Skip to content

Ensayo en honor a Walter Block, titán de la libertad

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Walter Block es uno de los libertarios más importantes de nuestra generación y de la historia del movimiento.

‘‘Si se mueve, privatízalo; si no se mueve, privatízalo. Como todo se mueve o no se mueve, privatízalo todo’’. Walter E. Block

Walter Block es uno de los libertarios más importantes de nuestra generación y de la historia del movimiento. Este economista nació en Nueva York en 1941. Durante los años 50 y 60 se consideraba otro comunista más viviendo en Brooklyn. En 1963, en su último año como estudiante de Filosofía en el Brooklyn College, acudió a una conferencia de Ayn Rand con otros compañeros de izquierdas para abuchearla. Al terminar, pensando que podría ganar un debate fácilmente contra ella, se quedó a la comida que organizaban en su honor. Block intentó debatir con Rand para explicarle por qué el capitalismo estaba errado, cuando uno de sus seguidores le dijo que él debatiría con Block a cambio de que extendiesen el debate a otros días hasta que uno de los dos cambiase de opinión y que se leyese dos libros, La Economía en una Lección de Henry Hazlitt y La Rebelión de Atlas de Ayn Rand. Hecho esto, Block cuenta que se convirtió al libertarismo.

Tras esto, empezó un doctorado en economía en la Universidad de Columbia con Gary Becker, ganador del Nobel de economía en 1992, como tutor. Durante su tercer año de doctorado, conoció a Murray Rothbard, quien, tras una conversación de quince minutos, le hizo darse cuenta de la moralidad y viabilidad anarcocapitalismo. Su conversión a la escuela de economía austriaca fue más lenta, pero tras leer El Hombre, la economía y el Estado de Rothbard y charlas constantes con el autor, finalmente dio el paso. El mismo Block reconoce que lo que más le impedía aceptar la metodología austríaca era el pensar que su inversión intelectual y años de formación en economía neoclásica habían sido una pérdida de tiempo ya que el empirismo no te puede ofrecer verdades en las ciencias sociales; algo que le ocurre a muchos economistas actualmente. Sobre este tema, Block cuenta que, durante el doctorado, cuando obtenía los resultados correctos sobre lo que la ley económica debería dictar, le congratulaban, pero cuando las regresiones le daban otro resultado le mandaban hacerlas de nuevo hasta que le diesen los resultados correctos. Como estudiante de metodología del único departamento de metodología del mundo, puedo corroborar que esto no es una práctica exclusiva de Becker, ni de la Universidad de Columbia.

Walter Block es actualmente profesor en la Loyola University de New Orleans, donde ostenta la cátedra de Harold E. Wirth Eminent Scholar Endowed Chair en economía. Block es uno de los autores más prolíficos del movimiento libertario y de la escuela austriaca, sino el que más. Tiene 596 artículos publicados en revistas académicas, ha sido autor y coautor de veintisiete libros, y editor de otros trece. Quizás sea de los académicos más productivos de la historia. Entre sus libros, recomiendo Defendiendo lo indefendible, su primer y más famoso libro, en el que loa a profesiones o grupos sociales estigmatizados como los proxenetas, los especuladores o los chantajistas por ser estos héroes económicos dado que sus acciones reportan un bien para la sociedad sin violar la propiedad privada de nadie y cuyas acciones estarían mejor desreguladas.

Walter Block ha sido y es uno de los libertarios que más ha contribuido a la ética de la libertad y a la escuela de economía austriaca. Quizá, en parte, como a él le gusta decir, porque vaya a hombros de Rothbard, pero sin duda por su amor a la libertad. Block ha contribuido en sus cientos de escritos y conferencias a todos los temas posibles de economía, política y filosofía desde la visión libertaria. Block es uno de los pocos libertarios que tiene su propia teoría de la apropiación original, junto con Murray Rothbard, Hans-Hermann Hoppe o Stephan Kinsella.

