Skip to content

¿Está a favor de los mileuristas?

Publicado en Libertad Digital

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Evidentemente Sala-i-Martín se quedó atónito ante tan estúpida pregunta. Cuando le pidió a la reportera que le aclarara la cuestión ésta fue incapaz ya que ni ella misma sabía que podía significar.

A la progresía en este país le encanta encajar las cosas en tópicos y discriminar a la gente por lo que tiene, lo que es (hombre o mujer, negro o blanco) o lo que gana. En esta visión elitista y casi racista no dudan en declarar amigos y enemigos para simplificar las cosas olvidando la enorme complejidad de los actos humanos y sus circunstancias. La pregunta de nuestra reportera lo demuestra a la perfección, ¿cómo se puede estar a favor o en contra de un grupo social según su renta?

La gente no está predestinada por el hecho de ser mujer u hombre, blanco o negro, mileurista o millonario, sino por lo que es capaz de aportar a los demás con su esfuerzo, sacrificio y capacidad de innovación. Las cosas no son gratis; casi siempre nos las hemos de ganar con tiempo y esfuerzo porque de no ser así eso significaría que alguien está viviendo a costa de la producción de otra persona, y si todos anhelamos vivir a expensas del dinero de los demás sin dar nuestra contrapartida sólo conseguiremos crear una sociedad de oportunistas irresponsables abocados a la ruina general.

Cuanto mayor sea el esfuerzo y trabajo del individuo más posibilidades va a tener de conseguir una mayor felicidad material. Creer en absurdos tales como que el Estado, o cualquier otra forma de coacción masiva, es la solución a la felicidad material de las personas sólo hará que unos pocos puedan cometer atrocidades contra el resto de la población sin llegar jamás a una solución real.

El mileurista de hoy puede ser el millonario de mañana si se lo propone, y no haciendo manifestaciones, sino alcanzando hitos cada día y trabajando muy duro en una empresa privada o en su propio negocio, tal y como hicieron nuestros padres, porque pocos tienen el privilegio de ser adinerados en su juventud.

De hecho, un mileurista cobra algo más de 17.000 euros anuales brutos, y de aquí, casi el 20% es incautado automáticamente por el estado por diferentes conceptos. ¿Qué recibe a cambio el mileurista de la administración? Nada. Tal vez la auténtica injusticia del mileurista se llame Estado, y la pregunta más acertada de nuestra periodista sería: ¿cree si eliminásemos los impuestos aliviaríamos a lo mileuristas y se podrían convertir más fácilmente en gente de dinero y éxito? Sin duda.

Más artículos

El valor del intercambio

Si el intercambio nos hace más prósperos, cuando el territorio político se incorpore al mercado viviremos el mayor periodo de prosperidad de la historia, al introducir la competencia entre jurisdicciones y restaurar la libertad política.

Bolivia: no fue un golpe, fue un fraude

No es una novedad que la democracia boliviana viva episodios como el del miércoles 26 de junio con la intentona burda de golpe de Estado protagonizada por el exgeneral de