Skip to content

Obama pasa de Sebastián

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Ocurre que a veces, en ocasiones, esa realidad es mucho más poderosa que su buenismo paternalista y adanista. La legislatura del pleno empleo es la de los cuatro millones de parados, que pronto serán cinco. Pero hay más ejemplos, y uno de ellos es especialmente significativo.

Zapatero ha hecho suya la energía renovable, y nos está llevando por ese despeñadero a base de miles de millones de nuestro dinero, el de los impuestos, repartidos entre unas pocas grandes empresas, a las que se asegura 25 años de subvenciones. Sólo de ese modo resultan lo suficientemente rentables como para subsistir. 29.000 son los millones de euros necesarios para crear 50.000 empleos. Esos millones de euros, de haberse invertido en la economía general, habrían creado más de 100.000 puestos de trabajo, de modo que por cada nuevo empleo "verde" se han destruido dos en el resto de la economía.

Como esos trabajos se crean en la instalación y producción, no en la explotación ordinaria, para mantener o incrementar el número de empleos "verdes" hay que aumentar sin parar las nuevas instalaciones, y con ellas, los compromisos de subvenciones por un cuarto de siglo. Cada vez la pelota se hace más grande. Es un sistema piramidal que sólo se mantiene incrementando las ventas. Como nuestras arcas no dan más de sí, ZP ha mandado a Sebastián a venderle la moto a Obama, otro profeta del ecologismo basado en el bolsillo del contribuyente.

Aquí es donde entra el Instituto Juan de Mariana. Tres de sus miembros han elaborado un informe que demuestra que el empeño en las energías renovables destruye más empleo que el que crea. Lo recogieron The Economist, The Wall Street Journal y, a partir de ahí, gran parte de la prensa estadounidense. Han tenido que salir al paso desde el portavoz de la Casa Blanca a otros miembros del equipo de Obama. Lo último es que el negro presidente de los Estados Unidos, que ponía a España como ejemplo a seguir, se la envaina y no se atreverá a mencionar a nuestro país, dado el impacto del informe. Probablemente no ha habido ningún informe extranjero con tanta repercusión en aquel país.

El Gobierno español se ha mordido la lengua todo lo que ha podido, pero a preguntas de los periodistas estadounidenses, Miguel Sebastián recurrió a la descalificación, al pensamiento progresista, en definitiva, para atacar el informe. CCOO y la Fundación Ideas han seguido por la misma senda intelectual. Caldera dice del Juan de Mariana que es "poco conocido" y que está vinculado al PP. Piensa el recaudador de subvenciones que todos son de su condición, pero el Juan de Mariana no las acepta.

No pueden hacer nada contra las buenas ideas.

Más artículos

El valor del intercambio

Si el intercambio nos hace más prósperos, cuando el territorio político se incorpore al mercado viviremos el mayor periodo de prosperidad de la historia, al introducir la competencia entre jurisdicciones y restaurar la libertad política.

Bolivia: no fue un golpe, fue un fraude

No es una novedad que la democracia boliviana viva episodios como el del miércoles 26 de junio con la intentona burda de golpe de Estado protagonizada por el exgeneral de