Skip to content

¿Deberían los liberales británicos apoyar la monarquía?

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Este artículo fue originalmente publicado por el IEA.

Sam Collins, Asesor Principal de Política de la AIE, sostiene que sí:

El liberalismo clásico es un movimiento político que se basa en promover -entre otras cosas- la libertad individual, la igualdad ante la ley y la movilidad social. La idea de una monarquía hereditaria, en la que alguien asume un papel en la estructura constitucional por el mero hecho de nacer (y, hasta los recientes cambios en la ley, por el género), parece incongruente con estos ideales. No pretendo defender la monarquía como un ideal que querríamos adoptar si estuviéramos creando una nueva sociedad y una nueva constitución desde cero.

Considerando la alternativa

Sin embargo, sea lo que sea lo que deseemos, el papel de jefe de Estado parece entrelazado en todos los sistemas políticos. Y la cuestión que se plantea entonces es cuánto poder queremos que tenga esta persona. También hasta qué punto se implica en el juego cotidiano de la política. ¿Es la actual monarquía constitucional británica mejor o peor que lo que probablemente la sustituiría?

El Rey no sólo es el Jefe de Estado del Reino Unido. También actúa como Jefe de la Commonwealth y, en este papel, proporciona un enfoque internacional muy necesario para el Gobierno británico. La Commonwealth, personificada por el monarca reinante, actúa como un útil organismo internacional que ha impulsado la cooperación y el comercio entre sus miembros. El fin de la monarquía por parte de los líderes de la Commonwealth no podría sino reducir (o incluso acabar) con esta institución única y convertir a Gran Bretaña en un país más insular.

Al margen de las luchas políticas

En segundo lugar, están los esfuerzos casi patológicos de la Corona por mantenerse al margen de los tejemanejes de la política. Como cuando el Palacio de Buckingham dejó claro que la Reina «no estaría disponible» en caso de que el Primer Ministro intentara disolver el Parlamento para evitar ser depuesto de su cargo.

Esto contrasta fuertemente con las alternativas que probablemente sustituirían a la monarca. Habría que elegir de algún modo a un presidente. Ya sea elegido directa o indirectamente (como en Austria y Alemania), el riesgo de que la política de partidos juegue un papel es alto. Especialmente teniendo en cuenta nuestra fragmentación política. Tanto en Austria como en Alemania, las recientes contiendas presidenciales han resultado profundamente partidistas. Hasta el punto de que es una supuesta máxima política alemana que «si puedes crear un Presidente, serás capaz de formar un gobierno».

Apolítico y volcado al exterior

Lo mismo cabe decir de la no injerencia de la Corona en el proceso democrático. Aunque el monarca conserva, en principio, el derecho de veto sobre la legislación, este poder no se ha utilizado desde 1708. Contrasta de nuevo con Alemania, donde el Presidente interviene en el debate político, aunque sea ocasionalmente. Y utiliza el poder de veto para rechazar la legislación de la cámara elegida popularmente por considerarla inconstitucional.

La simple realidad es que, a pesar de todos sus defectos y de lo fuera de lugar que está en una democracia liberal moderna, es probable que proporcione a Gran Bretaña un Jefe de Estado apolítico y de cara al exterior. Y ésa es probablemente la mejor opción disponible.

Harrison Griffiths, responsable de comunicación de la AIE, sostiene que no:

La oposición radical a la monarquía no ha sido una creencia universal entre los liberales. En Gran Bretaña, los liberales abogaron por un acuerdo que conciliara la continuidad del estatus constitucional de la Corona con la soberanía parlamentaria y la libertad individual. El filósofo radical de la Ilustración francesa Voltaire apoyó el papel de un monarca constitucional ilustrado. E incluso los revolucionarios norteamericanos se mostraron abiertos a mantener la monarquía británica antes de considerar que no tenían más opción que una república independiente.

La Revolución Gloriosa

La Revolución Gloriosa consolidó la superioridad constitucional del Parlamento sobre la Corona y estableció firmemente leyes que protegían la libertad individual (al menos para los protestantes). Fue una clara victoria del liberalismo sobre el despotismo de la monarquía absoluta. Sin embargo, el acuerdo creado en 1689, que aún hoy sustenta nuestra monarquía constitucional, debe considerarse un paso pragmático hacia una constitución liberal, no la fructificación de la misma.

La Corona sustenta el sistema constitucional británico que otorga al Estado un poder casi ilimitado para pisotear nuestras libertades individuales. El Rey legitima la soberanía parlamentaria. Sus prerrogativas reales dan al ejecutivo herramientas para eludir los controles parlamentarios que quedan sobre su poder. Y el propio monarca tiene poca o ninguna autoridad para ejercer prerrogativas como conceder clemencia o denegar el ascenso real para proteger a los individuos y mantener los controles institucionales sobre el poder del Estado.

Pináculo del estatismo

Eliminar a la Corona de la Constitución es un requisito previo vital para revisar las instituciones de gobierno centralizadas y estatistas de Gran Bretaña.

Por otra parte, podemos ver en los bienes de la Corona una institución que da poder al Estado a expensas del libre mercado. Valorado en más de 15.000 millones de libras esterlinas, el Estado posee tierras con derechos sobre vastos yacimientos de minerales, metales preciosos y recursos naturales. Aunque el Estado a veces arrienda derechos de minería y perforación al mercado, ha negado a los agentes privados la capacidad de adquirir, comerciar y explorar libremente sus propiedades. Se convierte, así, en un vehículo para la planificación central estatal de los recursos naturales y la extracción de rentas económicas. A diferencia de las grandes carteras privadas, el Estado no puede quebrar. Esto reduce los incentivos para maximizar los beneficios o vender tierras para un uso más productivo cuando los ingresos son bajos.

Privilegios

Por último, existe un argumento liberal contra el privilegio legal hereditario. El Rey sigue sin poder ser procesado legalmente y no existe ningún mecanismo constitucional para apartarlo del poder. Aunque no tenemos por qué oponernos a la riqueza y las oportunidades heredadas per se, los liberales deberíamos sospechar cuando esos privilegios heredados se sustentan en el poder del Estado.

Dicho esto, la monarquía es una institución bastante benigna que llena a mucha gente de un sentimiento de estabilidad y orgullo nacional. ¿Quién soy yo para negárselo a la mayoría de los británicos que apoyan la monarquía? Siento un enorme respeto por la difunta Reina Isabel II y otros miembros de la realeza, como el Rey, la Reina Camilla y la Princesa Ana, cuyos rasgos de carácter inconformista y compromiso con el deber son admirables.

Espero que algún día se pueda convencer a un número suficiente de personas para que se opongan a la monarquía como parte de un movimiento más amplio que impulse a Gran Bretaña en una dirección más liberal. Hasta entonces, sólo puedo desear al Rey lo mejor en la ingente tarea de estar a la altura del legado de su difunta y gran madre.

1 Comentario

  1. La Monarquía sanciona -y legitima en cierto modo- leyes dispsaratadas contra la nación como las abortistas, eusgenésicas, «trans», animalistas, ecologistas, etc. Un presidente como en el presidencialismo -que es tsambién una forma de Monarquía, pero no hereditaria, tendría que andarse con más cuidado.


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

El proyecto intelectual de Carl Menger

Carl Menger no planteó su libro como una crítica frontal a quienes se oponían al mercado libre, sino como una defensa más fundamentada del mismo.