Skip to content

Lo que aporta la humanidad

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

John O. McGinnis. Este artículo ha sido publicado originalmente en Law & Liberty.

ChatGPT se ha vuelto omnipresente. En mi primera reunión de profesores de este semestre se planteó el problema de los estudiantes de Derecho que utilizan esta tecnología para dar respuestas a preguntas de examen o redactar trabajos. Dos profesores de Derecho han publicado un artículo en el que demuestran que con ChatGPT ya se podrían aprobar dos partes del examen de acceso a la abogacía (las secciones de agravios y pruebas). Una empresa ofreció la semana pasada un millón de dólares para que un abogado se pusiera unos auriculares y repitiera las respuestas del Chat a las preguntas de un argumento oral en el Tribunal Supremo. Esto último es, sin duda, un truco de marketing. Ningún abogado lo haría, aunque fuera legal, y ChatGPT aún no está listo para el prime time del Tribunal Supremo. No obstante, la empresa del truco ofrecerá sus servicios en el tribunal de tráfico el mes que viene.

Y estos son sólo algunos de los avances en el único campo del derecho. Dado que ChatGPT se ofrece ahora como servicio gratuito, millones de personas ya lo han utilizado tanto por trabajo como por placer, mucho más que Google y Facebook en sus periodos iniciales. Un divertido juego de salón consiste en pedirle que escriba en el estilo de un autor favorito, como Hemingway, o que explique asuntos bajo diferentes restricciones, como escribir un soneto en pentámetro yámbico explicando la teoría de la disuasión de Thomas Schelling. El último resultado no estuvo mal, sobre todo teniendo en cuenta su formulación instantánea.

Puntos fuertes, limitaciones y avances futuros

ChatGPT (más formalmente Chat Generative Pre-Trained Transformer) es un chatbot avanzado. Se entrena a partir de una gran cantidad de texto, utilizando los últimos avances en el campo computacional de las redes neuronales. Las redes neuronales son una versión en silicio de las neuronas del cerebro y, al igual que éste, pueden adoptar pesos positivos o negativos para ayudar a predecir futuros estados del mundo. El chat utiliza estas redes neuronales para predecir qué palabras y frases deberían aparecer a continuación, en función de las instrucciones que le dé el usuario, como «escribe una defensa de quinientas palabras de Citizens United contra FEC». Es una versión mucho más potente de lo que hace Outlook cuando nos sugiere completar nuestras frases en el correo electrónico. El Chat también puede fusionar dos redes diferentes para formar una tercera cuando su pregunta es «escribe una defensa de Citizens United al estilo de Henry James».

Las capacidades del sistema son sorprendentes: tiene una fluidez extremadamente rápida y gramaticalmente impecable sobre cualquier tema. Sin embargo, sigue teniendo algunos fallos y puntos débiles. Comete errores: Cuando le di la indicación de Citizens United, cuatro de sus cinco defensas eran excelentes y probablemente las mismas cuatro con las que yo habría empezado, pero también afirmó erróneamente que el caso exigía que las contribuciones a las campañas electorales se hicieran públicas. En su lugar, la mayoría afirmó únicamente que los poderes legislativos podían exigir dicha publicidad. Y a veces alucina o inventa completamente. Cuando un colega le pidió que escribiera un artículo académico sobre un tema jurídico, insertó el apoyo de artículos que nunca se han escrito, ¡aunque los autores de estos artículos fantasma son de hecho expertos en la materia!

Y teóricamente, existe una limitación: ChatGPT sólo está conectado a las palabras que la gente ha escrito sobre el mundo, no al mundo en sí. Flota en el vasto mar de verborrea que hemos creado y no está conectado directamente al mar real ni a nada más sobre el mundo fuera de nuestras representaciones del mismo.

Pero los modelos GPT mejorarán de muchas maneras. En primer lugar, a medida que los equipos informáticos sean más potentes, siguiendo la ley de Moore, los modelos serán más capaces. En segundo lugar, se especializarán más al combinar la formación lingüística general con la formación que enfatiza y da más peso a tipos específicos de textos. Open AI, el productor de ChatGPT, ya está contemplando su ampliación jurídica con formación específica en textos de derecho. Suponiendo que esta innovación tenga más éxito a la hora de generar textos jurídicos que el modelo de lenguaje general, este avance tiene importancia jurisprudencial, pues demuestra que el Derecho tiene un lenguaje especializado que no puede reducirse al lenguaje ordinario. Los estudiantes de Derecho están aprendiendo a hablar como abogados en un sentido más que metafórico.

