Skip to content

Cataluña y los Pactos Secesionistas. Delitos contra la Constitución Española de 1978.

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Cuanto más evolucionado sea el marco institucional de un país, mayor protección de los derechos civiles y de la libertad.

Las ideologías pueden estudiarse como religiones seculares para el ejercicio del poder sobre un territorio por parte de oligarquías extractivas de los recursos públicos y de oligarquías destructivas del propio orden político.

La democracia liberal es el único régimen político que permite arraigar un marco institucional que pueda defender a la población de un país de la plaga del populismo y de su principal herramienta, la demagogia.

Cuanto más evolucionado sea el marco institucional de un país, habrá una mayor protección de los derechos civiles y de la libertad de los ciudadanos y serán mayores la dispersión pluralista del poder, la separación de poderes, la independencia del poder judicial, la independencia de los jueces, la protección de la igualdad ante la ley, la democracia interna, la financiación transparente

Solamente la movilización de los ciudadanos con responsabilidad y con valores morales puede lograr que un país sea gobernado por líderes inclusivos e integradores, inclusivos de todos las personas e integradores de todas las regiones,  en lugar de dejar que se prostituyan las instituciones morales, jurídicas, económicas y políticas que determinan el impulso del desarrollo económico y el arraigo de una sociedad civilizada, abierta y libre.  

1. Libro Negro de la Independencia

El 23 de abril de 2014 nació Sociedad Civil Catalana para dar voz a los catalanes que quieren seguir siendo españoles y que no quieren dejarse embaucar por las ansias de poder y dinero absolutos de la oligarquía destructiva que constituye el nacional-separatismo en Cataluña. Su manifiesto fundacional decía:

El éxito o el fracaso de una sociedad depende, en última instancia, de su gente. El liderazgo de Cataluña en España, así como nuestra idiosincrasia, responden a una realidad histórica y social incuestionable. Los catalanes hemos progresado junto al resto de españoles gracias a la unión de esfuerzos, el diálogo, la democracia y el respeto a la pluralidad.

Por eso, no queremos quedarnos pasivos ante el intento secesionista de desarraigarnos del resto de españoles rompiendo los vínculos profundísimos que nos unen; o que nos aparten de este proyecto ilusionante que es Europa. Esta pretensión no sólo implicaría enormes costes económicos que irían contra el bienestar de todos los catalanes sino, también, emocionales y afectivos, produciendo una fractura en la sociedad catalana cuya esencia es y ha sido siempre integradora.

Como consecuencia de ello, recientemente, se ha publicado el Libro Negro de la Independencia en donde el abogado Juan Carlos Segura Just hace el ejercicio de imaginar el empobrecimiento sociocultural, económico y político que provocaría la independencia de Cataluña. Se explica en detalle la filfa, el engaño, el fraude y la mentira mayúscula que supone el paraíso terrenal que venden los partidos nacional-separatistas.

Sin duda, el movimiento secesionista no es más que una excusa ideológica para maximizar el poder y el dinero que obtienen las actuales redes de corrupción ([1][2][3][4][5][6][7][8][9][10][11][12][13][14][15][16][17][18]); que han tejido durante tres décadas las oligarquías catalanas “extractivas” de los recursos de los ciudadanos y ”destructivas” de los vínculos sociales, culturales, familiares e históricos que, indisolublemente, unen Cataluña al resto de regiones de España.

2. Posibles delitos penales contra la Constitución por un pacto secesionista

Esta semana se ha producido una peligrosa huída hacia delante en el camino de servidumbre al nacional-separatismo, dado que el pasado lunes 13 de julio de 2015 se llegó a un acuerdo entre Convergencia Democrática (CDC) y Esquerra Republicana para presentar una lista única soberanista [a][b][c][d][e][f][g][h] en las elecciones catalanas del próximo 27 de septiembre.

Las declaraciones de los participantes han sido bien explícitas sobre el objetivo del pacto. Según informa LA VANGUARDIA, a la salida del maratoniano encuentro de diez horas, Josep Rull, coordinador general de CDC, habló de «principio de acuerdo para ganar las elecciones plebiscitarias del 27 de septiembre a fin de Catalunya pueda convertirse en un Estado independiente». Y el presidente de ERC, Oriol Junqueras, se declaró «razonablemente satisfecho» por un principio de acuerdo en el que «queda claro cómo haremos la independencia».

Sin embargo, según informa hoy EL PAIS, parece ser que el acuerdo contempla declarar formalmente la independencia de Cataluña entre seis y ocho meses después de las elecciones lo que es abiertamente inconstitucional o bien, según informa VOX POPULI, si obtiene mayoría de escaños autonómicos convocar un plebiscito sobre la independencia para lo que tampoco tienen competencias constitucionales.

En ambos casos, si es cierto que el pacto incluye un acuerdo explícito o tácito de declarar de algún modo la independencia de la comunidad autónoma de Cataluña, existe una presunta comisión de los delitos de sedición (Art. 544 y ss.), rebelión (Art. 472 y ss.) y desobediencia (Art. 556) respecto de la Constitución Española de 1978 y el ordenamiento jurídico vigente en España.

Los delitos penales contra la Constitución están legislados en los artículos 472 a 484 de Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal (Vigente hasta el 28 de Octubre de 2015).

En concreto, entiendo que es altamente probable que los sujetos provocadores, conspiradores y proponentes de la firma de un pacto, en el caso de que incluyese un acuerdo expreso o tácito para declarar la independencia de una región de España, podrían estar incurririendo directamente en el delito de rebelión tipificado en el artículo 477 CP:

Artículo 477 CP

La provocación, la conspiración y la proposición para cometer rebelión serán castigadas, además de con la inhabilitación prevista en los artículos anteriores, con la pena de prisión inferior en uno o dos grados a la del delito correspondiente.

En dicho caso, hipotéticamente, el Presidente de la Generalitat podría también estar incurriendo en el delito de rebelión tipificado en el artículo 478 CP:

Artículo 478 CP

En el caso de hallarse constituido en autoridad el que cometa cualquiera de los delitos previstos en este capítulo, la pena de inhabilitación que estuviese prevista en cada caso se sustituirá por la inhabilitación absoluta por tiempo de quince a veinte años, salvo que tal circunstancia se halle específicamente contemplada en el tipo penal de que se trate.

3. Posibles querellas criminales y aplicación urgente del Art. 155 CE

Obviamente, los ciudadanos honrados y responsables estamos significativamente alarmados por las reiteradas inacciones del Gobierno y del Parlamento de España frente a la posibilidad de que se produzca un intento de secesión de una región de España. Es muy triste reconocerlo pero, todo parece indicar que el actual partido en el Gobierno (PP) y el todavía principal partido de la oposición (PSOE), mantienen un acuerdo, tácito e inmoral, para no actuar políticamente frente a los desafíos nacional-separatistas en Cataluña y en el País Vasco y Navarra.

Si fuese así, si los partidos políticos nos estuviesen ocultando a los ciudadanos una hoja de ruta secesionista, sería la guinda en el cúmulo de irresponsabilidades, inacciones, cobardías y corrupciones que exhiben los partidos tradicionales, viejos y caducos. Cuando algún asunto en España no es bien gestionado políticamente no es por culpa de los ciudadanos, sino por la incapacidad intelectual e inmoral de una casta dirigente que hace mucho tiempo que tenía que haberse jubilado. 

Por ello, desde estas modestas líneas, reclamo que los nuevos partidos opositores soliciten e insten inmediatamente al Gobierno para que se hagan públicos los detalles del anunciado pacto secesionista y, en su caso, se den instrucciones urgentes a la Fiscalía y a la Abogacía de Estado para que presenten querellas criminales para procesar a los provocadores, conspiradores y proponentes de la firma de un pacto que constituye un desafío que pretende romper nuestro marco institucional, que permite nuestra convivencia pacífica y está basado en la Constitución Española de 1978, cuyo artículo 1.2 dice textualmente que: “la soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado”.

Debido a la gravedad penal de un pacto secesionista, hay que recordar que la Constitución Española de 19789 contempla la siguiente herramienta de control:

Artículo 155 CE

1. Si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general.

2. Para la ejecución de las medidas previstas en el apartado anterior, el Gobierno podrá dar instrucciones a todas las autoridades de las Comunidades Autónomas.

De hecho, en el caso de que el pacto secesionista incluyese un acuerdo para declarar unilateralmente la independencia de la comunidad autónoma de Cataluña, entiendo que no bastaría con presentar las querellas criminales sino que, también, el Gobierno debe requerir el cumplimiento de la ley al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido, debe tramitar de urgencia en el Congreso un Real Decreto ley para aplicar de modo inmediato el artículo 155 CE a las autoridades de Cataluña como medida legislativa, complementaria a las querellas penales por los delitos de desobediencia, sedición y rebelión.    

4. Actuación del Gobierno ante una declaración unilateral de independencia

Los intentos reiterados de maximización del poder y el dinero por parte de las corruptas oligarquías catalanas se están produciendo, principalmente, por la inacción de los partidos nacionales más tradicionales porque no se están aplicando los delitos que contempla el Código Penal a los dirigentes nacional-separatistas ni se está aplicando a las autoridades autonómicas el artículo 155 que contempla la Constitución Española de 1978.

El desafío nacional-separatista puede poner nuevamente contra las cuerdas al marco institucional de España como ya sucediese durante la Segunda República.

Sería muy recomendable que los políticos actúen con sentido de Estado y con visión a medio y largo plazo empleando con urgencia todos los recursos legales, que dispone el ordenamiento jurídico de España, para evitar males mayores. 

Finalmente, si no se actúa a tiempo ante un pacto secesionista y, por tanto, si se produce una declaración unilateral de independencia por parte de la Generalitat de Cataluña, el Gobierno de España tendrá entonces tan sólo dos opciones, bien enfrentarse a los ciudadanos españoles por no aplicar el ordenamiento jurídico vigente o bien decidirse a utilizar todos los recursos públicos para restituir el marco institucional, de un modo similar a como se afrontó el desafío nacional-separatista el 6 de octubre de 1934:

En primer lugar, el Presidente del Gobierno de España dio las instrucciones precisas al general D. Domingo Batet Mestres (1872-1937) para que sus tropas pudiesen actuar de modo rápido para sofocar la rebelión, causando el menor número de bajas y deteniendo a los delincuentes y sediciosos.

En segundo lugar, cuando ya estaba sofocada la rebelión, el Consejo de Ministros aprobó un Decreto por el que el coronel D. Francisco Jiménez Arenas (1872-1936) asumía provisionalmente la Presidencia de la Generalidad y de su Consejo Ejecutivo. Posteriormente, se nombraron el resto de autoridades que pasaban a asumir las competencias del gobierno autónomo.

En tercer lugar, el Presidente del Gobierno, D. Alejandro Lerroux (1864-1949), interpuso una querella criminal por los delitos de traición y sedición contra los consejeros del gobierno autónomo catalán.

El Gobierno de la República asumió todas las competencias de orden público, justicia y enseñanza. Fue designado como Gobernador General de Cataluña, D. Manuel Portela Valladares (1867-1952) para que coordinase el traspaso y la reordenación de los servicios administrativos en la región de Cataluña.

El Consejo de Ministros del 21 de febrero de 1935 aprobó un Decreto que creaba una Comisión Revisadora de los Servicios Estatales Traspasados a la Generalidad de Cataluña.

LEER MÁS

32 Comentarios

  1. El devenir histórico ya ha
    El devenir histórico ya ha puesto los suficientes muertos, abusos, llantos y consensos como para que los salvapatrias reinventen el mundo, la realidad y la historia, impunemente.

    Las cosas no ejercen derechos, solo las personas.

    Los catalanes que aspiran a estar sojuzgados por un Estado que se circunscriba a las provincias catalanas tendrán que solicitar su petición a los actuales titulares de la soberanía de dicho ámbito.

    Deberían también explicar qué ocurrirá si los titulares declinan la invitación.

    Las mamarrachadas políticas que pisotean la constitución, cualquier ley vigente y la más elemental decencia ocurren a diario y a cascoporro sencillamente porque ellos pueden hacerlo pues tienen el poder de la violencia y la unión de facto de los poderes del Estado.

    Rasgarse las vestiduras porque los poderosos abusan y hacen componendas en su propio beneficio, es imaginar que los que mandan no lo hacen.

    Apelar a la sociedad que les ha dado el poder a cambio de migas de pan y mirar solo el circo, es imaginar que los corderos son leones, pero no, dicen bee en las urnas, están comiendo pan seco y están muy, muy, muy atentos a las cuadrigas.

