Skip to content

ADSL libre

Publicado en Libertad Digital

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Lo han vuelto a hacer. El periodismo disperso de las bitácoras ha vuelto a demostrar que la posición de los medios de comunicación de masas (MCM) no es la que era. En el ya famoso rathergate, las bitácoras estadounidenses revelaron la falsedad de unos documentos aportados por el veterano periodista Dan Rather, y que presuntamente resultaban comprometedores para un George W. Bush, entonces con el puesto al albur del sentido del voto. Hoy es otro conocido periodista el que se ha visto forzado a dimitir gracias a la perseverancia de las bitácoras, aunque por un asunto distinto.

La ciudad suiza de Davos acogía por entonces a varios de los más destacados líderes mundiales. Los medios más importantes cubrían la reunión, y entre ellos no podría faltar la CNN. Fue entonces, en concreto el 27 de enero, cuando Eason Jordan, jefe de noticias de la cadena de Ted Turner, afirmó en una conferencia que el ejército estadounidense tenía entre sus objetivos militares en la guerra de Irak a los medios de comunicación. Nada menos. La CNN se hizo famosa en la primera guerra del Golfo, de la que ésta es una segunda parte. Su posición a la cabeza de los informativos de la CNN le daba a Eason Jordan mucha credibilidad. Pero su afirmación era de lo más grave. No obstante nadie pareció darle importancia a excepción de un blogger que asistía al acto y que escribió una anotación en su bitácora al día siguiente. No haría pasado de ahí si no fuera porque otra bitácora más conocida reparó en este dato y se hizo eco a su vez de la afirmación de Jordan, a quien siguieron muchas otras ese fin de semana. Otra periodista que también había atendido a la conferencia confirmó en su blog las palabras de Eason Jordan, lo que también hizo Michelle Malkin tras hablar con alguno de los otros ponentes de la conferencia. El asunto fue creciendo en la blogosfera sin atención por los MCM.

Mientras los medios miraban a otro lado, algunas de las bitácoras más influyentes seguían el asunto, como Hugh Hewitt o LGF, hasta llegar a la que probablemente es la que más influencia tiene en este abigarrado mundo de los blogs, Instapundit. Se llegó a crear uno dedicado a seguir específicamente el asunto. En realidad las bitácoras no tienen aún el poder de influencia que los medios de comunicación, por lo que nada habría de ocurrir hasta que éstos no dieran el paso de recoger el asunto. Pero antes de que se diera este paso, uno de los blogs que se destacaron en el rathergate, Poweline, llegó a decir que “el final de esta historia está escrito: Eason Jordan está acabado”.

Y así fue, ya que el directivo de la CNN se ha visto forzado a dimitir el pasado viernes, 11. Pero antes las bitácoras tenían que demostrar su verdadero papel forzando a los MCM a tratar el asunto. Lo hicieron en primer lugar el Washington Times, el New York Sun y el New York Post, de ahí a la NBC y a otros medios. Había pasado semana y media desde la primera mención a las palabras de Jordan, pero el efecto acabó llegando: Una vez más un asunto que hubiera quedado relegado por los medios tuvo que ser recogido por éstos gracias a la colaboración de los bloggers, los escritores en pijama, que han vuelto a demostrar que el periodismo disperso ha cambiado el panorama informativo para siempre.

Falta aún una clave que esclarece y da todo su sentido a este último caso, en la que ha incidido el periodista que quizás mejor conoce la política de su país, Michael Barone. En un reciente artículo, Barone se ha fijado en el papel que Internet ha tenido en las últimas elecciones, que no ha sido igual a izquierda y derecha. Mientras que los primeros han centrado sus energías en la crítica a George W. Bush y sus políticas, los más liberal-conservadores mantienen su atención no tanto en los demócratas o sus líderes, sino en los medios de comunicación. Les sobran motivos para ello, ya que los MCM están claramente escorados a la izquierda. Con todo ello, el rathergate y el easongate no son más que dos mojones de una carrera de enfrentamiento y colaboración entre medios y bitácoras de la que el principal beneficiado va a ser siempre el ciudadano.

Más artículos

La final del mundial

Esta gente no ha entendido que Milei no es Núñez Feijóo, sino un tipo que ha derrotado a los Kirchner (de Argentina, no los de La Moncloa).

El pesimismo de Pareto, y cómo combatir esa fatal enfermedad

Pareto fue un liberal clásico muy importante. Se dedicó a la escritura política, defendiendo con pasión el laissez-faire y oponiéndose a cualquier intervención gubernamental, tanto a los subsidios plutocráticos como a la legislación social y el socialismo proletario.