En tercer lugar, ChatGPT ampliará su alcance, evaluando otros textos y no sólo redactando los suyos propios. Por ejemplo, será capaz de destacar las cláusulas no estándar de un contrato y, al cruzarlas con otras capacidades computacionales, decirnos cómo les fue a esas distintas cláusulas en los tribunales.

En cuarto lugar, mejorará a medida que los humanos interactúen con él, corrigiéndolo en sus conversaciones con el chatbot. Por eso ChatGPT es gratis de momento; los millones de interacciones diarias mejoran su precisión y, por tanto, valen más que vender sus servicios inmediatamente. Eso cambiará con el tiempo, y ChatGPT será un gran negocio por sí solo y en conjunción con otros programas. En quinto lugar, y de forma ligeramente más especulativa, ChatGPT se combinará con otros tipos de programas informáticos que realizarán funciones de comprobación de hechos y lógica, reduciendo los errores. Como resultado de estos avances, ChatGPT, al igual que otras máquinas inteligentes, no tendrá un efecto puntual en la sociedad, sino una transformación continua.

Educar para añadir valor

Aunque los debates iniciales en las instituciones educativas, incluida mi propia escuela, se han centrado en el problema de las trampas en exámenes y trabajos, las implicaciones para la educación, en particular la profesional, son mucho más profundas. Los estudiantes se prepararán para trabajar en un mundo de máquinas cada vez más inteligentes. No se les pagará por lo que el ChatGPT y sus sucesores puedan hacer, sino sólo por el valor que añadan al trabajo de esas máquinas.

Así pues, la formación profesional debe integrar las máquinas inteligentes en su programa. En primer lugar, los estudiantes deben aprender a utilizar las máquinas de la forma más eficaz para complementar sus propias habilidades. Utilizar las máquinas sigue siendo un arte, no sólo una ciencia. Por ejemplo, ChatGPT da mejores respuestas cuando se le da una indicación mejor, y la indicación es responsabilidad del profesional, al menos por ahora.

Pero al crear un plan de estudios para los estudiantes, una escuela profesional debe proyectar lo que los ordenadores no pueden hacer, no sólo ahora, sino en la próxima década, ya que las máquinas seguirán ganando terreno. Sólo con esa predicción podremos determinar las especialidades y habilidades que nuestros profesionales del Derecho (y los de otras disciplinas) deben cultivar y que es improbable que las máquinas usurpen.

En derecho, es posible hacer algunas generalizaciones sobre el abogado de éxito del mañana. En primer lugar, a las máquinas les resultará más fácil colonizar áreas del derecho que son muy estables, como el fideicomiso y el patrimonio, que aquellas que cambian rápidamente, como el derecho bancario u otro derecho que se ha adaptado rápidamente a los avances tecnológicos o a los cambios políticos. Un abogado debería especializarse en el derecho más mutante, al igual que las facultades de Derecho. El derecho tecnológico, como el que rodea a las criptomonedas, también tendrá menos plantillas de máquinas. Un abogado de hoy es sabio si se mantiene al día de los últimos cambios legales impulsados por la tecnología. Las habilidades altamente conceptuales, como establecer analogías entre áreas jurídicas que antes parecían dispares, también pueden ser relativamente impermeables a las máquinas. Esto sugiere que la formación profesional debería ser aún más conceptual y menos orientada a la información de lo que es ahora. Las normas jurídicas se conocerán fácilmente.

Pero mientras que la ley, en general, puede conocerse fácilmente, desarrollar los hechos específicos de cada caso es una tarea única, para la que el pasado es una guía imperfecta. Este es un ámbito en el que los seres humanos pueden aportar un valor añadido. Algunos asuntos jurídicos, como la negociación y la persuasión de los jurados, requieren emoción y lógica, y comunicación oral y escrita. También es probable que sean el último reducto de los abogados. Las habilidades más suaves pueden llegar a ser más demandadas que la proverbial mente de acero, y las facultades de Derecho deberían programar en consecuencia.

La necesidad de reorientar la formación jurídica exige necesariamente cambiar la parte del plan de estudios que se centra en el desarrollo de competencias jurídicas independientes. Los estudiantes tienen que dominarlas para proporcionar buenas indicaciones y añadir valor en los casos más punteros. Pero para estar preparados para la práctica, necesitan integrar los avances en inteligencia artificial. Y lo que es cierto para el Derecho también lo es para el resto de la formación profesional.

La política del valor añadido

Los expertos ya se preocupan por el efecto de ChatGTP, que facilitará el cabildeo legislativo y la influencia en los organismos administrativos con una avalancha de comentarios generados por ordenador. Pero el llamado «astroturf lobbying» -la simulación de apoyo público mediante una avalancha de comunicaciones fabricadas- es ya un arte avanzado. La perspectiva mucho más inquietante es la forma en que ChatGPT y otras herramientas de IA potenciadas por el continuo aumento exponencial de la computación pueden desestabilizar nuestra política cambiando continuamente el valor que nuestros ciudadanos añaden al trabajo.