  2. Nada hay en todo este
    Nada hay en todo este comentario que responda a una verdadera ética liberal, sino al consciente intento de preservar la estructura estatal española de un proyecto estatal alternativo. Un verdadero liberal tiene claro los inconvenientes que para la persona individual, las familias, las empresas, e incluso los pueblos como realidades prepolíticas, tiene el estatismo en todo caso. Subrayo «en todo caso» porque evidentemente el autor de este comentario siente enorme inquietud no tanto por la creación de un nuevo estado, sino por la destrucción del suyo. En esas condiciones, tan solo revela una constante en la derecha española de los dos últimos siglos: la utilización interesada de un maquillaje liberal para la consecución de sus verdaderos fines: nacionalistas y estatistas de la más depravada especie.

    • Pedro Ugarte : Ángel
      Pedro Ugarte : Ángel Fernández , a quien respeto y admiro por sus conocimientos es un liberal, pero conservador. Un defensor del status quo de lo que él llama democracia liberal. Ocurre que como el mismo Ángel ha reconocido en sus documentados ensayos, esas democracias han devenido en socialdemocracias de elites que el llama “extractivas” en su lenguaje políticamente correcto. Estas no son ni mas ni menos, que los “ladones institucionalizados” de Robert Higgs, quien define al estado en claro y franco castizo.
      Ángel solo acepta un estado mínimo, imposibilidad que discutí ya con él en anterior comentario ganándome de su parte el “elogio” de anarquista utópico.
      De cualquier manera, reconozco que me resulta muy difícil defender mis convicciones de las indiscutibles ventajas de disminuir a cero el estado, cuando el medio de “achicar” el hoy asfixiante 52% de presión impositiva e impedir la creciente injerencia del estado en nuestras libertades, de ninguna manera seria propiciar (y en esto coincido con el articulista) que el señor Mas, fiel discípulo del frugal Jordi Pujol, se asegure la independencia de su coto de caza.
      De cualquier manera, como decía Platón: un hombre que no arriesga nada por sus ideas o no valen nada sus ideas, o no vale nada el hombre, asi que si discrepas (y discrepo) con la necesidad de un estado ¡vale!

    • Gracias Cesar. Agradezco el
      Gracias Cesar. Agradezco el respeto por los análisis que publico.

      Obviamente, existen matices y diferencias de pensamiento, como no podía ser de otro modo. Pero, sin duda, agradezco el respeto por las ideas de los demás, especialmente, cuando sirven para proteger los derechos individuales de los ciudadanos a la vida, la libertad, la propiedad y la igualdad de trato ante la ley.

      Dicho esto, quiero indicar que no me agradan las etiquetas ideológicas que pretenden simplificar en exceso el pensamiento complejo de una persona. Por ello, soy partidario de lo que denomino institucionalismo, colocando las personas, los valores y las instituciones por encima de las ideologías o religiones seculares de lo Político como recuerdo al comienzo del artículo:

    • Responder
    • Enlazar
  • La neutralidad e
    La neutralidad e imparcialidad del análisis científico exigen utilizar hechos y razones objetivos, desoyendo toda sirena de ideologías.
    El análisis socio-político y jurídico objetivo, forma parte de las ciencias humanas. Estas no son, y por consiguiente no pueden seguir, los métodos de las ciencias naturales. Pero eso no obsta para que puedan ser objetivas.
    Mi compañero Angel Fernandez, que no tengo el honor de conocer, ha hecho un análisis objetivo.
    No se puede adivinar el futuro, ni leer en la mente de nadie, y menos en la de Rajoy.
    Pero los presuntos delitos ahí estan, y más allá de las cuestiones constitucionales, el Código Penal, cuyas disposiciones son Constitucionales y CIU ha aceptado como tales. Se podría ir más lejos.
    Algo pasa con el Tribunal Constitucional. La evidencia de la imposibilidad de admitir a trámite la declaración de «desconexión» es tal, que sólo por razones subjetivas, y por lo tanto ideológicas, el Tribunal no ha tomado las medidas cautelares que no tenían legalmente por qué pedirse.
    No se podría admitir a trámite acordar un presupuesto excepcional para armar a una banda que asesine a alguien. Una razón es necesaria y evidente: se trata de pedir a la Cámara que se instale como autor o complice de una tentativa de delito.
    La solicitud de admisión a trámite es imposible, porque la materia. competencia exclusiva del pueblo español, en quien reside la soberanía nacional, nouede tratarse sin modificar el articulo 1 de la Constitución.
    La oportunidad de la modificación es cuestión de opinión, y ni científica, ni de Derecho Positivo. Es decir, es una cuestión ideológica.
    No solo la declaración se debía suspender sino que su petición de admisión a trámite reune las condiciones de los delitos indicados, y alguno más.
    En mi opnión, sin embargo, los catalanes que no quoeren ser españoles deberían tener la facuñtad de obtener todos los derechos declarandose apátridas y recibiendo los peles de residencia permanente. Mientras, yo haría un referendun nacional para cambiar la constitución, y, una vez cambiada, haría otro en cada provincia Catalana para decidir su independencia que sería inmediata. La que se quisiera separar, se separaría de forma inmediata, con consecuencias economicas que deben estar en una ley orgánica previa (porque las cosas no se pueden hacer como quiera un gerente de cuentas de Pujol en Andorra). Sus residentes que auoeran seguir gozando de la nacionalidad española tendrían que pedir y obtener previo expediente un DNI especial de residente en una provincia separada.
    Los que se quieran ir son libres de hacerlo, pero el Estado español no puede acordarles, en el actual Derecho Positivo, ni la nacionalidad gerundense, ni mantenerles la española en la medida en que el voto es unaresuncion de optar por ptra nacionalidad.
    Cñaro, esto no es un análusis, sino una opinión, lo cual es muy diferente de lo que ha hecho Angel Fernandez,

  • IMPORTANCIA DEL CUMPLIMIENTO
    IMPORTANCIA DEL CUMPLIMIENTO DE LA LEY

    Los países más desarrolladops se caracterizan porque prevalece el RULE OF LAW o, en español, el cumplimiento de la Ley vigente, que debe aplicarse a todos los ciudadanos sin excepción, incluidas las opligarquías extractivas de los recursos de una región como Cataluña (3%+5% de corrupción de la Famiglia Pujol & Cía) e incluidas las oligarquías destructivas del propio sistema político que pretenden imponer una república comunista en Cataluña (ERC, CUP…) para «maximizar» sus ansias de dinero y poder en un territorio.

    Se ha aleccionado a cientos de miles de ciudadanos, tergiversando durante 40 años la religión, la cultura y la historia de un territotio para denominarlo «terra mítica» (països catalans) pero, en realidad, controlarlo políticamente y tratarlo como un «latifundio» en el cual medrar poder y dinero (3%+5%) de las haciendas de los pobres ciudadanos de Cataluña y del resto de España. Todo ello tolerado por la inacción cobarde y vergonzosa del Gobierno y el Parlamento de España que, desde hace años, no se atreven a aplicar con contundencia el Código Penal y el Artículo 155 de la Constitución.

    Todo ello ocurre debido a la pavorosa inacción de malos políticos (de 2ª o 3ª división) y ficales y jueces «politizados» que, en su momentos, esperemos les lleve al sonrojo y perpetuo remordimiento de sus escasas y oscuras conciencias.

    Por la irresponsabilidad institucional de muchos altos cargos, esta semana los españoles afrontaremos una COYUNTURA CRÍTICA [ver Acemoglu & Robinson (2012: 136 y ss.)] a la que han «guiado» las mentes perversas de los Mesas políticos de la religión «secular» del nacional-separatismo en Cataluña.

    ACTO DE DESOBEDIENCIA Y SEDICIÓN DEL PARLAMENTO DE CATALUÑA: 9 DE NOVIEMBRE DE 2015

    Hoy lunes, 9 de noviembre de 2015, el Parlamento de Cataluña pretende aprobar un acto de desobediencia a la ley vigente tipificado como delito en el Artículo 506 del Código Penal y que. como mínimo, incurrirá en un delito de sedición (Art. 472 y siguentes del Código Penal):

    Artículo 472

    Son reos del delito de rebelión los que se alzaren violenta y públicamente para cualquiera de los fines siguientes:

    1.º Derogar, suspender o modificar total o parcialmente la Constitución.
    2.º Destituir o despojar en todo o en parte de sus prerrogativas y facultades al Rey o Reina o al Regente o miembros de la Regencia, u obligarles a ejecutar un acto contrario a su voluntad.
    3.º Impedir la libre celebración de elecciones para cargos públicos.
    4.º Disolver las Cortes Generales, el Congreso de los Diputados, el Senado o cualquier Asamblea Legislativa de una Comunidad Autónoma, impedir que se reúnan, deliberen o resuelvan, arrancarles alguna resolución o sustraerles alguna de sus atribuciones o competencias.
    5.º Declarar la independencia de una parte del territorio nacional.
    6.º Sustituir por otro el Gobierno de la Nación o el Consejo de Gobierno de una Comunidad Autónoma, o usar o ejercer por sí o despojar al Gobierno o Consejo de Gobierno de una Comunidad Autónoma, o a cualquiera de sus miembros de sus facultades, o impedirles o coartarles su libre ejercicio, u obligar a cualquiera de ellos a ejecutar actos contrarios a su voluntad.
    7.º Sustraer cualquier clase de fuerza armada a la obediencia del Gobierno.

    Artículo 473

    1. Los que, induciendo a los rebeldes, hayan promovido o sostengan la rebelión, y los jefes principales de ésta, serán castigados con la pena de prisión de quince a veinticinco años e inhabilitación absoluta por el mismo tiempo; los que ejerzan un mando subalterno, con la de prisión de diez a quince años e inhabilitación absoluta de diez a quince años, y los meros participantes, con la de prisión de cinco a diez años e inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de seis a diez años.

    2. Si se han esgrimido armas, o si ha habido combate entre la fuerza de su mando y los sectores leales a la autoridad legítima, o la rebelión hubiese causado estragos en propiedades de titularidad pública o privada, cortado las comunicaciones telegráficas, telefónicas, por ondas, ferroviarias o de otra clase, ejercido violencias graves contra las personas, exigido contribuciones o distraído los caudales públicos de su legítima inversión, las penas de prisión serán, respectivamente, de veinticinco a treinta años para los primeros, de quince a veinticinco años para los segundos y de diez a quince años para los últimos.

    Artículo 474

    Cuando la rebelión no haya llegado a organizarse con jefes conocidos, se reputarán como tales los que de hecho dirijan a los demás, o lleven la voz por ellos, o firmen escritos expedidos a su nombre, o ejerzan otros actos semejantes de dirección o representación.

    Artículo 475

    Serán castigados como rebeldes con la pena de prisión de cinco a diez años e inhabilitación absoluta por tiempo de seis a doce años los que sedujeren o allegaren tropas o cualquier otra clase de fuerza armada para cometer el delito de rebelión.

    Si llegara a tener efecto la rebelión, se reputarán promotores y sufrirán la pena señalada en el artículo 473.

    Artículo 476

    1. El militar que no empleare los medios a su alcance para contener la rebelión en las fuerzas de su mando, será castigado con las penas de prisión de dos a cinco años e inhabilitación absoluta de seis a diez años.

    2. Será castigado con las mismas penas previstas en el apartado anterior en su mitad inferior el militar que, teniendo conocimiento de que se trata de cometer un delito de rebelión, no lo denuncie inmediatamente a sus superiores o a las autoridades o funcionarios que, por razón de su cargo, tengan la obligación de perseguir el delito.

    Artículo 477

    La provocación, la conspiración y la proposición para cometer rebelión serán castigadas, además de con la inhabilitación prevista en los artículos anteriores, con la pena de prisión inferior en uno o dos grados a la del delito correspondiente.

    Artículo 478

    En el caso de hallarse constituido en autoridad el que cometa cualquiera de los delitos previstos en este capítulo, la pena de inhabilitación que estuviese prevista en cada caso se sustituirá por la inhabilitación absoluta por tiempo de quince a veinte años, salvo que tal circunstancia se halle específicamente contemplada en el tipo penal de que se trate.

    Artículo 479

    Luego que se manifieste la rebelión, la autoridad gubernativa intimará a los sublevados a que inmediatamente se disuelvan y retiren.

    Si los sublevados no depusieran su actitud inmediatamente después de la intimación, la autoridad hará uso de la fuerza de que disponga para disolverlos.

    No será necesaria la intimación desde el momento en que los rebeldes rompan el fuego.

    Artículo 480

    1. Quedará exento de pena el que, implicado en un delito de rebelión, lo revelare a tiempo de poder evitar sus consecuencias.

    2. A los meros ejecutores que depongan las armas antes de haber hecho uso de ellas, sometiéndose a las autoridades legítimas, se les aplicará la pena de prisión inferior en grado. La misma pena se impondrá si los rebeldes se disolvieran o sometieran a la autoridad legítima antes de la intimación o a consecuencia de ella.