En mi opinión, su mayor contribución es la solución que propone al debate del aborto. Block propone una alternativa llamada desalojismo (evictionism en inglés), que respeta el derecho de propiedad privada de la mujer y del bebé sobre sus respectivos cuerpos. Cuando la madre se queda involuntariamente embarazada, el bebé que se empieza a gestar es un invasor en su propiedad privada. Como este no traspasó la propiedad privada voluntariamente, es un invasor inocente, por lo que la madre no tiene derecho a expulsarlo ya que este no ha violado su principio de no agresión. No obstante, lo que la madre puede hacer es esperarse a que la viabilidad del feto sea alta para inducirse el parto. Block ya apunta que es difícil decir a qué porcentaje de supervivencia extrauterina nos podemos acoger, pero propone los 6 meses, ya que en la vigesimoquinta semana la supervivencia está entre el 50 y el 80%. Si el desalojismo se pusiese en práctica, se invertiría más en tecnología que pudiese mantener al bebé vivo antes fuera del útero, por lo que el tiempo de gestación al que se vería forzada la madre sería menor. Esta opción es similar a lo que sucede en alta mar cuando se cuela un polizón, que hasta llegar al siguiente puerto no se le puede echar del barco porque sería equivalente a matarlo. Block define esta propuesta como un acuerdo de principios entre ambas partas. La madre no está forzada a gestar al bebé nueve meses, ni el bebé debe estar predestinado a morir. Block también ha defendido la privatización de todo, escribiendo su trilogía de la privatización sobre cómo privatizar las carreteras y autopistas, los mares y océanos, y el espacio.

Block también ha sido capaz de hacerme cambiar de opinión como ningún otro autor. Aparte de la cuestión del aborto, voy a mencionar otros cuatro de los muchos temas en los que he cambiado de opinión por sus textos. Y es que una de las muchas cualidades de Block es su mente praxeológica. Se le puede escuchar en cualquier entrevista con Tom Woods en las que es capaz de proporcionar una solución praxeológica a cualquier cuestión concerniente al libertarismo. En primer lugar, yo solía apoyar la defensa de Rothbard y Kinsella en contra de la esclavitud voluntaria, pero Block me hizo cambiar de opinión. El segundo tema fue con respecto a la inmigración, especialmente tras leer su crítica a Hoppe, la cual me hizo favorecer las fronteras abiertas en sistemas estatales al ver que las políticas migratorias, como los controles fronterizos, son socialistas. Estas son presas del error del cálculo económico del socialismo que me impiden, como sujeto dentro de un Estado, usar mi propiedad privada libremente, por ejemplo, intercambiándola con alguien de otro Estado. En tercer lugar, sus escritos sobre privacidad me hicieron cambiar drásticamente de idea. Estos se asientan en la ética rothbardiana. Como según la ética libertaria el único derecho que existe es el de propiedad, nadie tiene derecho a impedirme usar mi propiedad privada—cuerpo y recursos como ordenador—para diseminar cierta información dependiendo de su contenido. Por último, Block me hizo darme cuenta no solo de la compatibilidad de las reparaciones demandadas por los afroamericanos, sino la necesidad de reivindicarlas como libertario. Siempre que los demandantes puedan demostrar el vínculo entre un antepasado esclavizado, ellos, el dueño y su descendiente, una parte de su propiedad pertenece al descendiente del esclavo ya que su antepasado fue secuestrado y obligado a trabajar a cambio de nada.

Block también es excelente debatiendo. Entre sus debates más remarcables se encuentra su debate sobre la posición libertaria con respecto al aborto, su debate contra Bryan Caplan sobre economía austríaca frente a la neoclásica, contra Roderick Long sobre libertarismo de brecha gorda o estrecha, contra Richard Wolff sobre capitalismo o socialismo, sobre minarquismo o anarcocapitalismo contra Jan Helfeld y Curt Doolittle, y contra Philipp Bagus sobre la cuarentena.

En lo personal, le debo mucho a Walter Block. En mayo le escribí presentándome como un hombre fanático, no razonable —para quien no lo sepa, tras un artículo de Block criticando a Friedrich Hayek por sus demasiadas concesiones al Estado en Camino de servidumbre, Milton Friedman le escribió una carta que inició una correspondencia entre ambos en la que Friedman dijo que el artículo estaba escrito por ‘‘fanatic, not by a reasonable man’’— admirador de su trabajo. Tras unos correos después, Block me ofreció escribir un artículo para una edición especial que estaba editando sobre el libertarismo, el que será mi primer artículo académico publicado en la segunda edición del noveno volumen de Studia Humana. Lo escribí con David Marcos, otro colaborador del Instituto Juan de Mariana. En este artículo, realizamos una aportación a su teoría libertaria del castigo, que él califica como ‘‘única, nunca antes hecha’’.

