Skip to content

No es el clásico artículo sobre política e internet

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Y la mayoría no están alejados de la realidad, porque la red, como en otros ámbitos de la sociedad, tiene una gran importancia a la hora de hacer política en los Estados Unidos. Sí, en los EEUU, pero no tanto en España. Porque, como bien saben los lectores de Libertad Digital, su sistema de partidos dista mucho del nuestro.

Recuerdo cuando a finales de noviembre de 2005 Daniel Ureña, de Mas Consulting, me invitó al seminario internacional de comunicación política y electoral que contaba con interesantes ponentes internacionales, como Alastair Campbell, ex director de comunicación de Tony Blair, o Nicco Melle, webmaster de la campaña de Howard Dean de 2004, entre otros. En el seminario expusieron sus respectivos casos de estudio que se basaban en los sistemas políticos de sus países. En 2005 el nombre de Howard Dean tenía mucha prensa en nuestro país, y Melle explicó ante un público interesado cómo había sido posible que una persona tan poco conocida como Dean hubiera tenido tanta relevancia en las primarias demócratas.

Me resultó muy interesante el seminario y valoro que haya en nuestro país personas como Daniel, que se preocupan por traer personas interesantes que comparten sus experiencias. Pero aparte de lo aprendido, me quedé con un poso amargo: "sería imposible hacerlo en España", no porque no existan profesionales de internet o de la comunicación preparados, sino porque el sistema de partidos políticos lo hace imposible. Un medio como internet, basado en la participación, no puede aportar nada a unas organizaciones que parecen más cortijos de las castas dirigentes que partidos políticos democráticos.

En la crisis que vive actualmente el PP, es posible que las diferentes opiniones y las nuevas plataformas que se han creado en internet puedan llegar a tener influencia, pero lamentablemente muy limitada. Y no influyen como en otros países porque, aunque el éxito de un político dependa del voto de los ciudadanos, su puesto en el partido político no; ni siquiera depende de los afiliados, lo que debería considerarse síntoma de que algo no va bien.

En las pasadas elecciones generales los principales partidos llevaron a sus candidatos a la web 2.0, pero sirvió para muy poco, salvo para que los gabinetes de prensa justificaran su respectiva producción de notas de prensa. Cuando leemos hoy artículos que hablan de Barack Obama, y se habla de internet como uno de sus grandes apoyos, ningún periodista refleja que si los ciudadanos pueden influir a través de internet es porque el sistema es democrático desde la base, y un sistema de libertades siempre se entenderá a la perfección con internet.

Más artículos

La final del mundial

Esta gente no ha entendido que Milei no es Núñez Feijóo, sino un tipo que ha derrotado a los Kirchner (de Argentina, no los de La Moncloa).

El pesimismo de Pareto, y cómo combatir esa fatal enfermedad

Pareto fue un liberal clásico muy importante. Se dedicó a la escritura política, defendiendo con pasión el laissez-faire y oponiéndose a cualquier intervención gubernamental, tanto a los subsidios plutocráticos como a la legislación social y el socialismo proletario.