    Artículo 481

    Los delitos particulares cometidos en una rebelión o con motivo de ella serán castigados, respectivamente, según las disposiciones de este Código.

    Artículo 482

    Las autoridades que no hayan resistido la rebelión, serán castigadas con la pena de inhabilitación absoluta de doce a veinte años.

    Artículo 483

    Los funcionarios que continúen desempeñando sus cargos bajo el mando de los alzados o que, sin habérseles admitido la renuncia de su empleo, lo abandonen cuando haya peligro de rebelión, incurrirán en la pena de inhabilitación especial para empleo o cargo público de seis a doce años.

    Artículo 484

    Los que aceptaren empleo de los rebeldes, serán castigados con la pena de inhabilitación absoluta de seis a doce años.

    SOLO QUEDA ESPERAR PARA COMPROBAR si las instituciones democráticas de España (Gobierno, Parlamento, Tribunales…) están a la altura intelectual que requieren las circunstancias y corrigen la involución institucional que plantean más & cía (3%+5%)… OJALÁ ASÍ SEA !!!

  • IMPORTANCIA DEL CUMPLIMIENTO
    IMPORTANCIA DEL CUMPLIMIENTO DE LA LEY

    Los países más desarrolladops se caracterizan porque prevalece el RULE OF LAW o, en español, el cumplimiento de la Ley vigente, que debe aplicarse a todos los ciudadanos sin excepción, incluidas las opligarquías extractivas de los recursos de una región como Cataluña (3%+5% de corrupción de la Famiglia Pujol & Cía) e incluidas las oligarquías destructivas del propio sistema político que pretenden imponer una república comunista en Cataluña (ERC, CUP…) para «maximizar» sus ansias de dinero y poder en un territorio.

    Se ha aleccionado a cientos de miles de ciudadanos, tergiversando durante 40 años la religión, la cultura y la historia de un territotio para denominarlo «terra mítica» (països catalans) pero, en realidad, controlarlo políticamente y tratarlo como un «latifundio» en el cual medrar poder y dinero (3%+5%) de las haciendas de los pobres ciudadanos de Cataluña y del resto de España. Todo ello tolerado por la inacción cobarde y vergonzosa del Gobierno y el Parlamento de España que, desde hace años, no se atreven a aplicar con contundencia el Código Penal y el Artículo 155 de la Constitución.

    Todo ello ocurre debido a la pavorosa inacción de malos políticos (de 2ª o 3ª división) y ficales y jueces «politizados» que, en su momentos, esperemos les lleve al sonrojo y perpetuo remordimiento de sus escasas y oscuras conciencias.

    Por la irresponsabilidad institucional de muchos altos cargos, esta semana los españoles afrontaremos una COYUNTURA CRÍTICA [ver Acemoglu & Robinson (2012: 136 y ss.)] a la que han «guiado» las mentes perversas de los Mesas políticos de la religión «secular» del nacional-separatismo en Cataluña.

    ACTO DE DESOBEDIENCIA Y SEDICIÓN DEL PARLAMENTO DE CATALUÑA: 9 DE NOVIEMBRE DE 2015

    Hoy lunes, 9 de noviembre de 2015, el Parlamento de Cataluña pretende aprobar un acto de desobediencia a la ley vigente tipificado como delito en el Artículo 506 del Código Penal y que. como mínimo, incurrirá en un delito de sedición (Art. 472 y siguentes del Código Penal):

    Artículo 472

    Son reos del delito de rebelión los que se alzaren violenta y públicamente para cualquiera de los fines siguientes:

    1.º Derogar, suspender o modificar total o parcialmente la Constitución.
    2.º Destituir o despojar en todo o en parte de sus prerrogativas y facultades al Rey o Reina o al Regente o miembros de la Regencia, u obligarles a ejecutar un acto contrario a su voluntad.
    3.º Impedir la libre celebración de elecciones para cargos públicos.
    4.º Disolver las Cortes Generales, el Congreso de los Diputados, el Senado o cualquier Asamblea Legislativa de una Comunidad Autónoma, impedir que se reúnan, deliberen o resuelvan, arrancarles alguna resolución o sustraerles alguna de sus atribuciones o competencias.
    5.º Declarar la independencia de una parte del territorio nacional.
    6.º Sustituir por otro el Gobierno de la Nación o el Consejo de Gobierno de una Comunidad Autónoma, o usar o ejercer por sí o despojar al Gobierno o Consejo de Gobierno de una Comunidad Autónoma, o a cualquiera de sus miembros de sus facultades, o impedirles o coartarles su libre ejercicio, u obligar a cualquiera de ellos a ejecutar actos contrarios a su voluntad.
    7.º Sustraer cualquier clase de fuerza armada a la obediencia del Gobierno.

    Artículo 473

    1. Los que, induciendo a los rebeldes, hayan promovido o sostengan la rebelión, y los jefes principales de ésta, serán castigados con la pena de prisión de quince a veinticinco años e inhabilitación absoluta por el mismo tiempo; los que ejerzan un mando subalterno, con la de prisión de diez a quince años e inhabilitación absoluta de diez a quince años, y los meros participantes, con la de prisión de cinco a diez años e inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de seis a diez años.

    2. Si se han esgrimido armas, o si ha habido combate entre la fuerza de su mando y los sectores leales a la autoridad legítima, o la rebelión hubiese causado estragos en propiedades de titularidad pública o privada, cortado las comunicaciones telegráficas, telefónicas, por ondas, ferroviarias o de otra clase, ejercido violencias graves contra las personas, exigido contribuciones o distraído los caudales públicos de su legítima inversión, las penas de prisión serán, respectivamente, de veinticinco a treinta años para los primeros, de quince a veinticinco años para los segundos y de diez a quince años para los últimos.

    Artículo 474

    Cuando la rebelión no haya llegado a organizarse con jefes conocidos, se reputarán como tales los que de hecho dirijan a los demás, o lleven la voz por ellos, o firmen escritos expedidos a su nombre, o ejerzan otros actos semejantes de dirección o representación.

    Artículo 475

    Serán castigados como rebeldes con la pena de prisión de cinco a diez años e inhabilitación absoluta por tiempo de seis a doce años los que sedujeren o allegaren tropas o cualquier otra clase de fuerza armada para cometer el delito de rebelión.

    Si llegara a tener efecto la rebelión, se reputarán promotores y sufrirán la pena señalada en el artículo 473.

    Artículo 476

    1. El militar que no empleare los medios a su alcance para contener la rebelión en las fuerzas de su mando, será castigado con las penas de prisión de dos a cinco años e inhabilitación absoluta de seis a diez años.

    2. Será castigado con las mismas penas previstas en el apartado anterior en su mitad inferior el militar que, teniendo conocimiento de que se trata de cometer un delito de rebelión, no lo denuncie inmediatamente a sus superiores o a las autoridades o funcionarios que, por razón de su cargo, tengan la obligación de perseguir el delito.

    Artículo 477

    La provocación, la conspiración y la proposición para cometer rebelión serán castigadas, además de con la inhabilitación prevista en los artículos anteriores, con la pena de prisión inferior en uno o dos grados a la del delito correspondiente.

    Artículo 478

    En el caso de hallarse constituido en autoridad el que cometa cualquiera de los delitos previstos en este capítulo, la pena de inhabilitación que estuviese prevista en cada caso se sustituirá por la inhabilitación absoluta por tiempo de quince a veinte años, salvo que tal circunstancia se halle específicamente contemplada en el tipo penal de que se trate.

    Artículo 479

    Luego que se manifieste la rebelión, la autoridad gubernativa intimará a los sublevados a que inmediatamente se disuelvan y retiren.

    Si los sublevados no depusieran su actitud inmediatamente después de la intimación, la autoridad hará uso de la fuerza de que disponga para disolverlos.

    No será necesaria la intimación desde el momento en que los rebeldes rompan el fuego.

    Artículo 480

    1. Quedará exento de pena el que, implicado en un delito de rebelión, lo revelare a tiempo de poder evitar sus consecuencias.

    2. A los meros ejecutores que depongan las armas antes de haber hecho uso de ellas, sometiéndose a las autoridades legítimas, se les aplicará la pena de prisión inferior en grado. La misma pena se impondrá si los rebeldes se disolvieran o sometieran a la autoridad legítima antes de la intimación o a consecuencia de ella.

    Artículo 481

    Los delitos particulares cometidos en una rebelión o con motivo de ella serán castigados, respectivamente, según las disposiciones de este Código.

    Artículo 482

    Las autoridades que no hayan resistido la rebelión, serán castigadas con la pena de inhabilitación absoluta de doce a veinte años.

    Artículo 483

    Los funcionarios que continúen desempeñando sus cargos bajo el mando de los alzados o que, sin habérseles admitido la renuncia de su empleo, lo abandonen cuando haya peligro de rebelión, incurrirán en la pena de inhabilitación especial para empleo o cargo público de seis a doce años.

    Artículo 484

    Los que aceptaren empleo de los rebeldes, serán castigados con la pena de inhabilitación absoluta de seis a doce años.

    SOLO QUEDA ESPERAR PARA COMPROBAR si las instituciones democráticas de España (Gobierno, Parlamento, Tribunales…) están a la altura intelectual que requieren las circunstancias y corrigen la involución institucional que plantean más & cía (3%+5%)… OJALÁ ASÍ SEA !!!

  • Gracias por su comentario,
    Gracias por su comentario, César, y por la extensión del mismo. Realmente yo también considero necesario un gobierno limitado. La desaparición total del estado me parece una utopía y el liberalismo, entiendo, debe estar en guardia ante lo utópico, porque siempre acaba en manos de «bienintencionados» dispuestos a dirigir nuestras vidas. Comprendo la legitimidad de la defensa que hace el señor Fernández de un statu quo político, pero esa defensa es tan legítima como la defensa de su cambio. Yo soy vasco, las competencias impositivas, en nuestro país, ni siquiera están en manos de la C.A., sino de las diputaciones forales. Existe una verdadera soberanía fiscal, pero eso no ha servido para dotar de mayor autonomía a las familias e individuos, sino para, si cabe, oprimirlas aún más. Por ejemplo, algunas recientes y modestas medidas de bajada de impuestos del voraz Montoro no nos van a beneficiar a nosotros porque el PNV (prácticamente un partido socialista) ha impedido su extensión. Aún más, impide ese mismo partido la competencia fiscal entre las tres diputaciones forales (en virtud de un grotesco principio de «armonización»), lo cual supone que 1) el mantenimiento de una costosísima estructura administrativa foral y 2) la voluntad política de que en ningún caso esa estructura múltiple ni siquiera sirva para una competencia fiscal entre administraciones forales, algo que podría, a la larga, beneficiar a los ciudadanos. Todo esto deja bastante claro que no albergo la más mínima esperanza de un estado más benéfico, en mi caso, si fuera vasco en vez de español. Es más, ese estado muy probablemente incrementaría aún más la presión fiscal, ideológica, cultural y política sobre los habitantes del territorio. Pero todo eso no es óbice para constatar que el nacionalismo español, como demuestra el señor Fernández, pretende el uso de herramientas liberales para apuntalar su estado, sus normas, sus imposiciones fiscales y culturales. Insisto en la legitimidad de sus patrióticos impulsos, yo también tengo los míos, muy distintos; pero al menos no instrumentalizo el liberalismo para una mera causa nacionalista, y, desde luego, mantengo la lucidez liberal de no confundir jamás (como bien nos enseñaron los revolucionarios norteamericanos) mi país con mi gobierno. Un saludo.

    • Es lógico, Pedro Ugarte, que
      Es lógico, Pedro Ugarte, que no comparta mis ideas puesto que Ud. es independentista vasco.

      En su día leí un artículo suyo que publicó en El País y, como le comenté, observé acertadas sus reflexiones respecto de la pérdida intelectual de gran parte de la juventud vasca por el adoctrinamiento al que se veían sometidos desde la infancia y que les terminaba llevando hacia la “kale borroka” (lucha callejera).

      Ése es el drama del Camino de Servidumbre que explicó magistralmente Friedrich Hayek en relación con el nacional-socialismo en Alemania y que, desde mi perspectiva de análisis institucional, ocurre también en el nacional-separatismo en Cataluña y en el País Vasco.

      Ideologías totalitarias muy similares por basarse en el tribalismo, en la pertenencia a un «Lebensraum», en el cambio del «Zeitgeist», en el cambio de la Historia, en la búsqueda de la supremacía de una parte de la población sobre otra, en la diferenciación sentimental, en la exclusión social y en la marginación política de los «otros», aquellos ciudadanos que no comulguen con los postulados de los políticos «carnívoros», con ansias de alcanzar poder y dinero totales sobre un territorio, todo ello con la excusa de la independencia.

