Skip to content

Viejos errores de la nueva derecha

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Por Tyler Syck. Este artículo fue publicado originalmente en Law & Liberty.

La derecha estadounidense está inmersa en un conflicto complicado y cada vez más sucio. Por un lado está la nueva derecha, comprometida con el populismo político, la toma hostil del Estado y políticas económicas más comunitaristas. Enfrente está la vieja derecha, una mezcolanza de individuos comprometidos con un gobierno limitado, el libre mercado y una política exterior belicosa. La derecha está inmersa en el proceso, a menudo díscolo, de intentar recomponer una coalición funcional. Hay cierto margen para el debate y la negociación; al fin y al cabo, las coaliciones políticas nunca se mueven completamente al unísono, con principios perfectamente alineados. Pero algunas cosas son un puente demasiado largo. A veces hay que reconocer que ni siquiera una gran carpa puede abarcar absolutamente a todo el mundo. Muchas de las ideas de la nueva derecha pueden conducir a la bancarrota política e intelectual.

Nick Solheim

En ninguna parte es esto más evidente que en un reciente ensayo publicado por Nick Solheim para The American Mind. En el ensayo, Solheim intenta esbozar una base intelectual para la nueva derecha. Es una tarea loable para cualquier movimiento político, y debo felicitarle por su intento de reflexión. Sin embargo, a fin de cuentas, su ensayo es farragoso y filosóficamente confuso. A pesar de lo turbio de su argumentación, el argumento de Solheim tiene un tema discernible: el deseo de acabar con los fundamentos pluralistas del régimen estadounidense. Esta tarea despoja descaradamente el exterior conservador de la nueva derecha y revela la cámara más tiránica de su corazón.

La fascinante articulación de Solheim de los problemas de Estados Unidos no es, por supuesto, del todo errónea. En primer lugar, tiene toda la razón al señalar que nuestro momento actual está plagado de graves problemas políticos. Empresarios corruptos y unos medios de comunicación peligrosamente inconscientes parecen empeñados en desarraigar los cimientos mismos de la sociedad estadounidense. Sin embargo, Solheim pasa por alto hasta qué punto la retórica populista, tal como la utiliza en su propio ensayo, agrava aún más el problema. En lugar de alertar a la clase alta de la sociedad estadounidense sobre sus propias debilidades, la retórica de las élites contra el pueblo las pone instantáneamente a la defensiva. En resumen, Solheim olvida que pocas personas agredidas se sienten abiertas a cambiar sus puntos de vista y, si acaso, se inclinan por redoblar sus errores.

Un nuevo (viejo) estatismo

En segundo lugar, Solheim tiene razón al señalar que el Estado administrativo ha llegado para quedarse. Puede que no nos guste este hecho, pero ninguna nación del mundo puede funcionar sin algún tipo de estado administrativo. Solheim también tiene razón al señalar que la permanencia del Estado no implica que no pueda reformarse. Sin embargo, al esbozar las reformas que le gustaría ver, Solheim pierde un poco el hilo. Aboga por que las agencias vuelvan a contar con individuos que «representen verdaderamente a las personas a las que sirven». Si se sitúa esta petición en el contexto del resto del ensayo, resulta difícil creer que Solheim quiera realmente que los burócratas estén en sintonía con las opiniones reales del pueblo estadounidense. Dejando esto a un lado, sin embargo, uno no puede evitar sentirse desconcertado por lo mucho que Solheim pasa por alto el verdadero problema del actual estado norteamericano.

Hay que dejar claro que la gran mayoría del trabajo del Estado es totalmente inofensivo, incluso útil: garantizar que nuestra carne sea segura para comer, asegurar nuestras armas nucleares, etcétera. El problema son las pequeñas partes que no son inofensivas, las partes del Estado que pretenden invadir todas y cada una de las facetas de nuestras vidas y decir a la gente cómo tiene que vivir. Es precisamente esta parte del Estado la que presumiblemente desea asumir la nueva derecha, ya que es difícil imaginar que Solheim desee alcanzar sus objetivos políticos estableciendo normas para la pasteurización de la leche o comprobando la graduación de las carreteras.

A la virtud por el estatismo

En este sentido, Solheim no quiere tanto resolver los problemas que plantea el Estado norteamericano moderno como exacerbarlos. Afirma con acierto que la educación en Estados Unidos se ha visto atrapada con frecuencia en un malsano dogmatismo progresista. Sin embargo, esto no es producto de una inevitable deriva progresista, sino de la creación de un Estado regulador matonamente intervencionista. Solheim parece ver un plan de estudios conservador forzado en las escuelas como la única alternativa real al progresismo prepotente. Asimismo, el ensayo da a entender en gran medida que el Estado desempeña un papel adecuado en la perpetuación de las normas de género tradicionales. Como he señalado en otro lugar, este tipo de intentos estatistas de crear una sociedad virtuosa están condenados al fracaso, ya que fundamentalmente malinterpretan la naturaleza de la virtud.

En tercer lugar, Solheim tiene toda la razón al señalar que «las sociedades no se construyen sobre individuos, sino sobre hogares, congregaciones, ciudades y condados». Éstos son, en efecto, los cimientos de cualquier sociedad feliz y los bastiones de la libertad en nuestro mundo moderno. Ojalá Solheim no apoyara claramente la mentalidad exacta que está conduciendo a su prematura desaparición.

¿Un caudillo a favor de la subsidiariedad?

