Skip to content

¿Y a los criminales de verdad?

Publicado en Libertad Digital

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Veamos un ejemplo de cómo está el panorama judicial. Recientemente fue desarticulada una banda que se caracterizaba por realizar atracos con una violencia excepcional. El jefe de la banda era un suizo apodado "el gorila". Recordarán de los shows televisivos —que aún se empeñan en llamar telediarios— las imágenes del "gorila" golpeando brutalmente a la empleada de una joyería aún cuando ésta yacía en el suelo inconsciente. Pues bien, el criminal en cuestión había sido detenido veinte veces. ¿Qué hacia ese hombre en la calle después de veinte detenciones?

Eso nos lleva a la siguiente reflexión. ¿Por qué no instaurar un Carné Penal por Puntos? En Estados Unidos tienen algo similar, a la tercera detención, por cualquier delito, la pena se endurece drásticamente. ¿Por qué no puntuar los tipos de delitos? ¿Por qué no cuando lleguen a un tope endurecer fuertemente la pena? Y lo que aún es más de sentido común, si han perdido su libertad como delincuentes, ¿por qué no trabajan y así con el dinero que ganen indemnizan a sus víctimas? Ese ha de ser el objetivo de la justicia: indemnizar a la víctima siempre. Alguien que roba más de tres veces es que vive del crimen, encerrarlo un par de meses con sus amigos no arreglará nada. Pero para los políticos, el chico malo siempre es el ciudadano honrado.

El carné por puntos nos convierte en criminales por un descuido, pero a los que viven del asesinato y robo la justicia los mima con prisiones que parecen hoteles, dinero, programas gubernamentales de reinserción… Encima, nos dicen que la culpa de que exista gente como "el gorila" es debido a "la sociedad". Es decir, usted, potencial víctima, ¡es el culpable!

La razón por la que el gobierno se ensaña sistemáticamente contra padres de familia, jóvenes, empresarios, autónomos y gente honrada se debe a una pura intención recaudatoria. Los criminales de verdad son minoría, no tienen dinero y están protegidos por los lobbies izquierdistas. Demasiados problemas. Es más fácil atracar y someter con leyes al ciudadano libre que nunca se queja.

Algunos se han creído que el estado es el bien común, por lo tanto, cuando éste necesita recursos lo único que ha de hacer es crear una psicosis: culparnos del calentamiento global, del aumento de la delincuencia, de los accidentes de tráfico, etc., y al igual que la Inquisición (que era quien recaudaba los impuestos), nos criminaliza y a cobrar. No sólo quiere que nos sintamos culpables, sino desplumarnos. Somos su gallina de los huevos de oro. Y por supuesto, cuando el gobierno vende armas a asesinos en masa, como a Chávez, también lo hace "en beneficio de los pueblos". La clave es el bien común, nacional o similar; y con esta excusa cualquier acción le es permitida sin posibilidad a queja.

Si algo similar al carné por puntos se hubiese aplicado a los criminales de verdad (asesinos, ladrones), todas las organizaciones de "derechos de humanos" lo habrían calificado de trato inhumano, pero al aplicarse al hombre común, bestia negra de los izquierdistas, la medida les ha parecido fabulosa.

¿Y por qué nunca aplicarán un carné por puntos a los delincuentes de verdad? Porque nos gobiernan una panda de sociópatas que sólo ansían nuestro dinero. Los hechos hablan por si mismos.

Más artículos

El valor del intercambio

Si el intercambio nos hace más prósperos, cuando el territorio político se incorpore al mercado viviremos el mayor periodo de prosperidad de la historia, al introducir la competencia entre jurisdicciones y restaurar la libertad política.

Bolivia: no fue un golpe, fue un fraude

No es una novedad que la democracia boliviana viva episodios como el del miércoles 26 de junio con la intentona burda de golpe de Estado protagonizada por el exgeneral de