Skip to content

Milei logra el primer superávit en una década, y los medios lo silencian

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Por John Miltimore. Este artículo ha sido publicado originalmente en FEE.

Los argentinos fueron testigos de algo asombroso la semana pasada: el primer superávit presupuestario del gobierno en casi una docena de años. El Ministerio de Economía anunció las cifras el viernes, y el Gobierno obtuvo un superávit de 589 millones de dólares.

El superávit de Argentina se produce tras los ambiciosos recortes del gasto federal impulsados por el recién elegido Presidente Javier Milei, que incluían la reducción de la burocracia, la eliminación de las campañas publicitarias del Gobierno, la reducción de los subsidios al transporte, la pausa de todas las transferencias monetarias a los gobiernos locales y la devaluación del peso.

Camino al superávit

Dice Daniel Di Martino:

El ministro de Economía de Javier Milei acaba de anunciar un «paquete de emergencia» de medidas para equilibrar completamente el presupuesto en 2024 equivalente a más del 5% del PIB. Esto equivaldría a un paquete de austeridad de 1,4 billones de dólares en un solo año en la economía estadounidense.

Las medidas incluyen: Despedir a todos los empleados públicos que lleven menos de 1 año contratados. Supresión de toda la publicidad gubernamental y del gasto relacionado con proyectos. Se recortan un 34% los cargos públicos. No más transferencias a los gobiernos locales. Suspensión y cancelación de todas las infraestructuras públicas (sujetas a mucha corrupción en el pasado). Reducción de las subvenciones a la energía y el transporte. Devaluación del peso de 350 a 800 pesos por dólar. Eliminación de las cuotas y licencias de exportación e importación. Aumento temporal de los impuestos no agrarios a las exportaciones e importaciones al mismo nivel que los agrarios para uniformizarlos. Ampliación temporal de las ayudas directas a través del subsidio familiar y la tarjeta de débito de ayuda alimentaria

Discurso en Davos

Las políticas de Milei, que él mismo ha descrito como una especie de «terapia de choque», llegan en un momento en que Argentina se enfrenta a una crisis económica histórica alimentada por décadas de gasto público, impresión de dinero y peronismo (una mezcla de nacionalsocialismo y fascismo).

Estas políticas han hecho que la tasa de inflación en Argentina, antaño uno de los países más prósperos de América Latina, supere el 200%. Hoy casi el 58% de la población argentina vive en la pobreza, según un estudio reciente.

Y Milei culpa con razón a las retrógradas políticas económicas argentinas de su difícil situación, políticas que, señala, se están extendiendo por todo el mundo. Dijo Milei en un reciente discurso en Davos:

Los principales líderes del mundo occidental han abandonado el modelo de libertad por diferentes versiones de lo que llamamos colectivismo. Estamos aquí para decirles que los experimentos colectivistas nunca son la solución a los problemas que afligen a los ciudadanos del mundo, más bien son la causa fundamental.

El silencio de los medios

La revelación de que Argentina ha hecho algo que el gobierno de Estados Unidos no ha hecho en más de dos décadas -obtener un superávit presupuestario- parece un acontecimiento de interés periodístico. Sin embargo, para mi sorpresa, no pude encontrar ni una palabra al respecto en los principales medios de comunicación estadounidenses, ni en el New York Times, ni en Associated Press, ni en el Washington Post, ni en Reuters. (El New York Sun parece ser la única excepción). Tuve que buscar la noticia en los medios de comunicación australianos. (Para ser justos, la Agence France Presse también se hizo eco de la noticia).

Se podría argumentar que estos medios no están muy interesados en la política y la economía de Argentina, pero eso no es exactamente cierto. Associated Press ha cubierto ampliamente la política argentina y Milei, incluyendo un artículo reciente que informaba de cómo las políticas del nuevo presidente estaban induciendo «ansiedad y resignación» en la población. Lo mismo puede decirse de Reuters y otros periódicos. Un cínico podría sospechar que estos medios simplemente no desean informar sobre buenas noticias de Argentina, ahora que Milei es presidente.

De hecho, a raíz de la noticia de que las reformas de Milei ya habían dado lugar a un superávit presupuestario, tanto Reuters como AP publicaron artículos destacando un nuevo estudio bajo el titular «La pobreza en Argentina alcanza su nivel más alto en 20 años». Resulta difícil responder a la pregunta de por qué los medios de comunicación estadounidenses optan por ignorar los logros presupuestarios de Milei y destacar el aumento de la pobreza en Argentina, que lleva décadas gestándose.

Captura mediática

La decisión podría deberse al hecho de que estos medios han descrito a Milei como un «libertario de extrema derecha» y una figura «similar a Trump» (aunque Trump, a diferencia de Milei, no es un libertario ni un liberal clásico). Otra posibilidad es que estas instituciones mediáticas estén sufriendo algo conocido como «captura mediática».

La captura de los medios de comunicación puede adoptar diversas formas y tiene numerosas definiciones, pero el Centro de Asistencia Internacional a los Medios de Comunicación (CIMA) la define como

Una forma de fracaso de la gobernanza que se produce cuando los medios de comunicación promueven los intereses comerciales o políticos de grupos de interés especiales estatales o no estatales que controlan la industria de los medios de comunicación, en lugar de exigir responsabilidades a esos grupos e informar en interés del público.

