Skip to content

Los mangoneos de ZP

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

A estos sí, pero no a Pizarro; quita, quita. No al empresario que ha dicho no a las maniobras de Zapatero para repartir Endesa a precio de saldo entre los amigos de sus apoyos políticos, aquél por quien ZP ha estado dispuesto a echarse encima a la Comisión Europea. Justo a ese no le están vigilando. Ni ahora ni cuando le seguían dos guardias civiles (fuera de servicio, eh), ni cuando dos ladrones quieren hacerse con unos buenos ordenadores y van a sisarlos al área de auditoría de la empresa, ni cuando dos agentes privados fueron sorprendidos vigilándole. Juan Carlos Girauta se explica esta súbita atención a su persona como una inopinada pulsión de algunos por dedicar su tiempo libre a mirar con ojitos tímidos a Pizarro, sin atreverse a acercarse demasiado. Se ve que el presidente de Endesa levanta pasiones.

El Estado sigue teniendo cierto prestigio. Se dice, con toda razón, que está mal esto de dedicar los recursos del Estado a vigilar a los enemigos (ZP tiene claro quiénes son), a repartir las empresas privadas entre los amigos, a premiar a los empresarios aliados con cambios en la regulación, yo que sé, de las energías renovables, o subiendo el precio del gas natural (que está a la vuelta de la esquina). Se supone que ese poder en manos de los políticos debía utilizarse para mejorar la situación de nosotros los súbditos y que el abuso del mismo es, simplemente, que hemos tenido la mala suerte de elegir a un político intervencionista y corrupto. Pero se mantiene esa imagen inmaculada del poder como si estuviera esperando (eternamente, eso sí), a que llegue el presidente que sólo mire por el ciudadano común, sin dejarse seducir por ningún interés organizado.

Pero me temo que es un error. El poder no es un invento, una creación ideada para cuidar de la ciudadanía, sino la desnuda realidad de que, simplemente, unos se imponen sobre otros. Una vez montado el engranaje del poder, la eterna lucha con la sociedad le ha obligado a pactar aquí y allá, para ceder una parte a cambio de ganar legitimidad, y para eso ha tenido que someterse a ciertas normas. Pero la política, como dice Bruce Benson, consiste en que "las autoridades públicas intentan aumentar su propio bienestar a través de transferencias dirigidas a sí mismas y a otros que son lo suficientemente poderosos como para afectar al bienestar de quienes toman las decisiones". Es decir, el mangoneo, pero con el BOE en la mano.

Los socialistas lo tienen claro, y por eso no pierden el tiempo en cuanto llegan al poder. Por eso es tan urgente limitarlo.

Más artículos

El valor del intercambio

Si el intercambio nos hace más prósperos, cuando el territorio político se incorpore al mercado viviremos el mayor periodo de prosperidad de la historia, al introducir la competencia entre jurisdicciones y restaurar la libertad política.

Bolivia: no fue un golpe, fue un fraude

No es una novedad que la democracia boliviana viva episodios como el del miércoles 26 de junio con la intentona burda de golpe de Estado protagonizada por el exgeneral de