Actualmente, se encuentra en el foco de una polémica por sus declaraciones contra la esclavitud, ya que la criticó ‘‘por los motivos equivocados’’ y por ser un ‘‘capacitista’’. Estos motivos son los de la ética libertaria, los cuales a las 600 personas que han firmado no les parecen suficientes —si es que los conocen—. Esta no es la primera vez que Block es el centro de una polémica. En 2014, el New York Times citó a Block diciendo que la esclavitud no había sido tan mala. Block se querelló por difamación contra el Time, y el Quinto Circuito le dio la razón, tras lo que llegaron a un acuerdo para solventar la disputa. Como respuesta a la controversia actual, se ha empezado una recogida de firmas alternativa pidiendo una subida de sueldo, la cual ya tiene cerca de seis mil firmas, casi diez veces más que la petición original, que invito a firmar.

Con todo esto, quiero reivindicar la figura de Walter Block como uno de los autores que más ha aportado tanto a la escuela austriaca como al libertarismo y hacer llegar su trabajo a los lectores del Instituto Juan de Mariana. He ido añadiendo enlaces a sus artículos y vídeos alternadamente para animar a todo aquel interesado a conocer algunas de sus aportaciones. Los artículos y vídeos enlazados son solo una pequeña muestra de la parte de su trabajo que conozco —es decir, una muestra de una muestra—. Invito a cualquiera a conocer más sobre Block, a escribirme y a preguntar por cualquier otro tema.

17 Comentarios

  1. El bueno de Walter tiene un
    El bueno de Walter tiene un libro de mercado laboral brillante tambien.

  2. Estimado Sr. Blasco:
    Estimado Sr. Blasco:

    Sin duda alguna, el Sr. Block es un excelente Praxeologo ; de los mejores; ahora bien, hay aspectos suyos que son francamente Quijotescos; a veces, con su reificación del Estado, no se da cuenta de que sus argumentos se deshacen como un azucarillo por “reductio ad absurdum”; esto le pasa por no tener presente la clara distinción entre Teoría e Historia; en mi opinión, además de la perniciosa influencia de Ayn Rand -una filosofa de origen judío y creyente; si era creyente, porque como filosofa debería saber que la cuestión del ser o no ser de Dios está más allá de la razón; en el fondo era una Apocalíptica, es decir, que tuvo una revelación; no se dió cuenta de que al final siempre te preguntarás ¿por que? o ¿para que?-, tampoco pudo zafarse de otra no menos perniciosa, la de su director de Tesis Gary Becker, un verdadero descerebrado -el economicismo o imperialismo del neopositivismo Benthamita llevado hasta el delirio-; veamos dos ejemplos que Vd. menciona :
    A- “Block me hizo darme cuenta no solo de la compatibilidad de las reparaciones demandadas por los afroamericanos, sino la necesidad de reivindicarlas como libertario. Siempre que los demandantes puedan demostrar el vínculo entre un antepasado esclavizado, ellos, el dueño y su descendiente, una parte de su propiedad pertenece al descendiente del esclavo ya que su antepasado fue secuestrado y obligado a trabajar a cambio de nada.”

