Skip to content

Falsos liberales, o saqueadores en régimen de monopolio

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Un auténtico amigo de la libertad la defiende incluso cuando esta parece no beneficiarle, cuando esto implica que el poder no pueda acudir en su ayuda.

No pocos defensores de las ideas de la libertad son muy dados a eso de otorgar o negar a otros carnés de «liberal». Tampoco falta quien, sin serlo, reprocha a otros que no le reconozcan como tal. Suelen argumentar que aquellos que no les aceptan como liberales no tienen derecho a ir por la vida entregando o negando credenciales de autenticidad. Tal vez tengan razón, pero es cierto que sí existen unos límites sobre qué es o no es el liberalismo.

Determinar esos límites es, por tanto, importante. No sirven argumentos tan laxos como «liberal es quien se define como liberal», pero tampoco se puede llegar al extremo de negar «la credencial» a quien pertenece a una escuela de pensamiento diferente a la propia. La vía no es ni «el todo vale» ni una visión tan restrictiva que haga inaceptable una postura algo diferente en alguna cuestión secundaria.

No proponemos aquí dar con la solución al dilema de cómo definir quién es liberal y quién no (hay casos en los que es evidente, así que nos referimos a los más complejos). Sin embargo, sí que creemos que existe un método que nos permite detectar a determinados  falsos defensores de la libertad.

Hace unos años, el autor de estas líneas vio una película en la que un padre multimillonario (y bien conectado con el poder político) le preguntaba a su hijo: «¿Cuál es nuestra postura sobre las subvenciones a empresas?». El vástago respondía: «Estamos en contra, excepto para las nuestras», y ambos rompían a reír. Esa escena cinematográfica retrata a la perfección a determinado tipo de falso liberal.

Existen muchos supuestos liberales que suelen defender con ahínco una excepción a su oposición a la intervención estatal en economía u otros aspectos de la vida de los ciudadanos. Y, curiosamente, dicha excepción siempre busca beneficiar sus propios intereses o sus creencias personales en determinadas cuestiones. Los ejemplos son múltiples.

Muchas veces hemos podido escuchar las palabras «soy liberal, pero», seguidas de expresiones como «se necesitan ayudas estatales para la prensa», «hay que subvencionar el cine» o «se debe prohibir el doblaje», «la educación debe ser pública», «debe darse ayudas a la natalidad», «debe protegerse desde el Estado el patrimonio religioso», «hay que defender la lengua»… Quienes lo decían podían ser, por este orden, periodistas o empresarios de los medios, actores o cualquier otro que viva del cine, profesores de centros no privados, activistas pro-vida, tradicionalistas desde el punto de vista religioso, nacionalistas de cualquier signo…

Si la excepción que el supuesto liberal justifica es la que espera que le beneficie a él, su sector profesional o sus creencias o intereses, es que no es tan liberal como pretende.

Un auténtico amigo de la libertad la defiende incluso cuando esta parece no beneficiarle, cuando esto implica que el poder no pueda acudir en su ayuda. En caso contrario, al propugnar la existencia de la supuesta excepción que cree que le beneficia, tan sólo es un saqueador más. Y encima pretende serlo en régimen de monopolio.

6 Comentarios

  1. Pasa lo mismo con periodistas
    Pasa lo mismo con periodistas que se dicen liberales, y siempre acaban apoyándo opciones políticas antiliberales. No sé donde está el liberalismo en UPyD o en Ciudadanos. Esta gente siempre acaba haciéndole daño al liberalismo, identificándo esa palabra con postulados abiertamente social-demócratas, que no tienen nada que ver con el liberalismo. Por eso ha costado y cuesta tanto en España la formación de un partido liberal, que se diferencie de los conservadores y de los socialistas. La supuesta alianza liberal-conservadora, tan jaleada y amada por muchos, sólo ha servido para que el pensamiento realmente liberal se diluya y se amolde, en el mejor de los casos, al conservadurismo. Estoy de acuerdo en eso con el análisis que ha hecho del tema el Sr. Juan Pina, del P-Lib, que veo mucho más consecuente con sus ideas.

  2. Chin, totalemente de acuerdo
    Chin, totalemente de acuerdo contigo.
    ¡Enhorabuena! Para ser Liberal hay que dejar de serlo.
    Abrazos, amigo.

  3. Hoy hay partidos pseudo
    Hoy hay partidos pseudo liberales de todos los colores y en España la sanidad universal, educación pública y las pensiones son como vacas sagradas. La sociedad en general sufre del síndrome de Estocolmo a nivel patológico aparte de que vive en la irrealidad casi religiosa de creer que el Hiperestado lo soluciona todo además de ser justo y nesesario.

    Hacerle ver a la sociedad el futuro decadente que les espera si insiste en seguir por este camino socialdemócrata es una tarea bastante complicada.

  4. No hace mucho tiempo que
    No hace mucho tiempo que encontré esta pagina y debo confesar que cada dia me gusta mas. EXCELENTE artículo (com mayúsculas, que las merece).

  5. Coincido con lo expresado en
    Coincido con lo expresado en el artículo. No obstante, si tuviera que ponderar el rasgo principal del liberalismo me inclinaría por la tolerancia, en su sentido más extremo si es que cabe aquí esta connotación. Es decir el irrestricto respeto por el pensar, decir y hacer de cada individuo. Las categorizaciones ideológicas estrictas tienen valor puramente metodológica. De poco valen a nivel político. Aun cuando pueda simpatizar con cierto individualismo anarquista, sus propuestas políticas son tan utópicas como las del comunitarismo porque terminan implicando también una ingeniería social, la de desmontar al anquilosado Leviatan. En este sentido considero que la negociación política que procure un progresivo movimiento hacia una sociedad abierta resultara a la postre de mayor valor que una postura inconmovible, que aún siendo racionalmente correcta resulte incomprensible y por tanto inaceptable para la sociedad.

  6. Ciertamente intolerable,
    Ciertamente intolerable, debería prohibirse hacerse pasar por liberal sin el visto bueno del Juan de Mariana.


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

Sobre la libertad económica en Europa

Según el último Índice de Libertad Económica publicado por la Heritage Foundation, algunos países europeos se encuentran entre los primeros lugares a nivel mundial.