Skip to content

La noche de las preferentes con el ciudadano Isidoro

Publicado en Libertad Digital

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Cuatro y La Sexta dedicaron ayer su celebración dominical a los recientes escándalos que han socavado nuestro sistema financiero, "el mejor del mundo" según aseguraron en su día Solbes y ZP. El programa de Risto Mejide en Cuatro contó con la presencia del juez Elpidio Silva, suspendido del cargo por su intervención en el caso Bankia, mientras que en La Sexta fue Ana Pastor la encargada de dar la réplica sacando a la palestra el escándalo de las participaciones preferentes con un invitado de excepción. Mejor dicho, dos: el ciudadano Isidoro, preferentista jubilado, y el exdirector de la sucursal de Cajamadrid en Linares, Antonio Gómez, que también tenía cosas que decir.

Isidoro es un pensionista con un capital acumulado a lo largo de su vida laboral de unos 120.000 euros que, en lugar de dedicarlo a montar un negocio con fines sociales o repartirlo directamente entre las ONG de máximo progreso, decidió invertir en productos financieros para optimizar al máximo su rentabilidad. Es lo que los progres, antes del escándalo de las Cajas de Ahorro, llamaban un "especulador". Ahora, en cambio, las personas en la situación de Isidoro son "ancianos estafados por los bancos gracias a la derecha", a pesar de que el culpable de que este producto tóxico se comercializara fue el gobernador del Banco de España nombrado por un gobierno de izquierdas, las cajas que lo colocaron (no los bancos) eran de todos los colores del espectro político y la derecha llegó al poder cuando el escándalo ya estaba en todo su esplendor. Tres detalles que los medios de comunicación progresistas olvidan metódicamente cuando tratan este asunto y que ayer Ana Pastor no consideró tampoco necesario aclarar.

Pero más allá de la caprichosa manera de adjetivar de los progres según sus prejuicios ideológicos y las circunstancias de cada momento, pocas dudas caben de que el invitado de Ana Pastor, Isidoro, fue sorprendido en su buena fe al confiar en lo que le contaban en la sucursal en la que tenía sus ahorros depositados. Los riesgos de las participaciones preferentes eran excesivos para ese perfil inversor, está claro, pero es que los propios directores de las sucursales tampoco parece que tuvieran una idea cabal de lo que estaban vendiendo a tenor de lo que contó el segundo invitado de Pastor. Antonio, director de una sucursal de Cajamadrid, explicó que los directores se limitaban a repetir a los clientes el rollazo que los jefes de zona les endilgaban en reuniones periódicas, con lo que queda claro que la mala costumbre de no leer lo que se firma en España tiene un carácter transversal. 

El ciudadano Isidoro está muy cabreado y con razón, aunque probablemente no tanto como Ana Pastor, a la que estas injusticias irritan especialmente. Tanto que a veces se le pasa explicar que la ruina de las Cajas de Ahorro, el escándalo de las preferentes y los desahucios de morosos hipotecarios surgieron cuando nuestro gobierno no era reaccionario como ahora, sino de mucho progreso. O lo aclara en futuros programas o algunos de sus más fieles seguidores podríamos comenzar a cuestionarnos su imparcialidad.

Más artículos

El proyecto intelectual de Carl Menger

Carl Menger no planteó su libro como una crítica frontal a quienes se oponían al mercado libre, sino como una defensa más fundamentada del mismo.