Skip to content

Ofensiva balear

Publicado en Libertad Digital

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Lógicamente, la explotación siempre es algo privado. Lo público nunca es malo, y nunca explota.

Leo en El País que la izquierda lanza una «ofensiva inspectora contra la precariedad laboral en Baleares». Se llama Plan de Lucha contra la Explotación Laboral.

Lógicamente, la explotación siempre es algo privado. Lo público nunca es malo, y nunca explota. Por ejemplo, nunca crea paro ni economía sumergida, que son males que existen a pesar del Estado y no por su causa. Una vez instalados en esta fantasía, cualquier truco mágico vale. Todo el paro es por culpa de los abusos de las empresas privadas. La UGT «estima que en la hostelería balear podrían crearse 20.000 puestos de trabajo si no se dieran esos abusos». Es decir, creen que los impuestos y las cotizaciones a la Seguridad Social ni son abusos, ni son explotación ni provocan desempleo.

Como lo privado es malo, castigarlo es bueno. Francina Armengol, presidenta socialista de Baleares, aliada de Podemos, quiere subir todos los impuestos «en su franja más alta, para los más pudientes», como si de verdad los impuestos no los pagara la mayoría de la población. Y van a subir los impuestos… sobre los malos, claro está: «Crearemos un nuevo impuesto para grandes empresas contaminantes». ¿Alguien se opondrá a un propósito tan benemérito?

Finalmente, la lógica de cobrar a los malvados se extiende sin límites. Se impondrá la ecotasa, pero, tranquilos: asegura la progresista doña Francina que «será un impuesto para viajeros externos». ¿Dónde quedó el internacionalismo proletario?

Más artículos

La economía social de mercado de Wilhelm Röpke

Wilhelm Röpke es un economista con una gran erudición y diálogo interdisciplinario, como historia, derecho y sociología. Sus investigaciones son una referencia y modelo para la ciencia económica, una ciencia muy empobrecida en las últimas décadas por paradigmas mecanicistas y matematizantes, tan atacadas por Röpke ya en su época.