Inmediatamente después de defender las instituciones locales como el hogar de la verdadera civilización, afirma que lo que Estados Unidos realmente necesita es «un héroe», alguien cuya legitimidad no provenga de los votos, sino de la «búsqueda inquebrantable de una causa común» que «recompense a los amigos y castigue a los enemigos». Estos líderes autoritarios no son especialmente famosos por respetar la soberanía local. Si Solheim realmente quisiera promover la subsidiariedad, abogaría por líderes que cedan autoridad en lugar de apoderarse de ella. Porque estos pequeños pelotones se sostienen no imponiendo a la sociedad una concepción particular del bien común, como a Solheim claramente le gustaría hacer, sino cediéndoles esas cuestiones.

Un sofista de la nueva derecha que impone sus puntos de vista a una pequeña parroquia progresista de Massachusetts no es diferente de un activista progresista de California que impone sus puntos de vista a una iglesia conservadora de Alabama. Ambos socavan el poder de las instituciones intermediarias. Por supuesto, es posible que Solheim simplemente vea las comunidades locales que tanto aprecia como el mejor camino para imponer sus puntos de vista sociales en todo el país. Esto, al menos, daría coherencia a su posición política, aunque fuera más aterradora.

Contra el pluralismo

Sin embargo, aquí llegamos a la verdad última que subyace en cada paso en falso y falacia lógica que Solheim comete: su filosofía política está impulsada por un desprecio profundamente arraigado por el pluralismo. No puede digerir la idea de una nación en la que la gente no dé una respuesta uniforme a las cuestiones morales más importantes. No está dispuesto a considerar que una sociedad pueda funcionar sin un acuerdo firme sobre el género, la religión o el propósito de la vida humana. Su visión alternativa de Estados Unidos es la que resuelve todas las disputas morales difíciles colocando a las personas adecuadas en el poder, convirtiendo de nuevo a Estados Unidos en una «nación culturalmente homogénea».

Dejando a un lado el hecho obvio de que Estados Unidos siempre ha sido una de las naciones con mayor diversidad cultural de la historia moderna, no hay razón para creer que su visión crearía una nación próspera o virtuosa. Ni siquiera es necesario estar en desacuerdo con sus numerosos pronunciamientos morales para darse cuenta de ello, porque una sociedad que se basa en una visión moral sistemática y firme está condenada al conflicto perpetuo, tanto por la rebelión de los ciudadanos disidentes como por las potencias extranjeras desagradables. Las guerras religiosas de principios de la Edad Moderna o el cruel despotismo del Irán moderno deberían darnos una idea de en qué se convierte la vida cuando el Estado adopta una respuesta oficial a todas las cuestiones importantes.

El pluralismo y la Constitución

La ironía de todo esto es que, en la medida en que Estados Unidos tiene una única misión moral, es el pluralismo. Los artífices de nuestra Constitución comprendieron, mucho mejor que Solheim, que la era de la homogeneidad cultural estaba pasando rápidamente. La única alternativa era crear un marco social en el que personas que difieren en muchos aspectos importantes puedan aprender a convivir en armonía. Por eso nuestra Constitución funciona como lo hace, dando espacio a las comunidades locales para que definan por sí mismas la bondad, al tiempo que ofrece normas que impiden el maltrato.

Quizá sea injusto asociar el nuevo derecho a todos y cada uno de los argumentos de Solheim. Después de todo, difícilmente puede considerarse que un solo hombre represente a toda una escuela de pensamiento. Sin embargo, su ensayo da voz a muchas tendencias preocupantes entre los conservadores nacionales: la falta de voluntad para trabajar en pro de un compromiso pragmático, la imposición de una visión firme del bien común a través del aparato del Estado y la promoción de hombres fuertes mezquinos que inevitablemente arrollarán la democracia local. Los pensadores políticos y los activistas de todo signo deben oponerse a estas tendencias si desean restaurar verdaderamente la república estadounidense.

El espinoso camino del nacionalismo

El ensayo de Solheim también sirve como lección importante para quienes desean promover las ideas de la nueva derecha. Nos guste o no, el país no está dispuesto a ceder ante las tendencias nacionalistas. Para promover algunos de sus objetivos, los conservadores nacionales tendrán que unir fuerzas con los liberales localistas y los conservadores del establishment. Atacar el pluralismo y alabar la inflexibilidad política son exactamente las formas equivocadas de hacerlo.

Solheim concluye su ensayo con una nota positiva, argumentando que en todos los «esfuerzos, nuestro objetivo general no es retroceder a un pasado romántico, sino dirigir nuestra nación hacia un futuro que respete nuestras raíces históricas, defienda nuestro preciado modo de vida y promueva el bien común». Tales sentimientos deberían ser el objetivo de todos los movimientos políticos, y es al menos alentador saber que Solheim conoce las normas a las que deben atenerse todos los ideales políticos. Aunque no cumpla todos y cada uno de ellos.

Ver más

Contra la derecha identitaria. (José Carlos Rodríguez).

El gran problema de la derecha: salir del armario. (Ramón Audet).

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

Elecciones presidenciales en Venezuela. ¿Qué se puede esperar?

Por chavismo y gobierno me refiero lo que se conoce como «El Régimen», 4 agentes específicos que son los únicos que pueden impactar sobre el devenir político de Venezuela: Maduro y Cilia Flores (presidente y primera dama), Diosdado Cabello (vicepresidente del PSUV), los hermanos Rodríguez (cabezas de la asamblea nacional y las negociaciones) y Vladimir Padrino López (ministro de defensa).