Skip to content

El día más negro de Israel

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

David P. Goldman. Este artículo fue publicado originalmente en Law & Liberty.

Más de 1.000 israelíes murieron a manos de terroristas de Hamás el 7 de octubre, con diferencia el peor día de la historia de Israel, aproximadamente el triple que el día más sangriento de la Guerra de Yom Kippur de 1973. El ejército y la sociedad civil israelíes se vieron sorprendidos y respondieron con lentitud e ineficacia. El ataque de Hamás puso al descubierto profundos fallos en las capacidades tácticas de Israel, así como en su perspectiva estratégica. La existencia de Israel depende de la rápida corrección de estos fallos.

Fallo de inteligencia

El término «fallo de inteligencia» se convirtió en un cliché de la noche a la mañana. Hamás empleó ataques con drones emulando las tácticas empleadas con éxito por ambos bandos en la guerra de Ucrania durante casi dos años, destruyendo puestos de observación israelíes y al menos un carro de combate principal Merkava IV israelí lanzando granadas desde drones baratos. Israel introdujo los aviones teledirigidos en la guerra en el teatro de operaciones sirio en 1983 durante el llamado tiroteo del pavo en el valle de Beqaa, y su fracaso a la hora de adoptar contramedidas electrónicas ampliamente desplegadas en Ucrania implica una ventaja técnica fallida.

A pesar de las advertencias sobre la vulnerabilidad de la barrera de Gaza de algunos analistas de inteligencia militar israelíes, los combatientes de Hamás condujeron una excavadora a través de la valla de Gaza y cientos de asesinos de Hamás -cuyo número aún se desconoce- entraron en Israel en vehículos motorizados. Sabemos esto por los vídeos difundidos por la propia Hamás; no sabemos si la organización terrorista utilizó medidas de seguridad de las comunicaciones más sofisticadas para eludir la detección israelí.

La inteligencia de Hamás

Sin embargo, los detalles del fallo táctico de inteligencia importan menos que el autoengaño israelí. El gobierno de Netanyahu pensó que tenía todas las bases estratégicas cubiertas y que podía sobornar a Hamás para que se mantuviera al margen mientras negociaba relaciones diplomáticas con Arabia Saudí. Se adormeció en una bruma complaciente que ocultó los elementos recalcitrantes del mundo antiguo que se oponían al impulso modernizador de los Acuerdos de Abraham.

Como escribió Edward Luttwak en la revista Tablet, Hamás engañó a Israel proporcionándole información sobre los ataques con cohetes de su rival chií la Yihad Islámica. «Israel no tardó en corresponder al alto el fuego de facto de Hamás permitiendo que miles de gazatíes trabajaran en Israel: primero 17.000, luego 20.000, con la posibilidad de que fueran muchos más. Sus ingresos estaban cambiando la vida de 100.000 familiares, con la posibilidad de beneficios aún mayores. Lo que estaba ocurriendo sobre el terreno parecía abrir un camino hacia la tranquilidad para Israel y cierto grado de prosperidad para Gaza».

El papel de Qatar

Mientras tanto, el gobierno de Netanyahu seguía animando a Qatar a financiar a Hamás. En 2020, el jefe del Mosad viajó en secreto a Doha para instar a Qatar a continuar con la financiación, que ascendió a más de 1.000 millones de dólares entre 2012 y 2020. El estado del Golfo Pérsico, el único partidario de la Hermandad Musulmana entre los Estados del Golfo, siguió enviando a Hamás 30 millones de dólares al mes, como observó Daniel Pipes el 8 de octubre en el Wall Street Journal. Qatar propone ahora mediar en un intercambio de prisioneros entre Hamás e Israel, como informó Reuters el 9 de octubre.

Qatar es un importante aliado de Estados Unidos fuera de la OTAN y el emplazamiento de su mayor base aérea extranjera en Al Udeid, que es también el cuartel general avanzado del Mando Central estadounidense (Centcom). Cuando el Centcom asumió la responsabilidad de la relación militar de Estados Unidos con Israel, en sustitución del Mando Europeo, las IDF creyeron que la inteligencia militar estadounidense les cubría las espaldas en la región. El atentado de Hamás fue también una humillación para la inteligencia estadounidense, con su insuperable capacidad de vigilancia electrónica. Hamás es, formalmente hablando, simplemente la rama palestina de los Hermanos Musulmanes, y la familia real qatarí ha sido el principal patrocinador de los Hermanos Musulmanes durante décadas.