Se ha argumentado de forma plausible y empírica que el libre comercio (con China en particular) tuvo un efecto desestabilizador porque algunos trabajadores nacionales ya no podían añadir ningún valor una vez deslocalizados sus puestos de trabajo. Pero estos efectos se limitaron a industrias y lugares concretos. El cambio provocado por la IA tendrá un alcance mucho mayor.

Sin duda, muchos obreros son los que menos tienen que temer. La IA no va a sustituir a los fontaneros a corto plazo. Uno de los efectos positivos del auge de la inteligencia artificial puede ser el restablecimiento del respeto por el trabajo manual, porque por ahora forma parte del valor añadido de ser humano. Pero Occidente es ahora una economía predominantemente de cuello blanco y las máquinas inteligentes sustituirán a gran parte de lo que han hecho los trabajadores de cuello blanco. Eso no significa que los empleos de cuello blanco vayan a desaparecer. Los humanos pueden seguir complementando a las máquinas, pero los empleos cambiarán rápidamente y, en algunos casos, de forma muy sustancial.

Así pues, la IA generará problemas políticos, además de textos fluidos. ¿Cómo puede surgir una sociedad en la que los trabajadores necesiten formación continua y redistribución para añadir valor a la última oleada de máquinas inteligentes? ¿Cómo pueden reformularse el seguro de desempleo y otros elementos de la red de seguridad social para sostener a los trabajadores sin crear dependencia y fomentar la ociosidad? Con el auge de las máquinas inteligentes aumentarán las peticiones de una renta garantizada, pero los programas de renta garantizada desalientan el trabajo que da sentido a casi todas las vidas.

Significado para el hombre

Más allá de su alteración del trabajo, es probable que las nuevas máquinas inteligentes desafíen la imagen que el hombre tiene de sí mismo de formas más profundas. No es nada nuevo: la ciencia y la tecnología llevan quinientos años transformándola. El triunfo del heliocentrismo destronó al hombre del centro del universo. La evolución planteó interrogantes que socavaron su imagen de criatura selecta en contacto con lo divino, en lugar de uno de tantos simios inteligentes. Pero aun así, el cerebro humano que ideó tales teorías científicas siguió diferenciándonos. Aunque el GPS por chat no está haciendo por sí mismo estos descubrimientos, los resumirá mejor que casi cualquiera de nosotros, y otros avances en IA podrían ser pronto responsables de descubrimientos científicos reales.

Pero en un ámbito, el hombre conserva una ventaja: la moralidad. Las máquinas no han sustituido a nuestra conciencia y no parece que estén a punto de hacerlo. Por ejemplo, ChatGPT no se ruborizó cuando redactó un artículo con citas totalmente falsas. El compromiso con la verdad forma parte de nuestra conciencia.

Sin duda, las máquinas inteligentes pueden hacer una lista de los costes y beneficios de las decisiones, pero la ponderación de esos costes y beneficios seguirá siendo discutible, al igual que las cuestiones más amplias de hasta qué punto debemos ser consecuencialistas en lugar de deontológicos en nuestros juicios. Immanuel Kant decía que había dos cosas que le maravillaban: el cielo estrellado y la conciencia moral. Y esta última sensación de asombro permanece intacta con los avances actuales de la IA.

Reconocer nuestro sentido moral como nuestra verdadera aportación al valor del mundo puede hacer maravillas también para la sociedad. Aunque el capitalismo y otras ciencias modernas crean una gran riqueza y alivian la pobreza, siguen siendo bienes instrumentales. Y como cualquier instrumento, estos sistemas -y la IA- deben ser guiados por individuos que toman decisiones morales, decidiendo por sí mismos cuestiones como qué debe venderse en el mercado y qué debe dejarse a otras formas de interacción humana. El auge de la IA puede recordarnos que la moralidad es la medida última del hombre y que, por tanto, podría incluso convertirse en una fuerza de regeneración social.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

Crisis en el estatismo

La tarea contra el estatismo es fundar nuevas escuelas y universidades liberales o transformar a las instituciones educativas para que la cultura libertaria penetre en la población y la puedan defender contra el estatismo.

‘Road to freedom’: Stiglitz contra Hayek y Friedman

Resulta vergonzosamente claro que Stiglitz no ha leído mucho a Hayek. La afirmación de que Hayek basó su economía política en la competencia perfecta entre seres humanos racionales que se supone que lo saben todo sobre cualquier cosa es un disparate.