Skip to content

Entre el liberalismo y la democracia

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

El nuevo gobierno israelí ha propuesto una ley que limitaría el poder de su poder judicial no elegido. La reforma impediría al Tribunal Supremo anular leyes simplemente por ser «irrazonables». Permitiría a la Knesset -el poder legislativo israelí- anular decisiones por mayoría de votos. Reformaría el actual proceso de selección judicial, en el que los jueces tienen mucho que decir a la hora de elegir a sus sucesores, y en su lugar permitiría a la Knesset una influencia mucho mayor en la selección.

No es de extrañar que estas propuestas hayan sido muy controvertidas, no sólo en el propio Israel, sino en todo el mundo. Pero quizá lo más sorprendente ha sido un estribillo constante: las propuestas son antidemocráticas. Incluso el Secretario de Estado de Estados Unidos lo insinuó en su última visita, expresando su preocupación por la «importancia fundamental de los principios e instituciones democráticos». A primera vista, estas críticas parecen muy extrañas. Bajo la simple definición de democracia, estas propuestas parecen bastante democráticas, transfiriendo más poder a los representantes del pueblo de una oligarquía que se autoperpetúa. Y el despliegue de este tipo de crítica democrática incongruente no es exclusivo de Israel. Cuando Polonia reformó su poder judicial para dar más poder a sus ramas representativas, sus acciones fueron calificadas de antidemocráticas. Incluso la anulación de Roe contra Wade ha sido calificada de antidemocrática, aunque Dobbs devuelve la política del aborto a las decisiones de los ciudadanos de varios estados.

Quizá esta inversión lingüística pueda descartarse simplemente como la transformación de un concepto político en un epíteto. Fascista se utiliza a menudo como término de oprobio para atacar cualquier idea de derechas que disguste a un orador de izquierdas; quizá «antidemocrático» siga una trayectoria similar. Pero, en mi opinión, las razones son más complicadas. Lo que pasa por ser el ideal moderno de democracia en Occidente no es el gobierno puro del pueblo, que era lo que definía la democracia en la época clásica. En su lugar, la democracia actual es una abreviatura de la democracia liberal representativa. Y el problema es que el liberalismo está en tensión sustancial con la democracia porque pretende poner (algunas) libertades más allá de (algún) grado de control democrático. Por tanto, «antidemocrático» puede utilizarse para decir que las líneas trazadas entre liberalismo y democracia son incorrectas. Pero el concepto de democracia liberal en sí mismo no nos dice cuáles son las correctas y, por tanto, la crítica es indeterminada y siempre está disponible como ataque partidista.

¿Democracia liberal o democracia liberal?

Una forma de intentar que las líneas sean más determinantes es entender la democracia como el valor principal de la democracia liberal, siendo el liberalismo sólo un instrumento para promover la democracia. Así, a veces se dice que la libertad de expresión debería limitarse al discurso político porque sólo ese tipo de discurso es necesario para que la democracia funcione. John Hart Ely escribió un famoso libro, Democracy and Distrust (Democracia y desconfianza), en el que justificaba el liberalismo aparentemente expansivo del Tribunal Warren como un esfuerzo por perfeccionar la democracia protegiendo el derecho de voto y deshaciéndose de la legislación que se basaba en estereotipos y no en una verdadera deliberación democrática.

Pero no está claro hasta qué punto esto ayuda a que las líneas sean más determinantes. En primer lugar, muchas libertades pueden contribuir al florecimiento de la democracia, pero no obstante tienen costes que pueden motivar incluso a mayorías bienintencionadas a suprimirlas. El arte y la literatura, así como la expresión política, ayudan a la gente a imaginar futuros diferentes que contribuyen a las decisiones políticas. Pero estas amplias protecciones de la libertad de expresión también pueden proteger la indecencia y otros vicios que pueden hacer que la sociedad sea menos civilizada. Por lo tanto, es difícil trazar la línea a priori para determinar hasta dónde debe llegar la libertad de expresión para promover la democracia. Además, la propia democracia es un concepto controvertido. ¿Hasta dónde debemos preocuparnos por proteger la deliberación profunda a expensas de una lectura más cruda de las preferencias de la mayoría?

En su lugar, podríamos intentar trazar líneas que hagan de la democracia el instrumento de la libertad y no al revés. Históricamente, muchas sociedades se preocuparon por proteger las libertades frente a los gobernantes y recurrieron a la democracia porque era un mecanismo mejor que la monarquía y otras formas de gobierno que podían ejercerse fácilmente por decreto personal.

Esta visión de la relación entre democracia y libertad lleva naturalmente a los partidarios a sentirse más cómodos con las limitaciones del proceso democrático, ya que la protección de los derechos es primordial para empezar. Además, los mecanismos que ralentizan el proceso democrático (como el bicameralismo), o lo fragmentan (como el federalismo), ayudan a evitar que la democracia actúe por decreto de la mayoría, lo que no es tan diferente del gobierno personal que los defensores de la libertad consideran una amenaza.

Pero, de nuevo, no está muy claro dónde trazar los límites. Una vez que se reconoce que la elección democrática puede ser importante para proteger la libertad, hacer que la democracia sea demasiado rígida o proporcionar un conjunto de derechos demasiado detallado puede socavar tanto la democracia que provoque una reacción contra la libertad.

