Skip to content

Margaret Thatcher puede enseñar a los conservadores de hoy cómo ganar

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Por Harry Phibbs. Este artículo fue publicado originalmente en CapX.

El fin de semana pasado asistí a una conferencia en la Universidad de Buckingham organizada por el Margaret Thatcher Centre con el apoyo de la Freedom Association. Sospecho que Thatcher habría aprobado el tono de los debates. Y es que la conferencia no se centró en la nostalgia por sus logros. Ni en las deficiencias de sus sucesores (aunque ambos temas surgieron). Se trataba del futuro.

Un examen riguroso de los cambios legislativos y de otro tipo necesarios para que nuestro país vuelva a la senda del fortalecimiento de la libertad en lugar de su erosión. Sir Conor Burns, diputado conservador por Bournemouth Este, fue uno de los oradores. Se había hecho amigo de Thatcher en sus últimos años y dijo que cuando le preguntó por glorias pasadas, ella respondió: «Pero como mi padre siempre decía, lo que cuenta no es lo que has hecho. Es lo que haces después».

Carentes de toda esperanza

La conferencia pudo haber sido bastante díscola. Algunos eran periodistas, otros políticos. Algunos eran miembros del Partido Conservador, otros de Reform UK. Pero en lugar de caer en discusiones y recriminaciones, el ambiente fue fraternal. Se hicieron varias referencias al «movimiento conservador», sin ningún sentido de la ironía de que se estaba parodiando a la izquierda. Charlando con los presentes, había un análisis compartido de que los conservadores se enfrentaban a la derrota, que la causa era la incapacidad de aplicar políticas conservadoras o de articular principios conservadores y que había pocas perspectivas de que esto cambiara en los próximos meses.

El consenso era claro: los conservadores sólo podrían mejorar su suerte si redescubrían su sentido del propósito, y ésta era la única perspectiva viable de salvación nacional.

Como dirían los aficionados al fútbol de todo el mundo, «es la esperanza lo que te mata». Los reunidos en Buckingham estaban llenos de serena calma, ya que carecían de toda esperanza de victoria conservadora en las elecciones generales. Esto podría resultar erróneo, por supuesto, en estos tiempos tan volátiles. Pero ese era el ambiente.

El Estado Quango (quasi-autonomous non-governmental organization)

También existía la sensación de que, en algún momento, los conservadores volverían al poder tras haber aprendido que había que eliminar las barreras que impedían la aplicación de las políticas conservadoras. Así, Greg Smith, diputado conservador local y presidente de Conservative Way Forward, denunció lo absurdo de verse limitado por la Oficina de Responsabilidad Presupuestaria, dados sus supuestos socialistas y su historial de previsiones salvajemente inexactas.

Durante el fin de semana se habló mucho de la necesidad imperiosa de desmantelar el Estado quango. Al igual que la derogación de la Ley de Igualdad de 2010, la Ley de Derechos Humanos de 1998, la Ley de Reforma Constitucional de 2005 (que creó el Tribunal Supremo) y la retirada del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Sin estas reformas fundamentales, resultaba inútil que los ministros conservadores se quejaran de los excesos de Woke. Los funcionarios acusados de obstruccionistas podían replicar: «No disparen al mensajero». La policía puede alegar que interpreta la ley siguiendo las directrices de la Fiscalía de la Corona. Las universidades, las administraciones locales y el Servicio Nacional de Salud pueden encogerse de hombros y decir que sólo están cumpliendo lo que la Ley de Igualdad exige como deber de igualdad del sector público.

La vivienda

La vivienda se consideraba una cuestión crucial si se quería ganar a las generaciones futuras para el conservadurismo. La propiedad de la vivienda solía ser una causa distintivamente conservadora, generalmente vinculada a una forma de fortalecer la unidad familiar, una gran fuente de independencia del Estado. La propiedad privada y la posibilidad de transmitir una herencia representan una afrenta al igualitarismo. No se está cumpliendo. «Los treintañeros no pueden clavar un clavo en la pared y colgar un cuadro porque no son propietarios de la pared», afirma James Price, del Instituto Adam Smith.

La liberalización de las normas urbanísticas para aumentar la oferta de viviendas se consideraba la solución. No en vano, Sir Jacob Rees-Mogg pronunció un encendido discurso en la cena de la conferencia, en el que combinó el buen humor con una seria determinación por ver avanzar la causa de la libertad. Mucha gente comentó que debería convertirse en el próximo líder conservador mientras hacían cola para hacerse selfies.