    Es sencillamente ridículo pretender que esto sea posible, por varias razones:
    En muchos casos, la mayoría de ellos, los primeros esclavistas eran los jefes tribales africanos negros- de paso, permítame que le diga que lo del termino afroamericano es una solemne tontería racista, aunque pretenda ser lo contrario; lo correcto sería negro americano con antepasados que fueron esclavos o no-; estos jefes tribales le vendían sus esclavos -normalmente de otras tribus beligerantes- al comerciante de esclavos, el cual a su vez se lo vendía a un propietario de tierras o a un arrendatario de las mismas de raza blanca; esto, sin entrar en la cuestión económica de las indemnizaciones; porque, si le aplicamos un análisis económico a la cuestión de la esclavitud, ¿Quién es el que mayor beneficio sacó?; un esclavo, en sentido estrictamente económico es un bien de capital; si le aplicamos el fenómeno de la capitalización regresiva al mismo, resulta que como el mercado ya descuenta anticipadamente el Valor de la Productividad Marginal de un bien de capital, resulta que durante el tiempo-en este caso un proceso de años- en que el terrateniente solamente va a obtener la tasa de interés originaria o pura por su inversión de capital, los que mayores rendimientos obtienen – Beneficio Empresarial Puro – son el Jefe de la Tribu y/o el primer comerciante que trasladó al esclavo a los lugares donde era requerido como Bien de Capital; en ese mismo momento, ya tenía un precio anticipado , es decir, un Valor Capital; ¿entonces qué? Pues entonces, resulta que los negros de Africa tienen que indemnizar a los negros de los EEUU; por otro, lado ¿Cómo consiguieron su riqueza o estatus los Jefes Tribales y sus antepasados? ¿por democracia directa?.
    B- “En 2014, el New York Times citó a Block diciendo que la esclavitud no había sido tan mala. Block se querelló por difamación contra el Time, y el Quinto Circuito le dio la razón, tras lo que llegaron a un acuerdo para solventar la disputa”

    En este caso, se contradice a si mismo, porque el es un defensor de los difamadores en su obra “Defendiendo lo Indefendible”; además, desde un punto de vista estrictamente histórico y sin descontextualizar los hechos, como hace el movimiento Afroamericano, es rigurosamente cierto que la figura de la esclavitud supuso un “avance”; ¿Por qué? Pues porque no hay ningún estado de la antigüedad que no haya surgido de la guerra; es decir, del robo, de la rapiña y del asesinato; hubo un periodo en el que no había esclavos; de hecho en Roma, en situaciones excepcionales, no hacían esclavos y sencillamente aniquilaban a los sediciosos; por lo tanto, en este sentido, la esclavitud supuso era menos mala que la aniquilación; el hecho de que Block le ganase el pleito al Times, no tiene nada que ver con cuestiones históricas ¿entonces qué?

    Un cordial saludo.

    • Estimado Crego Yañez,
      Estimado Crego Yañez,

      Estaba preocupado pensando que exaltar la figura de Block no podría levantar algún tema de debate para esperar su comentario mensual. Son mi parte favorita de escribir para el IJM. Una pena que ahora hayan borrado todos los comentarios de todas las publicaciones y solo estén activos los publicados ese mes. He de decir que sus comentarios en el pasado han sido altamente estimulantes y motivadores. Para contestarle a los dos puntos que comenta, no puedo ofrecerle más cita que decirle que escuche todas las entrevistas de The Tom Woods Show en las que aparece Block, como he hecho yo, ya que él habla sobre ambos temas. A) Sí, es ridículo pretender que sea posible. Y él no lo pretende. Solo establece las bases teóricas sobre las que sería posible. Pero él tiene muy claro que las pruebas necesarias no se podrían presentar ya sería prácticamente imposible para el demandante demostrar exactamente cuánto le corresponde. En mi opinión, Block les está teniendo una trampa a los »woke» para que o 1) se interesen por el libertarismo a través de la justificación libertaria de las reparaciones o 2) para tenerlos entretenidos. O siendo un poco más pillos, 3) tener un nuevo tema del que hablar y publicar como ejercicio mental.
      B) Él dijo en otra entrevista com Woods que defiende el derecho a difamar, pero como el NYT es propaganda estatal y recibe subvenciones, ese dinero está mejor en sus manos que en las del NYT. Además, Block dice que sin prohibición a difamar la gente sería menos crédula ya que no pensarían como se piensa ahora »si fuese falso denunciarían», sino »cualquiera puede difamar, necesito pruebas congruentes para creérmelo». Por tanto, Block opina–y yo concuerdo–que de no haberlo hecho en un sistema donde difamar es un crimen, hubiese dado a entender que sí que era cierto lo que se decía de él.

      Un saludo y gracias por su tiempo.

