Skip to content

Formación del Espíritu Progresista

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

¿Recuerda cuando salió elegido Zapatero? Dijo que quería "un gobierno que no intervenga en la economía". Desde entonces España ha sido uno de los países más intervencionistas de la Unión Europea. ¿Y cuando acusaban al PP (que menudo otro también) del excesivo control y amiguismo que ejercía sobre las grandes empresas? Llegaron los socialistas y lo primero que intentaron fue destituir al presidente del BBVA, Francisco González. Hacen una reforma del IRPF, según ellos para aliviar al sufrido y maltratado pagador de impuestos, y luego resulta que en conjunto salimos perdiendo. Cuánta razón tenía el escritor y periodista H. L. Mencken hace ya setenta años: todo hombre decente debe avergonzarse del gobierno bajo el que vive.

Apreciados políticos de todos los partidos, menos palabras contradictorias, menos humor sarcástico y más hechos. Déjense de tanto hablar, de tanta maniobra política, amiguismos y pragmatismo "social". España y Europa, ante la imparable globalización, necesitan de medidas radicales y valientes. Ahora competimos con niños que están creciendo (India y China principalmente), y miren los problemas que dan; pero en unos años estos niños van a volverse gigantes que nos van a poder despedazar con una sola mano. ¿Esto es lo que significa la "Europa social"? Y mientras otros países avanzan hacia el libre mercado y poco a poco van despojándose del socialismo, ustedes toman el camino contrario. Están pensando en crear campeones nacionales y europeos, hacen ridículas bajadas de impuestos que no nos van a servir de nada, crean artimañas para satisfacer a los amigos que les han facilitado el poder, piensan en cómo privatizar tal o cual sector pero manteniendo el poder estatal sobre él, conservan una economía gobernada por la burocracia y el dirigismo. Efectivamente, como han dejado intuir en la reunión del Ecofin, el problema son ustedes, no la globalización.

Devuelvan a la gente y al mercado su libertad. La libertad de escoger en una economía no intervenida, libertad para que cada individuo se pueda volver un empresario sin dejar la salud y su dinero, desregulen el mercado laboral para crear la libertad de cambiar y encontrar trabajo cuando a cada uno le plazca, libertad para invertir en cualquier parte y mercado sin que el inversor se sienta apuñalado por Hacienda al retirar su dinero, dejen crecer el ahorro que es el principal factor para la innovación y progreso, den libertad a la entrada de capital extranjero derogando leyes y barreras… En definitiva, dejen de defendernos porque nos están matando. Con libertad, nosotros nos protegeremos mucho mejor de lo que ustedes hayan hecho nunca.

Más artículos

Historia de Aragón (V): Sancho Ramírez

En 1068, Sancho Ramírez viajó a Roma, donde el Papa le concedió el título de Rey de Aragón. Aragón pasó a ser vasallo de la Santa Sede, a cambio de 500 mancusos de oro al año,

La revolución conservadora de Margaret Thatcher

En sus notas para aquel discurso de 1991, Margaret Thatcher concluía advirtiendo a sus amigos del CPS que la gran tentación de la política era «perder de vista las verdades eternas y elegir la solución popular y rápida».