Judíos expulsados del norte de África

Algunos medios de comunicación afirman que Irán ayudó a planear los atentados con Hamás. Irán es el principal proveedor de armas de Hamás, y los informes son creíbles. Puede que no sepamos pronto, si es que alguna vez lo sabemos, cómo se entrecruzaron y divergieron exactamente las políticas sectarias del islam radical entre el yihadismo suní encarnado en la Hermandad y el yihadismo chií patrocinado por Irán. Lo que el desastre de Gaza deja claro es que ni la inteligencia israelí ni la estadounidense comprendieron a la oposición. La Administración Biden cortejó a los iraníes con un rescate en efectivo de 6.000 millones de dólares por los rehenes estadounidenses, mientras que los qataríes financiaban a Hamás como si nada ante las narices de los militares estadounidenses.

Sobre todo, Israel malinterpretó completamente las implicaciones de las relaciones diplomáticas con Arabia Saudí para los palestinos. Ningún árabe se llamaba palestino antes de que Israel declarara su independencia en 1948. Cinco ejércitos árabes invadieron Israel con la intención de exterminar al recién nacido Estado judío. Unos 800.000 árabes huyeron o fueron expulsados del territorio judío en el transcurso de la guerra.

Poco después, unos 800.000 judíos fueron expulsados del norte de África, Irak e Irán. Los judíos de Irak y Persia, cuyos antepasados habían vivido allí desde el Primer Exilio en 586 a.C., se marcharon con lo puesto, junto con los descendientes de los judíos españoles expulsados en 1492. Israel los absorbió, y su población judía pasó de 630.000 en 1948 a 1,59 millones en 1955. Los Estados árabes se negaron a absorber a los 800.000 refugiados de la guerra de 1948 e insistieron en segregarlos como refugiados que debían regresar a Palestina tras la destrucción del Estado judío.

Palestinos

Los palestinos son el único grupo de población del mundo para el que el estatuto de refugiado es hereditario. El millón de griegos que habían vivido en Asia Menor durante 3.000 años fueron expulsados en 1922 y se convirtieron en ciudadanos de Grecia; los 3 millones de alemanes de los Sudetes que habían vivido en Bohemia durante siglos fueron expulsados en 1945 y se convirtieron en alemanes; el casi millón de judíos expulsados de países musulmanes después de 1948 se convirtieron en israelíes.

Excepcionalmente, los palestinos siguieron siendo refugiados por dispensa especial de las Naciones Unidas, con una agencia de la ONU separada para atenderlos.

Aproximadamente la mitad de los árabes que vivían en Palestina antes de la declaración del Estado judío eran emigrantes económicos que llegaron cuando los sionistas empezaron a reconstruir el país. No eran una nación, sino sólo rehenes de la negativa de los Estados árabes a aceptar la existencia de Israel. Del mismo modo, las relaciones diplomáticas entre Israel y el mundo árabe, y sobre todo con Arabia Saudí, guardián de los lugares más sagrados del Islam, eliminarían la razón de ser del estatuto de refugiado palestino. En efecto, los palestinos serían simplemente árabes sin Estado.

Los límites de la diplomacia económica

El ataque de Hamás contra Israel ha provocado una respuesta que costará muchas vidas árabes. En privado, los Emiratos Árabes Unidos (que mantiene relaciones diplomáticas con Israel) y los saudíes esperan que Israel destruya a Hamás. Los Hermanos Musulmanes son el enemigo mortal de las monarquías del Golfo, un partido totalitario moderno con credenciales islamistas que representa la mayor amenaza para el control del poder por parte de las monarquías. Públicamente, los saudíes no pueden mantener relaciones diplomáticas con Israel mientras haya árabes muriendo a manos de las FDI. Por el momento, la prórroga de los Acuerdos de Abraham está fuera de la agenda y, en ese sentido, la operación de Hamás debe considerarse un gran éxito.

Israel creyó que podía comprar a los árabes palestinos con beneficios económicos. Esto funcionó hasta cierto punto en Cisjordania. El PIB per cápita en Gaza era de sólo 3.664 dólares en 2021. Pero en las provincias cisjordanas de Judea y Samaria, donde Israel mantiene el control último, la renta per cápita era casi el doble, de 6.245 dólares. Esta cifra contrasta con los 3.019 dólares de Egipto, los 4.405 dólares de Jordania y los 4.208 dólares de Túnez.

Fuera de los países productores de petróleo, los residentes en Cisjordania son los árabes más ricos, mejor educados y más sanos del mundo, con 132.000 estudiantes universitarios. En el propio Israel, los árabes israelíes constituyen el 17% de la población estudiantil universitaria, casi la misma proporción que los árabes en la población general (21%). Pero los palestinos -como muchos otros pueblos- se niegan a ser disueltos en la sopa insípida de la modernidad.