Una última opinión es que tanto la libertad como la democracia son bienes humanos importantes. Ninguno puede reducirse a ser el instrumento del otro. La capacidad de participar con otros en la gobernanza es parte de lo que nos permite florecer en sociedad: el hombre es un animal político y la democracia es, por tanto, tan propicia para su bienestar como el comer. Pero la libertad, es decir, la capacidad de llevar a cabo los proyectos que uno elija y de poseer los bienes que se ha ganado, también forma parte de lo que permite una vida floreciente.

Esta visión de la relación entre democracia y libertad tiene sus atractivos: Es intuitivamente plausible que una criatura que es social, pero que también tiene un fuerte sentido de sí misma, deba tener un orden político que respete tanto su naturaleza individual como social. Pero tal pluralismo de valores políticos hace aún menos obvio dónde trazar la línea entre el control democrático y la libertad individual.

La democracia liberal como régimen mixto

En cualquier caso, el liberalismo en la democracia liberal moderna es tan importante que, en los términos de la filosofía política clásica, transforma una democracia en un régimen mixto. En concreto, nuestro régimen mixto moderno mezcla elementos democráticos y oligárquicos. Por su naturaleza, los derechos otorgan poder a aquellos grupos de ciudadanos que pueden utilizarlos con éxito. Los derechos de propiedad, por ejemplo, dan más poder a los que tienen propiedades que a los demás; los derechos de libertad de expresión dan más poder que a los demás a la clase parlanchina que escribe y habla para ganarse la vida. Por tanto, estos grupos tienen un poder adicional al de la mayoría de los ciudadanos que se deriva directamente de las normas del régimen. Incluso la necesidad de una revisión judicial para resolver las complejidades de la democracia liberal y proteger los derechos recogidos en su constitución otorga poder a un grupo concreto: los abogados. Los abogados a veces median entre otras clases y a veces reflejan los intereses de unas más que de otras. Por ejemplo, a principios de la república, los abogados reflejaban sobre todo los intereses de la clase comercial propietaria. Hoy reflejan sobre todo los intereses de la clase intelectual.

Esto hace aún más difícil trazar la línea divisoria entre los elementos liberales y los elementos democráticos en la constitución de una sociedad. Hay que tener en cuenta los efectos dinámicos del poder creado por los distintos derechos porque los grupos con poder probablemente utilizarán sus derechos para intentar cambiar las reglas del régimen a su favor. Por desgracia, como no nos gusta admitir que nuestras sociedades son regímenes mixtos y no democracias, es difícil hablar abiertamente de esta dinámica.

Tradición y circunstancia

El análisis anterior sugiere que conseguir la combinación adecuada de elementos liberales y democráticos en la democracia liberal es muy difícil, independientemente de si se prioriza la democracia, la libertad o ninguna de las dos. También sugiere que es poco probable que haya una respuesta correcta para todas las sociedades. Las tradiciones y circunstancias de cada una afectarán sin duda a la necesidad de algunas líneas particulares y a los efectos dinámicos de la mezcla.

Por lo tanto, cualquier denuncia de los cambios propuestos por el gobierno israelí como antidemocráticos es una grandilocuencia simplista. La verdadera cuestión es si los cambios darán lugar a una democracia liberal mejor que la antigua.

Ciertamente, la autoridad de los jueces en Israel para invalidar la legislación por ser «irrazonable», combinada con su poder para elegir a sus propios sucesores, sugiere que el poder judicial posee poderes arraigados y amplios de un tipo raramente visto en Occidente. Su alejamiento de las normas de revisión judicial y selección judicial debería hacernos sospechar de la sensatez de esta estructura.

Por otra parte, el propio Israel presenta ciertas características inusuales. Se encuentra continuamente bajo una amenaza existencial. Tiene una fuerte religión estatal en el judaísmo, pero sufre un grave conflicto entre judíos religiosos y judíos seculares, así como entre judíos y minorías religiosas. Esto hace que su política parlamentaria sea muy inestable. A diferencia de la mayoría de las democracias, su política no se centra principalmente en cuestiones distributivas: las religiosas y militares también importan en la toma de decisiones políticas cotidianas. Por ello, las coaliciones gobernantes tienen aún menos probabilidades que en otras naciones de formar mayorías democráticas coherentes sobre una cuestión concreta, lo que quizá haga más apropiada una mayor supervisión judicial. Aun así, para una persona ajena al país, el poder judicial en Israel parece muy extremo.

Independientemente de la suerte que corra la nueva legislación, Israel, como otros grandes países occidentales, seguirá siendo una mezcla incómoda y combustible de elementos democráticos y liberales.

1 Comentario

  1. Realmente un análisis penetrante, que escruta la «superficie de los ya conocido y admitido como principio o norma, de fusión liberalismo-democracia. No había pensado de la polarización que podría darse entre ellos.


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

El lenguaje económico (XXXVII): salario

El salario es un precio (información) y también la cantidad de dinero (y otros beneficios no monetarios) que se percibe por realizar un específico trabajo. El trabajo no es una mercancía, pero su precio «se determina en el mercado del mismo modo que se fijan los precios de las mercancías»