Skip to content

Vietnam: de ser la economía más pobre del mundo a ser un próspero exportador

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Por Jon Miltimore. El artículo Vietnam: de ser la economía más pobre del mundo a ser un próspero exportador se publicó originalmente en FEE.

Phung Xuan Vu tenía sólo ocho años cuando acompañó a su hermano al centro de distribución de alimentos. Le dolía la barriga de hambre, y estaba ansioso, lleno de preocupación por perder su vale de comida o ser castigado por los funcionarios que distribuían los alimentos. «Los funcionarios no eran amables. Eran mandones y tenían poder», recordaba Vu décadas después. «Sentíamos que teníamos que mendigar por la comida que nos correspondía por derecho».

La familia de Vu era pobre, pero no para los estándares locales. Poseían una bicicleta, algo que no todas las familias de Vietnam podían decir. Aun así, esperar durante horas para conseguir comida era difícil. En el libro The Bridge Generation of Viet Nam: Spanning Wartime to Boomtime, Vu recordaba cómo los escolares, débiles y sedientos, esperaban horas y horas bajo el calor para recibir raciones de comida, sólo para ser engañados por los funcionarios, que mezclaban piedras con el arroz para engañar a la balanza. «Eso nos enfadaba, pero no podíamos luchar ni discutir con los funcionarios», dijo Vu a las autoras Nancy Napier y Dau Thuy Ha. «¿Qué podíamos hacer, siendo niños?».

Cómo Vietnam se convirtió en el país más pobre del mundo

Vietnam es un país que la mayoría de la gente conoce, pero para muchos el conocimiento de su historia se detiene en 1975: el año en que cayó Saigón, dos años después de la retirada de las tropas estadounidenses.

Aunque el Presidente Ho Chi Minh había prometido en 1969 que la derrota de los estadounidenses permitiría a los socialistas «reconstruir nuestra tierra diez veces más hermosa», la posguerra estuvo marcada por el declive económico. Vietnam era principalmente una economía agrícola, y la colectivización de la agricultura había logrado resultados que apenas diferían de los intentos de colectivización anteriores de gente como Stalin y Mao.

En su Segundo Plan Quinquenal (1976-1980), Vietnam se había fijado objetivos agresivos en las tasas de crecimiento anual de la agricultura (del 8% al 10%). En lugar de ello, la producción agrícola sólo aumentó un 2% anual, en gran parte porque los comunistas habían colectivizado casi el 25% de las granjas de lo que había sido Vietnam del Sur.

Los resultados fueron catastróficos. Rainer Zitelmann, autor de How Nations Escape Poverty (Cómo las naciones escapan de la pobreza), señala que en 1980, Vietnam, antaño exportador de arroz, sólo producía 14 millones de toneladas anuales, a pesar de que necesitaba 16 millones para alimentar a su propia población.

EEUU no pudo destruir Hanoi, pero el control de alquileres sí

Los planificadores también instituyeron políticas agresivas para nacionalizar industrias en Vietnam. Aunque en un principio estos planes sólo pretendían nacionalizar las empresas de propiedad extranjera, con el tiempo se ampliaron para abarcar a todas las empresas de Vietnam. Los controles de precios -en particular las políticas de control de alquileres, notoriamente destructivas- también desempeñaron un papel clave en el declive económico de Vietnam.

«Los estadounidenses no pudieron destruir Hanoi», declaró a la prensa el ministro de Asuntos Exteriores de Vietnam, Nguyen Co Thach, a finales de la década de 1980, «pero nosotros hemos destruido nuestra ciudad con alquileres muy bajos».

Estas políticas perjudicaron enormemente a la economía vietnamita. En 1980, Vietnam era el país más pobre del mundo – más pobre que Somalia, Etiopía y Madagascar – distinción que mantendría durante toda una década. A lo largo de la década de 1980 e incluso en la de 1990, el hambre fue omnipresente para muchos vietnamitas. En 1993, el 80% de la población vivía en la pobreza.