La vulnerabilidad de Occidente

Hamás escenificó escenas de horror que no se veían en los países occidentales desde la Segunda Guerra Mundial: la exhibición del cuerpo desnudo de un turista alemán asesinado en la parte trasera de una camioneta de Gaza, el asesinato aleatorio de niños pequeños y ancianos, la violación de niñas, la profanación de cadáveres. Se trata de un instrumento de guerra deliberado, no de una mera erupción de rabia precivilizatoria.

Justo después de los atentados del 11-S, advertí de que el islam radical esgrimía un arma mortal contra Occidente que aún podría arruinarnos:

La gran vulnerabilidad de la mente occidental es el horror. Los nazis lo comprendieron y aplicaron una política de «des Schreckens» (causar horror) y «Entsetzens» (terror; literalmente, desalojo). El horror no era un mero instrumento de guerra en el sentido tradicional, sino una forma de teatro wagneriano, o guerra psicológica a gran escala. La ventaja táctica de Hitler residía en su capacidad para ser más horrible de lo que sus oponentes podían imaginar. Lo más horrible de todo es que bien podría haber triunfado de no ser por su propia propensión megalómana a extralimitarse.

Estados Unidos, como se burlaba Osama bin Laden esta semana, perdió en Vietnam. Pero no fueron los reveses militares, sino las horribles imágenes de civiles vietnamitas quemados por el napalm, lo que hizo perder la guerra. La experiencia de Estados Unidos en la guerra está consagrada en la cultura popular en la película Apocalypse Now, inspirada en el relato de Joseph Conrad El corazón de las tinieblas. El funcionario de la compañía comercial belga, Paul Kurtz, se hunde en la bestialidad y muere con estas palabras: «¡El horror! El horror». Era una película espantosa, pero una referencia inteligente. Al término de la Primera Guerra Mundial, T. S. Eliot subtituló su epitafio de la civilización occidental, Los hombres huecos, con una cita del relato de Conrad: «El Sr. Kurtz, ha muerto».

Una decadencia militar

La actual generación de israelíes se ha vuelto blanda y complaciente. Su juventud no ha sido llamada a luchar desde que sus abuelos hicieron el servicio militar. Israel no ha librado una guerra terrestre desde el Líbano en 1982, y ningún oficial en activo de las IDF tiene experiencia de combate. El coronel (retirado) Eran Lerman observó esta semana:

Las IDF, que antaño eran un ejército bien entrenado y relativamente grande basado en sus formaciones blindadas de reserva, se han vuelto mucho más pequeñas, menos disciplinadas, menos entrenadas (ya que rara vez se llama a filas a los reservistas), mal preparadas para la guerra terrestre y las maniobras, y demasiado dependientes de los ataques aéreos, las municiones de precisión y la inteligencia altamente específica. Como resultado, había poco que pudiera compensar la falta de inteligencia el 7 de octubre.

El desorden civil que asoló Israel este año a causa de la reforma judicial también indica una debilidad en el tejido de la sociedad israelí. Esto alcanzó a las fuerzas armadas. Cientos de reservistas de las Fuerzas Aéreas declararon el pasado julio que no se presentarían a filas para protestar contra las reformas. Esta ruptura de la disciplina no tiene precedentes en un país en el que la tasa de presentación de los reservistas superaba anteriormente el 100% (algunos reservistas jubilados se presentaron aunque no estaban obligados a hacerlo). El deseo de los israelíes laicos de ser un país normal cuya actividad principal sea la búsqueda de la realización individual, en lugar de un Estado judío, contrasta terriblemente con el asesinato en masa de israelíes por el mero hecho de ser judíos.

El gran salto tecnológico de Irán

El objetivo a largo plazo de Hamás y otros yihadistas es hacer que Israel sea inhabitable para un gran número de sus ciudadanos, especialmente los jóvenes y seculares tecno-cognoscentes que podrían trabajar con la misma facilidad en Berlín, Budapest o Brooklyn. El terrorismo eleva el nivel de sacrificio necesario para mantener el Estado judío por encima del nivel de tolerancia de muchos ciudadanos israelíes. No está claro si los israelíes se unirán en torno al proyecto de un Estado judío y de qué manera lo harán.

Los analistas israelíes llevan tiempo advirtiendo de que la ventaja tecnológica del país sobre Irán se estaba esfumando. En 2015, el jefe de inteligencia militar Herzl Halevi advirtió: «Si me preguntas si tendremos una guerra con Irán en los próximos 10 años, te daré una respuesta sorprendente: Ya estamos en guerra con Irán», dijo Halevi. «Estamos teniendo una guerra tecnológica con Irán. Nuestros ingenieros están luchando contra los ingenieros iraníes, hoy en día, y cada vez es más significativo. Hoy tenemos ventaja. Irán se está acercando». Desde la revolución de 1979, el número de universidades y estudiantes universitarios en Irán se ha multiplicado por veinte, frente a las tres veces y media de Israel.» La supervivencia de Israel puede depender de si su industria de alta tecnología prefiere diseñar dispositivos de interferencia para drones o aplicaciones de citas para el mercado estadounidense.

