. ANONIMOUS 05/06/2020 – 19:47
    ANONIMOUS 05/06/2020 – 19:47 (comentario reproducido del que este ‘individuo español de la LOGSE’ hizo a «Venezuela: Estado de alarma»: https://www.juandemariana.org/ijm-actualidad/analisis-diario/venezuela-estado-de-alarma
    Sólo les puedo decir, desde sus Think thanks expandiendo sus ideas corrosivas y justificando el terrorismo cuando es a gobiernos legítimos como el de Venezuela que ustedes condenan, por más que ladren, utilicen su dinero para financiar medios de comunicación afines, el pueblo es consciente que son ustedes unos parásitos, y por más cátedra que sienten desde sus alcobas, que sepan que ya estamos abriendo las grandes alamedas y que esta crisis la van a pagar ustedes.

    El Pueblo

    • Nuestra única bandera es la
      Nuestra única bandera es la libertad. Somos enemigos del terrorismo, por eso combatimos regímenes como el venezolano, donde se refugian con todos los beneficios que le concede el Estado venezolano, Hezbola, las FARC, ELN, prófugos de ETA y toda clase de plagas asesinas que deambulan sin patria por el mundo. Ahí han encontrado refugio y matan venezolanos, contrabandeando con oro, gasolina y metales preciosos bajo la vista gorda del Estado fallido venezolano. Todos estos grupos parasitan en ese país. Al igual que lo hacen los cubanos disfrazados de médicos. Los comunistas siempre han vivido de los demás. A Cuba se le acabó la URSS y miró hacia Venezuela y hoy vive de la carroña de ese pobre país.

  2. Ciertamente en España estaban
    Ciertamente en España estaban pasando cosas que recuerdan a cosas que sucedieron en Vzla., en aquella Vzla. que fue destruida mucho antes del advenimiento de Chavez a la Presidencia del país. En España ha estado sucediendo lo que comenzó a suceder en los años 70 en Vzla., cuando los otrora Socialdemócratas decidieron que disfrazándose de demócratas y alternando gobiernos conchupantes con la Democracia Cristiana, podían adueñarse del país, y en vez de seguir construyendo una Vzla. de clase media esperanzadora, con oportunidades para todos, se decantaron, como parecía estar sucediendo recientemente en España, por una Vzla. para ellos, donde solo ellos tuvieran oportunidades, donde solo ellos disfrutaran de las riquezas del país, etc., ¿cómo lo hicieron?, pues, exactamente como lo estaban haciendo en España, transformando una excelente sanidad pública en una poco a poco pauperizada e ineficiente, que justificase el fortalecimiento de la privada, exteriorizando servicios, etc; llevando una muy buena educación pública a una muy deficiente, a la que le fuese imposible competir con la educación privada, tal como se han estado empeñando en hacer en España, acabando con la Seguridad Social, haciéndola tan ineficiente que prácticamente la desaparecieron justificándolo con su supuesta «insostenibilidad» y obligando a todos a tener que recurrir a pagarse Seguros privados, tal como han estado insistiendo en España para manipular a una cómoda y desprevenida opinión pública. El problema de la degradación de Vzla. no fue el chavismo, como nos lo quieren hacer creer a todos, y desgraciadamente algunos se creen. El problema que trajo el chavismo a Vzla. no fueron sus políticas sociales, que eran muy buenas para todos los venezolanos, el problema ha sido la guerra sin cuartel que ha tenido que enfrentar, de aquellos poderes internos y externos que estaban acostumbrándose desde hacía ya muchos años, a manejar al país como si les perteneciera. Lastimosamente son fuerzas muy poderosas y con capacidad de hacer mucho daño. Pero si alguna culpa ha tenido el chavismo en la desgracia venezolana, ha sido solo la de querer poner coto a los sinvergüenzas de siempre… que son los mismos que ahora no quieren que se los pongan en España.

