Skip to content

Microsoft ya no es lo que era

Publicado en Libertad Digital

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Se ha especializado en la creación de riqueza, tanto en sus ensayos como en su compañía, Y Combinator, dedicada a sufragarles a los hackers (en el buen sentido) los primeros gastos que conlleva la creación de una nueva empresa, antes de que tengan nada que pueda hacerles merecedores de otros tipos de financiación como el capital-riesgo. De su vivero de empresas han salido, por ejemplo, el sistema para localizar físicamente a tus amigos vía móvil Loopt o la web de noticias Reddit.

Su último artículo tiene el sugestivo título Microsoft está muerto. Luego lo lees y la cosa no es para tanto, pero claro, ya ha conseguido que le prestes atención, el muy. Explica que los jóvenes empresarios a los que apadrina no alcanzan a comprender como una empresa puede tener miedo de Microsoft. Y es que los nuevos microempresarios de informática están en la web, y en la web el gigante de Redmond no es gran cosa. El peligro hoy es Google, claro. Y la razón por la que Microsoft haya dejado de ser lo que era son las aplicaciones web y un ancho de banda que no deja de crecer, haciendo cada vez más innecesario el software clásico, de escritorio, para un creciente número de usos.

Evidentemente, sigue siendo la empresa de informática con más pasta. Y seguirán haciendo mucha, vendiendo Windows y Office, y quién sabe si Xbox. Pero ni siquiera sus aplicaciones web decentes, que las tienen, como Virtual Earth, consiguen abrirse demasiado hueco en los navegadores. Y sobre todo, se mueven también en la web con la lentitud de un dinosaurio, reaccionando tarde, y muchas veces mal, a las innovaciones que tienen lugar en ella. Así es difícil provocar pánico entre los emprendedores. De modo que el dinosaurio acaba siendo grande, rentable e irrelevante para el futuro.

Robert Scoble trabajó en Microsoft hasta el verano pasado promoviendo su tecnología por medio de los blogs corporativos de la empresa, pero también criticándola y alabando la de sus competidores cuando eran mejores, lo que le permitió conectar con el público entendido como la empresa más odiada por los informáticos jamás había conseguido. Ahora se ha pasado a Mac, que sin duda duele. Y critica que a su antiguo empleador se le llene la boca diciendo que están en Internet "para ganar", pero sus productos sean perdedores natos. Lo que nos lleva de nuevo las diferencias con Google y las nuevas empresas de la web. No anuncian intenciones grandilocuentes: presentan productos.

Todo lo cual no quiere decir, ni mucho menos, que Microsoft esté muerto ni que vaya a quebrar ni que deban ustedes vender las acciones que tengan. Vale, yo tampoco tengo ninguna. Pero si IBM aún sigue entre nosotros, Microsoft lo estará también, y puede que sobreviva al abuelete azul.

Más artículos