Skip to content

Héroes de la libertad en Venezuela

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Sería deseable que quienes amamos la libertad denunciemos el chavismo y hagamos llegar nuestro apoyo a sus opositores.

La condena impuesta a Leopoldo López (y, aunque de menor duración, a tres estudiantes juzgados junto a él) ha despejado cualquier duda que alguien pudiera tener sobre la naturaleza dictatorial del régimen bolivariano. Quien no vea algo tan evidente, como el eurodiputado comunista de IU Javier Couso (que reproduce los argumentos de Maduro en este caso), es que tiene una voluntad de hierro para no percibir la realidad. Lo mismo ocurre con la ‘podemita’ Irene Moreno al decir que en España el opositor venezolano hubiera sido condenado a más años de prisión que en su país. Son ejemplos de inmorales cómplices, como los tuvo la URSS o los tiene el castrismo, cuyo rechazo a la libertad tan s ólo es igualado por su fobia a la verdad. Son cosas del fanatismo.

Por mucho que los Couso, Moreno (o Cristina Kirchner y otros mandatarios de UNASUR) del mundo pretendan, las condenas impuestas a López y los estudiantes son un ataque a la libertad y profundamente injustas. La jueza que ha llevado el caso ha sentenciado al dictado de Maduro. Ya lo ha hecho antes en sentido contrario, para dejar en libertad a destacados chavistas. Es una de las muchas personas que han sido metidas en el poder judicial para sustituir a miembros del mismo que no se sometían al gobierno chavista.

Los socialdemócratas Leopoldo López y Antonio Ledezma son auténticos héroes de la libertad, como lo son el casi centenar de presos políticos que hoy existen en las prisiones venezolanas.

El concepto de libertad de López y Ledezma seguramente sea mucho más retrictivo que el que pueda tener un liberal, pero el precio que uno y otro están pagando por luchar para que los venezolanos sean libres es altísimo. Ojalá algún día María Corina Machado o los miembros de CEDICE tengan que criticar a esos dos políticos por sus propuestas o por su modo de gobernar. Hasta que llegue ese momento, la liberación de ambos (y del resto de venezolanos presos por manifestarse o por pensar diferente) es una noble causa por la que merece la pena tomar partido.

Ser amigo de la libertad significa situarse junto a la enérgica Lilian Tintori y la en apariencia más frágil Mitzy Capriles exigiendo la libertad de sus maridos (López y Ledezma) y el resto de presos políticos. También implica querer que el periodismo se pueda volver a practicar sin restricciones ni miedo en Venezuela. O indignarse cuando se asesina a estudiantes contrarios a Maduro por el mero hecho de manifestarse.

Sería deseable que quienes amamos la libertad denunciemos el chavismo y hagamos llegar nuestro apoyo a sus opositores. No preguntemos si estos son liberales o no, eso son asuntos menores en este momento. Lo importante es estar junto a quienes sufren la represión en Venezuela; o en Cuba, Irán, Egipto, China, Arabia Saudí… La lista es muy larga, y en todos esos países hay auténticos héroes de la libertad.

2 Comentarios

  1. El mérito de quien se
    El mérito de quien se enfrenta al opresor a sabiendas de las consecuencias, es admirable.

    Los héroes luchan y triunfan, en ocasiones ellos y siempre sus causas.

    Los mártires sufren por sus convicciones, triunfen estas o no.

    De momento, mientras la denuncia sea brisa que mece los cabellos de Maduro, y hasta que no se convierta en huracán, en Venezuela no hay héroes, solo mártires.

    Sigamos soplando.

  2. Apoyemos al pueblo Venezolano
    Apoyemos al pueblo Venezolano, para que no pase como con los países del antiguo bloque del Este, asquerosas dictaduras comunistas que duraron tanto, debido a la pasividad del mundo Occidental, que prefería no molestar a la URSS, antes que luchar contra el comunismo. Demostrémosle al pueblo de Venezuela que no está sólo, y que aunque ellos sí que tienen alta responsabilidad por llegar hasta ahí (a punto de convertirse en otra Cuba más), no se merecen vivir en la esclavitud comunista durante décadas. Todo mi apoyo y solidaridad para los presos Venezolanos, y mi más dura condena, como liberal, para ese partido político llamado Podemos, aspirante a implantar en España una dictadura similar. Al imbécil del señor Monedero solamente le digo que su podrida ideología es la responsable de millones de muertos en todo el mundo comunista durante el pasado siglo y lo que va de éste, es lo propio de éstos fascistas de izquierda que odian la libertad.


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

El lenguaje económico (XXXVII): salario

El salario es un precio (información) y también la cantidad de dinero (y otros beneficios no monetarios) que se percibe por realizar un específico trabajo. El trabajo no es una mercancía, pero su precio «se determina en el mercado del mismo modo que se fijan los precios de las mercancías»