  3. Las “buenas políticas
    Las “buenas políticas sociales” de Chávez son parte de un plan previamente diseñado en el Foro de Sao Paolo de tendencia comunista. Este Foro partía del principio de que los comunistas no deberían seguir asesinando gente inocente para llegar al poder. Esa vía estaba agotada. La caída de la URSS exigía nuevas estrategias. Por lo tanto, qué mejor que valerse de las propias estructuras democráticas, no para mejorarlas y corregir sus fallas sino para destruir todas sus instituciones y sustituirlas por otras que hicieran posible gobiernos inamovibles y constituciones hechas a la carta para caudillos populistas que una vez en el poder murieran en el trono o dejaran un encargado, tipo Cuba o Corea. Chávez puso en práctica su plan y valiéndose del gasto público montó un oneroso sistema social donde todos los ingresos públicos crecientes se pusieron en práctica, aunque todos sabían que era inviable, como se ha demostrado, lo único importante era sostenerse en el poder y mantener una clientela amarrada. Aunque sabía que después se sostendría por medio del terror y la mentira. Hoy en día quieren lavarle la cara a Chávez reconociendo la incapacidad de Maduro, pero lo que entró en crisis y arruinó el país no fue sólo Maduro sino la franquicia que le vendió a Chávez el Foro de Sao Paolo, o sea el populismo de izquierda y tal como lo admitió el propio Chávez el marxismo y su odio a la propiedad privada y a la libertad individual.

  4. Ricardo M. Rojas (2015)
    Ricardo M. Rojas (2015) «Resistencia no violenta a régimenes autoritarios de base democrática»:
    – Vídeo (UFM, 14 min.): https://newmedia.ufm.edu/video/conversacion-sobre-resistencia-no-violenta-a-regimenes-autoritarios-de-base-democratica/
    – Libro: https://www.unioneditorial.net/libro/resistencia-no-violenta-a-regimenes-autoritarios-de-base-democratica/
    Más que decir eso aquí no va a pasar, es preferible PREVENIR la implantación de un gobierno autoritario (que también puede ser de base democrática): Vigilar y monitorizar que los mecanismos de control funcionen, que la división de poderes funcione, que la libertad de expresión se respete, que las instituciones privadas intermedias puedan funcionar libremente. Monitorizar la contaduría de gastos, la acción del congreso, luchar por que exista la independencia del poder judicial, y evitar que esos mecanismos de control sean neutralizados. Hay muchos cursos de acción para ir sembrando los anticuerpos que eviten que ello suceda. Y también manifestándose de forma pacífica, y hasta silenciosamente. La difusión del conocimiento y de la información sobre lo que ocurre es fundamental. Las redes sociales tienen un rol muy importante. Cuando el gobierno va avanzando, hay que saber distinguir las fases. No violencia y cobardía son incompatibles. El dictador solo no puede nada, necesita recursos materiales y humanos. Hay que evitar que vaya minando (doblegando) la voluntad de las personas que deben acatar las órdenes para que el régimen se acabe implantando. Para ello hay que identificar el pequeño grupo de quienes toman realmente las decisiones y respecto de ellos hay que actuar (y distinguirlos de los que solo «trabajan para» el régimen porque no tienen otra alternativa). Y hay que elaborar una estrategia para defender los derechos individuales (sin ello… pasará como en Tian An Men).

    Por cierto, se ve la mano de la Fundación CEPS en el avance o expansión en el tiempo de esa plaga desde (Cuba y) Venezuela a Ecuador, Bolivia; Argentina; España…


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

Elecciones presidenciales en Venezuela. ¿Qué se puede esperar?

Por chavismo y gobierno me refiero lo que se conoce como «El Régimen», 4 agentes específicos que son los únicos que pueden impactar sobre el devenir político de Venezuela: Maduro y Cilia Flores (presidente y primera dama), Diosdado Cabello (vicepresidente del PSUV), los hermanos Rodríguez (cabezas de la asamblea nacional y las negociaciones) y Vladimir Padrino López (ministro de defensa).