Skip to content

De Keynes a Chávez

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Viene la cita a cuento de una información vertida por la prensa esta semana, y que se refiere a la guía para inversores que elabora el Departamento de Comercio de los Estados Unidos. En su última edición advierte a los potenciales inversores que tengan a España en mente de que cuiden especialmente la seguridad en los contratos. Y pone el ejemplo de un empresario que le reclama a la organización del Fórum de Barcelona la cantidad de 3,4 millones de euros que le corresponden según una sentencia de un juzgado de Illinois. La sentencia es de 2004 y el empresario todavía está esperando a que se haga efectiva.

No se fían de nuestro sistema legal y la embajada recomienda a los potenciales inversores que especifiquen en sus contratos que Estados Unidos sea "el lugar para juzgar disputas" y en cualquier caso se especifique cómo sería llevada a cabo una sentencia.

El caso recogido por el Departamento de Estado es menor si lo comparamos con lo que han observado los inversores estadounidenses en Endesa. Se habrán tenido que frotar los ojos en más de una ocasión al observar hasta dónde llega el empecinamiento del Gobierno por imponer sus preferencias y la debilidad, por llamarlo de alguna manera, de los órganos reguladores. Su independencia se pone a prueba cuando se someten a las presiones más duras y en este caso el veredicto es claro.

El espectáculo de la CNMV, ¿cómo se reflejará en futuros informes del Departamento de Estado de aquél país? La caída en las inversiones estadounidenses en nuestro país, ¿cómo reaccionarán a lo que refleja la prensa de allí?

Será que la política exterior y la económica de nuestro Gobierno están acercándose, y que tenemos que mirarnos en lo que Pedro Almodóvar, en ocasión memorable, llamó "la experiencia democrática de Venezuela".

Más artículos

Begoña Gómez: crimen y castigo

Miriam González: «Si yo hubiera hecho lo mismo que Begoña Gómez cuando mi marido era vicepresidente del gobierno británico, me habrían quemado en Trafalgar Square».

La final del mundial

Esta gente no ha entendido que Milei no es Núñez Feijóo, sino un tipo que ha derrotado a los Kirchner (de Argentina, no los de La Moncloa).