Skip to content

¡No a la explotación del trabajador!

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Pero, en realidad, ¿Cuántos impuestos pagamos? ¿Son algo que pagan los ricos mientras que nosotros, humildes trabajadores, apenas si contribuimos al fondo común? Los políticos nos hablan de los beneficios que nos dará el Estado, mientras nos sugieren la idea consoladora (pero que debiera provocar vergüenza si esta palabra tuviese el significado de antaño) de que, al fin y al cabo, lo pagarán otros. ¿De veras lo pagan otros? ¿Es cierto que el mileurista apenas si paga impuestos?

Para saberlo sólo tenemos que asomarnos a esa ventana a mil mundos que es Internet y elegir, de todos los paisajes posibles, el que nos describe cuantosimpuestospago.com. Uno sólo tiene que introducir un sueldo neto y te dice cuánto pagas al Estado. No menos de un 40 por ciento. Basta con sumar el IRPF correspondiente, un cálculo de IVA razonablemente aproximado y toda la cuota a la Seguridad Social, incluso la que paga formalmente el empresario, pero que, en realidad, paga el trabajador. ¿Por qué?

Porque el empresario mira al futuro haciendo una estimación de lo que puede aportar el currante a la empresa y al presente viendo los costes que tiene que asumir por contratarte. La Seguridad Social, toda ella, forma parte de los costes, de modo que a él le da igual si el trabajador se lo lleva todo o si, de esa cantidad, el Estado quita una parte para financiar la SS. O, si quiere verlo de otro modo: ese dinero es nuestro, porque es lo que paga el empresario por nuestro trabajo. Es nuestro trabajo quien justifica ese total. Si no existiese la Seguridad Social y el trabajador se llevase al bolsillo lo que ahora se lleva el Estado, al empresario le seguiría dando igual. Él mira el coste total, no el uso que se haga de ese dinero. Pero ese uso sí nos influye a los trabajadores, porque sale de nuestra renta. Luego hay no menos de un 37,35 por ciento de nuestro sueldo sobre el que no se nos reconoce el derecho a decidir y que va directamente al pago de la Seguridad Social. Si sumamos IRPF e IVA, ¿en qué nos queda?

Pongamos como ejemplo un mileurista. Un trabajador soltero y sin hijos que cobra 16.000 euros en 12 pagas de 1.016 euros. Metemos la cantidad en cuantosimpuestospago.com y ¿cuál es el resultado? Que, en realidad, está ganando, aunque no lo sepa, 20.960 euros, pues tiene que contar con el tramo “empresarial” de la SS. Sumado este al tramo “obrero”, ello supone que paga a la Seguridad Social 5.976 euros al año. Si, en lugar de dedicarlo a la SS lo invirtiese en Bolsa le bastarían 15 años de aportaciones para superar ampliamente la pensión que puede ofrecer el mísero sistema público. Pero sigamos. Pagaría 1.680 euros al año de IRPF, más, aproximadamente, 1.490 en IVA. En total, 9.146 de los 20.960 euros que paga el empresario por su trabajo. Esto es, que sólo queda para el trabajador el 56 por ciento de la renta que él ha generado. O, lo que es lo mismo, estaría trabajando para el Estado de enero a la primera decena de mayo y para él sólo lo que quede hasta diciembre.

¿Quién dice que no hay explotación del trabajador?

Más artículos

El valor del intercambio

Si el intercambio nos hace más prósperos, cuando el territorio político se incorpore al mercado viviremos el mayor periodo de prosperidad de la historia, al introducir la competencia entre jurisdicciones y restaurar la libertad política.

Bolivia: no fue un golpe, fue un fraude

No es una novedad que la democracia boliviana viva episodios como el del miércoles 26 de junio con la intentona burda de golpe de Estado protagonizada por el exgeneral de