Skip to content

¿Cuánto cuestan las huelgas, en realidad?

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Por Len Schackleton. Este artículo ha sido publicado originalmente en CapX.

Los partidarios de ambos bandos tienden a exagerar cuánto cuestan las huelgas. Los sindicatos y sus partidarios quieren destacar lo mucho que pierden los empresarios y los ciudadanos por no llegar a un acuerdo; los críticos señalan el daño que supuestamente causa a la economía la acción industrial irresponsable.

Pero, ¿cuánto cuestan realmente las huelgas? Es una pregunta difícil. La bibliografía académica sobre el tema es escasa y está desactualizada, lo que quizá no sorprenda, dada la menor importancia que ha cobrado el tema desde los años ochenta. Aquí me limito a esbozar algunas observaciones y a hacer sugerencias muy aproximadas sobre los órdenes de magnitud.

Jornadas laborales

En el año transcurrido hasta junio, perdimos alrededor de 4 millones de días laborables como consecuencia de las huelgas. Es una cifra importante, la más alta de los últimos años, pero es sólo una fracción de los 29 millones de días perdidos (en una plantilla más reducida) en 1979. O, para relacionarlo con otro problema actual, es poco más del 2% de los 185 millones de días laborables perdidos por enfermedad en 2022.

Normalmente (aunque no siempre), la pérdida de días de trabajo supone una pérdida de salario para los huelguistas. Sin embargo, la mayoría de las huelgas modernas son paros de uno o dos días, repetidos o intermitentes, en lugar de los maratones de varias semanas del pasado. Los costes para los propios huelguistas se reducen al mínimo al repartirse a lo largo de un periodo prolongado.

Es habitual centrarse en los efectos económicos de primer orden de las huelgas en términos de reducción de la producción. Esto puede medirse por el salario que pierden los trabajadores más los demás factores de producción que se pierden cuando se detiene el trabajo.

El coste de romper la división del trabajo

Si suponemos (se trata de suposiciones razonables, que puedo justificar) que los trabajadores cobran una media de 100 libras al día, el valor de la pérdida directa de producción resultante de la huelga será de unos 800 millones de libras en un año completo (suponiendo que las huelgas continúen a este ritmo). De nuevo, una cifra importante en algunos contextos, pero relativamente insignificante en una economía cuyo PIB superó los 2,2 billones de libras el año pasado.

Sin embargo, las repercusiones también son considerables. Si los trenes no funcionan, por ejemplo, muchas personas no podrán ir a trabajar o tendrán que incurrir en gastos adicionales, como los taxis. Tal vez de forma contraintuitiva, los viajes extra en taxi aumentan el PIB y compensan parcialmente la pérdida de producción ferroviaria. Sin embargo, los retrasos también tienen un coste en términos de pérdida de producción, que en principio puede cuantificarse, aunque es difícil hacerlo.

Hoy en día, los efectos de las huelgas de trenes pueden verse mitigados por nuestra nueva capacidad para trabajar desde casa, pero no todo el mundo puede hacerlo. Alrededor del 13% de los que normalmente viajan al trabajo en tren y no pueden trabajar en casa (encuestados en julio-octubre de 2022) declararon no poder trabajar en absoluto.

Huelgas ferroviarias

Como proporción de todos los trabajadores, esto es pequeño, quizás menos del 2%, pero aún así podría significar una pérdida de producción de 120 millones de libras más o menos por día de huelga. En total, el año transcurrido desde el 22 de junio acogió 25 días de huelga de tres sindicatos diferentes. Si bien no todas provocaron cierres totales, el coste total de la pérdida de producción de los trabajadores no ferroviarios que no pudieron trabajar podría rondar los 2.000 millones de libras en un año completo.

Las huelgas ferroviarias también pueden haber perjudicado a actividades que dependen del transporte en nuestras ciudades. Algunos ejemplos son el comercio minorista, el ocio, la hostelería y la restauración en torno a los centros urbanos, especialmente en Londres. En el momento de las huelgas ferroviarias y de metro de junio de 2022, el sector de la hostelería calculó que costarían a sus miembros más de 500 millones de libras en negocios perdidos esa semana. En junio de este año, se afirmaba que la hostelería británica había perdido 3.250 millones de libras por las huelgas de los 12 meses anteriores. Es casi seguro que estas afirmaciones exageran los efectos sobre la economía en su conjunto, un cri de coeur de un sector ya maltratado por repetidos cierres patronales.

Pérdidas para el conjunto de la economía

No cabe duda de que se habrían producido pérdidas como consecuencia de la menor asistencia a acontecimientos irrepetibles, como encuentros deportivos y conciertos. Pero algunos gastos simplemente se reorganizarían a tiempo, y las visitas previstas a los hoteles y teatros londinenses simplemente se trasladarían a las semanas sin huelga, con lo que experimentarían un aumento sobre sus ingresos previstos. Hay indicios de que se produce un efecto similar cuando hay un día festivo adicional (por ejemplo, el del jubileo de platino de la Reina).