      En Cataluña y País Vasco, en lugar de los líderes «integradores» de todos los ciudadanos e «inclusivos» de todas las regiones, predominan los políticos “carnívoros” (nacional-separatistas) buscando maximizar el latifundio donde medran de los recursos de la ciudadanía o, si se prefiere, se trata de oligarquías “extractivas” de los recursos públicos y “destructivas” del orden político vigente, con la excusa de la independencia.

      Pedro, entiendo que su intervención no logra refutar los datos y las argumentaciones de mi análisis. No le pido que se convierta a mi credo fundamentado en la nación más antigua de Europa que es España (o Hispania desde hace miles de años), porque entiendo que es el marco institucional donde se defienden mejor los derechos individuales y la libertad de los ciudadanos. Tan sólo solicito que respete mis opiniones sin intentar sepultar (metafóricamente hablando) al mensajero de las noticias que le incomodan psicológicamente. Resulta curioso comprobar cómo se permite repartir carnets sobre lo que Ud. considera más o menos liberal.

      En todo caso, le agradezco lea mis análisis y, desde luego, espero que algún día podamos comentar tranquilamente estos asuntos tomando un buen vino con Cesar y con Pizarro.

      Por cierto, pueden también leer mi artículo aquí:
      Cataluña y el Pacto Secesionista

  • Angel Fernandez y Pedro ,
    Angel Fernandez y Pedro , muchas gracias por interesarse en mi comentario . Debo admitir que asumo el liberalismo casi como comprometida ideología, casi dogma cuando veo que se pretende usar como instrumento del nacionalismo o patriotismo alambrado. Estos son sentimientos políticamente inducidos por los gobiernos para mantener la sumisión y control ideológico y fiscal sobre sus súbditos. También coincido en que los padres fundadores norteamericanos sabiamente distinguieron entre país y gobierno. Jefferson y Madison hablaron de republica y no de democracia. De leyes y no de hombres. De instituciones y no de Demo Kratos .
    Las revoluciones nacen de temas económicos después se politizan para dar un marco jurídico al nuevo orden social. Algunas (las menos) como la norteamericana fue beneficiosa porque fue fundada por cuákeros de ascética moral puritana. Sin embargo, hoy , la mayoría de las reformas cosntitucionales que habla Angel están abordadas por legisladores con el populista ideario del “contrato social” rousseauniano, casi por jacobinas castas que nos endulzan con igualitarismos y redistribución de riqueza, usando los votos de las democracias liberales en su camino al totalitarismo.
    Y confieso que por pereza intelectual invocamos al liberalismo oponiéndolo como una ideología. Pero esta, como todo extremos intelectual, o fundamentalismo hermenéutico, es profundamente errónea. Ni es blanco ni es negro. Podria ser gris. La ideología como dogma parte de la premisa de lo perfecto y no somos perfectos ni hay sistemas políticos perfectos. Pretendiendo ser gnoseológicos construimos premisas basadas en los errores del racionalismo constructivista, olvidando que nuestro conocimiento es limitado. . El liberalismo debe ser una actitud frente a la vida porque ni existen los sistemas perfectos ni nuestro racionalismo lo es. Este se tambalea entre extremos tan opuestos como el positivismo de Comte /Mill y sus desastrosos efectos en la revolución francesa y su contrato social y el individualismo metodológico de Weber / Mises.
    Creo los sistemas políticos deberían ser ad hoc , construidos cotidianamente por cada uno de nosotros en su ideal de libertad

    • PD. Donde dice: ….» el
      PD. Donde dice: ….» el positivismo de Comte /Mill y sus desastrosos efectos en la revolución francesa» quise decir: … el positivismo y sus desastrosos efectos esbozados ya en la revolucion francesa …..(esta obligó por primera vez a ver a la sociedad y al individuo como objetos de estudio científico.)

  • Interesante debate, pardiez.
    Interesante debate, pardiez. ¿Otorga el liberalismo alguna cobertura o respaldo a un tipo de nacionalismo frente a otro? Por raigambre familiar o lo que sea, me siento orgullosamente español, por lo que temo no poder ser muy objetivo al respecto, pero lo voy a intentar.

    Cualquier nacionalismo es siempre una grosera contradicción en los términos, pues no se puede defender congruentemente que los individuos no deban ser libres, pero los individuos-naciones, sí. Cualquier nacionalismo es fascista, pues su razón última es la violencia. El nacionalismo es una “serpiente” particularmente estúpida y letal, por eso cada vez que se manifiesta conviene extremar todas las precauciones.

    En este punto es importante percatarse de que defender el statu quo y la legalidad vigente no es nacionalista. Nadie necesita apelar a la unidad de destino en lo universal para apoyar la muy liberal generalidad, abstracción y estabilidad de la ley amenazada por el secesionismo. Se puede defender España desde la libertad sin la menor invocación a la serpiente nacionalista, pero el secesionismo es obvio que no.

    Soy muy consciente de que como español y anarcocapitalista la destrucción de lo que llamo régimen del 11-M pudiera resultar pragmáticamente interesante, pero así, no: vale más honra sin barcos que barcos sin honra.

    Un saludo a todos.

  • Le agradezco, señor Fernández
    Le agradezco, señor Fernández, el tono respetuoso de su respuesta. Y a César, Pizarro y Berdonio sus aportaciones. De todos modos, no me califique, Ángel, de independentista vasco. No creo que conozca mis ideas hasta ese punto. He manifestado mi absoluta desconfianza en cualquier estructura estatal. No creo que la cobertura de ninguna bandera deba dar pábulo a esas ideaciones. Califica a su nación como la más antigua de Europa. Con todos los respetos, está trasladando sus sentimientos a un concepto político, y está trasladando, a su vez, ese concepto político a miles de años atrás. Por mi parte, no tengo la más mínima duda de que ningún estado nacional puede hacer ese viaje al pasado, salvo en el apasionado corazón de sus creyentes. Tampoco tengo la más mínima duda de que a los vascos de hace, digamos, 3.000 años se les hacía totalmente imposible atribuirse una conciencia nacional. Esa sería, de nuevo, una ideación abstracta impracticable. Otra cosa son los datos objetivos: por ejemplo, que los vascos de aquel tiempo hablaban una versión arcaica de la misma lengua en la que yo hablo a mis hijos. Le rogaría también menos subjetividad en la interpretación de mi disposición personal ante sus reflexiones: si las suyas me incomodan (es su hipótesis de trabajo) yo puedo argumentar que las mías no le incomodan menos. Sencillamente, le pido que se mantenga en guardia ante sí mismo: no lleve su conciencia nacional a fortalecer un estado y, mucho menos, a utilizarlo en contra de otras formas de pensar, otras ideas, otras lenguas, otras opiniones. No tengo ninguna esperanza en un estado vasco (no digo esperanza en su creación, sino en su mejor calidad moral) pero, por favor, no me obligue a tenerla en el suyo: uno de los estados más clamorosamente fallidos de la historia de Europa de los dos últimos siglos. Acepto la invitación de ese buen vino. Un saludo.

  • Como menciona Berdonio,
    Como menciona Berdonio, defender el statu quo y la legalidad vigente (Constitución Española de 1978) no es nacionalista. Es simplemente una posición ciudadana lógica que pretende mantener el marco institucional que ha proporcionado y proporciona la convivencia pacífica entre las personas y las regiones de España garantizando, con mayor o menor eficacia, los derechos civiles y la libertad en un territorio.

    Desde mi perspectiva institucional, si tiene que evolucionar la Constitución que lo haga, pero sólo en el sentido de aumentar la protección de los derechos individuales (vida, propiedad, libertad, e igualdad de trato ante la ley), el cumplimiento de los contratos, la función empresarial… y no que se huya hacia una deriva intervencionista y totalitaria.

    Como decía el canciller Otto von Bismarck, siendo primer ministro prusiano (1863), con ocasión de recibir a un embajador español en su corte vienesa:

    «España es una gran nación… Yo la admiro profundamente, conozco la historia de la creación de su imperio y creo que resulta indestructible… porque ni siquiera ustedes los españoles son capaces de destruirla.»

    Mi artículo defiende el cumplimiento de la ley («rule of Law») en España y, por tanto, la aplicación de la Constitución Española de 1978 (Art. 155 CE) y del Código Penal (Arts. 477-478) a los orates sediciosos que han suscrito un Pacto Secesionista con el que pretenden realizar una declaración unilateral de independencia en Cataluña.

    Anteriormente, ya expliqué cómo afrontar un desafío secesionista.

    Resumiendo, defiendo una teoría de la evolución institucional en la que prevalencen los ciudadanos, los valores morales y las instituciones sobre las ideologías seculares de lo Político, y en donde los ciudadanos responsables deben seleccionar líderes «inclusivos» de todos los ciudadanos e «integradores» de todas las regiones; para que prevalezcan frente a las oligarquías «extractivas» de los recursos públicos y «destructivas» del orden político que constituyen el Clan de los Pujol, Mas & Cía.

  • Angel y Pedro, cuando nos
    Angel y Pedro, cuando nos reunamos a tomar un buen vino (solo mediante vidrio blindado por medio:) podre expresarles que : No puedo entender el prejuicio de llamar utopía al ir detrás del ideal de lograr una sociedad libre de la coacción de un estado- . ¿No seremos víctimas de una de las principales leyes de la política: que los vínculos hegemónicos de un gobierno subsisten porque la mayoría los acepta? Podríamos llamarlo ley de Boétie o de servidumbre voluntaria.
    Debatimos aquí como si fuésemos los hombre de la caverna de Platón, Solo discutimos apasionadamente sobre la limitada perspectiva del tamaño del estado y esto es porque el liberalismo clásico con el que nos identificamos ha fallado . Se dio asi porque las reformas liberales no las hemos adoptado de manera voluntaria sino que nos han sido impuestas en el territorio, Nación o CA que nos toco vivir. La plaga totalitarista sufrida durante el siglo pasado y la que hoy nos encontramos pagando es directa consecuencia de las democracias liberales. No hemos reducido el poder político sino que este se incrementa dia a dia, cambiando de manos y centralizándose cada vez más. Por ej. Hollande , aprovechando la tercer crisis Griega ha propuesto intensificar el Tratado de Roma, para formar un gobierno central europeo con capacidad legislativa y presupuestaria sobre toda la comunidad europea. ¿Small is beautiful?.

    El efímero plazo en que el liberalismo clásico pudo florecer el siglo pasado es el tiempo que demandó a las socialdemocracias centralizar su poder hegemónico. Respetamos la sacra Constituciones española pero los art 166-169 de la misma dejan la puerta abierta a convenientes cambios políticos para la casta. No existe tal clausula de intangibilidad frente al “soberano” poder del estado (su gobierno de turno). Llegara el dia que abramos los ojos y veamos que los bienes de carácter cultural como la música clásica o el poder legislativo y el ejercicio de la ley , no deberían jamás ser garantizados por instituciones basadas en la compulsión y coacción según la creencia popular, como así sucede en los estados actuales. Si fuésemos reales liberales del Laissez Faire esta creencia popular no se justificaría porque el sector privado es capaz de producir mejor que el público en todos los ámbitos , incluidos la seguridad y la defensa , con menos impuestos y con mejor resultado (Rothbard, Hoppe, Molinari , Frey)
    Las ventajas de sociedades pequeñas y libres es abrumadora e indiscutible veamos sino que Alemania es más pobre que los estados pequeños germanoparlantes (Suiza, Austriaa, Luxemburgo y Liechtenstein), Francia es más pobre que los estados pequeños (Bélgica, Andorra, Luxemburgo y Suiza de nuevo y, por supuesto, Mónaco). Incluso Irlanda, durante siglos asolada por los belicosos ingleses, es hoy más ricas que sus antiguos amos en el Reino Unido, un país 15 veces mayor según indicadores de desarrollo del Banco Mundial.

    Un saludo y espero que aun sobreviva vuestra amable invitación al buen vino.

    • Hola, César.
      Hola, César.