Lecciones para hoy

Desde el calibre de sus candidatos hasta el estado de las asociaciones conservadoras, el Partido Conservador como organización fue objeto de numerosas críticas. John Stafford, defensor de la democracia en el Partido Conservador, señaló que la Constitución del Partido Conservador exige a sus miembros «sostener y promover los objetivos y valores del Partido», pero no menciona en ningún punto del documento cuáles son esos «objetivos y valores». Los altos cargos consideran a Stafford un poco alborotador.

¿Qué lecciones deberían aprender los conservadores de hoy de Thatcher, no sólo sobre qué creer, sino también sobre cómo ganar? Ha surgido el mito de que era intransigente e impulsiva. Pero a menudo se mostraba cautelosa, lo que resultaba exasperante para algunos de sus partidarios más devotos. Reconocía si alguien era «uno de los nuestros», pero hacía grandes esfuerzos por mantener la unidad del partido. Había muchos puestos de trabajo para los «mojados», siempre que estuvieran dispuestos a aplicar políticas de libre mercado como la privatización y la desregulación.

Era una política de convicciones, pero una política al fin y al cabo. Su ideología no era secreta. Pero si era necesario tomar un camino tortuoso, estaba dispuesta a hacerlo con tal de llegar al destino deseado.

Una dirección clara

Allí donde los laboristas habían acumulado intereses electorales, Thatcher vería si podía hacerles una oferta mejor. A los trabajadores con la protección de estar empleados en una industria nacionalizada se les ofrecieron acciones gratuitas cuando se privatizó. Una forma de reducir el poder sindical era dar más poder a los sindicalistas, por ejemplo, en las votaciones de huelga. Los laboristas ofrecieron a los inquilinos de los ayuntamientos alquileres muy inferiores a los del mercado privado. Thatcher contraatacó ofreciendo el derecho de compra con un gran descuento sobre el precio de mercado.

Thatcher sería clara sobre la dirección que quería tomar, pero cuidadosa a la hora de anunciar políticas específicas. El manifiesto conservador de 1979 no contenía demasiados detalles. Pero nadie podía quejarse de que no supieran lo que iban a conseguir cuando eligieron a Thatcher. El momento era clave. Si algo era impopular, ella estaba dispuesta a aplicarlo si creía que funcionaría y se demostraba que lo haría antes de las siguientes elecciones generales.

En cuanto a las técnicas de campaña, Thatcher era una modernizadora. Su decisión de contratar a Saatchi y Saatchi para animar los carteles de campaña y las emisiones políticas suscitó muchas burlas. Tuvo suerte con sus enemigos. Cuando se enfrentó al intransigente Arthur Scargill y al general Galtieri, le resultó más fácil justificar una respuesta decidida.

Tener al Estado como siervo, y no como amo

Así que hubo una buena dosis de pragmatismo sobre las políticas y las batallas a librar. Sin embargo, los propios principios estaban profundamente arraigados y claramente articulados. ¿Cómo, si no, podrían haberse logrado conversiones? Sir Graham Brady, presidente del 1922 y orador en la conferencia de Buckingham, citó un discurso de Thatcher en 1975, en la conferencia del partido pocos meses después de que se convirtiera en líder:

Permítanme darles mi visión. El derecho de un hombre a trabajar como quiera, a gastar lo que gana para tener propiedades, a tener al Estado como siervo y no como amo, éstas son la herencia británica. Son la esencia de una economía libre. Y de esa libertad dependen todas las demás libertades.

Por supuesto, no todo el mundo que viera ese vídeo en los informativos de televisión aquella noche estaría de acuerdo con ella. Puede que no les gustara su ropa o su voz. Pero sabían que creía en lo que decía y que no estaba en política por motivos personales, sino por una misión patriótica. Cuatro años después, se había convencido a un número suficiente de personas para que saliera victoriosa.

Esa es la base sobre la que los conservadores pueden volver a ganar.

Ver también

Cambio y libertad: el legado de Margaret Thatcher. (Alfredo Crespo).

El invierno del descontento. (Cristóbal Matarán).

Gracias, Thatcher. (Daniel Lacalle).

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

Sobre la libertad económica en Europa

Según el último Índice de Libertad Económica publicado por la Heritage Foundation, algunos países europeos se encuentran entre los primeros lugares a nivel mundial.