Hay otros tipos de reordenación del consumo que compensan algunas pérdidas de producción. El gasto minorista puede desviarse de los centros urbanos a lugares fuera de la ciudad, o a compras en línea. Del mismo modo, los restaurantes, bares y cines de las afueras pueden ganar a costa de la capital en las semanas de huelga. Este tipo de desplazamientos se producen constantemente por motivos ajenos a la huelga, como el clima.

Así, a lo largo de todo el año, mientras que las pérdidas para las empresas de Londres y otras grandes ciudades pueden haber sido muy significativas, la pérdida neta global de producción para la economía podría ser más modesta, quizás de entre 1.000 y 2.000 millones de libras para el conjunto del año.

Desplazarse al trabajo

La mención de la deslocalización geográfica de la actividad debería recordarnos que el impacto de las huelgas puede variar considerablemente en todo el país. Por ejemplo, en Londres más de la mitad de los desplazamientos al trabajo se realizan en tren, metro o autobús, y sólo el 28% en coche. En Gales, poco más del 6% de los desplazamientos al trabajo se hacen en autobús o tren (sin metro, por supuesto), mientras que el 82% se hacen en coche. Así pues, una huelga nacional de ferrocarriles tiene un gran efecto en Londres, pero un efecto mucho menor en otros lugares.

Algunas huelgas nacionales tienen un impacto más parejo en todo el país: las huelgas escolares, por ejemplo. Ante el cierre de escuelas, muchos padres tendrán que ausentarse del trabajo. En el Reino Unido hay unos 6,5 millones de padres que trabajan. Según una encuesta de la ONS, el 31% de los padres encuestados dijeron que tendrían que trabajar menos horas, y el 28% informaron de que no podrían trabajar en absoluto. Esto puede ser una exageración: cuando la gente se enfrenta a una huelga real y no a una teórica, puede darse cuenta de que puede arreglárselas con amigos o familiares.

La salud

Pero incluso si suponemos que sólo la mitad de los que dicen que tendrían que quedarse en casa realmente lo hacen, el coste en producción perdida por un día sin trabajar ascendería a más de 180 millones de libras. Los profesores se han declarado en huelga en distintos momentos en los diferentes países del Reino Unido, pero si suponemos una media de seis días de huelga escolar al año, el coste del tiempo de trabajo perdido por los padres ascendería a algo más de 1.000 millones de libras.

Uno de los ámbitos más problemáticos para evaluar los efectos en cadena es también uno de los más controvertidos: los diversos conflictos en el Servicio Nacional de Salud. La ONS examinó los efectos de un total de 16 días de huelga durante el pasado mes de diciembre y los meses de enero y febrero de este año. No cabe duda de que se redujo la producción: al parecer, hubo que reprogramar «al menos» 93.022 citas ambulatorias, 18.716 procedimientos electivos, 27.957 citas de servicios comunitarios y 9.634 citas de salud mental y dificultades de aprendizaje.

Estas fueron las pérdidas de servicio correspondientes a la pérdida de producción medida por el valor de los días de huelga. Pero estos retrasos en el tratamiento tendrán consecuencias para los pacientes. Es posible que algunos no puedan volver al trabajo como podrían haberlo hecho, lo que supone más pérdidas de producción y probablemente algunas muertes prematuras, así como el «coste» subjetivo del retraso en términos de dolor, angustia y aprensión.

Efectos en cadena

Los retrasos podrían haber sido mayores si el NHS no hubiera contratado más médicos y enfermeras para sustituir al personal en huelga. El Director Financiero del NHS ha declarado que el coste de los cinco días de huelga de médicos en formación de abril incluyó 100 millones de libras esterlinas gastadas en pagar a personal más veterano con tarifas superiores para cubrir a los colegas en formación. Una vez más, sin embargo, a pesar de los costes para el NHS de estos pagos adicionales, en realidad se suman al PIB, compensando la pérdida de producción de los huelguistas.

Las conclusiones que extraigo de este breve estudio son, en primer lugar, que los costes de las huelgas para la economía no son fáciles de definir, ya que en algunos casos los consumidores cambian de gasto ante las huelgas, de modo que la pérdida para una organización o empresa puede verse compensada por una ganancia para otra. En segundo lugar, sin embargo, es inevitable que se produzcan efectos en cadena, puesto que las huelgas impiden trabajar a personas de otros sectores de la economía o les obligan a incurrir en costes adicionales. Tres: está claro que el coste total de las huelgas es un múltiplo de los costes directos en pérdida de producción de los huelguistas. En cuarto lugar, el coste de las huelgas en sectores clave como el transporte, la educación y la sanidad es soportado en gran medida por el público en general.

Ver también

Si han conseguido miles de millones, ¿por qué los sindicatos de enseñanza siguen en huelga? (Mark Lehain).

Huelga e irresponsabilidad. (Jorge Valín).

¿Huelga o coacción? (Alberto Illán Oviedo).

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

Un profesor marxista no puede explicar cómo el socialismo cearía una PS5

Las décadas de competición por la primacía de los videojuegos, en las que la NES sustituyó a Atari, la Xbox a Nintendo y la PS5 acabó sustituyéndolas a todas, aunque no definitivamente (lo siento, fans de la Xbox), no son una característica del socialismo. Es una característica del capitalismo.