Pero, a diferencia de muchos otros países, Vietnam no siguió siendo pobre. Hoy, en una de las historias más notables de la historia moderna, la pobreza en Vietnam se sitúa en torno al 4%, según el Banco Asiático de Desarrollo.

Cómo no vencer a la pobreza

Antes de explorar cómo Vietnam pudo escapar de la pobreza, es importante entender cómo las naciones no escapan de la pobreza. La historia de Vietnam fue una excepción. Aunque otros países han avanzado mucho en la reducción de la pobreza en las últimas décadas, la mayoría no lo ha hecho.

De hecho, muchos de los países más pobres en 2024 -Burundi, República Centroafricana, República Democrática del Congo, Madagascar, Somalia y otros- se encontraban entre las naciones más pobres del mundo hace un cuarto de siglo. Estos países también suelen recibir la mayor parte de la ayuda exterior (sin duda porque son muy pobres).

Aunque muchas personas -y organizaciones como las Naciones Unidas- sostienen que la ayuda exterior es clave para aliviar la pobreza, otros no están de acuerdo. En su libro de 2006, The White Man’s Burden: Why the West’s Efforts to Aid the Rest Have Done So Much Ill and So Little Good, el economista de la Universidad de Nueva York William Easterly sostenía que décadas de iniciativas de ayuda internacional han servido mucho más para alimentar burocracias que para aliviar la pobreza.

Un ejemplo que Easterly citó fue Tanzania, que recibió miles de millones de dólares para mejorar su sistema de carreteras durante muchos años. Dos décadas después, las carreteras de Tanzania seguían siendo un desastre, pero su burocracia había crecido. «Tanzania producía más de 2.400 informes al año para sus donantes de ayuda, que enviaban al asediado país receptor 1.000 misiones de funcionarios donantes al año», escribió Easterly.

Cuando la ayuda es el problema

Este es el problema de intentar aliviar la pobreza con soluciones de arriba abajo. Los planificadores creen tener conocimientos suficientes para resolver problemas económicos complejos, pero las pruebas (y la teoría económica) demuestran que no es así.

Zitelmann comparte una pintoresca anécdota del escritor alemán Frank Bremer, que pasó medio siglo en más de 30 países luchando contra la pobreza como cooperante para el desarrollo. En la conversación, un aldeano intenta convencer a un experto de que su pueblo necesita desesperadamente una presa. Pero el experto sigue diciéndole que no necesita una presa, sino un pozo. Unido a mejores herramientas de análisis. Y más formación para los trabajadores. Y una mano de obra más integradora.

Es un intercambio cómico, pero se basa en las décadas de experiencia de Bremer en el campo de la ayuda internacional, que intenta, año tras año, aplicar soluciones de arriba abajo para aliviar la pobreza. En su libro Cuando la ayuda es el problema, la economista de origen zambiano Dambisa Moyo argumenta que el billón de dólares en ayuda que los países africanos han recibido de los países ricos durante el último medio siglo no sólo no ha aliviado la pobreza en África, sino que la ha exacerbado:

La idea de que la ayuda puede aliviar la pobreza sistémica, y lo ha hecho, es un mito. Millones de africanos son hoy más pobres gracias a la ayuda; la miseria y la pobreza no han acabado, sino que han aumentado.

Dambisa Moyo. Cuando la ayuda es el problema.

Cómo Vietnam venció a la pobreza

La experiencia de Vietnam fue en múltiples aspectos opuesta a la africana. Para empezar, la ayuda a Vietnam se estaba agotando en los años ochenta y principios de los noventa. Debido a que la Unión Soviética estaba sufriendo su propio colapso económico, no se enviaron miles de millones de dólares en ayuda que habrían ido a Vietnam. Mientras tanto, las políticas colectivistas seguían destruyendo la productividad. Uno de los muchos errores que cometieron los planificadores vietnamitas fue ignorar los incentivos económicos, mucho más acordes con las necesidades económicas en una economía de mercado.

