Skip to content

Taylor Swift nos muestra por qué necesitamos sacudirnos la propiedad intelectual

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Por Benjamin Seevers. Este artículo fue publicado originalmente por FEE.

Taking on Taylor Swift, un reciente documental de la CNN, cuenta la historia de Sean Hall y Nathan Butler, una pareja de compositores del grupo de hip-hop de principios de la década de 2000 3LW. Hall y Butler demandaron a Taylor Swift en 2021 por el éxito de Swift Shake It Off por supuesta violación de sus derechos de autor de la canción de 3LW Playas Gon’ Play. Hall y Butler alegan que las frases haters gonna hate y playas gonna play de la canción de Swift están copiadas directamente de la canción de 3LW.

Esta acusación es sencillamente deshonesta. La frase haters gonna hate es anterior a ambas canciones y parece haber surgido espontáneamente en lugar de haber sido acuñada por una persona o un grupo en particular. Lo mismo podría decirse de playas gonna play. Suponiendo que los derechos de autor, una forma de propiedad intelectual (PI), sean una forma legítima de propiedad, está claro que Swift no «robó» estas frases porque ya eran frases comunes en el momento de la composición de ambas canciones.

El «robo» de Taylor Swift

Sin embargo, asumiendo la posición (correcta) de que la propiedad intelectual (PI) no es una forma legítima de propiedad, Hall y Butler claramente no tienen motivos legítimos para demandar a Taylor Swift. Estas frases, las haya «robado» Swift o no, son un juego limpio. Cualquiera puede utilizarlas de la forma que desee. Pueden utilizarse en una canción o en cualquier otro medio de comunicación. Hall y Butler no tienen el monopolio de estas frases.

La propiedad intelectual no es una propiedad legítima porque no se pueden reclamar ideas generales. El uso por parte de una persona de una determinada idea (o en este caso una frase) no impone legítimamente restricciones al uso de la idea por parte de otra persona. Independientemente de que Hall y Butler hayan acuñado o no esas frases, lo cierto es que tienen derecho a pronunciarlas a su antojo. Pero eso no les da derecho a impedir que otros lo hagan. Estas frases se producen reorganizando el mundo físico para producir letras sonoras o escritas. Si alguien posee los recursos físicos necesarios, debería ser libre de reproducir esas letras en forma verbal o escrita y sacar de ellas todo el provecho que quiera. Los copiadores no utilizan necesariamente nada que ya poseyeran.

Esto hace aún más ridículo el uso que hace el documental del término «apropiación cultural». Ahora sabemos que las frases no pueden ser objeto de apropiación, pero decir que una cultura específica tiene un derecho exclusivo sobre las frases es absurdo. Suponiendo que la propiedad de las frases sea legítima, el derecho debe ser atribuible a una persona concreta que pronunció o escribió las frases en primer lugar.

El derecho a prohibir que otros utilicen una frase

Este derecho no puede ser adquirido por una clase de individuos: una cultura. Un individuo debe componer primero la frase, y ese individuo tendría presumiblemente derecho a permitir que otros utilicen la frase.

¿Puede el compositor permitir que toda una clase de personas, como los miembros de una cultura, utilicen la frase? Si la propiedad intelectual ha de ser coherente, entonces sí, pero la parte clave de esto es que debe demostrarse que la persona que utilizó por primera vez esa frase concedió a esa clase de personas el derecho a utilizar la frase. Si eso no se puede demostrar, uno no puede simplemente gritar «apropiación cultural» cada vez que oye o ve algo que no le gusta.

Lo único que hizo Taylor Swift fue utilizar una frase común que tenía todo el derecho a usar. De hecho, la utilizó de manera más eficaz que otros antes que ella. En este momento, la canción de Swift de 2014 Shake It Off tiene casi 1.300 millones de escuchas totales en Spotify más 66 millones de escuchas adicionales de la reedición de la canción, mientras que la canción que escribieron Hall y Butler, playas gonna play, tiene actualmente 12 millones de escuchas totales en la misma plataforma a pesar de ser 14 años más antigua. Por supuesto, hay otros métodos de escuchar canciones, pero estas estadísticas afirman el hecho de que Swift tiene un inmenso impacto en los oyentes de música actual.

