Skip to content

Cataluña y el nacional-separatismo: el poder absoluto corrompe absolutamente

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Fue Lord Acton quien, criticando el nacionalismo del siglo XIX, escribió que “el poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente”.

Fue Lord Acton quien, criticando el nacionalismo del siglo XIX, escribió que “el poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente”.

Y fue Juan de Mariana quien a finales del siglo XVI describió perfectamente a los tiranos en su obra de economía política De Rege et regis institutione (1599):

La república (res-pública) tiene su antítesis en el gobierno popular, y la aristocracia, en lo que llamaron los griegos oligarquía, en la que, si bien los poderes públicos están confiados a pocos, nos se atiende ya a la virtud, sino a las riquezas. Y es preferido a los demás el que disfruta mayores rentas. La tiranía, que es la última y peor forma de gobierno, es también antitética de la monarquía, y ejerce sobre los súbditos un poder riguroso.

(Mariana, 1981), p. 61.

Los casos de corrupción de la familia Pujol y del entramado político empresarial que les rodea ([1], [2], [3], [4], [5], [6], [7], [8], [9], [10], [11], [12], [13], [14], [15], [16], [17], [18]) explican perfectamente como las ideologías políticas pueden estudiarse como meras religiones seculares que permiten el ejercicio del poder sobre un territorio por parte de las oligarquías. Es curioso comprobar como la familia Pujol y sus acólitos han logrado tejer tal entramado de intereses y contactos políticos y empresariales que, desde hace años, los ciudadanos todavía estamos esperando que alguno de los personajes del clan Pujol sea procesado penalmente y entre en la cárcel por algunos de los delitos que se le imputan y que solo quedan expuestos gracias al trabajo de unos pocos medios de comunicación libres.

La España de las Autonomías está siendo un laboratorio social en donde se puede observar cómo evolucionan los experimentos políticos sobre la estructura territorial de un país, cuando las competencias no quedan perfectamente fijas y delimitadas.

Las autonomías están planteando serios problemas de viabilidad económica y política porque, cual antiguos reinos de taifas, o cual antiguos cantones, sirven para repartir el poder e incentivar las ansias de poder y dinero absolutos por parte de oligarquías extractivas de los recursos públicos y de oligarquías destructivas del propio orden político.

En su día, analizamos como el derecho a decidir pertenece a todos los españoles y  estudiamos como existen instrumentos legales para frenar el nacional-separatismo. Sin embargo, la actual incertidumbre tampoco tiene que llevarnos a la intranquilidad por el devenir del país.

En el caso de que un Pacto Secesionista instase una declaración unilateral de  independencia similar a la que realizó Luis Companys el 6 de octubre de 1934, el Gobierno de España debe aplicar el artículo 155 de la Constitución Española de 1978 para exigir el cumplimiento de la ley y debe plantear querellas criminales por los delitos de rebelión contemplados en los artículos 477 y 478 del Código Penal que, curiosamente, estará vigente hasta el 28 de octubre de 2015.

Obviamente, la gente sensata, los ciudadanos de bien, no quieren que se repita la historia y que ocurran rebeliones como las de 1873 y 1934. Todo dependerá del Gobierno de España y el Parlamento que deben analizar seriamente el problema planteado y, en su caso, actuar con contundencia para que prevalezca el artículo 1.2 de la Constitución y se cumpla la ley vigente.

La democracia liberal es el único régimen político que permite dotar la triple seguridad (exterior, interior y jurídica), necesaria para el arraigo de las instituciones (morales, jurídicas, económicas y políticas) que permiten las garantías legales y la dispersión pluralista del poder y, consecuentemente, defienden a la población de un país frente a la plaga del populismo y a su principal herramienta, la demagogia.

Por ello, desde dicha perspectiva  de análisis, entendemos lícito comparar el camino de servidumbre al nacional-separatismo con la involución institucional en el nacional-socialismo, dado que constituyen un problema de primer orden institucional y sólo se diferencian en su grado de involución.