    • Muchas gracias a Vd.; como ya
      Muchas gracias a Vd.; como ya he dicho Block es un excelente praxeologo; por ejemplo, sus aportaciones a la refutación de la Reserva Fraccionaria y la Banca «libre» , sus criticas a los Coasianos, sus aclaraciones al concepto de la identidad entre el precio uniforme pagado por un factor de producción inespecífico y el Valor Futuro de su Productividad Marginal y su mas reciente aclaración y explicación sobre el Teorema Regresivo del Dinero de Von Mises que algunos «iluminados» ha pretendido refutar basándose en el fenómeno de Bitcoin; y pos supuesto, mas cosas.

      En lo que no estoy de acuerdo con Block es en su Libertarianismo , que por cierto es el predominante, con un sesgo multiculturalista; le da poca importancia a la existencia de las naciones – ojo, no hablo de Estados ;no necesariamente basadas en la lengua o en la etnia.- verbigracia España – y sus rasgos culturales; esta es una cuestión muy importante en la que Rothbard comenzó a reflexionar tardíamente , lo cual tiene bastante que ver con la debatida cuestión de la inmigración y en el debate que Block mantiene con Hoppe sobre el particular; para mi , Hoppe tiene razón ya que su postura es inatacable tanto a nivel de Teoría como a nivel de Filosofía Política o Historia; hay una reflexión o advertencia de Rothbard al final de obra «PODER Y MERCADO» en la viene a decir algo parecido a esto : La Praxeología ha demostrado irrefutablemente que la única sociedad posible es la basada en la economía de mercado o de propiedad privada sobre los factores de producción; por tanto, desde un punto de vista teórico es una organización social praxeológicamente estable; ahora bien, otra cuestión es que lo sea desde un punto de vista Psicológico- más bien Timológico o basdo en el Timos o centro de las emociones, que es la expresión utilizada por MIses-; y aquí esta el quid; la historicidad de las personas, que nacen en un medio cultural determinado y en una nación determinada; las naciones existen en el mismo sentido que existen la sociedad, porque son el resultado de la acciones individuales de las personas que las conforman; por lo tanto, sus rasgos cambiaran en tanto en cuanto cambien previamente las ideas, las opiniones y sentimientos de las personas a nivel individual; en suma, su Timos; huelga comentar, que no es lo mismo, el Islam, que Occidente y el Judaísmo; esto son cuestiones incontrovertibles desde un punto de vista histórico y cultural; mas aún, son incompatibles en tanto en cuanto el Islam deje de ser lo que es; cuando pierda su esencia beligerantemente proselitista como en su momento lo hizo, por cierto no hace mucho- el Cristianismo:

      Un cordial saludo

    • Por supuesto, quise decir que
      Por supuesto, quise decir que el el Islam tiene que dejar de ser lo que es; añado otra característica inherente al mismo, que es la de excluyente y supersticiosa , porque en esencia hay una identidad divina entre Ala y Mahoma, al igual que entre Jesucristo y Dios en el cristianismo; el judaísmo, en cambio , aparte de ser una Etica monoteísta , no es supersticioso porque es una creación humana de carácter lógico, aunque antropomórfica, que parte de la categoría humana de causa final o primera; en términos científicos apunta a la causa previa y eficiente del Big Bang; por lo tanto, un ateo incurre en una contradicción performativa si pretende negar lo anterior; por eso no deja de ser un creyente, en el sentido de que su tesis, al igual que antitesis de sus oponentes, es una cuestión de fe o doxa , que está mas allá de la razón.
      Disculpeme por la digresión.
      Un cordial saludo.

    • Me soprende que conozca el
      Me soprende que conozca el trabajo de Block sobre la productividad marginal. Creo que es una de sus líneas de investigación menos conocidas. Aunque viniendo de usted no debería extrañarme. Yo me he familiarizado mucho con ella a raíz de mi TFM (el cual termino de entregar). Entiendo entonces que defiende el paleolibertarismo abogado por Rockwell, un libertarismo de derecha vieja que reconoce la superioridad moral de los valores judeocristianos. Como siempre, me parece muy interesante lo que dice, pero creo no tener nada más interesante que añadir. Solo me queda leer y reflexionar.
      Un saludo.

