Skip to content

Antiliberales

Publicado en Libertad Digital

Compartir

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email

¿No se da usted cuenta de que si devaluar fuera la receta de la prosperidad, entonces los venezolanos o mis compatriotas argentinos serían los más acaudalados y los mayores exportadores del planeta?

Desde siempre los enemigos de la libertad han tendido a confluir, independientemente de lo poco o mucho que pudiese separarlos en otros ámbitos. Por eso habló Hayek de «los socialistas de todos los partidos», por eso hubo y hay tantos falangistas en el PSOE, y ahora en Podemos, y por eso cuando Luciano Pellicani comparó las ideas de Lenin y de Hitler encontró tantas coincidencias.

Una importante figura de la política gala declaró a El Semanal de ABC:

Estaría encantada si los franceses dejaran de comprar coches alemanes y sólo compraran coches Renault y Peugeot. En cuanto que los países recuperaran su moneda, la cotización del marco alemán subiría y la del franco francés caería. De esa forma, Francia sería mucho más competitiva, se venderían más coches franceses porque serían más económicos.

Esta figura política podría ser de izquierdas, porque hay opciones izquierdistas en Europa que proponen abandonar el euro, y desde luego son legión las huestes progresistas, como en España los secuaces de Pablo Iglesias y Podemos, que también demonizan a Angel Merkel y la odiosa Alemania.

Pero esta figura no es de izquierdas. Y, además, no importa. Se trata deMarine Le Pen. Y efectivamente no importa porque el antiliberalismo es lo dañino, y no su traje de derechas o de izquierdas. Lo dañino es el cierre de mentes que propicia el cierre de fronteras, que da lugar siempre a la pobreza y la exclusión.

Nótese, hablando de pobreza, la increíble pobreza de la argumentación de la señora Le Pen. Empieza por negar la libertad de los ciudadanos de Francia de comprar lo que les venga en gana. Y sigue con la clamorosa estupidez de que basta con devaluar la moneda para ser competitivo, y vender y exportar más. A ver, doña Marine: ¿no se da usted cuenta de que si devaluar fuera la receta de la prosperidad, entonces los venezolanos o mis compatriotas argentinos serían los más acaudalados y los mayores exportadores del planeta?

Más artículos

Los secretos que nos convengan

La proliferación de organismos que supuestamente sirven para controlar o fiscalizar al gobierno y a la administración, pueden difuminar o incluso entorpecer la exigencia de responsabilidades políticas, administrativas o penales de los gobernantes y gestores públicos.

Chile, el país en que está todo en cuestión

Las nuevas generaciones de chilenos que han crecido en ese estado de bienestar que les ha proporcionado su país no han conocido la decadencia, el sufrimiento de la migración, las colas del hambre o las cartillas de racionamiento. Han votado a un presidente que defiende un modelo probadamente fracasado en el mundo y, más aún, en una región que se empecina en repetir sus mismos errores una vez tras otra.