Napier y Ha entrevistaron a Bach Ngoc Chien, quien recordó que su madre, como todos los agricultores que trabajaban en cooperativas, recibía una compensación basada en el número de días trabajados. La calidad del trabajo o la cantidad de alimentos producidos no importaban. «Esto animaba a los miembros a holgazanear, ser descuidados o llegar tarde a sus trabajos», explicaba Claudia Pfeifer en su libro Confucio y Marx en el río Rojo. Estas políticas perjudicaron enormemente a la economía vietnamita. Pero, mientras su economía se tambaleaba y luego se hundía, algo asombroso empezó a suceder en Vietnam a finales de los años setenta y principios de los ochenta: empezó a surgir una economía totalmente nueva.

Sufriendo bajo un sistema parecido al «comunismo de guerra» de Lenin, los vietnamitas empezaron espontáneamente a crear su propia economía de mercado para sobrevivir. Los funcionarios del Estado hacían cada vez más la vista gorda ante las violaciones del control de precios y los contratos no autorizados (khoan chui) entre familias y colectivos. Esta práctica, conocida como «fence-breaking» (pha rao) es sólo un ejemplo de la economía de mercado (a veces negra, a veces gris) que surgía bajo la pesada mano del socialismo en Vietnam.

VI Congreso del Partido Comunista

En respuesta a esta economía floreciente, los líderes socialistas hicieron otra cosa bastante extraordinaria: abrazaron la economía de mercado y admitieron sus propios «errores».

El VI Congreso del Partido de 1986 se considera un punto de inflexión en la historia de Vietnam por dos razones. En primer lugar, los líderes del partido anunciaron su política de Đổi Mới («renovación»), una serie de reformas de libre mercado diseñadas para abrazar la gris economía de mercado. En segundo lugar, los líderes del partido emprendieron lo que Zitelmann describió como un proceso de «autocrítica radical», admitiendo el fracaso de los planes quinquenales anteriores, que apenas lograron resultados económicos.

El Secretario General entrante, Nguyen Van Linh, prometió corregir los errores económicos que se habían traducido -según el propio informe del partido- en una elevada inflación, el hundimiento de la productividad laboral, el declive de la industria manufacturera, el desempleo masivo y la corrupción generalizada. «No intentaron culpar a otros factores externos», me dijo Zitelmann en una entrevista reciente. «Habría sido muy fácil hacerlo».

Es importante señalar que, tras la decisiva reunión de 1986, los líderes políticos siguieron impulsando reformas de libre mercado. En 1987, se aprobó una nueva ley de inversiones que demostraba que Vietnam estaba abierto a los negocios. La ley prometía que el Estado no expropiaría ni nacionalizaría propiedades o capitales extranjeros.

Un programa de liberalización

En 1988, se aprobaron una serie de medidas para reducir o eliminar las barreras gubernamentales a la actividad económica. Entre ellas se incluían las siguientes

  • Eliminación de los controles de precios y las subvenciones
  • Supresión de los controles aduaneros nacionales
  • Permitir a las empresas privadas contratar hasta 10 trabajadores (tope que se aumentó posteriormente)
  • Reducir drásticamente la regulación de las empresas privadas
  • Desregulación del sistema bancario
  • Devolver a los propietarios privados las empresas confiscadas durante la nacionalización.
  • A principios de la década de 1990 se promulgaron leyes que introdujeron un marco jurídico para las sociedades de responsabilidad limitada (SRL) y la introducción del artículo 21 en la Constitución de 1992, que reconocía ciertos derechos de propiedad privada (y otras libertades, como la libertad religiosa).

Aunque en diciembre de 1991 Vietnam perdió a su principal benefactor y socio comercial, la Unión Soviética, respondió ampliando el comercio con países capitalistas, como Australia, Taiwán, Corea del Sur y Japón. En 2001 se firmó un acuerdo comercial con Estados Unidos y en 2007 Vietnam ingresó en la Organización Mundial del Comercio.

En la actualidad, Vietnam es uno de los diez principales socios comerciales de Estados Unidos. Las principales exportaciones del país, que antes eran café y cocos, son ahora ordenadores, teléfonos móviles y otros productos electrónicos.