      Totalmente de acuerdo con lo que dices. Sin embargo, parece que el debate derivó hacia la cuestión de si un liberal debería como tal ser indiferente ante la secesión nacionalista. En mi opinión no, porque los innegables beneficios pragmáticos de la fragmentación del poder político no merecen la pena ante una victoria del fascismo nacionalista

    • Mira Berdonio, estamos tan
      Mira Berdonio, estamos tan concientizados (adoctrinados) desde los medios , las escuelas, etc, de la necesidad del Dios estado, que debo reconocerte con preocupacion que fragmentar el poder del Leviatan español a favor de personajes como el señor Mas, solo llevaria a mas de lo mismo. En esta cultura de servidumbre voluntaria es dificil votar con los pies y buscar una jurisdiccion de menor tributacion y mas libertad. Y eso que en Europa las distancias son pequeñas respecto a EEUU donde un ciudadano solo podria emigrar al lejano Canada donde no seria muy bien recibido. Ni hablar del clima oscuro y frio de este ultimo pais. Un saludo

    • Mira Berdonio, estamos tan
      Mira Berdonio, estamos tan concientizados (adoctrinados) desde los medios , las escuelas, etc, de la necesidad del Dios estado, que debo reconocerte con preocupacion que fragmentar el poder del Leviatan español a favor de personajes como el señor Mas, solo llevaria a mas de lo mismo. En esta cultura de servidumbre voluntaria es dificil votar con los pies y buscar una jurisdiccion de menor tributacion y mas libertad. Y eso que en Europa las distancias son pequeñas respecto a EEUU donde un ciudadano solo podria emigrar al lejano Canada donde no seria muy bien recibido. Ni hablar del clima oscuro y frio de este ultimo pais. Un saludo

    • Mira Berdonio, estamos tan
      Mira Berdonio, estamos tan concientizados (adoctrinados) desde los medios , las escuelas, etc, de la necesidad del Dios estado, que debo reconocerte con preocupacion que fragmentar el poder del Leviatan español a favor de personajes como el señor Mas, solo llevaria a mas de lo mismo. En esta cultura de servidumbre voluntaria es dificil votar con los pies y buscar una jurisdiccion de menor tributacion y mas libertad. Y eso que en Europa las distancias son pequeñas respecto a EEUU donde un ciudadano solo podria emigrar al lejano Canada donde no seria muy bien recibido. Ni hablar del clima oscuro y frio de este ultimo pais. Un saludo

  • EL ESTADO AUTONÓMICO ES LA
    EL ESTADO AUTONÓMICO ES LA RUINA DE ESPAÑA

    El artículo de Roberto Centeno de esta semana se títula «El Estado Autonómico será la Ruina de España» y su análisis crítico argumenta como sigue:

    «La crisis griega cerrada en falso en el último minuto es una señal inequívoca de la vulnerabilidad de nuestra economía, a la que los inversores tienen en su punto de mira y que a la menor duda dispara nuestra prima de riesgo, ya que no en vano tenemos el segundo déficit público más elevado de toda la UE, y eso que de momento el enorme déficit de la Seguridad Social no se contabiliza porque se está cubriendo con la caja de las pensiones; una deuda pública que aunque no es la más alta ya es imposible de devolver –148% del PIB la deuda total o pasivos en circulación o 130% la deuda computable, más los 330.000 millones de deuda oculta que denuncia Bruselas, aparte del 100% de la deuda externa neta la mayor del mundo desarrollado–, y además el paro juvenil y de mayores de 55 años no solo es el mayor de Europa, sino el más elevado de toda la OCDE. Solo el río de dinero del QE entregado sin control alguno mantiene la falsa apariencia de “normalidad”.

    Y es que España tiene un problema político estructural que nos ha llevado a crecer muy por debajo de nuestro potencial en el pasado y nos llevará a la ruina sin la menor sombra de duda en el futuro. Cualquier análisis económico sobre España que no empiece por tener en cuenta que el actual modelo de Estado, que representa un despilfarro anual en relación a un Estado descentralizado equivalente al 10% del PIB, es una estafa intelectual incapaz de explicar nuestro futuro. Y esto no es un juicio de valor: son matemáticas. El problema de España, el futuro de nuestros hijos, es un modelo de Estado tan disparatado que es único en el mundo, y donde los dos tercios de gasto público –excluida la Seguridad Social– son descentralizados; que compara con solo un tercio del gasto descentralizado en los Estados federales, algo que España ni siquiera es.

    Pero no solo se trata de un modelo de Estado imposible de financiar, es que su ineficiencia de gestión resulta abrumadora. Donde antes había una persona hoy hay 17; en lugar de caminar todos en la misma dirección se camina en direcciones opuestas. Es más fácil mover productos e instalar empresas entre países de la UE que entre CCAA, donde existen 300.000 empleados públicos dedicados a tiempo completo a inventar, implantar y vigilar el cumplimiento de normativas destinadas a destruir el mercado único, a fragmentar España. La insolidaridad entre comunidades es total. ¡Se blindan hasta los ríos! Los proyectos más absurdos, las inversiones más disparatadas, las duplicidades de todo tipo, el nepotismo y la corrupción, tanto institucional como personal, encuentran el entorno más favorable que pueda imaginarse para crecer sin límite ni control. No hacen falta muchos cálculos para ver que el Estado autonómico será la ruina de España.

    El origen del Estado de las autonomías es claro e inequívoco: una imposición a los españoles derivada de las ansias de enriquecimiento y relevancia social de los “padres” de la Transición, unos irresponsables sin el menor sentido del Estado, cuyo pistoletazo de salida fue el “café para todos” del mediocre Suárez, uno de los mayores desatinos de la historia de España. Este grupo de insensatos, de los que Camilo José Cela dijo que, “si tuvieran honor se habrían pegado un tiro”, puso en marcha un mecanismo infernal único en el mundo, económicamente inviable e intrínsecamente corrupto, en el que se inventaron diecisiete autonomías contrarias a la realidad histórica y objetiva de España, y una partitocracia totalitaria que somete al Ejecutivo el resto de poderes del Estado e impone un sistema electoral no representativo de listas cerradas que además prima a los partidos nacionalistas y separatistas, cuyos votos valen hasta cinco veces los del resto de los españoles…

    …España no solo es uno de los pocos países de la OCDE en los que la media salarial del sector público supera a la del sector privado, es que la diferencia es la más elevada. El sueldo medio en el sector público en 2013 fue de 39.907 euros brutos anuales (1) frente a 25.983 en el sector privado (2). Las CCAA son las que tienen los sueldos más elevados, particularmente en las empresas públicas. La Administración Central, la que de verdad lleva España, es la que tiene sueldos más bajos, entre 1.217 y 2.160 euros mensuales. Y si vamos a los 20.000 asesores a dedo estamos hablando de 7.500 euros mensuales, o por ejemplo, los chóferes de los concejales del Ayuntamiento de Madrid, absolutamente innecesarios, 3.750 euros. La relación entre empleados públicos y privados el del 20,4% (la más alta de la OCDE), pero la relación entre masa salarial pública y privada es del 31%. No hay forma de justificar esto ni ante el pueblo español ni ante nadie…»

    «…Y finalmente, el colmo de lo inaudito, Cataluña, donde un presidente de gobierno permite el incumplimiento diario de la Constitución y de la Ley, permite utilizar la sede de la Generalitat como centro de mando y de operaciones del proceso independentista, financia con nuestro dinero la secesión, tanto que se ha convertido con su dejadez y su cobardía en el colaborador necesario más importante en el proceso de ruptura de España, algo que está penado con cárcel en el Código Penal. Juró que no se celebraría el referéndum independentista, y cuando se celebró, en lugar de impedirlo con la ley de la mano se escondió como un conejo asustado.

    (1). La masa salarial de los empleados públicos fue de 116.090 millones de euros, y su número 2,9 millones.

    (2). La remuneración de los asalariados en España fue de 490.253 millones de euros, por tanto la correspondiente al sector privado de 374.163 millones, y los ocupados 14,4 millones»

    • Regenerar la degenerada

      Regenerar la degenerada Democracia
      01 de junio de 2012 – 21:12 –
      aporta tus ideas

      Regenerar la degenerada Democracia:
      En los últimos tiempos y cada vez con mayor frecuencia leemos o escuchamos que hay que regenerar la Actual Democracia o lo que queda de la misma y lo dicen aquellos que en gran parte y medida la han degenerado, pero lo bien cierto es que el principio de esta degeneración está basado y ha sido posible porque nuestra constitución después de más de treinta años de transición sigue siendo un mero folleto o panfleto de meros principios programáticos, solo se han desarrollado aquellos artículos que interesaba a sátrapas, salva patrias, corruptos, inmorales, politiquillos, y demás elementos indeseados de nuestra sociedad.
      Decía el SR. Rajoy en su toma de investidura como presidente de gobierno a cuento de una interpelación de UPyD que no todos los políticos de este nuestro país son corruptos, y tenía razón, pues hay que diferenciar a los corruptos por acción y a los consentidores por omisión siendo estos últimos tan inmorales como los primeros por su falta de ética y moral cívica, ya que con su silencio han alentado y consentido un estado de corrupción que ha abocado al mayor desastre del estado de bienestar que nadie dude que fue pagado al menos dos veces por todos y cada uno de los ciudadanos y que de nuevo tendrá no se sabe muy bien porque razón volver a pagarlo al menos otras dos veces.
      Todos estos elementos se han olvidado que no son los amos y señores de los bienes públicos, que son meros trabajadores o empleados por cuenta ajena, y que la empresa es una sociedad anónima de todos y cada uno de los españoles que con su trabajo y esfuerzo hacen posible una economía del estado español y que sus actos contrarios a la ley al orden establecido tanto en nuestra CE como en nuestro CP debieran (otra cosa es la realidad) ser sancionados y castigados por Ley, pero claro está que son corruptos no imbéciles ( sin comentarios).

      Es tiempo de cambios sustanciales en la forma de hacer política en nuestro país, es tiempo de que los ciudadanos recuperen el control de las instituciones, para obtener un mejor servicio a los intereses ciudadanos, es tiempo de luchar democráticamente por instaurar la democracia del pueblo, la democracia que los Españoles consensuamos en nuestra Carta Magna, es tiempo de decir basta a la democracia particular y partidista de los sátrapas, salva patrias, corruptos, inmorales, politiquillos, y demás elementos indeseados de nuestra sociedad que con total falta de ética y moral nos dirigen hacia un callejón sin salida, es tiempo de decir BASTA,

  • Estimado César. Gracias
    Estimado César. Gracias también por su tono constructivo en el debate. De nuevo, las reflexiones el Sr. Fernández pecan de voluntarismo. Decir que defender el statu quo y la legalidad vigente no es nacionalista sino «simplemente una posición ciudadana lógica» resulta candoroso. Soy respetuoso con las cuestiones de fe, pero siempre que estas se remitan a visiones trascendentes de la vida: lo que no puede hacer la fe es negar la realidad. El hecho, que yo he recordado, de que España es un estado fallido (en los dos últimos siglos) es una mera constatación histórica. No niego que funcionara con verosimilitud durante los tres siglos anteriores (en los que, por cierto, la aplicación de la idea de Estado-Nación sería harto discutible), pero para entender que en los siglos XIX, XX y lo que llevamos del siglo XXI no ha sido así basta un conocimiento cabal de la historia reciente. En mi país es un hecho aún más contrastable porque, por ejemplo, el estado francés goza, entre los vascos, de bastante prestigio, cosa que no ocurre con el español. El estado español se concibió como una mala copia del francés (los afrancesados de Baiona de 1808 o los liberales de Cádiz de 1812, en versiones distintas, venían inspirados por el modelo francés); la ordenación territorial de Javier de Burgos copiaba el modelo francés; las constituciones moderadas o progresistas del siglo XIX se inspiraban en distintos momentos del agitado constitucionalismo francés; la codificación civil seguía el modelo francés; la organización administrativa y judicial seguían, hasta en términos nominales, el ejemplo francés… Sinceramente, si una característica notable inviste al nacionalismo español es su seguidismo torpe del estatismo francés. Cuánto mejor nos habría ido si este proyecto averiado hubiera seguido, al menos, el ejemplo evolutivo de la monarquía británica o la decente revolución norteamericana, con un estado algo más leve que aquel que nos ha inspirado. Hasta hoy los más prístinos nacionalistas españoles no se reconocen seguidores del jacobinismo francés (de nuevo, haciendo una mala copia). Por lo menos en esto, hay que reconocer, los carlistas tuvieron un punto más de lucidez que los liberales del siglo XIX. Me temo que las inseguridades, las imperfecciones del modelo seguido, incluso los profundos complejos y secretos sentimientos de inferioridad del nacionalismo español y su modelo estatal nos van a llevar a la obstinada insistencia en esta estructura, lo cual, a la postre, solo va a suponer, para la población en general, más presión fiscal, más burocracia, más reglamentación, las regulación, más impedimentos para las personas, las familias y las empresas. He de reconocer que en eso, las autonomías, todas, aspiran a reproducir el modelo del estado español, sin comprender que, con ser ya grave intentar alzar un estado, lo hacen bajo el modelo de uno de los estados más clamorosamente fracasados de los últimos 200 años. Ni un solo ejemplo de autonomía valiente y decidida, dispuesta a arrebatar poder a los políticos y entregárselo a los ciudadanos. Con sus himnos, parlamentos y banderas, se convierten en un pálido reflejo de un estado como el español, el más pálido de la Europa contemporánea. Un placer debatir estas cuestiones, estimados amigos.