La siguiente tabla comparativa, representa los puntos de coincidencia institucional entre  el nacional-separatismo y el nacional-socialismo. De hecho, existen muchas coincidencias en las políticas que aplican, puesto que son nacionalismos destructivos, que discriminan unos ciudadanos frente a otros y enfrentan unas regiones con otras, mediante el incumplimiento de la ley, debido a los espurios intentos de maximizar el dinero y el poder de las oligarquías destructivas.

 

Espero sepan apreciar esta tabla comparativa. Como investigador social, estudio el origen de los procesos de involución y de evolución del marco institucional que, esencialmente, dependen de los tipos de dirigentes que gobiernen y de la menor o mayor protección de los derechos civiles y la libertad de los ciudadanos que se consigue con: dispersión pluralista del poder, separación de poderes, independencia del poder judicial, independencia de los jueces, protección de la igualdad ante la ley, democracia interna, financiación transparente

Quizás sea oportuno recordar que el premio Nobel de 1974, Friedrich A. Hayek analizó con detalle en 1944 el régimen nacional-socialista alemán, cuando el político Adolf Hitler y sus secuaces todavía intentaban imponer una utopía al resto de la sociedad europea.

Aquellos que lean The Road to Serfdom (Camino de Servidumbre) observarán como Hayek analizó perfectamente la involución institucional en el nacional-socialismo y como su descripción aplica también al nacional-separatismo y a otras ideologías colectivistas como el comunismo:

Just as the democratic statesman who sets out to plan economic life will soon be confronted with the alternative of either assuming dictatorial powers or abandoning his plans, so the totalitarian leader would soon have to choose between disregard of ordinary morals and failure. It is for this reason that the unscrupulous are likely to be more successful in a society tending toward totalitarianism. Who does not see this has not yet grasped the full width of the gulf which separates totalitarianism from the essentially individualist Western civilization.

The totalitarian leader must collect around him a group which is prepared voluntarily to submit to that discipline they are to impose by force upon the rest of the people (…)

There are three main reasons why such a numerous group, with fairly similar views, is not likely to be formed by the best but rather by the worst elements of any society.

First, the higher the education and intelligence of individuals become, the more their tastes and views are differentiated. If we wish to find a high degree of uniformity in outlook, we have to descend to the regions of lower moral and intellectual standards where the more primitive instincts prevail (…)

Advancement within a totalitarian group or party depends largely on a willingness to do immoral things. The principle that the end justifies the means, which in individualist ethics is regarded as the denial of all morals, in collectivist ethics becomes necessarily the supreme rule. There is literally nothing which the consistent collectivist must not be prepared to do if it serves ‘the good of the whole’, because that is to him the only criterion of what ought to be done” 

(Hayek; 1944), p. 51-53.

LEER MÁS

6 Comentarios

  1. Excelente argumentario para
    Excelente argumentario para explicar la sinrazón, el abuso, la corrupción y la miseria que supone todo totalitarismo. Útil para quitar vendas y despertar precauciones.

    Los dilemas de los españoles de cultura española en su versión catalana expuestos a este delirio que les machaca desde el Estado en su versión estatal con indiferencia/compadreo y en su versión autonómica con propaganda/nepotismo/corrupción, poco tienen que ver con la lógica o la razón.

    ¿Aman a la «terra catalana», tal como les ordenan sus autoridades, hasta no atender a razones?
    Dilema emocional: se obvia la razón.

    ¿Están dispuestos a cuestionar a la mayoría oficial y propagandística, apostando por políticos estatales y autonómicos sensibles con su hecho diferencial, porque temen las más que probables desgracias del totalitarismo o mejor se adaptan a las presiones presentes de sus autoridades nacional-separatistas?
    Dilema social de adaptación/supervivencia: relativismo por encima de razón.

    Por supuesto que esto va de una Cataluña, arcadia y utopía felices, que disfraza un totalitarismo, pero no solo va de eso, también va de amor a España, de ansias de libertad, que apostar por un futuro próspero, de confianza en políticos que no lo merecen, de esperar ayuda de compatriotas hasta ahora indiferentes.

    En cuestiones emocionales y de cálculo de escenarios sociales favorables, la razón naufraga.

  2. A propósito del artículo, me
    A propósito del artículo, me llama la atención la indulgencia, cuando no abierta simpatía, que algunos libertarios dispensan al separatismo nacionalista, como si la mera fragmentación desnortada del poder coactivo, aun a costa de consolidar ideologías fascistoides y usurpadoras, fuera un avance táctico de la libertad.

