Skip to content

Invierno nuclear

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Hasta ciertos ecólogos, como el fundador de Greenpeace, Patrick Moore, miran a la energía del Uranio con otros ojos. Es barata, su combustible es abundante, no se concentra en países políticamente inestables y no emite gases; ni contaminantes ni con efecto invernadero. No hay motivos racionales para frenar el desarrollo de la energía robada a los átomos. ¿Qué hay, entonces?

El ecologismo no es la ecología, es una doctrina que toma la Naturaleza como excusa para dar rienda suelta a los instintos opuestos a las sociedades libres. La energía hace funcionar la maquinaria capitalista, y la nuclear sólo depende de factores que el capitalismo ofrece en abundancia: riqueza y conocimiento. Los ecologistas la temen y han sido eficaces impregnando la sociedad con su mensaje apocalíptico de la tecnología, de la razón, del progreso. Pero gran parte de nuestro bienestar, y con él de nuestra independencia está en resistirnos a éste.

Más artículos

Begoña Gómez: crimen y castigo

Miriam González: «Si yo hubiera hecho lo mismo que Begoña Gómez cuando mi marido era vicepresidente del gobierno británico, me habrían quemado en Trafalgar Square».

La final del mundial

Esta gente no ha entendido que Milei no es Núñez Feijóo, sino un tipo que ha derrotado a los Kirchner (de Argentina, no los de La Moncloa).