Las opciones de Israel a corto plazo son limitadas

Para desarraigar a Hamás de Gaza sería necesaria una incursión terrestre con un alto coste. No está claro hasta qué punto prevalecerá la ventaja tecnológica histórica de Israel. La guerra de Ucrania ha producido numerosas innovaciones en la guerra antitanque, incluido el uso de drones para destruir tanques. Hamás difundió un vídeo de un dron inutilizando un carro de combate principal israelí con una granada de la década de 1980. Rusia ha desarrollado eficaces herramientas de interferencia para inutilizar drones. Se desconoce si Israel dispone de una tecnología similar. La capacidad de Israel para organizar una operación terrestre en Gaza depende de factores sobre los que no se dispone de información. Los ataques aéreos son ineficaces contra un enemigo que ha tenido dieciséis años para construir túneles profundos.

Israel teme con razón una guerra en dos frentes, a saber, con Hamás en el sur y con Hezbolá en el norte. Hezbolá tiene entre 40.000 y 150.000 misiles, incluidos algunos sofisticados misiles maniobrables que la defensa antiaérea israelí Cúpula de Hierro no puede contrarrestar. Los misiles están en gran medida emplazados en poblaciones civiles. Para derrotar una andanada de misiles de Hezbolá, Israel tendría que atacar lanzaderas en zonas civiles densamente pobladas, con muchos miles de civiles muertos. Hezbolá es tanto una milicia local libanesa como un instrumento de la política iraní. Probablemente no lanzará un ataque contra Israel a menos que Israel ataque a Irán, lo que da a Israel una muy buena razón para dejar a Irán fuera de la guerra en un futuro previsible.

La leve capa de la modernidad

Por el momento, Israel mantendrá Gaza sitiada. Tiene un periodo de gracia debido a la repulsa del mundo hacia Hamás, pero esto no durará para siempre. A medida que en las próximas semanas circulen imágenes de gazatíes hambrientos, el sentimiento mundial volverá a volverse contra los israelíes. Si Israel no puede asestar un golpe mortal a Hamás sobre el terreno durante las próximas semanas, su posición estratégica quedará debilitada de forma permanente.

Los terribles sucesos de los últimos días dejan claro que los impulsos existenciales del mundo antiguo no pueden borrarse con la brocha suave de la modernidad, algo que ya aprendieron los serbios de Kosovo, los armenios de Nagorno-Karabaj y los ucranianos de Donetsk, Luhansk y Kherson. El siglo XX resolvió sus guerras étnicas mediante traslados de población, algunos ordenados, otros horribles. El conflicto árabe-israelí debería haberse resuelto a finales de la década de 1940 con una transferencia de poblaciones aproximadamente iguales. Los Estados árabes abortaron la transferencia encarcelando a 800.000 palestinos como refugiados permanentes e incubaron un monstruo.

Los dos Estados no son la solución

No habrá una solución de dos Estados en Israel; después de que Hamás indujera a los israelíes a la complacencia y luego cometiera actos horribles que recuerdan al Holocausto, Israel no tolerará, ni debería tolerar, la creación de un Estado palestino. De un modo u otro, el intercambio de población de 1948 se completará en algún momento de los próximos años. O bien Israel destruirá a Hamás y la población de Gaza disminuirá con el tiempo debido a la emigración, o bien un gran número de israelíes considerarán que el coste de una política judía es demasiado elevado y se marcharán a Europa o Estados Unidos. Esto puede parecer cruel, pero si los acontecimientos de los últimos días nos han enseñado algo, es que los monstruos del mundo antiguo todavía caminan a la luz del día, y no serán desterrados por las anodinas declaraciones de los diplomáticos.

Ver también

Israel es culpable. (Ramón Audet).

Israel, o la lucha contra la infamia. (Carlos Alberto Montaner).

Jerusalén, capital eterna del pueblo judío. (José Carlos Rodríguez).

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

El valor del intercambio

Si el intercambio nos hace más prósperos, cuando el territorio político se incorpore al mercado viviremos el mayor periodo de prosperidad de la historia, al introducir la competencia entre jurisdicciones y restaurar la libertad política.

Bolivia: no fue un golpe, fue un fraude

No es una novedad que la democracia boliviana viva episodios como el del miércoles 26 de junio con la intentona burda de golpe de Estado protagonizada por el exgeneral de