Skip to content

En beneficio de los políticos y los grupos de presión

Publicado en Libertad Digital

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Cualquier político de hoy día le dirá convencido: “esto es bueno para Europa”. Las acciones del político siempre son igualitarias, democráticas, talentosas… ¿Pero se ha preguntado qué significan estas palabras y si realmente son buenas para usted?

No nos engañemos, Europa es un estado feudal de concesiones estatales donde todo se lo reparten los políticos y grupos de presión. Si usted no es un grupo de presión o un político, usted no es nada en Europa. Ha sido el abandono de la responsabilidad individual, y apuesta por el estado ilimitado, que han creado una nueva filosofía europea: vivir de los demás. Lobbys y políticos que le arrancan su producción y dinero a cambio de maravillosas palabras y nefastos hechos.

Grupos de presión

En Estados Unidos hay una ley llamada “Lobbying Disclosure Act” que pretende regular la fuerza de los grupos de presión. En Europa, nada restringe la fuerza de los grupos de presión. Actualmente los más de 17.000 grupos de presión de la Unión Europea reciben fuertes subvenciones y leyes favorables firmando sólo un código ético que no deben ni leer.

Los sirvientes de estos grupos de presión, los eurócratas, les aprueban cualquier mandato. Algunas leyes han llevado a crear regulaciones como la “2257/94” que obliga a que los plátanos tengan una longitud de 13,97 cm., por 2,69 cm. de redondel sin mostrar “curvaturas anormales”. La ley no defiende al consumidor del productor, sino al productor del consumidor.

Los grupos de presión han llevado las subvenciones al más caro de los sinsentidos incentivado el fraude y la corrupción. Recientemente la Unión Europea decidió reclamar a los estados miembros un total de “277,25 millones de euros del presupuesto agrario por ser gastado indebidamente”. A España se le han reclamado más de 134 millones de euros “por graves deficiencias del sistema de control y fraude generalizado”. Usted, con el dinero que la Unión Europea le ha expropiado no ha ayudado al desprotegido agricultor, sino que ha incentivado el parasitismo. El agricultor europeo no está desprotegido, sino sobreprotegido.

Además, la Unión Europea ha de hacer controles pagados por usted. Por ejemplo, ha de controlar los campos con satélites que van tomando fotografías. Pero incluso las fotos aéreas se pueden burlar. Se dio el caso, en Italia, de campos conreados que no existían. Sólo eran viñedos de cartón piedra hechos para cobrar las subvenciones de la Política Agraria Común (PAC).

Políticos

Pero hay un tema en el que la Eurocámara siempre llega a acuerdos rápidos, y es en aumentarse el sueldo: 7.000 euros al mes, 300 al día en concepto de dietas, 3.600 al año sin necesidad de justificación, una asignación adicional de 14.000 euros, sistema de pensiones de 5.000 euros mensuales (compatible con cualquier otra pensión o trabajo, y que contrasta con los poco más de 600 euros de una pensión media española). ¿Cuál ha sido el resultado de tan buen remunerado sueldo? ¡97.000 páginas de regulaciones que, sin éxito, dijeron reducir a 35.000! ¿Sabe usted más de cinco (contando la del tamaño del plátano)?

Y todas estas cifras monetarias son auténtica calderilla comparado con lo que la Unión Europea le usurpa a usted. Europa no es el símbolo de la voluntad de la gente, sino el de la soberanía absoluta del político.

Cuando usted otorga poder ilimitado a cualquier forma de estado, sólo estará contribuyendo a la servidumbre y pobreza de su familia y a la de usted mismo.

En cambio, cuando usted se otorga libertad y responsabilidad individual absoluta evitando el poder de la fuerza (estado), su prosperidad y bienestar puede ser tan ilimitada como usted decida.

Cuando algún político le diga: “esto es bueno para Europa”, sepa que eso será nefasto para usted. Y es que las palabras del político no tienen nada que ver con sus auténticas intenciones.

Más artículos

El proyecto intelectual de Carl Menger

Carl Menger no planteó su libro como una crítica frontal a quienes se oponían al mercado libre, sino como una defensa más fundamentada del mismo.