    Insensatez análoga, en mi opinión, a flirtear con el nazismo porque pudiera representar una mejora pragmática del comunismo, al conceder el primero mayor respeto a la propiedad privada y tolerar cierta libertad de mercado.

  3. Efectivamente, la doctrina
    Efectivamente, la doctrina hegemómica en Cataluña es el nacional-separatismo, pero la corrupción de los partidos tradicionales les inmoviliza y paraliza en el combate por frenar el secesionismo en ésa comunidad autónoma.

    Lo curioso es observar cómo, en la batalla por las ideas, gran parte de la inmoral casta política de España llega a asumirlos algunos postulados del victivismo rapaz del secesionismo y hasta compran el discurso del ridículo derecho a decidir, que no puede sustentarse legalmente ante ningún organismo internacional, porque no se trata de una ex-colonia ni de un territorio violentamente invadido por nadie. Al contrario, es un desafío inconstitucional, porque atenta directamente contra de la Constitución Española aprobada por los españoles.

    Asusta también el silencio de gran parte de la población borreguil, socialdemocrátas, podemitas e incluso liberales «de boquilla», que actúan como cobardes o , simplemente, como frikis «de salón». Siguen con su vida, se quedan en casa, no actúan, prefieren ponerse de perfil ante el totalitarismo que viene ondeando banderas utópicas o, peor, incluso ayudan al populismo nacional-separatista poniéndose de espaldas ante la realidad de las barreras al comercio por las CC.AA. y ante los atropellos constantes a los derechos individuales y a las libertades de miles de ciudadanos.

  4. Menudo tufo nacionalista
    Menudo tufo nacionalista español desprenden los artículos del IJM cuando se trata el tema de Catalunya. Qué pena.

  5. Pues LIBERTARIO, tu
    Pues «LIBERTARIO», tu comentario dice muy poco de tu nivel intelectual y/o moral sobre cómo entiendes que deben defenderse los derechos individuales, la libertad comercial y la libertad empresarial en una región como Cataluña . Sólo descalificas y nada más, en plan Goebbles.

    Sin embargo, algunos lectores todavía estamos esperando alguna refutación de la tabla comparativa entre Nacional-Socialismo y Nacional-Separatismo.

    Ambos regímenes totalitarios y destructivos que engañan al pueblo con utopías, siendo tan sólo una excusa para conseguir más dinero y más poder por parte de Mas & Pujol & Cía

  6. Veo interesante la propuesta
    Encuentro muy interesante la propuesta del actual Gobierno para que un Real Decreto Ley permita que el Tribunal Constitucional ejecute el cumplimiento de sus sentencias y resoluciones, destituyendo a funcionarios y altos cargos ante el incumplimiento constitucional:

    Aconsejo lectura de una reflexión interesante sobre ese asunto de gran relevancia: CONTRA EL PARTISANISMO POLÍTICO

    No se atreverán a aprobar (sólo con su mayoría absoluta) un instrumento jurídico tan letal para el desafío secesionista de la plataforma «Juntos por el Sí» que representa la Corrupción del 3% + 5% de Mas, Pujol y sus secuaces.

    Pero quizás fuese lo único bueno que hiciesen el Gobierno y el Parlamento en esta X legislatura, porque se han caracterizado por los aumentos desaforados de impuestos, por la negación de ayuda a los ciudadanos no-nacionalistas (en la inmersión lingüística, en las multas a negocios, en los cierres de emisoras,…), y por la NO-ACCIÓN, tanto del Gobierno como del Parlamento.

    España padece el cáncer institucional de una mayoría de partidos políticos anestesiados por los casos de corrupción y acobardados por las posibles venganzas de los líderes maricomplejines (Rajoy & Snchz) que anteponen sus intereses personales a la defensa del interés general de los españoles y a la convivencia pacífica entre las regiones de España.


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más artículos

La taxonomía verde

La ‘taxonomía verde’, que en principio era predeterminada, puede resultar variable. Esto es, hay consideración de múltiples verdes en el tiempo al dictado de los diseñadores y considerados «expertos».