  • Mi artículo de análisis versa
    Mi artículo de análisis versa sobre la necesidad básica del cumplimiento de la Ley (o «rule of Law» anglosajón) por la población y por los cargos políticos de una nación política que, les guste más o menos, se llama España.

    Afortunadamente, la mayoría de la población sigue pensando que el cumplimiento de la ley, que es un principio liberal básico, es imprescindible para garantizar la convivencia pacífica entre personas y territorios.

    Agradezco sus intervenciones, aunque no comparta muchas de las afirmaciones gratuitas realizadas en el foro de comentarios. Considero que muchas de ellas abren discusiones que no se ciñen al contenido de mi artículo.

    En todo caso, reconozco que, cuando menos, resulta psicológicamente curioso contemplar como algunos que se dicen «liberales» realizan acusaciones «ad hominem» sobre el mensajero que publica un artículo con información que no les gusta y, al mismo tiempo, intentan desviar el asunto hacia posiciones y líneas alternativas de debate sobre posiciones anarquistas y utópicas que son propias de entelequias teóricas («procustanianas») que, obviamente, se dan de bruces con la realidad empírica a lo largo de la historia de la humanidad.

    Obviamente, aprovechan los comentarios para desgranar algunos discursos utópicos que, desde mi perpectiva más institucional, son entelequias anarquistas, en donde pretenden que no exista el Estado-Administración y que, empíricamente, darían lugar a situaciones límite del marco institucional; en donde es imposible defender los derechos individuales a la vida, la propiedad, la libertad o la igualdad de trato ante la Ley de los ciudadanos; como demuestran los hechos históricos desde hace cientos y miles de años. Desde mi perspectiva, son poses intelectuales ociosas y que quedan bien en libros, dando conferencias, introduciendo “ruido” en un foro, o tomando vinos con los amigos pero que no sirven para enfrentarse con coherencia, responsabilidad y seriedad la realidad.

    Espero comprendan que, después de varios días de dimes y diretes, me levante del diván de Procusto (*) o, si se prefiere, del camastro de ideas utópicas en el que Uds. proponen que me tumbe para debatir sobre líneas peregrinas de pensamiento que se salen del objeto de estudio de mi análisis sobre Cataluña y los Pactos Secesionistas.

    Les recuerdo que mi artículo argumenta la obligatoriedad de aplicar el Artículo 155 de la Constitución Española de 1978 por parte del Presidente del Gobierno y, en su caso, del Senado y, adicionalmente, la obligatoriedad de aplicar los artículos 477 y 478 del vigente Código Penal, a aquellas personas que atenten contra la legalidad vigente en un territorio que, les guste o no a los anarquistas, y les guste o no a los independentistas, es una realidad sociocultural, histórica y política desde hace miles de años que se llama Hispania o, desde hace más de 5 siglos, España.

    (*) NOTA: Un lecho de Procusto, también llamado cama de Procusto, es un estándar arbitrario para el que se fuerza una conformidad exacta. Se aplica también a aquella falacia pseudo-científica en la que se tratan de deformar los datos de la realidad para que se adapten a la hipótesis previa.

  • Estimado Ángel Fernández:
    Estimado Ángel Fernández: En mi primera intervención en respuesta a Pedro Ugarte, dejé claro que respeto sus conocimientos y creo que ni intencion de él ni de quien suscribe, debatir ad hominem . Solo hemos disentido con una realidad de una Hispania que ni usted ni nosotros hemos instalado. Si he sido taxativo ha sido porque me vi obligado (al menos intentado) estar a la altura de su talla intelectual.
    Aclarado esto permítame decir que utopía es la creencia que hemos llegado al final de la historia de Fukuyama. El triunfo definitivo de la democracia , de libertad, de la garantía de derechos individuales , que creía Fukuyama era el umbral de las sociedades futuras y cliché de la democracia liberal, fue en realidad el renacer como el ave fénix del socialismo con el ropaje de las socialdemocracias. Estas son el Caballo de Troya a los totalitarismos del siglo XX, que ha dejado abierta la peligrosa back door de ingreso a las instituciones de un gobierno por parte de aventureros como Mas y el innombrable de coleta.
    Coincido Ángel, que el status quo de las políticas de los separatistas en España son desastrosas, pero eso no justifica mantener la hegemonía de un estado sobredimensionado que roba al ciudadano mas del 50% de su esfuerzo diario. Observe que en vísperas de referéndum del 9 N mas de 500 empresas radicadas en Cataluña hicieron sus valijas a Madrid (El Confidencial) . Y no ha sido por la inseguridad jurídica de un eventual secesionismo, sino por el envilecido sistema clientelar que ha instalado Mas en su coto de caza, del que el empresario es bien consciente”
    Ahora permítame disentir con usted que : “debemos respetar la legalidad vigente porque es una realidad sociocultural de Hispania” . Es usted un ciudadano ejemplar en una democracia que despersonaliza y burocratiza , casi como una visión kafkiana de la sociedad que bien explica Milan Kundera en la quinta parte de El arte de la novela, “En la historia moderna hay tendencias que producen lo kafkiano en la gran dimensión social: la concentración progresiva del poder que tiende a divinizarse, la burocratización de la actividad social que transforma todas las instituciones en laberintos sin fin, la consiguiente despersonalización del hombre….”.
    Finalmente es loable su afirmación que: ”debemos respetar la Ley (o Rule of Law anglosajón) Pero: 1) El gobierno no respeta el principio de igualdad de la ley británica al decretar miles de cotidianos decretos que favorecer intereses partidistas. ¿Para que se molestaría el político de turno en modificar la Constitución si de esta manera es mas fácil y rápido el expolio durante su breve mandato ? 2) No se respeta el principio de igualdad anglosajón , si se aplican intereses diferenciales , prerrogativas comerciales a empresarios amigos y a un multiculturalismo autóctono (que fracaso estrepitosamente en Alemania). 3) Estamos ante una ausencia de certeza jurídica futura, tanto civil como comercial, ante una “inflación” de leyes y decretos que ya había denunciado Bruno Leoni en su magistral “La Libertad y la Ley”. 4) El principio de the Rule of Law de poder recurrir los actos de gobierno es claramente imposible ante un gobierno que designa sus propios jueces y funcionarios de organismo de control.
    Estimado Angel, si esta es la realidad de la Rule of the Law de Hispania, que nos “guste o no “ debemos aceptar , lamento decirle como que soy un sedicioso anarco capitalista buscando la libertad y justicia que hoy nos es utópica.
    Un placer haber comentado su muy buen ensayo y hasta pronto. Saludos

  • No puedo estar contestando
    No puedo estar contestando durante semanas las digresiones que introduce cada participante en el foro de comentarios, y que sólo tienen la intención de romper el hilo del artículo, hablando de cuestiones que no tienen conexión con el contenido principal del mismo.

    Obviamente, al comentar las acusaciones «ad hominem» no iba por Ud, César. Me refería a Pedro Ugarte que acusa «ad hominem» de voluntarismo y de actos de fe, viendo la paja en el ojo ajeno y no la viga en el suyo propio, lo que es evidente al observar sus digresiones con razonamientos sentimentales y ambiguos que bailan entre el odio a España y lo español, el independentismo vasco y el anarquismo por «su» tierra.

    En todo caso, debo señalarle que ahora intenta abrirse una nueva línea digresión: sobre la realidad de «the rule of law» en España, que si no se cumple la ley en España, que si se distorsiona la norma para favorecer a determinados colectivos, que si hay hiperinflación legislativa, que si no hay independencia de los jueces…

    De acuerdo, ¿y qué? En ningún momento, he dicho que ésas cuestiones no existan. De hecho, si quieren leer sobre esos asuntos, pueden consultar mis artículos previos en el IJM, desde el año 2008 y hasta la fecha presente, mes a mes y año tras año.

    Espero se den cuenta que llega un momento en que, con cada intervención adicional, sólo se introduce «ruido» respecto del contenido del artículo que versa sobre Cataluña y los Pactos Secesionistas y sobre la necesidad de aplicar la ley a las personas que intentan atentar contra el marco institucional que garantiza la convivencia pacífica entre ciudadanos y regiones.

    Mi artículo termina explicando como terminó el desafío institucional del 6 de octubre de 1934 y, si se quieren evitar por el Gobierno y el Parlamento de España (algo de lo que empiezo a dudar porque Mariano Rajoy & Cía. y los políticos profesionales no hablan claramente de ello), explica la urgente necesidad de cumplir la ley.

    Por ello, el artículo argumenta la urgente necesidad de aplicar el artículo 155 de la Constitución y los artículo 477 y 478 del Código Penal a los sediciosos que pactan y planifican la realización de un plebiscito (disfrazado de elecciones autonómicas) para, posteriormente, realizar una declaración unilateral de independencia de una región (Cataluña) en contra de la Constitución Española de 1978 que, les recuerdo, fue aprobada mayoritariamente por los ciudadanos españoles el 6 de diciembre de 1978.

  • Sin ánimo de aumentar el
    Sin ánimo de aumentar el trabajo del Sr. Fernández obligándolo a contestarme, me limito a constatar que la afirmación más aventurada, más prejuiciosa, menos constatable y que desde luego sí qued supone un ataque de índole personal es el de mi odio a España. No voy a entrar en mayores disquisiciones pero, por favor, Sr. Fernández, disentir de usted no es odiar España. Me parece una forma de megalomanía. Es demasiado peso para sus espaldas. «Amo a mi patria moderadamente», escribió un poeta vasco, refiriéndose a una patria que, por cierto, no era la mía. Ya que no es posible confiar en su talante liberal confiemos, al menos, en su conversión a la mesura. Hágase un favor y aplique el sabio adverbio que manejó Javier de Bengoechea a sus desaforados sentimientos patrióticos.

  • Hombre, como Ud. comprenderá
    Hombre, como Ud. comprenderá prefiero a Unamuno que a Ud. que juega a enredar este artículo repartiendo carnets de mas o menos liberal en función de su cercanía con sus ideas; que son distonias y digresiones entre el independentismo y el anarquismo que empobrecerían totalmente «su» tierra.

    El sabio filósofo decía en la novela Niebla:

    «Pues sí, soy español, español de nacimiento, de educación, de cuerpo, de espíritu, de lengua y hasta de profesión y oficio; español sobre todo y ante todo, y el españolismo es mi religión, y el cielo en que quiero creer es una España celestial y eterna, y mi Dios un Dios, el de Nuestro Señor Don Quijote, un dios que piensa en español y en español dijo: ¡sea la luz!, y su verbo fue verbo español…!»

    No puedo estar contestando durante semanas las digresiones que introduce cada participante en el foro de comentarios, y que sólo tienen la intención de romper el hilo del artículo, hablando de cuestiones que no tienen conexión con el contenido principal del mismo.

    Obviamente, al comentar las acusaciones «ad hominem» no iba por Ud, César. Me refería a Pedro Ugarte que acusa «ad hominem» de voluntarismo y de actos de fe, viendo la paja en el ojo ajeno y no la viga en el suyo propio, lo que es evidente al observar sus digresiones con razonamientos sentimentales y ambiguos que bailan entre el odio a España y lo español, el independentismo vasco y el anarquismo por «su» tierra.

    En todo caso, debo señalarle que ahora intenta abrirse una nueva línea digresión: sobre la realidad de «the rule of law» en España, que si no se cumple la ley en España, que si se distorsiona la norma para favorecer a determinados colectivos, que si hay hiperinflación legislativa, que si no hay independencia de los jueces…

    De acuerdo, ¿y qué? En ningún momento, he dicho que ésas cuestiones no existan. De hecho, si quieren leer sobre esos asuntos, pueden consultar mis artículos previos en el IJM, desde el año 2008 y hasta la fecha presente, mes a mes y año tras año.

    Espero se den cuenta que llega un momento en que, con cada intervención adicional, sólo se introduce «ruido» respecto del contenido del artículo que versa sobre Cataluña y los Pactos Secesionistas y sobre la necesidad de aplicar la ley a las personas que intentan atentar contra el marco institucional que garantiza la convivencia pacífica entre ciudadanos y regiones.
    Mi artículo termina explicando como terminó el desafío institucional del 6 de octubre de 1934 y, si se quieren evitar por el Gobierno y el Parlamento de España (algo de lo que empiezo a dudar porque Mariano Rajoy & Cía. y los políticos profesionales no hablan claramente de ello), explica la urgente necesidad de cumplir la ley.
    Por ello, el artículo argumenta la urgente necesidad de aplicar el artículo 155 de la Constitución y los artículo 477 y 478 del Código Penal a los sediciosos que pactan y planifican la realización de un plebiscito (disfrazado de elecciones autonómicas) para, posteriormente, realizar una declaración unilateral de independencia de una región (Cataluña) en contra de la Constitución Española de 1978 que, les recuerdo, fue aprobada mayoritariamente por los ciudadanos españoles el 6 de diciembre de 1978.

