Skip to content

Drácula, Frankenstein y la inflación

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Con los datos del IPC de Octubre ya en la mano, pasada la festividad de Halloween (todos los santos para los más tradicionales), podemos confirmar que los muertos se han levantado, concretamente en este caso, el fantasma de la inflación. Un viejo enemigo, muy celebre en épocas pasadas.

Podemos definir la inflación como una subida sostenida y generalizada de los precios. Y el mejor indicador para estudiarla es el IPC (índice de precios al consumo), que es un índice de precios, de una lista de bienes y servicios consumidos estadísticamente típica de una familia. Teniendo en cuenta que la subida de precios anual, este Octubre se ha previsto en un 5,5% (la cifra más alta en 29 años), ya no hay duda: Nuestra economía está sufriendo una inflación cada vez más galopante. En septiembre era del 4%, y en agosto del 3,3%.

La primera pregunta que habría que hacerse sería: ¿Por qué ocurre esto? Y la explicación la tenemos en la cantidad de planes de estímulos de todos los organismos, para relanzar la economía. Planes por otra parte, que lo único que consiguen es zombificar la economía con deuda y tipos de interés ridículos. Planes de “recuperación y resiliencia”, “escudos sociales”, “fondos Next Gent”… Todo un sistema que se basa en la capacidad de los bancos centrales de imprimir e imprimir dinero, para que los gobiernos gasten a espuertas.

La otra pregunta que nos viene a la mente es: ¿Cómo nos afecta esto? Fácil: Que los precios no paran de subir; es decir el dinero existente cada vez vale menos, ya que con los mismos euros ahora vas a poder comprar menos. Y, sobre todo, tus ahorros empiezan a perder valor. En un país con una inflación de este nivel y tipos de interés bajísimos, hacer que los ahorros no se deprecien se convierte en una hazaña si no se quiere prácticamente jugar a la ruleta con ellos. Este tipo de políticas, no solo llaman al sobreendeudamiento sino también a la sobreexposición al riesgo.

La deuda a la que hacemos mención, tiene mucho que ver con que ocurra esto. No es casualidad que los responsables de los programas de estímulos que provocan dicha inflación sean los únicos beneficiados por esta, al ser los más endeudados. Porque al igual que los ahorros valen menos con el aumento de precios, este fenómeno también afecta a las deudas. ¿Y cuáles son las instituciones más endeudadas de todas? Los Estados. La inflación es la medida más usada a lo largo de la historia, para reducir la deuda gubernamental. Además de que como es un fenómeno que ellos no aprueben como podría ser un nuevo impuesto, la opinión pública no les afea esta situación. Pr ello, la inflación es también conocida como el impuesto silencioso, beneficia a los endeudados (los estados) y perjudica a los ahorradores, comiéndose sus ahorros, sin que estos localicen al culpable.

Para frenar este fenómeno, solo hay un camino, apagar la máquina de hacer dinero, frenar los estímulos y el gasto masivo, sea con el apoyo de los distintos gobiernos o sin él. Para eso existe la sagrada independencia de los bancos centrales frente a los gobiernos. Recordando que, según los estatutos fundacionales del nuestro, el Banco Central Europeo, su objetivo primordial por encima de cualquier otro, incluido el crecimiento económico, es la estabilidad de precios.

1 Comentario

  1. ¡Otro seguidor de Erhard!

    Siempre me ha parecido sorprendente lo mucho que cundo un poquito de libertad económica: Los países más ruinosos mejoran rápidamente y se desata el optimismo. Entonces la gente baja la guardia y los ladronazos sociatas vuelven retoman el poder. Y son capaces de pasarse décadas dilapidando la fortunilla generada por unos pocos años de libertad económica. Ímprobos administradores que detentan el poder omnímodo. Nosotros somos contingentes mas ellos son inevitables.

    Resulta paradójico que un buen orden económico siempre sea el primer paso hacia una futura tiranía socialista. Casi sería mejor tener un buen orden pero fingir que mandan los socialistas para confundir a los foráneos. Una economía Potemkin.

    Hay que esconder las cosas brillantes de los avariciosos. Eso de la transparencia está muy sobrevalorado. Sería mejor que falsearan algunos datos macroeconómicos y sociológicos, al contrario de lo que se hace hoy, que todos son fiables y técnicamente perfectos.

    ¿Ha colado?

    Saludos


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

Historia de Aragón (V): Sancho Ramírez

En 1068, Sancho Ramírez viajó a Roma, donde el Papa le concedió el título de Rey de Aragón. Aragón pasó a ser vasallo de la Santa Sede, a cambio de 500 mancusos de oro al año,

La revolución conservadora de Margaret Thatcher

En sus notas para aquel discurso de 1991, Margaret Thatcher concluía advirtiendo a sus amigos del CPS que la gran tentación de la política era «perder de vista las verdades eternas y elegir la solución popular y rápida».