Utilizar al Gobierno para aprovecharse de quien tiene éxito

Esto nos lleva a la función económica de un compositor y cantante. Se encargan de reorganizar las palabras en frases pegadizas y auditivamente agradables, quizá con letras que hagan pensar a la gente. Hay muchas razones por las que un artista puede tener éxito, pero en la raíz de su éxito está que complazca a suficientes consumidores como para obtener beneficios. Aunque la canción de 3LW tuvo éxito entre su público, la canción de Swift supera a la de 3LW. Está claro que Swift sabe cómo fabricar un producto que satisfaga a los consumidores, y nadie tiene derecho a infringir su capacidad de hacerlo a menos que viole los derechos de otra persona. Y en lo que respecta a esta polémica, Swift no hizo absolutamente nada malo.

Otra lección que puede extraerse de esta controversia es cómo la gente utiliza al gobierno para aprovecharse de las personas de éxito. Aunque Hall y Butler no consiguieron saquear a Swift, otros innovadores no tienen tanta suerte. En el mundo de las patentes, existen los llamados «trolls de patentes», que poseen patentes de productos vagos sin haber inventado nada en realidad. ¿Por qué? Conservan estas patentes durante años para poder demandar a los innovadores que inevitablemente inventan algo similar. Por supuesto, estos trolls reciben una compensación y se ahoga la innovación.

Las ideas, incluidas las frases, deben poder utilizarse libremente. Si existen restricciones en forma de leyes de propiedad intelectual, los malos actores tienen el poder de extraer el pago de los verdaderos innovadores. Como resultado, los consumidores se ven privados de nuevas tecnologías, productos farmacéuticos y, como demuestra esta polémica, buena música.

Ver también

Plagie este artículo, por favor. (Eduardo Blasco).

La propiedad intelectual como ‘derecho social’. (Albert Esplugas).

Cuatro siglos de propiedad intelectual. (Antonio José Chinchetru).

1 Comentario

  1. «Si existen restricciones en forma de leyes de propiedad intelectual, los malos actores tienen el poder de extraer el pago de los verdaderos innovadores. Como resultado, los consumidores se ven privados de nuevas tecnologías, productos farmacéuticos y, como demuestra esta polémica, buena música.» Qué gran frase teórica de alguien que vive en el neúmeno sin fiscalizarlo con el fenómeno: La realidad es que, por poner un ejemplo concreto, en el mundo donde hay propiedad intelectual, el número de fármacos contra muchas enfermedades, y su capacidad curativa, es mucho mayor que en las sociedades colectivistas donde no se respeta ni defiende la propiedad intelectual. 3000 patentes contra el cáncer en USA frente a1 durante la guerra fría rezaba Steegmann conocedor det ema durante la pandemia en el Congreso. Escohotado, premiado en esta casa, ya avisó de la urgencia de una historia de las patentes. España sigue son adscribirse a la patente europea haciéndose el harakiri. Es un tema que a nadie le importa y que en España no se entiende. Es mi opinión con base en la experiencia. Este artículo, lo único que demuestra es que algún jeta puede llevar en el límite del acuerdo jurídico la posibilidad de aprovecharse del exitoso, pero que permitiría al débil, tener la defensa de su mérito de la innovación ante el fuerte. Con la defensa de la eliminación de la propiedad intelectual, los libertarios van contra sus principios sin saberlo.


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

El anhelo de un Bukele en Colombia

Cualquiera quiere ser Bukele. Todos sueñan con ese papel. Tiremos una piedra y con seguridad que veremos como alza la mano con un hilo de sangre en su frente.