Skip to content

Alquiler: en defensa (más o menos) de los caseros

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Henry Hill. Este artículo fue originalmente publicado en CapX.

La crisis inmobiliaria (y de alquiler) de este país es dura para mucha gente. Pero en medio de interminables historias de terror sobre aspirantes a inquilinos que pagan seis meses de alquiler por adelantado o a los que se les pide la fianza, es sumamente difícil sentir lástima por los propietarios.

Inversión y riesgo

A juzgar por el número de los que dicen que planean vender debido a la subida de los tipos hipotecarios, parece que muchos de ellos no se han dado cuenta de que han hecho una inversión especulativa y que dicha inversión puede, al igual que las acciones, subir o bajar.

Incluso si se siente cierta simpatía por las cohortes más jóvenes de propietarios-ocupantes, que se han apalancado hasta los topes porque eso es lo que exige el mercado, la idea de exenciones fiscales para personas acostumbradas a que sus hipotecas sean pagadas por los alquileres de otras personas -como pide la Asociación Nacional de Propietarios Residenciales- parece, bueno, un poco obscena.

La idea de expulsar a los arrendadores

Sin embargo, aunque resulte irritante admitirlo, algunos de ellos tienen al menos un buen argumento. Expulsar a los arrendadores del mercado inmobiliario, en ausencia de otras políticas, empeora la crisis de la vivienda. A quienes deberían saberlo les cuesta aceptar esta idea. Después de todo, no es como si las casas vendidas por los propietarios estuvieran siendo demolidas, ¿verdad? Por muy mal que estén las cosas, no hemos llegado (¿todavía?) al punto de destruir activamente el parque inmobiliario.

Pero ése no es el problema. El problema es que la densidad de ocupación es mucho mayor en el sector del alquiler privado que en el de la vivienda en propiedad. Yo comparto mi alquiler actual con otros tres jóvenes profesionales, todos viviendo en lo que se construyó como vivienda familiar; compartiré el nuevo piso que acabo de comprar con una sola persona más.

Los grifos de la oferta

Aún, la gente no ha abandonado (todavía) tanto la esperanza como para unirse a desconocidos para comprar una cuarta parte de una hipoteca. Mientras eso no ocurra, las viviendas ocupadas por sus propietarios serán ocupadas de forma menos eficiente, por término medio, que los alquileres. Eso está bien, por cierto. Debemos resistirnos a la mentalidad británica de escasez. Es la que se centra en racionar de forma eficiente y «justa» las cosas en lugar de aumentar la oferta. Una sola persona en un piso espacioso es ineficiente, desde una perspectiva puramente centrada en la densidad. También lo es una casa con un gran jardín. Ambas cosas son buenas.

Pero hasta que no abramos los grifos de la oferta, significa que, por término medio, cada propiedad retirada del sector privado de alquiler decantará a varios antiguos inquilinos en un mercado cada vez más reducido, aunque uno o dos de ellos salgan hacia las soleadas tierras altas de la propiedad. Desde la perspectiva de cualquier gobierno que intente aumentar el número de propietarios de viviendas, esto crea un dilema formidable.

Sin intervenciones que desfavorezcan a los arrendadores, éstos superarán a los aspirantes a primeros compradores. Los propietarios disponen de múltiples activos que pueden utilizar como garantía hipotecaria y, por tanto, suelen obtener préstamos a tipos más favorables. Además, este problema se agrava: cuanto más patrimonio acumulen, mayores serán sus ventajas sobre los compradores primerizos.

Es difícil comprar una casa

Pero muchas personas no están en condiciones de comprar. Y puede que nunca lo estén. Y el sector privado de alquiler desempeña un papel vital en el alojamiento de esas personas. Si no se amplía la oferta de vivienda, cualquier traspaso sostenido de propiedades de los propietarios a los inquilinos, aunque sea estupendo para los nuevos propietarios, va a reducir los alquileres.

Típicamente, George Osborne se embarcó en su ofensiva contra los propietarios durante la Coalición. Lo hizo sin que el Gobierno hiciera ninguna provisión seria para ampliar la oferta de nuevas viviendas. El resultado fue que, una década después, la vida no es notablemente más fácil para los titulares de hipotecas. Pero ha empeorado mucho, mucho para los inquilinos.

Un inspector indulgente

A una de mis compañeras de piso, que no tiene planes de comprar, la agencia le ha dicho que sus gastos mensuales aumentarán en más de 250 libras cuando renueve. Si no me hubiera mudado, a partir de agosto estaría pagando sólo 150 libras al mes menos por mi pequeña habitación de la planta baja de lo que podría haber alquilado un piso entero de una habitación a un par de calles de distancia por sólo dos años.

También tuvimos suerte de que el inspector del ayuntamiento se sintiera indulgente cuando nos visitó el año pasado. Al parecer, uno de los dormitorios de arriba podría ser demasiado pequeño para alquilarlo legalmente, pero reconocieron que serían los inquilinos restantes los que saldrían perjudicados si eso se aplicara.

Prohibir la sobrerregulación

Hay otras intervenciones que el Gobierno podría hacer para ayudar, por supuesto: la más obvia, prohibir a las autoridades locales la sobrerregulación de las normas mínimas nacionales para las viviendas de alquiler. A los ayuntamientos que no han mantenido la construcción de viviendas al ritmo de la demanda no se les debe permitir que sigan haciendo de lo perfecto enemigo de lo bueno; puede que usted o yo no queramos alquilar una habitación en una caja, pero es mejor eso que no tener ninguna habitación.

Pero no debemos dar a Osborne y a los que han seguido sus pasos un pase en la catástrofe del alquiler, sólo porque muchos propietarios sean tan caricaturescamente antipáticos. Tampoco debemos caer en nuestra propia versión de la ilusión de los políticos de que tenemos un buen sistema del que abusan los malos actores. La triste verdad es que derrocar a los propietarios mañana no resolvería la crisis de la vivienda. Necesitamos construir más casas.

Ver también

El gobierno destruirá el mercado del alquiler de viviendas. (Juan Morillo).

La aberración del control de alquileres. (Ignacio Moncada).

Control de alquileres, una nefasta idea. (Ignacio Moncada).

¿Qué fue del alquiler? (José Antonio Baonza Díaz).

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

Un profesor marxista no puede explicar cómo el socialismo cearía una PS5

Las décadas de competición por la primacía de los videojuegos, en las que la NES sustituyó a Atari, la Xbox a Nintendo y la PS5 acabó sustituyéndolas a todas, aunque no definitivamente (lo siento, fans de la Xbox), no son una característica del socialismo. Es una característica del capitalismo.