Los ejemplos más obvios de captura de los medios de comunicación serían los medios que se niegan a cubrir historias debido a amenazas explícitas de represalias por parte de actores poderosos. Tal vez un patrocinador diga que retirará la publicidad si se publica un reportaje sobre los efectos secundarios de su producto, o tal vez un poderoso director de Hollywood amenace con represalias si se informa de sus abusos sexuales. Tal vez una determinada familia real amenace con cortar el acceso a su red si publica una entrevista con una víctima del tráfico sexual que dice haber sido víctima de un miembro de esa familia real.

Murray N. Rothbard

Todos estos son escenarios muy reales de medios capturados, y tales situaciones pueden tener un profundo impacto en el periodismo independiente. «Los medios capturados pueden pasar de vigilantes a desdentados aparatos de relaciones públicas, ignorando las noticias del día», señala CIMA. Por eso el gobierno se interesa tanto por los medios de comunicación. El economista Murray Rothbard escribió célebremente que, dado que «su dominio es explotador y parasitario», el Estado tiene un gran incentivo para moldear la opinión y la ideología, que son la fuente del poder.

Pocas herramientas son más eficaces para moldear el pensamiento que los medios de comunicación, razón por la que los mayores tiranos del siglo XX hicieron todo lo posible por controlarlos.

Los sistemas constitucionales, por supuesto, requieren más sutileza. Por eso, como escribió Rothbard, el Estado compra «la alianza de un grupo de ‘Intelectuales de la Corte’, cuya tarea es embaucar al público para que acepte y celebre el gobierno de su Estado particular…». El Estado dispone de varios métodos para «comprar» la lealtad de los medios de comunicación y otras personas que pueden moldear la opinión, y algunos de ellos son francamente chocantes.

Periodistas al servicio del poder

En 1977, el legendario reportero Carl Bernstein publicó en Rolling Stone una serie de documentos que demostraban que la CIA había pagado durante años a cientos de periodistas estadounidenses para que trabajaran en nombre de la Agencia.

«Algunas de las relaciones de estos periodistas con la Agencia eran tácitas; otras, explícitas. Hubo cooperación, acomodación y solapamiento. Los periodistas prestaron toda una serie de servicios clandestinos», escribió Bernstein, que junto con Bob Woodward destapó el escándalo Watergate.

Y continuó diciendo:

Algunos de los periodistas eran ganadores del Premio Pulitzer, distinguidos reporteros que se consideraban embajadores sin cartera de su país. La mayoría eran menos exaltados: corresponsales en el extranjero que descubrieron que su asociación con la Agencia ayudaba a su trabajo; colaboradores y freelancers que estaban tan interesados en las hazañas del espionaje como en escribir artículos; y, la categoría más pequeña, empleados de la CIA a tiempo completo que se hacían pasar por periodistas en el extranjero. En muchos casos, según demuestran los documentos de la CIA, se contrató a periodistas para que realizaran tareas para la CIA con el consentimiento de las direcciones de las principales organizaciones de noticias de Estados Unidos.

Carl Bernstein

Otras formas de captura mediática

Para que quede claro, no estoy sugiriendo que la CIA esté pagando a las organizaciones de medios de comunicación mencionadas para que no escriban historias halagadoras sobre Milei. La captura de los medios de comunicación, como ya se ha dicho, adopta diversas formas. Y mi corazonada es que normalmente implica presionar y ofrecer incentivos de forma más sutil que las contrapartidas manifiestas.

Lo que quiero decir es que ninguna institución es más eficaz en la captura de medios de comunicación que el gobierno, que tiene incluso más recursos y poder que los directores de Hollywood y las familias reales. Y la principal de las muchas agendas del Estado es su propia autopreservación. Esto pone al Estado en desacuerdo con los libertarios del libre mercado como Javier Milei, que desean crear una sociedad más próspera reduciendo (o eliminando) la influencia del gobierno en nuestras vidas. Y ésta es la razón por la que un éxito rotundo del libre mercado en Argentina es probablemente una noticia desagradable tanto para el Estado como para los intelectuales de la Corte a su servicio.

El poder del libre mercado

El problema es que la economía de libre mercado es la única fuerza que puede salvar a Argentina de una espiral de muerte económica.Un superávit financiero sólo dos meses después de una presidencia libertaria. Un milagro.

Maggie Anders:

Un superávit financiero sólo dos meses después de una presidencia libertaria. Un milagro. Anteriormente, Argentina registraba déficits fiscales extremos, pasando la factura al argentino medio a través de los impuestos y de una inflación extraordinaria (más del 100% interanual). ¡Bravo, Milei!

Desde países como Hong Kong e Irlanda hasta países del antiguo bloque soviético como Estonia y más allá, los mercados libres han transformado economías en dificultades y empobrecidas con lo que Adam Smith reconoció hace mucho tiempo como la receta sorprendentemente simple para la prosperidad: «paz, impuestos banos y una administración de justicia tolerable». Lo mismo ocurrirá en Argentina, si se da la oportunidad, lo cubran o no los medios de comunicación.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

Sobre la libertad económica en Europa

Según el último Índice de Libertad Económica publicado por la Heritage Foundation, algunos países europeos se encuentran entre los primeros lugares a nivel mundial.