    • Me soprende que conozca el
      Me soprende que conozca el trabajo de Block sobre la productividad marginal. Creo que es una de sus líneas de investigación menos conocidas. Aunque viniendo de usted no debería extrañarme. Yo me he familiarizado mucho con ella a raíz de mi TFM (el cual termino de entregar). Entiendo entonces que defiende el paleolibertarismo abogado por Rockwell, un libertarismo de derecha vieja que reconoce la superioridad moral de los valores judeocristianos. Como siempre, me parece muy interesante lo que dice, pero creo no tener nada más interesante que añadir. Solo me queda leer y reflexionar.
      Un saludo.

    • Muchas gracias; pero, a mi
      Muchas gracias; pero, a mi juicio , el término paleo-libertarianismo usado en los debates entre libertarios en USA es bastante inadecuado; yo lo que defiendo, es la civilización Judeo-Griega, porque ambas se han influido mutuamente, al menos desde la época helenística y, muy especialmente, en Alejandría que es donde se produjo mas intensamente esa interacción mutua; de hecho, los judíos admiraban la precisión y la superioridad del Griego sobre el Hebreo de la Tora y precisamente por esto, sus rabinos permitieron la traducción de la Tora y de la Biblia Hebraica al idioma de los griegos; ambos pueblos tenían algo fundamental en común y que es lo que define al Occidente clásico : el Racionalismo y el Individualismo de corte libertario; esta herencia es la que ha pasado al mundo no estrictamente judío; o sea, al resto de Occidente, con el tamiz posterior de Roma; de hecho, la gran diferencia entre la iglesia católica y las demás sectas protestantes, es su Aristotelismo Tomista; el Aquinate tuvo conocimiento del mismo por Averroes y el Gran Maimónides ; por cierto, la escuela Austriaca de economía es Aristotélica; es la Causal Realista de Menger, Bawerk y Mises; si, Mises no era Kantiano en sentido estricto por lo de su famoso “apriorismo”, sino que esencialmente era Aristotelico; al igual que Aristóteles con los axiomas de la lógica, vio que el axioma de la acción era irrefutable y óntico, es decir, real o referido al ser y si intentas refutarlo incurres en una contradicción lógico-performativa.

      Concluyo; los Occidentales Paleo-Libertarianos americanos , los padres fundadores de los USA y sus descendientes intelectuales, siguieron la tradición Occidental anteriormente mencionada, pero de una forma tremendamente hipócrita y deleznable , especialmente a partir de 1.840, porque resulta que a la sazón ya se había prohibido la esclavitud en su antigua metrópoli.; esto es lo que siempre diferenció al Judaismo del resto del Occidente Cristiano, porque es completamente falso que el Cristianismo fuese el primero en acabar con la esclavitud o clamar en contra de ella; esto lo hizo el Judaismo de la Tora; Cito referencias a Moises:

      “Dirás a los hijos de Israel Eterno, que el Dios de Abraham, el Dios de Isaac, el Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros, para retiraros del país de servidumbre.”

      “Habrá una misma ley, una misma justicia —dijo Moisés— un mismo derecho para vosotros y para el extranjero que vive entre vosotros; él será igual a vosotros ante Dios… Lo amaréis como vosotros mismos, porque sabéis los temores que experimenta el corazón del extranjero, ya que vosotros los habéis sido en Egipto… Recuerda que has sido esclavo en Egipto, que has sido oprimido, que tus desgracias te hicieron derramar lágrima.»

      Todo esto tiene ,como mínimo, unos 2.700 años de antigüedad, ya sea en el Talmud Oral o en la Torá escrita.

      Un cordial saludo.

  3. El profesor Block ha contado
    El profesor Block ha contado alguna vez la anécdota de cómo llamó a Milton Friedman «a road Socialist». Grandioso filósofo, de envidiable salud y firmeza de carácter, como demuestra su superdesarrollado sentido del humor. Un ejemplo de lo que deberían ser todos los profesores universitarios.

  4. No le quepa duda que en un
    No le quepa duda que en un futuro ud. será también un titán de la libertad si sigue así. Buen trabajo Sr. Blasco, es usted ya mi escritor favorito de esta parrilla.

    • Muchísimas gracias, José
      Muchísimas gracias, José Miguel, no sabe la felicidad que me da leer su comentario. Intentaré continuar dando la batalla por la libertad incansablemente.