  • El último tren de Katanga:
    Creo es muy interesante el análisis publicado este fin de semana por Pedro J. Ramírez en EL ESPAÑOL titulado El último tren a Katanga:

    «…Algo sólo comparable al Campo de los Mirlos o las fosas de Katyn. “¡Nos pasarán por encima sin misericordia”! Así apela Mas a la movilización. Así justifica el tal Romeva que le sirve de ariete -o ya veremos si de bumerán- su “¡vamos a por todas!” Lo que piden es un voto de confianza para vulnerar la ley por mor de un insoportable estado de necesidad. O la conquista del paraíso de la independencia o la laminación del ser de Cataluña por la barbarie centralista. Como en 1714 o en 1934…

    …Por actuar de forma acorde con esta proclama el Tribunal de Garantías Constitucionales de la Segunda República condenó a Lluis Companys y varios miembros de su gobierno a 30 años de cárcel. Luego fueron indultados. Otro régimen menos humanitario los habría fusilado. De hecho es lo que hizo después el franquismo, como santo y seña de su barbarie. No apelo por supuesto a esa alternativa pero debería existir un término medio entre la represión de una sublevación y la audiencia oficial del Jefe del Estado a quien anuncia su intención de emprenderla…

    …Como ningún gobierno español aceptará nunca, bajo ninguna circunstancia, la secesión ilegal de Cataluña y cualquier acto de fuerza de la Generalitat sería contestado en el mismo plano -además del artículo 155, la Constitución también incluye el 116 que regula los estados de Alarma, Excepción y Sitio- con el respaldo sin fisuras de las instituciones europeas, el último tren a Katanga del comando de Artur Mas, con el chico de la colonia como adorno, sólo puede terminar en el fondo del barranco.

    …¿No son conscientes de todo esto Mas, Junquera y el chico de la colonia? Hay quien sostiene que lo que buscan es perder con dignidad -de ahí el artefacto de una candidatura apolítica liderada por un político distinto del que, emboscado en el cuarto puesto, seguiría en el poder en caso de victoria- pero corriendo el riesgo de pasarse de frenada como le ocurrió a Tsipras con el referéndum griego.

    No tienen salida. La derrota les arrojaría al abismo por el lado de la vía del ridículo, la victoria los precipitaría por el flanco del suicidio. Su problema no es España sino el orden mundial.

    Por eso el epitafio que les recordará en el fondo del barranco dirá algo parecido al dedicado a una de las primeras víctimas del último tren de Katanga: “Le mató un arma china, pagada con rublos rusos, fabricada con el acero de una factoría alemana que construyeron los franceses, y transportada hasta aquí por una aerolínea sudafricana, subvencionada por los Estados Unidos”. Con la homologación de Bruselas, faltó añadir.»

  • LA QUIEBRA DEL ESTADO DE
    LA QUIEBRA DEL ESTADO DE DERECHO
    pdve – 01 de junio de 2012 – 21:14 –

    Predica la Constitución Española
    Artículo 1
    1. España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.
    2. La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado.

    Artículo 9
    1. Los ciudadanos y los poderes públicos están sujetos a la Constitución y al resto del ordenamiento jurídico.
    2. Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social.

    Estos principios programáticos base y esencia de la democracia, no han dejado de ser meros principios de intenciones, vacíos de contenido esencial, pues en la realidad, los que fueron y son llamados por los ciudadanos a través de las urnas, para consolidarlos y darles el sentido y la coherencia de sus propios enunciados, haciendo dejación de su deber democrático y constitucional, los han incorporado a su patrimonio personal y partidista, relegando a la sociedad civil a meros espectadores de un espectáculo de tolitarismo democrático , que nada tiene que ver con los enunciados programáticos de los Artículos 1º y 9º de la CE.

    Seria arto inoficioso traer a este espacio los cientos y miles de noticias, artículos, denuncias, sobre temas tan sensibles y cercanos a la ciudadanía, educación, cultura, sanidad, seguridad, urbanismo, vivienda, corrupción ( económica, política ) etc, que dan cuenta de una realidad incuestionable, los ciudadanos viven y sobreviven al margen de la política y de las instituciones que conforme a la CE, de ellos emanan y que para ellos se crearon, asistiendo como meros convidados de piedra a la quiebra del tan deseado estado de derecho.

    Esto ha generado un tipo de ciudadanía pasiva, abulica , acritica, acostumbrada a esperarlo todo del “Estado-providencialista” , incapaz de apercibirse de que una “ciudadanía pasiva” es una contradicción con el propio espíritu democrático y constitucional. Es ciudadana la persona protagonista de su vida personal y compartida, no la que depende de lo que quieran o deban de hacer los políticos en su nombre, dar el voto y esperar que los que gobiernan hagan por ti lo que tu no estas dispuesto hacer para ti mismo, es cuando menos un disparate.

    En la actualidad hay 3.099 partidos políticos registrados ante el Ministerio del Interior
    En marzo se ha producido un aluvión de Formaciones políticas. En interior han dado de alta al día hasta 30 nuevos partidos, ya hay un partido por cada 10.000 electores. Muchas siglas para mucha abstención.
    Un fenómeno en el que tiene que ver lo relativamente sencillo y barato que resulta crear un partido y el hartazgo de muchos con la actual situación política.
    «El sistema ha caducado. Lo que tenemos es una oligarquía con dos partidos mayoritarios que no tienen ningún interés en cambiarla y en la que todo depende del jefe de la mayoría. Si ellos mismos se autodenominan la clase política…».
    El hastío del votante. «El auge de nuevos partidos, ONG y otras formas de asociacionismo tiene que ver con el debilitamiento de las estructuras clásicas de partidos», explica Ramón Adell, profesor de Cambio Social en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la UNED. «Los partidos tradicionales ya no conectan con la sociedad y surgen estas iniciativas ciudadanas. El actual clima político recoge la descomposición entre PSOE y PP y al margen de eso, la ciudadanía tiene otros problemas, a los que ningún partido les da solución y busca desesperadamente un medio para lograr lo que en justicia y por derecho les corresponde. Lo que ocurre es que todas estas iniciativas acaban absorbidas por los partidos tradicionales».

    *Los siguientes párrafos están sacados del Manifiesto del Foro Mundial de las Alternativas
    *Es tiempo de ser verdaderos ciudadanos. Millones de personas no tienen derecho al voto porque son inmigrantes y millones más no votan, por despecho, desaliento, crisis de los partidos, sentimiento de inutilidad o exclusión de la vida política. Influencias e intervenciones diversas suelen alterar a menudo el sentido de las elecciones. Pero la democracia no consiste sólo en las elecciones. Es la participación en todos y cada uno de los niveles de la vida económica, política y cultural. Es tiempo de ser verdaderos ciudadanos.
    *Es tiempo de reconstruir y democratizar el Estado. El desmantelamiento del Estado, la contracción de sus funciones, las privatizaciones a ultranza desembocan en la desmoralización del servicio público, en el debilitamiento de los sectores educativos y de salud, y a fin de cuentas en su tutelaje por los intereses económicos privados. La globalización neoliberal tiende a alejar al Estado de la población, y a fomentar la corrupción. Hace del Estado un instrumento represivo al servicio de sus propios objetivos. Es tiempo de reconstruir y democratizar el Estado.
    *Es tiempo de transformar el cinismo en dignidad y la dignidad en poder.
    *Es tiempo de fortalecer los valores colectivos. La modernidad vehiculada por el capitalismo e ideologizada por el neoliberalismo ha destruido o pulverizado las culturas existentes. Ha hecho que estallen las solidaridades y que se resquebrajen las convicciones, y en su lugar ha puesto la exaltación del individuo, cuya eficiencia está a la medida de su éxito económico. Lejos de ser factor de emancipación para el conjunto de los pueblos, ha desembocado en una crisis de la educación, en violencias sociales y en explosiones de movimientos identitarios, estériles, nacionalistas, étnicos o religiosos. Es tiempo de fortalecer los valores colectivos.
    *Ha llegado el tiempo de las convergencias. Convergencia de las luchas, convergencia de los saberes, convergencia de las resistencias, convergencia de las alternativas, convergencia de los espíritus, convergencia de los corazones, hacia un mundo de justicia e igualdad, de inventiva y progreso material, de optimismo y florecimiento espiritual. Este mundo, podemos construirlo si encontramos alternativas viables al neoliberalismo y a la globalización unilateral, alternativas que se basen en los intereses de los pueblos y el respeto a las diferencias nacionales, culturales y religiosas. Ha llegado el tiempo de las convergencias, desde el baluarte de la democracia.
    *Es tiempo de despertar la esperanza de los pueblos. En todo el mundo se organiza la resistencia, se llevan a cabo luchas sociales y se buscan iniciativas alternas. Por doquier, mujeres, hombres, niños, desempleados, excluidos, oprimidos, obreros. Campesinos sin tierra, comunidades víctimas del racismo, pobres de la ciudad, pueblos indígenas, estudiantes, intelectuales, emigrantes, pequeños comerciantes, descastados, clases medias en decadencia, simples ciudadanos, afirman su dignidad, exigen sus derechos humanos, hacen que se respete el patrimonio natural y practican la solidaridad. Unos han entregado su vida por estas causas, otros son héroes cotidianos. Unos reconstruyen sus situaciones concretas, otros experimentan con fórmulas la renovación de la economía. Unos sientan las bases para otra política, otros crean una cultura nueva. Es tiempo de despertar la esperanza de los pueblos
    *El tiempo de que un pensamiento creador y universal se abra ante nosotros. El análisis de las consecuencias económicas, sociales, ecológicas, políticas y culturales de la organización económica actual conducirá a su deslegitimación. La búsqueda del equilibrio entre la iniciativa personal y los objetivos colectivos dará paso a nuevas fórmulas. El estudio de la expansión de sectores no mercantiles, el de las técnicas de producción que toman en cuenta el bienestar de quienes las utilizan, el de la organización y de la naturaleza del trabajo, contribuirán también a la creación de una organización colectiva más humana. El tiempo de que un pensamiento creador y universal se abra ante nosotros.
    *El tiempo de la acción ya ha comenzado. La democracia ya no es tan sólo una nieta en la organización de las sociedades. Aparece también como la clave para el funcionamiento de los movimientos sociales, de los partidos políticos, las empresas. las instituciones, las naciones y los órganos internacionales. Se ha venido experimentando como un aporte esencial para el respeto de los intereses populares y la salvaguarda de la seguridad nacional e internacional. La apertura de espacios para todas las culturas, por cuanto todas forman parte del patrimonio de la humanidad, permite superar progresivamente los repliegues identitarios reduccionistas. La existencia de estados democráticos, competentes y transparentes aparece como la base para el restablecimiento de su poder de regulación. Los reagrupamientos económicos y políticos regionales, basados en la complementariedad interna, se perfilan como la mejor respuesta a las necesidades reales de la población y como una alternativa consistente a la globalización neoliberal. Reforzar y democratizar las instituciones internacionales, regionales y mundiales se ha convertido en un objetivo realizable, del que dependen el progreso del derecho internacional y de la insoslayable regulación de las relaciones económicas, sociales y políticas, tanto en el plano mundial, como en los ámbitos del capital financiero, de la fiscalidad, de las migraciones, y del desarme. El tiempo de la acción ya ha comenzado, vota pero participa.
    *Ver más en el foro mundial de las alternativas

    Estamos asistiendo a una grave crisis del llamado estado de derecho, los políticos, se han adueñado de las instituciones, y el capital del gobierno.
    Los políticos ya no gobiernan, negocian con quien realmente detentan el poder, el capital.

  • LA QUIEBRA DEL ESTADO DE
    LA QUIEBRA DEL ESTADO DE DERECHO
    pdve – 01 de junio de 2012 – 21:14 –

    Predica la Constitución Española
    Artículo 1
    1. España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.
    2. La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado.

    Artículo 9
    1. Los ciudadanos y los poderes públicos están sujetos a la Constitución y al resto del ordenamiento jurídico.
    2. Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social.

    Estos principios programáticos base y esencia de la democracia, no han dejado de ser meros principios de intenciones, vacíos de contenido esencial, pues en la realidad, los que fueron y son llamados por los ciudadanos a través de las urnas, para consolidarlos y darles el sentido y la coherencia de sus propios enunciados, haciendo dejación de su deber democrático y constitucional, los han incorporado a su patrimonio personal y partidista, relegando a la sociedad civil a meros espectadores de un espectáculo de tolitarismo democrático , que nada tiene que ver con los enunciados programáticos de los Artículos 1º y 9º de la CE.

