Skip to content

Terrenos neutrales y neutralizantes

Publicado en Libertad Digital

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Esa misma tarde, el diario de referencia del progresismo radical se dio cuenta del patinazo freudiano de su redactor y cambiaba el texto en su edición digital. No sabemos si la corrección se produjo tras una oportuna llamada telefónica de Lorenzo Milá, a quien no debió sentarle nada bien que se dudara de su exquisita equidistancia. Porque, en efecto, los informativos de TVE son de una neutralidad acojonante. Son tan ecuánimes que un día ponen una foto del líder popular en mitad de un reportaje sobre la muerte de un etarra en la cárcel y al poco tiempo lo compensan haciendo aparecer a Rajoy en medio de una información sobre los abusos de los soldados norteamericanos en Irak.

Errores técnicos, claro, de los que nadie está libre y si no que le pregunten a Enric Sopena, que hubo de padecer severas críticas cuando se le coló un maldito "vota PSOE" en mitad de un gol de Butragueño en el Mundial del 86.

Con estos precedentes, el debate entre Rajoy y Zapatero en la tele pública puede ser algo sensacional. No me refiero sólo al hecho de que el líder del PP tenga que soportar las morisquetas de Lorenzo Milá, esos frunces de labios y esas inspiraciones sonoras que suele interpretar cuando da una noticia que no le gusta, sino a la posible aparición de uno de los errores técnicos que tanto hacen sufrir a los responsables de la casa. Porque los duendes de la tele son tan progres que no creo que desaprovechen una ocasión tan propicia para hacer de las suyas.

Yo de Rajoy, por si acaso, me cuidaría mucho de colocarme justo debajo de un foco.

Más artículos

Crisis en el estatismo

La tarea contra el estatismo es fundar nuevas escuelas y universidades liberales o transformar a las instituciones educativas para que la cultura libertaria penetre en la población y la puedan defender contra el estatismo.

‘Road to freedom’: Stiglitz contra Hayek y Friedman

Resulta vergonzosamente claro que Stiglitz no ha leído mucho a Hayek. La afirmación de que Hayek basó su economía política en la competencia perfecta entre seres humanos racionales que se supone que lo saben todo sobre cualquier cosa es un disparate.