Skip to content

Competencia, propiedad intelectual y Taylor Swift

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Por Frances Lasok. Este artículo fue originalmente publicado en CapX.

Taylor Swift ha monopolizado los corazones y las mentes de las jóvenes durante más de una década, y ha consolidado su estatus de icono musical preeminente de nuestra era al ganar su cuarto Grammy al Mejor Álbum el pasado fin de semana. Pero dado que la competencia es tan importante en las artes como en el libre mercado, ¿hasta qué punto debería preocuparnos el dominio de Miss Americana?

La carrera de Taylor Swift es un ejemplo de la tensión entre la propiedad intelectual y el libre intercambio de ideas. A los 15 años firmó un contrato con Big Machine Records [BMR] por el que cedía a la compañía los derechos de los masters de sus seis primeros álbumes. Swift y BMR se separaron más tarde y, en 2019, BMR fue adquirida por un holding propiedad de un hombre llamado Scooter Braun, socio de Kanye West, con quien Swift ha mantenido una sonada disputa.

El derecho del artista a controlar su obra

Swift publicó su horrorizada reacción en Instagram, acusando a Braun de «acoso incesante y manipulador» y declarándose «triste y asqueada». Pero la compañía de Braun tenía indiscutiblemente los derechos de los álbumes originales, y cualquiera que quisiera licenciar las canciones tendría que pagarle un canon. La respuesta de Swift fue volver a grabar sus antiguos álbumes para recuperar la propiedad de su trabajo anterior. Hoy, las «versiones de Taylor» son a menudo más populares entre los fans que las grabaciones originales, y el imperio Swift vale más de 1.000 millones de dólares. La chica de al lado ha ganado.

Hay muchas maneras de contar la historia de Taylor Swift. Un individuo contra una corporación, o una mujer contra un hombre poderoso. Pero su postura era que, como artista, tenía derecho a controlar su obra. No está claro cuáles serán los efectos de su acción: puede que se endurezcan las cláusulas de regrabación. Pero en una industria con una historia de misoginia plagada de ejemplos desagradables de artistas atrapados en largos contratos, Swift adoptó una postura contundente. Pero el asunto también plantea una pregunta: ¿en qué momento la creación de un individuo se convierte en propiedad de una empresa?

Las muñecas Bratz

Es una cuestión que se puso a prueba en un caso relacionado con otro producto consumido principalmente por niñas: las muñecas Bratz. Yasmin, Chloe, Jade y Sasha, con sus cabezas grandes, labios carnosos y faldas diminutas, salieron al mercado a mediados de la década de 2000. Los padres las odiaban, los adolescentes las adoraban y las ventas se dispararon, presentando la primera competencia seria a Barbie, que entonces tenía una cuota de mercado estimada del 75%. Los creadores de Barbie, Mattel, respondieron sacando las muñecas MyScene, sospechosamente similares, y MGA, los propietarios de Bratz, interpusieron una demanda. Hasta aquí, se trataba de una batalla convencional de propiedad intelectual: ¿en qué momento utilizar el mismo concepto de una muñeca cabezona y a la moda se convierte en copia?

Pero entonces llegó el giro. Mattel contrademandó a MGA, alegando que tenía derechos sobre las Bratz, porque su creador, Carter Bryant, tenía un contrato de exclusividad con la empresa cuando ideó el diseño. Tras muchas disputas legales, MGA salió victoriosa. Pero las Bratz llevaban demasiado tiempo fuera de las estanterías y de la escena. Y Barbie había derrotado a Yasmin, Chloe, Jade y Sasha en la batalla que importaba, que es la que se libra por el dominio del mercado.

Usar la propiedad intelectual contra la competencia

Las grandes empresas pueden actuar de muchas maneras para impedir la competencia utilizando la propiedad intelectual: demandas que ponen a las empresas en estado de alerta hasta que la empresa más pequeña se queda sin dinero, adquisiciones asesinas en las que las empresas más pequeñas son compradas simplemente para ser cerradas. Pero una forma barata es bloquear el talento, impidiendo que surjan nuevas ideas y nuevas empresas: cuando una empresa deja de proteger sus derechos sobre sus productos y limita la competencia controlando a una persona.

Hoy, en el mundo empresarial, este debate tiene lugar en la batalla sobre las cláusulas de no competencia. En 2020, el Gobierno británico emprendió una revisión de las cláusulas de exclusividad y no competencia, proponiendo limitar el uso de las cláusulas de no competencia a tres meses en un intento de impulsar tanto la innovación como la competencia. En Estados Unidos, la Comisión Federal de Comercio está revisando la existencia de las cláusulas de no competencia.

Aunque su finalidad es proteger los secretos comerciales de una empresa, en la práctica pueden utilizarse para imponer limitaciones a los empleados, no sólo para crear nuevas empresas, sino simplemente para encontrar trabajo en el mismo sector. No es necesario que una empresa gane un caso para evitar que se marchen los talentos: cuando un jugador es mucho más grande y poderoso que el otro, a veces basta con la amenaza de una acción legal.

Plástico de ojos saltones

La propiedad intelectual ha evolucionado como cualquier otro derecho codificado. Las distinciones que se hacen en ella son sutiles: un debate en apelación en el caso MGA contra Mattel fue la distinción entre las ideas de Bryan y sus diseños. Sobre estos últimos Mattel tenía indiscutiblemente derecho. En el caso de Taylor Swift, existe un poderoso argumento para afirmar que una superestrella mundial es legítimamente el producto de un equipo. La línea entre un individuo y un producto, o entre un individuo y un secreto comercial, puede ser increíblemente difusa.

La propiedad intelectual es una parte crucial de la competencia, como forma de proteger a las pequeñas empresas frente a los gigantes. Pero la ley también puede utilizarse para limitar la competencia, y cuando se cruza la línea y la legislación sobre competencia se utiliza para limitar a los individuos, la ley debería modificarse.

La Barbie-Bratz que podría parecer irrelevante sobre el papel: plástico de ojos saltones contra plástico de ojos saltones. Pero cuando las tiendas pidieron que sólo hubiera existencias de la muñeca Bratz blanca «Chloe», el director general de MGA, Isaac Larian, respondió que las tiendas podían comprar todas las muñecas Bratz o ninguna. Y mientras Barbie, Sindy y Polly Pocket eran rubias y de ojos azules, cuando Mattel lanzó MyScene para competir con las Bratz, las muñecas eran étnicamente diversas y los consumidores tenían más opciones. La libertad de competir es importante.

Ver también

Taylos Swift nos muestra por qué debemos sacudirnos la propiedad intelectual. (Benjamin Seevers)

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

El Fouché hispano

Fernando Grande-Marlaska se ha convertido en el ministro del interior que más tiempo ha estado en el cargo, un total de 2.085 días hasta hoy. Ha adelantado a José Barrionuevo, ministro de la época de los Gal, que acabó condenado a pena de prisión, con un récord de 2.048 días.