  5. “Voluntary communism,
    “Voluntary communism, together with laissez-faire capitalism, has nothing to be ashamed of on moral and economic grounds. They can each hold up their heads, high. Far from enemies, they are merely opposite sides of the same voluntaristic coin. Together, they must battle state coercion, whether called State Capitalism or State Socialism. The point is, “left” vs. “right” is a red herring. The reddest and perhaps most misleading red herring in all political-economic theory.”
    ― walter block, The Case for Discrimination

    Walter Block me parece uno de los pensadores más brillantes para el liberalismo. Merece mucho más reconocimiento del que tiene actualmente.

    • Una frase excelente. Gracias,
      Una frase excelente. Gracias, la he compartido en mi twitter.

  6. Walter Block… ¿»un titán de
    Walter Block… ¿»un titán de la libertad»? ¿En serio? Es broma, ¿no? Walter Block es un sofista que siempre se las apaña para defender, en las cuestiones cruciales del momento, las medidas liberticidas aplicadas por los gobiernos .

    Tras la operación 11-S, pretexto para el desarrollo de un estado policial dentro de la «guerra contra el terrorismo», que formaba parte del avance hacia la consolidación del Régimen Tecnocrático Mundial, el sofista liberticida Block justificó el espionaje de la población por el Estado en su debate con el profesor Rozeff. Rozeff tenía razón, por supuesto, como cualquier ser humano genuino, dotado de conciencia, podía ver. El único problema era que el profesor Rozeff se quedó corto en su defensa, al considerar la intimidad («privacidad») un bien deseable y no una faceta misma de la libertad, extremo que es fácil de demostrar con un sencillo experimento mental en el que se pasa de la violación de la intimidad a la violación de la libertad de movimiento de manera continua (aplicación praxeológica del teorema de Bolzano). Para mayor agravio, la «defensa» de la intimidad que el sofista Block propone, a saber, la inviolabilidad del domicilio privado (o, en general, una propiedad privada), es ridícula, puesto que existen desde hace décadas tecnologías para escuchar y observar a la víctima sin introducir micrófonos, cámaras ni demás artilugios en la propiedad de la víctima.

    En la siguiente fase de implantación del Régimen Tecnocrático Mundial, que empezamos ahora a padecer con la promoción del culto covidiano, el sofista Block sigue en la línea de la fase anterior, pretendiendo justificar los atropellos liberticidas con más argumentos tramposos. Con «liberales» así, la libertad no necesita enemigos. Estos tiempos que nos ponen a prueba separan claramente los fanboys y groupies de sofistas y falsos profetas por una parte, de los hombres y mujeres genuinos, dotados de una conciencia que les permiten ver el Bien y la Libertad, por otra. Las facultades intelectuales para mostrar la fundamentación racional de tales metas en un formato académico son, tan solo, un extra. Mas cuando uno pone el carro antes que los caballos, corre el peligro de perderse.

    Jubal

    • Ni entiende qué es el
      Ni entiende qué es el libertarismo ni qué es el sofismo. Confunde libertario con liberal no sé si por ignorancia o deshonestidad intelectual. Estoy encantado de que me enseñe un fallo el la lógica deductiva de Block para llegar a sus argumentos libertarios desde el principio de la no agresión, más allá de que discrepe con las conclusiones alcanzadas.

  7. Hola, un gusto poder leer un
    Hola, un gusto poder leer un poco de Block. Personalmente no sé si llamarlo un titán. Pero creo que es alguien que ha sabido retomar los temas importantes y especialmente difíciles, para intentar darles solución (eso es admirable). Y claro, esas cosas de usar tu creatividad y tu experiencia individual para intentan mejorar el mundo y defender la libertad de cada quien, a mí me encantan. Yo quisiera saber, si cuentas con acceso a material, sobre las opiniones de Block en relación ala propiedad privada colectiva. Justo ahora estoy trabajando un artículo en Guatemala, por mis discrepancias con algunos planteamientos de los Ostrom (de la Bloomington School) frente a estos inmuebles.


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

Seis meses de gobierno de Javier Milei

De la ruina kirchnerista al cambio de rumbo de Argentina El 21 de junio, el presidente de la República de Argentina, Javier Milei, viajará a Madrid para recibir el Premio