    Seria arto inoficioso traer a este espacio los cientos y miles de noticias, artículos, denuncias, sobre temas tan sensibles y cercanos a la ciudadanía, educación, cultura, sanidad, seguridad, urbanismo, vivienda, corrupción ( económica, política ) etc, que dan cuenta de una realidad incuestionable, los ciudadanos viven y sobreviven al margen de la política y de las instituciones que conforme a la CE, de ellos emanan y que para ellos se crearon, asistiendo como meros convidados de piedra a la quiebra del tan deseado estado de derecho.

    Esto ha generado un tipo de ciudadanía pasiva, abulica , acritica, acostumbrada a esperarlo todo del “Estado-providencialista” , incapaz de apercibirse de que una “ciudadanía pasiva” es una contradicción con el propio espíritu democrático y constitucional. Es ciudadana la persona protagonista de su vida personal y compartida, no la que depende de lo que quieran o deban de hacer los políticos en su nombre, dar el voto y esperar que los que gobiernan hagan por ti lo que tu no estas dispuesto hacer para ti mismo, es cuando menos un disparate.

    En la actualidad hay 3.099 partidos políticos registrados ante el Ministerio del Interior
    En marzo se ha producido un aluvión de Formaciones políticas. En interior han dado de alta al día hasta 30 nuevos partidos, ya hay un partido por cada 10.000 electores. Muchas siglas para mucha abstención.
    Un fenómeno en el que tiene que ver lo relativamente sencillo y barato que resulta crear un partido y el hartazgo de muchos con la actual situación política.
    «El sistema ha caducado. Lo que tenemos es una oligarquía con dos partidos mayoritarios que no tienen ningún interés en cambiarla y en la que todo depende del jefe de la mayoría. Si ellos mismos se autodenominan la clase política…».
    El hastío del votante. «El auge de nuevos partidos, ONG y otras formas de asociacionismo tiene que ver con el debilitamiento de las estructuras clásicas de partidos», explica Ramón Adell, profesor de Cambio Social en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la UNED. «Los partidos tradicionales ya no conectan con la sociedad y surgen estas iniciativas ciudadanas. El actual clima político recoge la descomposición entre PSOE y PP y al margen de eso, la ciudadanía tiene otros problemas, a los que ningún partido les da solución y busca desesperadamente un medio para lograr lo que en justicia y por derecho les corresponde. Lo que ocurre es que todas estas iniciativas acaban absorbidas por los partidos tradicionales».

    *Los siguientes párrafos están sacados del Manifiesto del Foro Mundial de las Alternativas
    *Es tiempo de ser verdaderos ciudadanos. Millones de personas no tienen derecho al voto porque son inmigrantes y millones más no votan, por despecho, desaliento, crisis de los partidos, sentimiento de inutilidad o exclusión de la vida política. Influencias e intervenciones diversas suelen alterar a menudo el sentido de las elecciones. Pero la democracia no consiste sólo en las elecciones. Es la participación en todos y cada uno de los niveles de la vida económica, política y cultural. Es tiempo de ser verdaderos ciudadanos.
    *Es tiempo de reconstruir y democratizar el Estado. El desmantelamiento del Estado, la contracción de sus funciones, las privatizaciones a ultranza desembocan en la desmoralización del servicio público, en el debilitamiento de los sectores educativos y de salud, y a fin de cuentas en su tutelaje por los intereses económicos privados. La globalización neoliberal tiende a alejar al Estado de la población, y a fomentar la corrupción. Hace del Estado un instrumento represivo al servicio de sus propios objetivos. Es tiempo de reconstruir y democratizar el Estado.
    *Es tiempo de transformar el cinismo en dignidad y la dignidad en poder.
    *Es tiempo de fortalecer los valores colectivos. La modernidad vehiculada por el capitalismo e ideologizada por el neoliberalismo ha destruido o pulverizado las culturas existentes. Ha hecho que estallen las solidaridades y que se resquebrajen las convicciones, y en su lugar ha puesto la exaltación del individuo, cuya eficiencia está a la medida de su éxito económico. Lejos de ser factor de emancipación para el conjunto de los pueblos, ha desembocado en una crisis de la educación, en violencias sociales y en explosiones de movimientos identitarios, estériles, nacionalistas, étnicos o religiosos. Es tiempo de fortalecer los valores colectivos.
    *Ha llegado el tiempo de las convergencias. Convergencia de las luchas, convergencia de los saberes, convergencia de las resistencias, convergencia de las alternativas, convergencia de los espíritus, convergencia de los corazones, hacia un mundo de justicia e igualdad, de inventiva y progreso material, de optimismo y florecimiento espiritual. Este mundo, podemos construirlo si encontramos alternativas viables al neoliberalismo y a la globalización unilateral, alternativas que se basen en los intereses de los pueblos y el respeto a las diferencias nacionales, culturales y religiosas. Ha llegado el tiempo de las convergencias, desde el baluarte de la democracia.
    *Es tiempo de despertar la esperanza de los pueblos. En todo el mundo se organiza la resistencia, se llevan a cabo luchas sociales y se buscan iniciativas alternas. Por doquier, mujeres, hombres, niños, desempleados, excluidos, oprimidos, obreros. Campesinos sin tierra, comunidades víctimas del racismo, pobres de la ciudad, pueblos indígenas, estudiantes, intelectuales, emigrantes, pequeños comerciantes, descastados, clases medias en decadencia, simples ciudadanos, afirman su dignidad, exigen sus derechos humanos, hacen que se respete el patrimonio natural y practican la solidaridad. Unos han entregado su vida por estas causas, otros son héroes cotidianos. Unos reconstruyen sus situaciones concretas, otros experimentan con fórmulas la renovación de la economía. Unos sientan las bases para otra política, otros crean una cultura nueva. Es tiempo de despertar la esperanza de los pueblos
    *El tiempo de que un pensamiento creador y universal se abra ante nosotros. El análisis de las consecuencias económicas, sociales, ecológicas, políticas y culturales de la organización económica actual conducirá a su deslegitimación. La búsqueda del equilibrio entre la iniciativa personal y los objetivos colectivos dará paso a nuevas fórmulas. El estudio de la expansión de sectores no mercantiles, el de las técnicas de producción que toman en cuenta el bienestar de quienes las utilizan, el de la organización y de la naturaleza del trabajo, contribuirán también a la creación de una organización colectiva más humana. El tiempo de que un pensamiento creador y universal se abra ante nosotros.
    *El tiempo de la acción ya ha comenzado. La democracia ya no es tan sólo una nieta en la organización de las sociedades. Aparece también como la clave para el funcionamiento de los movimientos sociales, de los partidos políticos, las empresas. las instituciones, las naciones y los órganos internacionales. Se ha venido experimentando como un aporte esencial para el respeto de los intereses populares y la salvaguarda de la seguridad nacional e internacional. La apertura de espacios para todas las culturas, por cuanto todas forman parte del patrimonio de la humanidad, permite superar progresivamente los repliegues identitarios reduccionistas. La existencia de estados democráticos, competentes y transparentes aparece como la base para el restablecimiento de su poder de regulación. Los reagrupamientos económicos y políticos regionales, basados en la complementariedad interna, se perfilan como la mejor respuesta a las necesidades reales de la población y como una alternativa consistente a la globalización neoliberal. Reforzar y democratizar las instituciones internacionales, regionales y mundiales se ha convertido en un objetivo realizable, del que dependen el progreso del derecho internacional y de la insoslayable regulación de las relaciones económicas, sociales y políticas, tanto en el plano mundial, como en los ámbitos del capital financiero, de la fiscalidad, de las migraciones, y del desarme. El tiempo de la acción ya ha comenzado, vota pero participa.
    *Ver más en el foro mundial de las alternativas

    Estamos asistiendo a una grave crisis del llamado estado de derecho, los políticos, se han adueñado de las instituciones, y el capital del gobierno.
    Los políticos ya no gobiernan, negocian con quien realmente detentan el poder, el capital.

  • Tan solo soy alguien que no
    Tan solo soy alguien que no conocía algunos aspectos de la Constitución Española, pero, tras leer este artículo, del cual me ha encantado su redacción…. mi «mente acaba de vomitar».

    No me considero ni Español, ni Gallego, ni Vasco, ni Catalán, ni Andaluz, pero por suerte o por desgracia, he nacido en España.

    ¿Por qué ha vomitado mi mente? Es muy sencillo. Plantearé esta cuestión:

    Mi bisabuela era de Teruel (por parte de uno de los que me engendraron), mis otros bisabuelos Valencianos (por parte de otro de los que me engendraron). A partir de aquí, puedo aceptar que nací en «cierto territorio» del Planeta Tierra. ¿España? Bueno, así es como algunos de mente cerrada denominan a esa parte del Territorio. Qué tiene unas Leyes… digamos… una Constitución base donde cada persona de ese supuesto territorio del Planeta Tierra tiene como derecho y obligación… lo puedo respetar.

    Pero… ¿acaso alguien me ha preguntado en algún momento de mi vida si quiero ser Español, Vasco, Gallego o Catalán? ¿Y si no lo quiero ser? ¿Por qué se me tiene que imponer ser de un lugar concreto (en este caso el dominado territorio Español, o del País Vasco, o de Galicia, Andalucía, Cataluña…)? ¿Por qué he de aceptar de facto esa presunción donde algunos exigen que sea así y no «SE ME PERMITE» (ni a mí ni a nadie por lo visto) decidir de dónde quiero ser? ¿Acaso los creadores de la Constitución se creen Dioses para decidir por cada persona a qué territorio del Planeta Tierra que tiene un nombre pertenece ese nacido? ¿No tiene ni voz ni voto? ¿No puede elegir? Eso me da náuseas mentales.

    La Constitución Española (o cualquier Constitución que haya sido definida en un territorio del Planeta Tierra) no deja de ser la mera hipocresía de unos pocos para consolidar su estatus y clase en pro de los «nuevos».

    Vergüenza debería daros a tod@s.

  • DAVID, quien debe
    DAVID, quien debe avergonzarse es Ud. por no respetar a los demás y por comentar que le llevan a «vomitar» las ideas diferentes.

    Sin duda, su comentario es puramente sentimental porque se siente herido psicológicamente, en su fuero interno, al no poder contra-argumentar intelectualmente un artículo que razona que los Pactos Secesionistas en Cataluña son delitos contra la Constitución Española de 1978, el Código penal y el resto del ordenamiento jurídico, lo que es algo ciertamente obvio.

    Le recomiendo intente leer más libros y logre instruirse bastante más sobre la importancia del cumplimiento de la Ley («the rule of Law») y el respeto de los derechos individuales a la vida, la libertad, la propiedad y la igualdad de trato ante la Ley para el arraigo de un sociedad civilizada, abierta y libre.

    Con sus virtudes y con sus defectos, el marco institucional inclusivo e integrador de España, fundamentado en ésos principios de convivencia pacífica, es lo que está vulnerado el Parlamento de Cataluña al aprobar una «desconexión de España» ayer lunes 9 de Noviembre de 2015 que, irresponsablemente, divide y enfrenta a la población de Cataluña y que, evidentemente, incumple la legalidad vigente en todas las regiones de España al incurrir en múltiples delitos tificados en el Código Penal como, entre otros: el delito de desobediencia (art.506 CP), el delito de sedición (Arty. 472 y ss.) o el delito de rebelión (Art. 544 y ss.).

    Por ello, me permito sugerirle que lea más sobre las religiones políticas y los mesias políticos para entender sus propios procesos mentales. Quizás así aprenda Ud. y entienda que los partidos nacional-separatistas sólo buscan maximizar el dinero y el poder de las oligarquías «extractivas» (perversas) que los forman y que medran de los recursos del resto de la población (Mas, Pujol & Cía = corrupción 3%+5%).

    Entiendo que su problema es intelectual, de carencia de lecturas adecuadas en cantidad y calidad y, por tanto, de incapacidad para establecer las relaciones causales mínimas que permiten vislumbrar la importancia del cumplimiento de las normas y la ley en un territorio para que exista una convivencia pacífica.

    Como contestación a sus sucesión de preguntas «sentimentales» entiendo que debería Ud. psico-analizarse bien y elegir la opción que le resulte más fácil para ser feliz sin molestar ni coaccionar a los demás. Es bien fácil la solución a sus preguntas. Si no le gusta la ley, las normas, las constumbres, la cultura o la gente de un país, en la era de la globalización, siempre tiene la buena opción de Emigrar con los Piés e irse a vivir al extranjero e incluso obtener la residencia y/o la nacionalidad en otro país donde se sienta Ud. más feliz. Otra opción es irse como eremita a un bosque para vivir rodeado de naturaleza y pasar olímpicamente de la sociedad civilizada, abierta y libre que, lo quiera Ud. o no, se basa en el cumplimiento de la LEY


  • Añadir un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Más artículos

    El proyecto intelectual de Carl Menger

    Carl Menger no planteó su libro como una crítica frontal a quienes se oponían al mercado libre, sino como una defensa más fundamentada del mismo.