Skip to content

Ciudadanos humanos

Publicado en Libertad Digital

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Todo el artículo se refería a aumentar el gasto público por mor de los derechos sociales.

Leí hace tiempo un artículo entusiasta sobre Ciudadanos en El Mundo, con este titular: «Los derechos tendrán dotación presupuestaria». Lo firmaba Raúl Piña desde Cádiz, y empezaba así:

Ciudadanos no quiere perder de vista a los ciudadanos. El partido de Albert Rivera quiere conectar con el electorado mostrando su perfil más humano.

El comienzo, como se ve, no podía ser más entusiasta. Pero a partir de «más humano» todo el artículo se refería a aumentar el gasto público por mor de los derechos sociales: al agua, a la electricidad, a las telecomunicaciones, naturalmente a la salud, a la vivienda, a los servicios sociales, a la protección ambiental, derechos de los consumidores, derecho a la buena Administración…

Algunos de estos derechos ya están recogidos en la Constitución y las leyes, otros no. Pero lo importante es que todos exigen un mayor gasto público. Y lo que le importaba al periodista, y por eso lo usa para titular y lo destaca en el texto, es lo de la dotación presupuestaria. Entre las medidas de Ciudadanos, en efecto, «no se podrá regular derecho alguno sin la dotación económica oportuna».

Y este es el perfil humano, es decir, que nos quede claro que Ciudadanos, muy humanos, jamás va a propiciar ningún derecho humano que no comporte explícitamente una mayor coacción sobre los humanos.

Dirá usted: pues, claro, es razonable. No sé, pero lo que no es razonable es no decirlo, y jamás nadie lo dice, ni el señor Piña ni ningún periodista ni político. Se habla de perfil humano, incluso «social», y por supuesto todo el rato se habla de derechos. Pero de obligar a la gente a pagar toda esta fiesta, del quebrantamiento de los derechos individuales de seres humanos concretos, de eso no se habla. Debe de ser de mal gusto. O quizá hablar de eso no sea mostrar el “perfil más humano”.

Más artículos

El lenguaje económico (XXXVII): salario

El salario es un precio (información) y también la cantidad de dinero (y otros beneficios no monetarios) que se percibe por realizar un específico trabajo. El trabajo no es una mercancía, pero su precio «se determina en el mercado del mismo modo que se fijan los precios de las mercancías»