Skip to content

Las normas privadas para el comercio internacional: una visión desde la Escuela Austriaca

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Las normas privadas representan una forma de “autoridad” empresarial en el comercio internacional, por la cual  los actores privados (especialmente comercializadores) persuaden a otros actores empresariales (productores y proveedores) al reconocimiento de dicha “autoridad” y que legitima el desarrollo de un propio conjunto de reglas, estándares o prácticas, así como la operatividad de las mismas.

Bajo este enfoque, la Economía de la Escuela Austriaca puede ofrecer una perspectiva única sobre el comercio internacional y el rol que tienen estas normas en su desarrollo, en la medida que propone alternativas a las medidas clásicas de intervención gubernamentales, que, al no ser el resultado de acuerdos espontáneos, generan distorsiones que disminuyen el bienestar generado por el libre comercio de bienes y servicios a nivel global.

Anarquía en las relaciones internacionales

Desde esta perspectiva, el comercio internacional es visto como una expansión del proceso de intercambio voluntario entre consumidores y productores, basado en la búsqueda de beneficios mutuos y la maximización del valor subjetivo. Bajo este paradigma, las normas privadas pueden llegar a desempeñar un papel fundamental al facilitar y optimizar dicho intercambio. De hecho, actualmente se destaca el creciente en el uso y aplicación de estas normas como forma de gobierno privada en el comercio internacional, particularmente en productos alimenticios, forestales y demás que provienen de biomasa para la generación de combustibles.

Coordinación en un entorno de incertidumbre y con conocimiento disperso

Para el desarrollo de este artículo, se proponen cuatro puntos clave de análisis que pretender ilustrar la importancia de las normas privadas para el comercio internacional, desde las perspectivas teóricas propias de la Escuela Austriaca:

  • Bajo estos preceptos, se enfatiza en la importancia de la coordinación entre los  agentes económicos a través del sistema de libre mercado. En un entorno de comercio internacional, donde múltiples países y culturas interactúan, las normas privadas proporcionan un mecanismo efectivo para coordinar las actividades comerciales y establecer un marco de confianza entre las partes involucradas. Estas normas, al desarrollarse por actores empresariales y basadas en estándares consensuados, permiten minimizar la incertidumbre y los costos de transacción asociados con el comercio internacional.
  • De igual forma, se resalta la importancia del conocimiento disperso y la coordinación empresarial a través del mecanismo de precios. En el ámbito del comercio internacional, las normas privadas funcionan como señales de mercado que transmiten información sobre la calidad, seguridad y demás características de los productos y servicios ofertados en un mercado global. Esto permite a los consumidores y empresas tomar decisiones informadas y eficientes sobre qué productos adquirir o con qué empresas comerciar. Estas normas pueden ser una herramienta adecuada para definir las cualidades deseadas del producto que se lance al mercado internacional, pues hoy en día la demanda por mayor transparencia es cada vez mayor. En este orden de ideas, al proporcionar un marco común de referencia, las normas privadas facilitan la comparación entre productos y la competencia entre proveedores, lo que favorece a una asignación más eficiente de los recursos a nivel internacional y así optimizar sus cadenas globales de suministro.

Competencia y propiedad privada

  • En particular, se resalta el papel crucial de la competencia como un proceso de descubrimiento, innovación y mejora continua. En el ámbito del comercio internacional, las normas privadas fomentan la competencia al establecer diversos estándares de calidad y desempeño que las empresas deben cumplir para acceder a ciertos mercados o segmentos de consumidores. Esta competencia no solo impulsa la innovación y la mejora de los productos, sino que también promueve la eficiencia en la producción y distribución a nivel global. Además, al permitir la entrada de nuevos competidores al mercado internacional, las normas privadas pueden adelantarse a intervenciones gubernamentales no deseables en materia arancelaria que puedan distorsionar el comercio y reducir el bienestar de los consumidores.
  • Por otro lado, se subraya la importancia de la propiedad privada y los derechos de propiedad como fundamentos del orden social y económico. En el contexto del comercio internacional, las normas privadas juegan un papel significativo en la protección de los derechos de propiedad intelectual y la propiedad industrial, garantizando que los empresarios puedan beneficiarse adecuadamente de sus inversiones en investigación, desarrollo e innovación. Al establecer estándares de protección y respeto a la propiedad intelectual, las normas privadas contribuyen a crear un entorno altamente favorable para el desarrollo de la inversión, la innovación y la creación de valor a nivel global.

Conclusión

A manera de conclusión, desde la perspectiva de los elementos teóricos propuestos por la Escuela Austriaca, las normas privadas desempeñan un papel fundamental en el comercio internacional al facilitar la coordinación, transmitir información, fomentar la competencia y proteger los derechos de propiedad. Al permitir que los intercambios se realicen de manera voluntaria y eficiente, estas normas contribuyen a crear un entorno comercial más dinámico y próspero, en línea con sus principios fundamentales.

2 Comentarios


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

Crisis en el estatismo

La tarea contra el estatismo es fundar nuevas escuelas y universidades liberales o transformar a las instituciones educativas para que la cultura libertaria penetre en la población y la puedan defender contra el estatismo.

‘Road to freedom’: Stiglitz contra Hayek y Friedman

Resulta vergonzosamente claro que Stiglitz no ha leído mucho a Hayek. La afirmación de que Hayek basó su economía política en la competencia perfecta entre seres humanos racionales que se supone que lo saben todo sobre cualquier cosa es un disparate.