Skip to content

En estado de parálisis

Publicado en Voz Pópuli

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

La batería de reformas que el Gobierno pasó una semana anunciando resultó al final ser una batería de impuestos, de cuatro impuestos para ser más exactos. Las reformas se quedaron en lo que suelen quedarse cuando el que Gobierna es registrador y la que vicegobierna abogada del Estado. En resumen, más Estado, más complicaciones y muchas promesas vacías de que todo va a ir muy bien, apoyándose en la peregrina excusa de que todo ha ido demasiado mal hasta ahora y, claro, en algún momento tendrá que cambiar la tendencia.

Pero, entremos en materia. ¿Qué va a reformar el Gobierno a partir de hoy? Nada o aproximadamente nada. Dicen que la administración pública sufrirá una reestructuración, pero, a partir de ahí, nada más. No hablan de cantidades ni de calidades. Mejor será ahorrarse la letra de la ley, esa que tanto le gusta a Soraya, y suponer que la reestructuración de marras será quitar recursos a un escalón de la administración (probablemente los ayuntamientos), para dárselos al escalón inmediatamente superior (seguramente las autonomías).

Los que no pueden y no van a faltar son los recursos. Ya sea vía endeudamiento exterior o vía impuestos, al Estado no le va a faltar el combustible para seguir haciendo la vida imposible a empresas y particulares. Luego, en el camino, redistribuirá una parte entre afines, clientes y empresarios sablistas de esos que se pegan al poder para sacar tajada. Vamos, como con Zapatero pero sin Zapatero.

Quedamos a la espera de ver cómo reacciona Oli Rehn y, especialmente, ese inversor desconfiado a quien tanto teme el Tesoro. Casi puedo garantizar que el tetramartillazo plurifiscal del viernes no gustó al primero y no gustará nada a los segundos. España ha enfilado ya la vía griega para hundirse en la miseria y todo lo que cabe esperar es que, más pronto que tarde, empiecen los disturbios y comience el baile de primeros ministros. Culparán a la "austeridad" del rajoyato y lo que venga será malo sí, pero una inevitable consecuencia de la insensatez de este Gobierno de Montoros y Sorayas que creen que van a gobernar para siempre.

Más artículos

Bolivia: no fue un golpe, fue un fraude

No es una novedad que la democracia boliviana viva episodios como el del miércoles 26 de junio con la intentona burda de golpe de Estado protagonizada por el exgeneral de

Buscando la cohesión social

La cohesión social, como fuerza de atracción que mantiene unida una comunidad, es un concepto fundamental para el desarrollo de una sociedad armónica y estable en la que todos los individuos puedan prosperar.