Skip to content

La “rambla banalizada” y el turismo de Colau

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Tal vez lo que Colau busca es, precisamente, ir reduciendo la importancia del sector hotelero. “Si el turista no es como yo quiero, mejor que no venga”, parece ser su lema.

La alcaldesa de Barcelona está orgullosa de su ofensiva contra el sector hotelero en la Ciudad Condal. Y, en su fatal arrogancia, típica de los políticos, está convencida de dos cosas. Por una parte, piensa que puede diseñar desde su despacho el mercado turístico de su localidad para que funcione bien. Por otra, está convencida de saber qué quieren los barceloneses; no sólo los que le votan, sino todos y cada uno de ellos. Además, y eso es nuevo, cree conocer con precisión lo que buscan los turistas que visitan la localidad. O al menos pretende que el resto creamos que lo conoce.

Ada Colau dijo la semana pasada, sin rubor alguno, dos cosas sorprendentes. Una de ella es que los turistas se decepcionan cuando pasean por Barcelona porque se encuentran con una “rambla banalizada” que no es real. Dejemos de lado esta nueva ocurrencia, que demuestra que la alcaldesa barcelonesa desconoce el sentido de “banalizar”. No deja de pertenecer al terreno de la cursilería propia del socialismo del siglo XXI a la española que practican Podemos y sus grupos afines. La otra cosa que afirmó, y eso sí es llamativo, es que el turista que visita la Ciudad Condal “lo que quiere es mezclarse con los vecinos y vecinas en su quehacer cotidiano”.

Colau nos ha descubierto el peculiar perfil del foráneo que visita Barcelona. El turista que nos muestra la alcaldesa es un alemán, con pantalón corto y sus sandalias sobre calcetines blancos, que quiere estar en la oficina con una señora llamada Montserrat. Y un inglés que, antes de beberse unas cervezas, quiere acompañar a un tal Jordi a la fábrica para ver cómo pone tornillos o al taller para observar cómo arregla un coche. También es un norteamericano que, antes de comer una paela que en realidad es un arroz con tropezones, quiere ayudar a Manuel o a Gemma a cambiar los pañales de su hijo. O, tal vez, una austriaca que quiere bajar la basura junto a Enric antes de pasear por la noche junto al mar.

Al turista soñado por Colau no le interesa la Sagrada Familia, sino ponerse a la faena junto al obrero que trabaja en su ya longeva construcción. No quiere visitar La Pedrera, sino ver TV3 en la sala de estar de algún apartamento de algún barrio de las afueras. Y, por supuesto, no quiere disfrutar de un buen hotel en el centro. No, quiere alojarse lo más lejos posible de la Plaza de Cataluña.

Ese turista que busca “mezclarse con los vecinos y vecinas en su quehacer cotidiano” no existe más que en su mente, y es bastante probable que ni tan siquiera ahí. No deja de ser la excusa para su delirante plan municipal sobre hoteles y otros alojamientos turísticos. Sin cálculo económico serio alguno, busca que los nuevos establecimientos se abran en la periferia de la ciudad (justo lo que no gusta a los turistas) y que en el centro se produzca un “decrecimiento natural” al prohibir que se abran nuevos alojamientos aunque cierren algunos de los existentes. Extraño concepto de “natural” ese que se basa en algo que se fuerza desde el poder. Por el momento, ya se ha cargado la construcción de 28 nuevos hoteles, con el daño que eso implica en términos económicos y de generación de empleo.

El turista imaginado por Colau y su ofensiva contra los hoteles en el centro de la ciudad no son más que un producto de su profundo y reaccionario rechazo a la libertad. No sólo la económica, sino en su conjunto.

No sólo está en contra de la libertad económica de los hoteleros y otros propietarios de alojamientos turísticos (como pensiones o apartamentos de vacaciones). También rechaza que los forasteros que visitan la ciudad tengan capacidad de elegir dónde alojarse y qué aspectos de la ciudad quieren conocer. Pretende obligarles a conocer la periferia, donde suponemos que ella cree que reside la “gente normal”. El daño que eso puede hacer a los ciudadanos, por la posible decadencia de un sector económico tan importante como el turístico, no parece importarle. O tal vez lo que busca es, precisamente, ir reduciendo su importancia. “Si el turista no es como yo quiero, mejor que no venga”, parece ser el lema de Colau.

3 Comentarios

  1. Como todo político, necesita
    Como todo político, necesita excretar normativa-reglamentación-legislación para que el mundo sea como su ideología y la de sus votantes precisan. Que esto empobrezca a todos le es irrelevante.
    Sus votantes felices y sus administrados, obligados por ley a empobrecerse, a disfrutar de la democracia.
    Quienes votan y ganan, quienes votan y no ganan y quienes no votan, todos, absolutamente todos, se empobrecen con la intervención de su gobierno municipal. Los que votan se entretienen jugando a si les va a empobrecer un nacionalista, un socialista o un populista. Los que no votan se perdonan la elección del color del papel de la empobrecedora legislación.

  2. Un matiz, Sr Pizarro: estas
    Un matiz, Sr Pizarro: estas intervenciones de la Colau no empobrecen absolutamente a todos; sin irse muy lejos, pienso en los hoteleros ya establecidos y con licencia para operar en la pare turística o el barrio gótico de la ciudad condal se frotan las manos porque con la paralización de la construcción de nuevos hoteles compitiendo con ellos, ahora el turista tiene menos oferta y sus hoteles están llenos sin necesidad de mejorar o reinvertir en ellos. El no ensanchar la competencia es siempre proteccionismo de unos pocos a costa del usuario mayoritario.

    • Hola Cassademunt,
      Hola Cassademunt,
      Un mercado intervenido es un mercado distorsionado que resulta empobrecedor para todos. El arbitrio de las distorsiones genera privilegios u oportunidades bastardas que enriquecen siempre a alguien, pero no será por su mejor servicio reconocido por los consumidores.
      Quienes se frotan las manos por reinar en un mercado condenado a menguar están encantados con el matiz y tampoco ven que les empobrece.
      Un saludo.


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

El lenguaje económico (XXXVII): salario

El salario es un precio (información) y también la cantidad de dinero (y otros beneficios no monetarios) que se percibe por realizar un específico trabajo. El trabajo no es una mercancía, pero su precio «se determina en el mercado del mismo modo que se fijan los precios de las mercancías»