Fue una de las transformaciones económicas más milagrosas de la historia, y logró resultados asombrosos. De 1990 a 2022, el PIB per cápita de Vietnam se multiplicó por más de cinco, pasando de 2.100 a 11.400 dólares (en dólares de 2017).

‘Paz, impuestos fáciles y una administración de justicia tolerable’

El éxito de Vietnam no se produjo de la noche a la mañana, por supuesto. Tampoco es el único país que ha salido de la pobreza en las últimas décadas. China, India y Polonia tienen historias similares. Lo que todas estas historias tienen en común es que estas naciones salieron de la pobreza adoptando una fórmula común: más libertad económica y libre comercio. Y al igual que estas otras naciones, el éxito de Vietnam no fue el resultado de la ayuda internacional ni de la planificación central.

Al igual que China, cuya transformación económica se vio impulsada por la privatización masiva, el éxito de Vietnam se debió a la admisión de que los planificadores centrales no podían dirigir una economía. Así que dejaron de intentarlo y se quitaron de en medio. Los primeros pasos de Đổi Mới se limitaron a reconocer la legitimidad de la economía sumergida que ya había surgido.

Nada de esto quiere decir que Vietnam (o China) sea una utopía capitalista. Al contrario, Vietnam ocupa el puesto 59 del mundo en libertad económica, según el Índice de Libertad Económica 2024 de la Fundación Heritage, ligeramente por encima de Francia pero por debajo de Bélgica. Vietnam tampoco es el país más rico del mundo. Con un PIB per cápita de 15.470 dólares, se sitúa aproximadamente en el medio, ligeramente por encima de Ucrania (15.464 dólares) y ligeramente por debajo de Paraguay (16.291 dólares), según la revista Global Finance.

Es importante saber que Vietnam fue el país más pobre del mundo en la década de 1980, pero se transformó abandonando el socialismo y adoptando un enfoque más favorable al libre mercado. Al hacerlo, sacó de la pobreza a decenas de millones de personas.

Adam Smith tenía razón. Bono, también

Este milagro económico no se logró mediante la ayuda internacional u otras soluciones de arriba abajo, sino simplemente dejando que actuara la mano invisible. El término, famosa metáfora de Adam Smith para referirse al orden espontáneo que se da en las economías de mercado, trae a la memoria otra cosa que escribió el economista escocés.

«Poco más se necesita para llevar a un Estado al más alto grado de opulencia desde la más baja barbarie, salvo paz, impuestos fáciles y una administración de justicia tolerable», escribió el autor de La riqueza de las naciones, «todo lo demás se produce por el curso natural de las cosas». Vietnam es la prueba de que Smith acertó con la fórmula. Los mercados libres, no la ayuda internacional, son la clave para derrotar a la pobreza. Y no hace falta ser economista para verlo. «El comercio -el capitalismo empresarial- saca a más gente de la pobreza que la ayuda», señaló hace más de una década Bono, líder de U2 y ganador de un Grammy. Bono tiene razón.

Y si los seres humanos se toman en serio evitar que cientos de millones más pasen por lo mismo que Phung Xuan Vu -esperar horas y horas por una sola cucharada de arroz- deberían reconocer el poder de los mercados libres, y reconocer que la ayuda internacional no puede lograr nada parecido a lo que la libertad económica puede conseguir. Esto es algo que Easterly reconoció hace casi dos décadas.

«Recuerden que la ayuda no puede acabar con la pobreza», escribió en White Man’s Burden. «Sólo el desarrollo propio basado en el dinamismo de individuos y empresas en mercados libres puede hacerlo». Décadas de pruebas demuestran que tiene razón.

Ver también

Cómo se humanizó la economía vietnamita. (Francisco Moreno).

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

El valor del intercambio

Si el intercambio nos hace más prósperos, cuando el territorio político se incorpore al mercado viviremos el mayor periodo de prosperidad de la historia, al introducir la competencia entre jurisdicciones y restaurar la libertad política.

Bolivia: no fue un golpe, fue un fraude

No es una novedad que la democracia boliviana viva episodios como el del miércoles 26 de junio con la intentona burda de golpe de Estado protagonizada por el exgeneral de